Los diferentes criterios de los sacerdotes

Está claro que en la mayor parte de los casos, los conflictos están relