No sé si soy facha, pero desde luego no soy nazi

No sé si soy facha, pero desde luego no soy nazi

Puede que, por defender las cosas que acabo de expresar muchos me consideren de extrema derecha, facha o ambas cosas, así como políticamente incorrecto.

Mi ideal político desde hace muchos años, es la Declaración Universal de Derechos Humanos del 10 de Diciembre de 1948. Me considero por tanto demócrata y defensor de la Ley Natural y por ello defiendo el derecho a la vida contra el aborto, la pena de muerte y la eutanasia, el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, las libertades de opinión, de expresión, de conciencia y la libertad religiosa, así como los demás derechos contenidos en esa Declaración.

Puede que, por defender las cosas que acabo de expresar muchos me consideren de extrema derecha, facha o ambas cosas, así como políticamente incorrecto. Personalmente estoy de acuerdo en que se me considere políticamente incorrecto, pero lo que sucede es que soy católico, y como católico tengo que amar al prójimo y el primer paso para ello es respetarle. Porque, ¿cómo puedo decir que amo a alguien a quien no respeto, ni siquiera en su derecho más fundamental, que es el derecho a la vida? El que me consideren de extrema derecha o facha, por defender estas ideas, me importa un bledo, porque como me dijo una persona que sabía que se moría en breve plazo: «A mí me importa muchísimo lo que piense de mí Dios, algo lo que yo pienso de mí, nada lo que piensen los demás». En mis viajes por Europa con mis alumnos les llevé a ver Matthausen, Dachau, Sachsenhausen y las fosas Ardeatinas. Como me dijo un padre: «Mi hijo era filonazi. Viendo Dachau, se le quitaron las ganas».

Dicho esto, voy a hablar un poco de Educación. Ha habido un Papa, que ha arremetido contra ciertas ideas dominantes en este campo. De uno de sus documentos cito lo que me ha parecido más relevante: «34. Sobre la fe en Dios, genuina y pura, se funda la moralidad del género humano. Todos los intentos de separar la doctrina del orden moral de la base granítica de la fe, para reconstruirla sobre la arena movediza de normas humanas, conducen, pronto o tarde, a los individuos y a las naciones a la decadencia moral. El necio que dice en su corazón: No hay Dios, se encamina a la corrupción moral (Sal 13[14],1). Y estos necios, que presumen separar la moral de la religión, constituyen hoy legión. No se percatan, o no quieren percatarse, de que, el desterrar de las escuelas y de la educación la enseñanza confesional, o sea, la noción clara y precisa del cristianismo, impidiéndola contribuir a la formación de la sociedad y de la vida pública, es caminar al empobrecimiento y decadencia moral».

«35. Es una nefasta característica del tiempo presente querer desgajar no solamente la doctrina moral, sino los mismos fundamentos del derecho y de su aplicación, de la verdadera fe en Dios y de las normas de la relación divina. Fíjase aquí nuestro pensamiento en lo que se suele llamar derecho natural, impreso por el dedo mismo del Creador en las tablas del corazón humano (cf. Rom 2,14-15), y que la sana razón humana no obscurecida por pecados y pasiones es capaz de descubrir. A la luz de las normas de este derecho natural puede ser valorado todo derecho positivo, cualquiera que sea el legislador, en su contenido ético y, consiguientemente, en la legitimidad del mandato y en la obligación que implica de cumplirlo. Las leyes humanas, que están en oposición insoluble con el derecho natural, adolecen de un vicio original».

«37. Los padres, conscientes y conocedores de su misión educadora, tienen, antes que nadie, derecho esencial a la educación de los hijos, que Dios les ha dado, según el espíritu de la verdadera fe y en consecuencia con sus principios y sus prescripciones. Las leyes y demás disposiciones semejantes que no tengan en cuenta la voluntad de los padres en la cuestión escolar, o la hagan ineficaz con amenazas o con la violencia, están en contradicción con el derecho natural y son íntima y esencialmente inmorales».

«40… La prensa y la radio inundan a diario con producciones de contenido opuesto a la fe y a la Iglesia y, sin consideración y respeto alguno, atacan lo que para vosotros debe ser sagrado y santo».

Cuando leo estas líneas, me pregunto si este documento: ¿Es actual o está pasado de moda?, ¿a quienes se refiere?, ¿nos presenta ideas claras sobre los problemas actuales? Y, por supuesto, ¿quién lo ha escrito y en qué circunstancias?

A las primeras preguntas les dejo contestar a Ustedes. A la última la respuesta es sencilla: se trata de párrafos de la Encíclica «Mit brennender Sorge», «Con profunda preocupación», del Papa Pío XI del 14 de Marzo de 1937 contra el nacionalsocialismo alemán. Sería bueno que aquéllos que tienen rápidamente la palabra facha para todo aquél que no coincide con su modo de pensar, se pregunten, puesto que opinan lo mismo que los nazis, si a ellos no se les puede llamar nazis.

Pedro Trevijano

 

43 comentarios

maru
Muy bien Padre! Soy de su misma ideología..
21/03/19 11:50 AM
Mª del PIlar
Mi familia, al menos la mayoría, tambien somos de su misma opinión. Más vale ser llamado "facha" que comulgar con la "ideología esistente en casi todos los lugares". No se si es nazi, feminazi, filo-nazi. da igual porque todas se parecen, si no son la misma.
Gracias a Dios, por las personas que tienen las ideas claras y podemos leerlo.
21/03/19 5:22 PM
Forestier
El problema es que los "progres" nazis, no es que no sepan nada de la "Mit brennender Sorge", «Con ardiente preocupación», del Papa Pío XI del 14 de Marzo de 1937, sino que, aunque les informes sobre esta heroica y valiente Encíclica, rechazan de plano el conocerla. No se atreven a leerla, con bizantinas excusas.
21/03/19 6:01 PM
Alex
Qué duro leerle a usted, un buen cura, que su ideal político es la declaración universal de los derechos humanos... Buff... Sé que la Iglesia adhiere, pero tenerlo como ideal me parece ya demasiado. Especialmente en lo referente a la libertad religiosa... Y en cuanto a la democracia entiendo que solo como forma y no fundamento de gobierno... Si no el concepto de soberanía católico nos lo hemos fumado.
21/03/19 11:58 PM
José Ignacio
Gran Papa Pío XI autor de la encíclica "Mit brennender Sorge".
22/03/19 12:56 AM
Juan Mariner
Los calificativos no importan demasiado. El problema lo tenemos con nuestra "pertenencia" o "identificación" a un grupo social determinado (no digo "clase" social) que hace que modulemos nuestras creencias, convicciones y fines que queremos alcanzar. Llegamos a tolerar la corrupción, los crímenes, los autoritarismos, las irracionalidades... de los "nuestros" por el mero hecho de considerarlos nuestros líderes, dejando el espíritu crítico aparcado e incrementándolo contra los que no son como nosotros, que nos pueden echar de nuestra posición dominante. Debemos ser servidores de la Verdad, que nos hará libres. Miremos de censurar a los "nuestros" si lo hacen mal, y a los demás también (y alabarlos cuando lo hacen bien). Al final de nuestras vidas, no nos va a juzgar un tribunal de hombres sino Dios mismo, y es Él nuestro único líder.
22/03/19 12:00 PM
Fernando Cavanillas
Los derechos humanos tienen un origen DIRECTO de la masonería liberal y anticristiana. Son exactamente un sucedáneo laicista y rebelde a Dios de los diez mandamientos.

Se inventaron para sustituir con ellos a la Iglesia católica y a los 10 mandamientos que nos dio Dios nuestro Señor, y se diseñaron en un momento en que toda Europa era cristiana y no los necesitaba.

Después de siglos de lucha cruel y despiadada contra el Cristianismo, por fin consiguen una apostasía general de Occidente, y entonces nos venden que los 10 mandamientos son algo puramente religioso, a arrinconar en la esfera de lo privado, y que para el "mundo" hay que usar los derechos humanos. Sin Dios, sin Cristo, sin trascendencia, sin nada. NO SON NEUTROS, SON UN ARMA CONTRA CRISTO, y lo han sido siempre desde un principio.

Son claramente una sustitución del cristianismo pero mundanizado, des-sacralizado, sin Dios y sin lo sagrado, que automáticamente se convierte en algo vergonzante y supersticioso. Llevamos así desde la revolución francesa y ha sido gracias a los golpes de Estado masónico-liberales que desde el poder político cambiaron la fe del pueblo, sin que éste lo quisiera, y manipulando las mentes y los corazones. Un poder conseguido por la fuerza, con la guillotina ó con los gulags 100 años después. Y siempre descristianizando para luego decir que la religión es algo personal y sin relación con lo público.

No podemos continuar siguiéndoles la corriente y seguir pidiendo perdón a la la
22/03/19 1:30 PM
Fernando Cavanillas
(continuación)

No podemos continuar siguiéndoles la corriente y seguir pidiendo perdón a la laicidad masónica (que se toma como religión en sí misma, como la democracia y el democracismo), mientras nos conformamos con los derechos humanos en lo político y relegamos los 10 mandamientos sólo a lo privado, sin aspirar a hacer de ellos el consenso también de lo público como continuidad de la civilización cristiana, que es en la que vivimos a pesar del cambio surgido de la revolución francesa.

Creo que Dios quiere que se le dé culto desde lo público y desde lo estatal. En realidad esa es la doctrina católica... y es la que debe ser nuestro IDEAL político (aunque después de 200 años de conspiración y lucha cruel contra la cristiandad hoy el pueblo viva en la apostasía, y tengamos que luchar por los derechos de Dios en un mundo laicista, que no laico. Es el mundo en que nos ha tocado luchar, pero no es el ideal).

Pero aviso a los incautos... van a pasar a la segunda fase, y es cambiar los derechos humanos por la "carta de la tierra", en que van a hacer del panteísmo y la adoración a la pacha-mama la nueva religión que destronará a los derechos humanos (que ya no les sirven en esta fase). Se quiere desnaturalizar al ser humano, y ponerle por debajo de la pacha-mama. Lo que mal empieza mal acaba.
22/03/19 2:44 PM
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
Llevamos 7 décadas en el que el argumento principal y casi único de cualquier discusión es el reductio ad Hitlerum. Es decir, si Hitler hizo o dijo o dicen que dijo o dicen que hizo algo, entonces ese algo es malo y el que está en contra de eso es bueno.

Por ejemplo, si Hitler defendía a la familia, eso prueba que la familia es una institución nazi. Si hitler era nacionalista, entonces era patriota y eso demuestra que el patriotismo es nazi y por tanto, diabólico etc etc etc. Estas no son invenciones mías, son de textos de idiotas muy sesudos que ocupan cátedras.

Sin ya meterme en la veracidad de los hechos que se achacan a la Alemania nazi, aun en el caso de que fueran ciertos, ya que meramente investigarlos supone la carcel en muchos paises y el ostracismo en todos, aún si fuera cierto toda la mitología oficial, aún así ese pensamiento mitológico, irracional ya constitiría un adoctrinamiento dogmatico por encima de la verdad, ya que genera una forma estùpida de pensar, y llena libros y artículos y noticias y mas libros que utilizan ese casi UNICO argumento para demostrar todo tipo de cosas y ha degradado todo el pensamiento occidental hasta niveles absurdos.

Por ejemplo si yo quiero demostrar que el mar es de color verde, me basta demostrar 1) que(premisa mayor) Hitler asesinó a mucha gente, incluido, si se puede añadir, a 10000000 niños y (premisa menor) Hitler decía que el mar era azul. Por lo tanto es muy probable que el mar sea verde, porque es el colo
22/03/19 11:41 PM
Saulo
Hechos: no hay libertad de pensamiento, todo lo demas es hipocresia.
23/03/19 8:16 AM
Eiztarigorri
Una puntualización la Ley Natural es una cosa y la Declaración Universal de Derechos Humanos otra muy distinta. Todos los que conozco que han intentado compatibilizarlas, a la hora de la verdad, han sacrificado la primera en el altar de la segunda, sin excepciones. Por algo será.
23/03/19 5:36 PM
Fernando Cavanillas
Hitler era anticristiano y profundamente anticatólico. Su comportamiento era nihilista y buscaba un imperialismo racista. Era un supremacista de la raza blanca, lo contrario a un católico. No era patriota sino nacionalista, y por cierto también socialista.

Los católicos nos basamos en los 10 mandamientos, en las bienaventuranzas y en la imitación a Cristo. Judios y gentiles estamos llamados TODOS a la nueva alianza con Dios a través del sacrificio de Cristo en la Cruz... no a través de los derechos humanos, de origen liberal masónico y Cristofóbico. Son el inicio de un camino muy erróneo.

Fuera de la Iglesia no hay salvación. La sociedad que quiere Dios es la civilización del Amor que SÓLO puede venir del catolicismo... y del catolicismo de Verdad (que también lo hay de mentira y desnaturalizado... ése que ha vaciado templos y seminarios en los últimos 60 años).
24/03/19 1:18 AM
juanlui
Coincido con comentarios. La DUDH como invento de hombres puede sugnificar una cosa y su contraria. Hoy dia matar ancianos es dignificante para muchos y por tanto un derecho a una vida digna facil de compatibilizar con la DUDH.

Estan volviendo a imperar las ideologías con fuerza en el odio. Odio de las izquierdas a España, a los catolicos. Los curas no hablan de la fuerza del mal. Tampoco dicen quien es el principe de este mundo. Asi fomentan el cristianismo bobalicon.

Esas fuerzas de mal usan la mentira como arma de imposicion. Ser llamado facha es lo equivalente a rata en la Alemania nazi o cucaracha en la antesala de la guerra ruandesa de tutsis y hutus.

La DHDU es como la Constirucion española, en la que descubrimos por mor de una interpretacion progresista, que siempre tuvo cabida para el aborto o el gueimonio.

Huyamos pues de filiaciones con proyectos humanos que se revolveran y nos destrozaran
24/03/19 1:28 PM
Palas Atenea
Me parece un poco tonto decir que uno es nazi, la verdad. Los nazis perdieron las guerra y por eso, además de sus maldades, son como la peste; los soviéticos la ganaron y solo son un catarro. Bien, pues los dos son los Jinetes del Apocalipsis, o la sarna y la tos (tuberculosis), y el hecho de que nazi sea un insulto y comunista no lo sea indica claramente por dónde van los tiros. Ni los Jemeres Rojos han causado impresión alguna y la gente se planta una hoz y un martillo sin que eso quiera decir nada.
Usted ha estado en Matthausen, Dachau, Sachsenhausen y las fosas Ardeatinas pero ¿ha ido a Kolymá? Lo dudo. De eso podría hablarnos quizás el obispo auxiliar de Kazajistán, Monseñor Schneider, porque tiene toda la pinta de ser de familia de alemanes del Volga deportados a las estepas más allá del Cáucaso por Stalin. Le aseguro que la Muerte Blanca no se la va a explicar ningún guía ruso, pero puede mirar las pinturas de Nikolai Getman para hacerse una idea: "La colina de Magadán", "Muerte por mosquitos", "Han encontrado un libro de poesía" y otros.
24/03/19 3:16 PM
Sonia S
Hola,

soy no-creyente (no atea), y visitante ocasional de iC. En este site hay curas con los que JAMAS me convertiria, por hallarse en franca contradiccion entre lo que predican y lo que escriben. La prudencia me permitira tender un velo que ceda a la indiscrecion y no significare nombres. Aunque no tenga reparo alguno en decir que hay otros sacerdotes que si no fuera por ciertos escollos de la razon, mañana mismo me convertiria. D. Pedro, vd es uno de ellos.

Siguiendo su linea, entonces yo tb debo ser faxista.

Al respecto de la declarac. de 1948, Forestier apunta su impresion que pocos han leido la enciclica de Pio XI; yo me pregunto a su vez, viendo que no se ahorran comentarios muy antipaticos hacia la de 1948 (recordemos nada mas acabar la WWII), si se ha leido, reflexionado y comprendido.

Ante su contenido, a mi me da igual su inspiracion, y, aunque sea lega en teologia, si me han enseñado y he estudiado un poco mas los rudimentos del cristianismo, para reconocer claramente que la declaracion de los DDHH proviene de la sublime enseñanza de Cristo.

Al igual que la democracia. Ella es claramente hija natural y no bastarda de ese magisterio. Me pregunto, mas alla de las definciones formales, que es la demoracia? para mi, es pristino,es la aplicacion del 2o.mandamiento de Jesus.

Como no me queda tiempo ni permite el exiguo espacio de comentarios, esta noche desarrollare un poco mas mi apreciacion.

Saludo,
24/03/19 3:44 PM
Fernando Cavanillas
Sí, el cristianismo desnaturalizado les encanta a los no creyentes. No en vano la mayoría son hijos ó nietos de cristianos practicantes, y al provenir y vivir en una cultura de origen cristiano, este cristianismo sin Dios y sin lo sagrado les encaja en su anhelo natural de respuestas transcendentales.

Es lógico, ya que la masonería y el marxismo han desarraigado a la cristandad de su fe y de sus creencias, pero la cultura cristiana permanece en las actitudes y el ethos social.

Sin embargo, ha sido precisamente el quitar lo sagrado y lo divino al cristianismo (primero por el protestantismo y luego por el liberalismo masónico y el marxismo) lo que ha provocado la gran apostasía y la práctica desaparicion del catolicismo y de la fe en nuestros países.

Sin embargo, una vez que buscas la Verdad y te encuentras con el don de la fe (que se puede pedir, aunque sea un don de Dios), ya sólo te conformas con la VERDAD, y esa Verdad te exige un completo cambio de vida y una obediencia a Dios y a su revelación en la única Iglesia verdadera, la que fundó Jesucristo, el mismo Dios encarnado en hombre para salvarnos. Cualquier comienzo es bonito y no es casual... pero la Verdad no es negociable ni se la puede rebajar ó aguar para que encaje en la tibieza ó en el traje a medida de nadie.

Esa es la tentación a la que se enfrenta la Iglesia hoy, pero las puertas del infierno no prevalecerán finalmente contra ella.
24/03/19 7:59 PM
sofia
Los derechos humanos de la declaración del 48 tienen su fundamento en la dignidad inalienable de todo ser humano.
Yo no conozco otro fundamento para esa dignidad que el que proporciona el cristianismo, al considerar que todo ser humano ha sido creado por Dios a su imagen y debe reconocerse con la dignidad de los hijos de Dios y reconocérsela a sus hermanos.
El problema aparece cuando se pretende que esos derechos son producto de un caprichoso consenso arbitrario y que la dignidad se la otorga cada cual a los seres, humanos o no, que le apetezca. La consecuencia es que se reinventan derechos inexistentes que son abusos, al tiempo que se pisotean los derechos más básicos de los seres humanos más débiles, niños no nacidos, ancianos, enfermos... negando su dignidad inalienable.
No creo que la solución sea arremeter contra la declaración de los derechos humanos del 48, sino recordar que esos auténticos derechos humanos se fundamentan en la dignidad humana inalienable y en la puesta en práctica del amor al prójimo, según la inspiración cristiana.
Dios habla en la conciencia de todos los seres humanos y por tanto esos derechos naturales deberían poder ser reconocidos por todos; pero en cualquier caso, lo que no se comprende es que un cristiano esté en contra de la defensa de esos derechos, que no reconozca su inspiración cristiana, que no defienda su fundamentación en la dignidad inalienable, que no los reivindique frente a los que pretenden dar el cambiazo de esos derechos po
28/03/19 12:39 AM
Petrus
Los derechos humanos tienen sentido cuando son otorgados por una autoridad que ningún humano pueda contrariar. Nuestro inefable expresidente Zapatero, creo recordar que sostenía que la justificación de la moralidad o ética de una decisión la originaba la aprobación por el parlamento democrático , lo que quiere decir que ellos o sus descendientes se reservan poder suprimir o modificar esos derechos, sin más trámite que pasarlo por el correspondiente parlamento... Y los siguen votando, oiga.
28/03/19 9:46 AM
Fernando Cavanillas
@Sofia
Decía San Agustín que sin Dios todo son robos y asesinatos. Sin Dios el respeto a los derechos humanos y el que éstos coincidan en su definición y aplicación con la ley natural es remoto. Sólo como una pose frente a la galería. Observemos el aborto, la ideología de género, la eutanasia, el homosexualismo en los colegios, etc etc... todo ello invocando los derechos humanos.

Las cosas hay que analizarlas detenidamente antes de expresar una opinión. El buen análisis debe comenzar por la historia, y todo el proceso que ha dado lugar a un concepto, y sobre todo con qué intención se hizo en un principio.

Si a usted le quitan la comida casera llena de cariño que le hacía su madre y se la sustituyen con engaño y violencia por una hamburguesa congelada, la discusión no es si la comida congelada tiene propiedades, si es peor morirse de hambre ó si hay ciertas vitaminas que se conservan después del fritado... sino que la discusión es que usted comía sano, a su gusto y hecho con cariño, y que ahora le han obligado arteramente y con violencia política a comer bazofia congelada.

Porque los cristianos tenemos una alternativa a los derechos humanos... esa alternativa que teníamos antes de la guillotina, el gulaj, el liberalismo masónico, ó la ingeniería social diabólica que ha tenido la España católica en los últimos 40 años.

Esa alternativa son los 10 mandamientos, y es doctrina de la Iglesia que deben regir también en las leyes y en los Estados. Los derechos humanos son
28/03/19 7:09 PM
sofia
Fernando Cavanillas,
Me parece muy deseable que la gente crea en Dios y que cumpla los diez mandamientos, y esa fe en Dios y esos diez mandamientos me llevan a mí al reconocimiento de esa declaración de los derechos humanos de 1948 q está en plena consonancia con la fe cristiana, que cree en la dignidad del ser humano como imagen de Dios y en el mandamiento del amor al projimo.
Que luego se invoque el nombre de los derechos humanos en vano, para conculcar esos verdaderos derechos, fundamentados en la dignidad humana inalienable, no me parece que sea muy distinto a que se invoque el nombre de Dios en vano para realizar actos terroristas. En ambos caso habrá que recordar cuál es la voluntad de Dios y cual es el fundamento de esos derechos humanos.
Si se niega la dignidad humana de un niño o de un anciano o de un enfermo, se está negando la fundamentación de esos derechos, no puede hablar de derechos en ese caso. Es como si se declarara el derecho del nazi a exterminar judíos etc en vez del derecho de cualquier ser humano, judío o no, a la vida.
Yo pienso que efectivamente, hay que analizar cuál es el fundamento de esos derechos. Yo lo hago, creo que son coherentes con la concepción cristiana del hombre y por eso los defiendo. Especialmente contra su adulteración, dejando bien claro que hay que ser coherentes con sus fundamentos.
Nada que ver con la arbitrariedad de decidir que algo está bien o mal porque lo haya decidido una mayoría.
28/03/19 10:59 PM
Fernando Cavanillas
Es como defender que el protestantismo luterano sea la la ley que nos debe regir a todos porque contiene verdades parciales y se parece en cosas al catolicismo, que habla de la dignidad del ser humano, y decir que es mejor que el ateísmo.

No, los derechos humanos a su vez son ideológicos y forman parte de una pseudo religión, la del liberalismo masónico y la "religión del hombre", el ser humano en el cento de todo, como dijo la serpiente a Adán y Eva: si desobedecéis a Dios, "seréis como dioses".

No es cuestión de "odiar" los derechos humanos liberales-masónicos (que actúan como una religión política que sustituye al cristianismo), sino que tampoco es cuestión de "defenderlos" y hacer de ellos nuestro ideal político... porque entre otras cosas no es esa la doctrina de la Iglesia católica.

La Iglesia los aborda como un mal menor, ya que son un comienzo para ponerse de acuerdo con gente violenta y con otras religiones e ideologías enemigas de Cristo y que persiguen a los cristianos... pero son sólo eso, un mal menor y un escalón desde el que comenzar a dialogar y sobre todo a evangelizar, que es nuestra obligación como católicos.

Los derechos humanos NO son una gran creación de la humanidad, sino un producto de la masonería liberal para sustituir a los Diez Mandamientos de la ley de Dios, que coinciden al 100% con la moral natural (presentes en todas las religiones, de manera imperfecta, incompleta y mezclados con errores y desviaciones).

Sencillamente la doctri
29/03/19 2:09 PM
Fernando Cavanillas
El deber del Nazi a no matar judíos viene de los Diez Mandamientos, ¡no de los derechos humanos!. Por favor, pensemos un poco. Los derechos humanos que tú mencionas son una convención reciente de duferentes países (tras la segunda guerra mundial) para llegar a acuerdos cuando no se comparte la misma ética (ó sea la misma religión). Pero no son un ideal político para países cristianos, que tenemos la VERDAD y la excelsitud de los Diez mandamientos de la ley de Dios.

Nuestra dignidad no viene como consecuencia de ser hombres. Nuestra dignidad viene como consecuencia de ser criaturas de Dios. Por cierto, perdemos y dañamos profundamente nuestra dignidad cuando pecamos (incluso cuando pecamos contra nosotros mismos ó en el pensamiento). El amor al prójimo es un concepto únicamente cristiano (la "compasión" budista ó la limosna musulmana son conceptos totalmente diferentes). Los derechos humanos son una invención masónica para eliminar los Diez mandamientos de nuestras leyes y de nuestras constumbres. Se pueden usar para el diálogo (si están bien interpretados) pero poco más.

Los católicos llevamos dormidos demasiado tiempo, y hemos confraternizado demasiado tiempo con nuestros peores enemigos, los progresistas masónicos, los marxistas, los herejes equivocados, los paganos, los infieles, los ateos... Una cosa es no ser violentos y otra dejarnos comer la tostada y comprarles su mercancía averiada.
29/03/19 2:21 PM
sofia
Sr Cavanillas,
Nada de lo que he dicho sobre los derechos humanos sugiere esa idea de que algún grupo, luteranos es su ejemplo, tenga que elaborar leyes para regirnos a todos.
La declaración universal de los derechos humanos del 48, no es ninguna seudo-religión, sino una propuesta de orientaciones legales fundamentadas en el principio de la dignidad inalienable de todo ser humano (no veo qué tiene que ver con eso de "si desobedecéis a Dios seréis como dioses", puesto que afirmar la dignidad humana y la fraternidad está en la línea de la voluntad de Dios, no en contra).

Como dice vd mismo, los derechos humanos que yo menciono son una convención reciente de diferentes países tras la segunda guerra mundial para ponerse de acuerdo entre personas de distintas creencias.
Añado que al menos compartían el principio de basar las leyes en el fundamento de la dignidad inalienable de todo ser humano.

Vd comparte con la mayoría de los ateos la opinión de que esos derechos son una creación al margen del cristianismo e incluso contra el cristianismo - sin embargo es evidente que tienen su origen, no reconocido, en el cristianismo y que no es casual que surgan en una cultura de base cristiana.
30/03/19 12:39 AM
sofia
Yo no he dicho en ningún momento que sea lo mismo ser cristiano que budista o musulmán, simplemente pienso que debería ser posible que compartiéramos esa idea de la dignidad inalienable de todo ser humano y esos derechos básicos.
Y, finalmente, es cierto que nuestros comportamientos pueden ser indignos de nuestra condición; pero la dignidad de haber sido creados a imagen de Dios no se nos puede arrebatar, Dios no deja de ofrecernos la posibilidad de restaurar su imagen en nosotros, de modo que nosotros no podemos despojar de esa dignidad humana a nadie.
30/03/19 12:41 AM
Fernando Cavanillas
La dignidad no es humana, la dignidad sólo es de Dios. Últimamente oigo mucho eso de la dignidad humana (incluso en los via crucis de nuestras Iglesias). Somos indignos desde el pecado original, lo único inalienable es la Gloria de Dios. La fraternidad sin referencias al Dios trino de la revelación es masónica.

Podemos actuar con más o menos dignidad, imitando a Cristo y cumpliendo los DIEZ MANDAMIENTOS, pero la Dignidad es de Dios. Hay algo de pomposo, orgulloso y falso en eso de la "dignidad inalienable de todo ser humano", a mí no me retrotrae a la Gloria de Dios nuestro Señor, sino a la "religión del hombre" (tratar al hombre y al prójimo como ídolos a los que adorar, por el hecho de ser hombres y no por obediencia al 2° mandamiento Dios).

Una cosa es ayudar a cristianos en países comunistas, musulmanes ó induístas con una convención internacional llamada de "derechos humanos" (que yo llamaría más bien "derechos naturales" pero que su origen masónico enfatiza lo de "humanos", no olvidemos que Truman era grado 33 y que la logia más luciferina de Francia se llama "derecho humano")... y otra cosa es hacer de los tales "derechos humanos" el ideal politico de nuestros países cristianos... tristemente descristianizados hoy en día por esos mismos ideales masónicos que están detrás de los "laicistas" derechos humanos.
30/03/19 5:30 PM
sofia
He insistido en que la dignidad humana procede de Dios, que es Dios el que se la ha otorgado a todo ser humano al crearlo a su imagen. Añado ahora que también al reconciliar al mundo con Él en Jesucristo, la iniciativa es de Dios que sigue restaurando su imagen en el ser humano.
No tiene sentido desde el punto de vista cristiano negar esa dignidad humana inalienable q procede de Dios.
Si acaso se podría afirmar desde el no cristianismo lo q me dijo a mí un ateo: la dignidad humana inalienable es un invento cristiano. Según él algo inexistente, xq la dignidad se la otorga cada cual a los seres, humanos o no, q le parezca.
Yo contesté q seguramente Hitler y Stalin compartirían su pensamiento, pero q aunque yo reconocía la dignidad humana desde mi fe en Dios, la declaración universal de los derechos humanos se basaba en esa dignidad humana inalienable q tb habían reconocido ateos y agnósticos, lo consideraran convención o no. Y si no se reconoce esa dignidad humana inalienable no viene al caso hablar de derechos humanos, puesto q esa es su base.
Sr Cavanillas, yo no puedo hacer q un ateo crea en Dios, pero sí puedo pedir q sea coherente con la declaración de ddhh, q es imposible sin el reconocimiento de la dignidad humana inalienable (para mí fundamentada en Dios, desde luego, para ellos ¿sin fundamento?, pero sin embargo fundamentando esos derechos humanos, q en otro caso simplemente no existirían)
31/03/19 11:00 AM
Fernando Cavanillas
Insisto, los llamados derechos humanos pueden ser una herramienta circunstancial para nosotros los católicos, pero no nuestro ideal político. Son un sucedáneo laicista y ateo de los Diez Mandamientos, los cuales sí deben ser nuestro ideal político, como así lo dice el Magisterio de la Iglesia Católica. Llevamos demasiados años aceptando como válidas y haciendo "nuestras" las categorías del ENEMIGO. Pensemos de una vez como católicos, que es lo que somos.

Sí, los derechos humanos nos pueden servir para llegar a entendimientos prácticos con ateos y odiadores de Cristo... pero es que objetivamente los derechos humanos los han inventado ATEOS Y ODIADORES DE CRISTO, y desde su nacimiento y en parte gracias al laicismo que llevan implícito se ha mundanizado y des-sacralizado toda nuestra civilización cristiana. Es por eso que me parece que no deben ser nuestro ideal, sino una simple herramienta a la espera de lograr que los Diez Mandamientos sean el núcleo de nuestras leyes, y volvamos a ser países de una civilización cristiana, lo que siempre fuimos.

Pero van a pasar a la segunda fase, y es cambiar los derechos humanos por la "carta de la tierra", en que harán del panteísmo la nueva religión que destronará a los derechos humanos (que ya no les sirven en esta fase).

No podemos seguir yendo detrás de nuestros enemigos aceptando sus categorías, sino regresar de una vez a nuestras categorías de siempre: los Diez Mandamientos, grabados en el corazón de TODOS los hombres desde
1/04/19 10:42 AM
sofia
Fernando Cavanillas,
Discrepo en algunas cosas.
En 1948 no se vivía en una Europa cristiana q pretendieran descristianizar, sino en la Europa que salía de la 2ª guerra mundial y sus atrocidades.
La declaración de los derechos humanos no es un invento de ateos anticristianos, sino un consenso político entre personas de distintas ideologías sustentado en el fundamento de la dignidad inalienable de todo ser humano.
Esa dignidad humana, los cristianos la reconocemos xq Dios se la otorga a todo ser humano al crearlo a su imagen. Esa idea es de base fundamentalmente cristiana, sean o no conscientes de ello los agnósticos o ateos q la comparten sin aclarar su fundamentación.
Sin esa dignidad inalienable resulta una incongruencia hacer una declaración universal d los ddhh. Desde esa declaración se proponen derechos como los q el Sr Trevijano indica en su artículo.
Si rechazan esa dignidad humana inalienable como un invento cristiano, carecen de fundamento para hablar de derechos humanos universales.
Vd basa su rechazo a esos derechos en la idea d q son un invento ateo para descristianizarnos, pero no es cierto, xq esos dchos surgen como herencia del cristianismo y no ponen trabas al cristianismo ni descristianizan a nadie.
Los 10 mandamientos y su resumen en el amor a Dios y al prójimo no son ideales políticos, sino prpios morales q deben estar en la base d todo programa político cristiano.
1/04/19 7:44 PM
sofia
Pero es que de hecho, la declaración de los derechos humanos del 48 es una propuesta de principios políticos que no va en contra de ningún principio moral cristiano, sino todo lo contrario.
Precisamente si ahora hay sectores ateos que pretenden prescindir del fundamento en la dignidad humana de esos derechos y además darles el cambiazo, proponiendo otros diferentes que pisotean los del 48, motivo de más para que defendamos esa declaración de inspiración cristiana. No hipócritamente para beneficiarnos si podemos en el diálogo, sino con el convencimiento de que nada en ella contradice el cristianismo y que es lo mejor para la humanidad.
No veo ningún derecho de esa declaración que contradiga ningún mandamiento ni principio cristiano. Esa es la cuestión.
Por otra parte todos podemos desear que todo el mundo sea cristiano y evangelizar todo lo que haga falta. No veo el problema.
1/04/19 7:48 PM
Fernando Cavanillas
No, yo tampoco veo problemas en usar esa declaración humana en determinadas circunstancias. Hay que usar todo para el bien, y estos derechos humanos (que nadie cumple, aunque se llenan la boca con ellos) pueden servirnos para ir poco a poco hacia los Diez mandamientos (hacer el camino inverso).

Simplemente no la mitifico, no la idealizo, y desconfío de ella como cristiano, ya que el origen de los derechos humanos y su sentido filosófico es sustituir a los Diez mandamientos. Los mismos que elaboraron y desarrollaron la idea (los ilustrados revolucionarios) quitaron la semana y la sustituyeron por un periodo de 10 días "para acabar con el domingo", como ellos mismos dijeron, asesinando a miles de católicos.

Hay que saber de dónde vienen las cosas, para no dejarse llenar de un falso orgullo basado en un invento de hombres con una motivación inicial tóxica. No niego que se puedan usar para el bien, ni que la declaración del 48 tenga cosas positivas respecto a las anteriores y posteriores, pero no podemos quedarnos en ellos como nuestro ideal político. Hay que comprender lo que son, y a partir de ahí no combatirlos, pero tampoco tomarlos como un gran avance y un fin en sí mismos.

El magisterio de la Iglesia nos dice que las leyes deben basarse en los Diez mandamientos (el primero de los cuales es Amar a Dios), no en unos derechos humanos hechos por hombres y cuyo concepto filosófico tiene un origen anticrístico (la "religión del hombre"). Estas cosas son mucho más impor
2/04/19 11:38 AM
Fernando Cavanillas
(continuación)

Dijo nuestro Señor Jesucristo: "por sus frutos los conoceréis". El aborto, la ideología de género, el homosexualismo, la eutanasia, el adoctrinamiento de niños, se hacen invocando los derechos humanos, que son laicos-ateos y por eso mismo no tienen legitimidad moral ni la fuerza suficiente para interpretarlos de manera uniforme. Algo que sirve para una cosa y para la contraria no es la solución para nuestros problemas. En todo caso yo no los combato, sino que estoy a favor de usarlos para el bien, sobre todo frente a religiones e ideologías cristofóbicas y crueles.

El magisterio católico es muy claro: Son los Diez mandamientos y la moral natural en lo que se deben basar las leyes y la política (no en el invento humano de los derechos humanos). Ese es nuestro ideal y a lo que debemos tender... utilizando temporalmente a nuestro favor la convención de los derechos humanos, aunque sea atea y tenga un origen masónico laicista.

Como católicos debemos aspirar a que los Diez mandamientos rijan las leyes de nuestros países, y a que hagan lo mismo todas las legislaciones del mundo. Ese es un ideal que merece la pena. Es lo que Dios quiere que hagamos.

Eso de compatibilizar el magisterio y los dogmas (que no han cambiado) con una pastoral que va por libre y no tiene en cuenta el magisterio es lo que nos tiene como estamos. Hemos olvidado muchas cosas fascinados por ciertos avances desde el ateísmo y míseras concesiones de los enemigos de Cristo.
2/04/19 11:45 AM
sofia
F. Cavanillas,
Estoy de acuerdo con su primer párrafo.
Lo demás es repetirnos, pero intentaré ser más clara.
La declaracion universal de ddhh del 48 no tiene su origen en el anticristianismo, es un consenso politico desde diversos pdv ideológicos, para basar las leyes en el reconocimiento de la dignidad inalienable de todo ser humano, para intentar evitar en el futuro las atrocidades del pasado.
No puede vd meterlo todo en el mismo saco mezclando ideas y épocas.
No hay ningún orgullo en reconocer esta dignidad de todos, sino una defensa de los pequeños, los débiles, los enfermos...etc contra los q orgullosamente se proclaman "superhombres" y niegan los derechos humanos más básicos a los demás.
Para el cristiano está clarísimo q el ser humano tiene una dignidad inalienable q lo distingue del resto de la creación, x ser imagen de Dios.
Otros no son conscientes del origen cristiano de esos derechos y de q no hay ddhh q valgan si se quitan esos fundamentos.
Si convierten esa declaración en papel mojado negando esa dignidad y defendiendo el derecho a asesinar a niños y ancianos, eso se hace contra esa declaración. Q invoquen los ddhh para quitar a otros seres humanos los derechos más básicos es una contradicción q hay q denunciar, puesto q defienden el abuso de unos seres humanos sobre otros cuya dignidad se desprecia. X lo tanto se trata de defender esa declaración desde la lógica, no de demonizarla.
Si hubiera algo en ella en contra del cristianismo, no la defendería.
2/04/19 9:16 PM
sofia
Los mandamientos, q se resumen en el amor a Dios y al prójimo, son principios morales cristianos, pero no leyes concretas.
Si una ley fuera contra esos principios, como cristiana me opondría a ella y naturalmente procuraré q las leyes sean morales, pero tendré q razonarlo adecuadamente.
Puesto q el cristianismo supuso la universalización del concepto de prójimo (amar también a los q no son de nuestro grupo, amar incluso al enemigo, con obras, pues nadie ama a Dios si no ama al prójimo) no veo mejor fundamento para esa declaración universal de ddhh.
Yo sé de dónde vienen las cosas, sé q la dignidad humana tiene su origen en Dios y q Dios quiere q amemos a todos los seres humanos. Pero no es un argumento para quien no crea en Dios, x lo q además de dar mis propias razones tendré q mostrarle sus contradicciones cuando hablan de ddhh al mismo tiempo q niegan la dignidad inalienable de todo ser humano y haciendo acepción de personas en nombre de sus propios intereses.
Si apelo a la declaración de los ddhh del 48 es xq la considero inspirada tácitamente en prpios cristianos - a mis razonamientos me remito. Tb los no cristianos pueden reconocer esa dignidad humana incluso aunque no puedan fundamentarla adecuadamente.
No se trata del disimulo para cuando se está en minoría, yo defiendo esos derechos xq soy fiel a mis convicciones cristianas.
2/04/19 9:19 PM
Fernando Cavanillas
Sí Sofia, es repetirnos. Yo creo que ambos nos hemos explicado suficientemente. No pensamos igual y parece que no nos hemos convencido. Detesto el cristianismo mundanizado, des-sacralizado y laicista que nos ha llevado a la crisis actual, con una Iglesia casi desaparecida.

El concepto filosófico de los DDHH es en última instancia negativo y pernicioso, como tal herramienta y concepto. No es que los DDHH contengan en sí mismos afirmaciones perniciosas, sino que ellos mismos son ,como idea, lo que es malo. ¿Por qué? ...porque sustituyen torticeramente a los Diez mandamientos (también los del 48), y como concepto e idea para eso nacieron en la revolución francesa. Primero nos descristianizan quitando a Dios y a Cristo de cualquier esfera política (con violencia e ingeniería social desde el poder), y luego nos venden sus ateos derechos humanos porque son mejor que la barbarie de no creer en nada. Sí, son la regla de oro protestante pero con total laicismo (si quieres basados en el 2º mandamiento de la ley de Dios), pero se olvidan de otros mandamientos, no olvides que los 3 primeros se refieren a nuestras obligaciones frente a Dios, y que hay que cumplir los diez.

Los Diez mandamientos deben ser los principios morales sobre los que se hagan las leyes civiles. EXACTAMENTE IGUAL QUE SE HACE CON LOS DDHH. No hay diferencia. Los DDHH no son política en sí mismos. Ambos son principios que marcan un límite a las leyes. No hay diferencia en ese aspecto.

(...) continua
3/04/19 11:11 AM
Fernando Cavanillas
(...)
...además la DUDDHH del 48 está hecha por masones. Así de claro. No fue simplemente una reunión de países después de la segunda guerra mundial, sino que ESTADOS UNIDOS ganó la guerra (junto con el bondadoso Stalin), y fue el que "lideró" al 99% esa declaración, igual que la creación de la ONU y casi todo lo que se hizo en la post-guerra. Truman, presidente de EEUU era masón grado 33, el máximo nivel en la masonería, los enemigos más viles de Cristo. La persona que lideró e impulsó la declaración fue Eleanor Roosevelt (viuda del presidente que acababa de morir), ambos masones de alto grado, y la señora Eleanor intensamente anti-católica y por cierto anti-española.

La masonería y el marxismo también son de origen cristiano... un cristianismo mundanizado y sin Dios que ha hecho mucho más daño que las otras formas de violencia contra la Iglesia.

Personalmente creo que los DDHH, como concepto, son negativos. La alternativa católica para marcar los límites de las leyes civiles se llama "los Diez Mandamientos".

No es malo, creo yo, usarlos y aprovecharlos para el bien, ya que contienen verdades parciales… pero no pueden ser el límite moral “ideal” para los católicos, ya que deben ser los Diez mandamientos los principios morales que inspiren nuestras leyes. Funcionan exactamente igual que los DDHH, y funcionaban así hasta la revolución francesa y después en los diferentes Estados confesionales católicos que siguieron existiendo (alguno queda).
3/04/19 11:21 AM
Fernando Cavanillas
(...) 3º

En pocas palabras, creo que España (y en realidad cualquier país) debe volver a los Diez mandamientos... también en sus leyes.

La filisofía no es entonces conformarnos con que se acepte al menos la dignidad del hombre y desde ahí intentar colaborar entre todos etc... no, ese camino no nos sirve. Hemos sido descristianizados de manera violenta y conspiradora por los mismos que inventaron el concepto de DDHH, pero ES POSIBLE volver de nuevo a una civilización cristiana basada en los Diez mandamientos... sí, también como principios inspiradores de las leyes civiles (como así fue en otros momentos de la historia), ya que lo público y los estados también deben rendir por su parte culto a Dios.

En todo caso esta es la doctrina de la iglesia católica, y espero que al menos comprendas cuál es la posición que defiendo (comprendo tus argumentos, pero mi ideal va más allá ...aunque estamos tan intoxicados por esta sociedad laicista y masónica que nos pareza un imposible volver a ser nosotros mismos).
3/04/19 11:44 AM
sofia
Como no sé por donde empezar, empezaré por el final:
Comprendo la posición que defiende, no en balde mi padre siempre fue tradicionalista de la ciudad católica, aunque no sostenía exactamente lo mismo que ud pues no tenía nada en contra de esa declaración de ddhh del 48.
Lamento, sin embargo no estar de acuerdo en que quiera hacer pasar todo lo que ud dice como LA doctrina de la iglesia católica. Lo que yo digo está tan en consonancia con la doctrina de la iglesia católica como lo que dice vd.
Mi ideal va aún más allá que el suyo, por eso no quiero volver a ningún momento del pasado, pues todos fueron pretéritos imperfectos en los que se traicionó el evangelio y se actuó contra el 1º y 2º mandamiento. A ver si somos mejores cristianos en el futuro.
Comete vd algunas inexactitudes:
No hemos sido descristianizados violentamente por los q hicieron la declaración de ddhh, cada cual se ha descristianizado por su cuenta en tanto en cuanto ha traicionado el evangelio.
Si queremos q todo el mundo sea cristiano tendremos q dar ejemplo cristiano, evangelizar, pedir a Dios q se conviertan; lo q no podemos es hacer cristianos a la fuerza, es una cuestión de conciencia. No estoy diciendo con eso q se tenga q relegar la fe a lo privado, pues la verdad hay q proponerla, sino q no se puede imponer. Lo q no quita para exigir q se reconozca el derecho a manifestar nuestra fe en público.
Defiendo q las leyes estén de acuerdo con los mandamientos, x eso defiendo los ddhh del 48.
3/04/19 9:24 PM
sofia
Yo no estoy intoxicada por los ateos masones. Es vd quien comparte, al parecer, con ellos q los ddhh pueden sustituir a la moral cristiana. Por el contrario yo insisto en q esos derechos solo están bien fundamentados en el cristianismo, aunq bienvenidos todos los q los compartan. Son prpios de legislación, q están de acuerdo con nuestra moral y espero que con otras, puesto q creo q Dios actúa en toda conciencia humana.
No los han hecho Truman y Eleanor solitos – y Stalin ni siquiera los aprobó. Si hubo ateos conformes con cristianos en establecer esos principios para elaborar leyes, poco importa q no sean conscientes de su herencia cristiana si nosotros lo somos.
La regla de oro no es protestante, sino cristiana. Existen versiones previas, pero la universalización del concepto de prójimo se da en nuestro evangelio.
Jesús tampoco nombró los 1ºs mandamientos cuando contestó al joven rico qué mandamientos debía cumplir; pero dejó claro q todos se resumían en el amor a Dios y al prójimo, a pesar de q no había nombrado los 1ºs. Debe ser q de algún modo se ama a Dios en el prójimo, incluso no sabiéndolo.
Y si decir esto es estar intoxicada, el tóxico es de Mt y su juicio final, no es culpa de los ddhh. Naturalmente q los cristianos sabemos q el amor viene de Dios y q Dios es amor y hay q amarle sobre todas las cosas, pero al menos q quien no cree en Dios pueda avanzar hacia él amando al prójimo. El resto es cosa de Dios.
3/04/19 10:05 PM
sofia
Debería terminar ya, pero aún me gustaría señalar un par de puntos:
Veo que también coincide vd con los ateos liberales anticomunistas en que el marxismo es de origen cristiano, q es una especie de religión con influencias judeocristianas. Yo en cambio estoy en total desacuerdo con uds.
El marxismo no tiene nada que ver con el cristianismo, es una filosofía seudocientífica cuyos postulados son contrarios a todos los principios cristianos metafísicos y éticos. Y surge como consecuencia del capitalismo y sus injusticias.
Respecto a la crisis de fe en el mundo actual y el vaciamiento de iglesias, las causas son multiples y no se puede simplificar como ud hace.
En fin, que hemos dejado claro lo que pensamos y al menos alguna cosa tenemos en común. Vd tolera los ddhh a pesar de todo como un mal menor y yo pienso q sus opiniones son muy respetables aunque no son LA doctrina católica.
Despedida cordial
3/04/19 10:49 PM
Fernando Cavanillas
La revolución francesa, como dijo Chesterton, son ideas cristianas "que se han vuelto locas". Las máximas de "Libertad, Igualdad y Fraternidad" se basan directamente en el cristianismo.

Sería muy largo aquí comentar por qué la LIBERTAD tal como se entiende en occidente es un concepto cristiano, la conciencia del hombre interior frente a la libertad del hombre exterior, que era como la entendían los paganos.

La IGUALDAD es también un concepto cristiano, como usted sabe muy bien, basada en la igualdad ante Dios por compartir la misma dignidad humana. Por eso el cristianismo era tan especial en Roma, porque los esclavos eran iguales que sus amos a los ojos de Dios.

La revolución industrial fue tan dura y tan injusta que como reacción apareción el MARXISMO, poniéndo el énfasis en la idea cristiana de la IGUALDAD entre todos los hombres, pero sin Dios y sin la Iglesia. Una igualdad materialista, atea e iconoclasta... pero como concepto sólo es entendible que surgiera en países cristianos.

La FRATERNIDAD es un concepto de los primeros cristianos. Se trataban como hermanos, compartiéndolo todo en "comunidad". De ahí viene la palabra “comunismo”. Hoy en día se da una falsa fraternidad sin Dios, un buenismo que ignora las verdades de la revelación, una "religión del hombre" que esconde orgullo y rebeldía ante Dios. Pero es de origen cristiano.

Capitalismo, Comunismo y New-age buenista, son caras de una misma moneda... y son una deformación y una desnaturalización del
4/04/19 11:02 AM
sofia
En general no tengo nada que objetar, salvo detalles que podrían prolongar este diálogo indefinidamente.
Me agrada esa cita de Chesterton. Me gustaría, sin embargo, hacer la observación de que si pusiéramos en práctica todas las virtudes cristianas, tal vez esas ideas no se verían olvidadas y reprimidas, sin más salida que volverse locas e ir solitas dando tumbos por ahí hechas un cromo.
5/04/19 12:57 AM
Palas Atenea
Los que salvaron judíos durante la IIGM no conocían los DDHH. Si hoy sucediera lo mismo el número no variaría (pudiera ser al revés). La mayoría de ellos a la pregunta "¿por qué lo hizo?" contestaron con la Parábola del Buen Samaritano. La Ley de Dios obliga más que la de los hombres.
10/04/19 2:09 PM
sofia
Ya he dicho q los derechos humanos en donde encuentran la mejor fundamentacion es en el cristianismo. Pero una cosa no quita la otra.
Aparte de q conocer las leyes, incluso tratandose de la ley de Dios, no priva a nadie de actuar ilegalmente, creo q la parabola del samaritano habla de amor, no de ley. La prueba esta en q el sacerdote y el escriba, buenos conocedores de las leyes, pasan de largo. Es el samaritano (hereje para los judios) el q se hace compasivamente proximo al desconocido.
11/04/19 4:03 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.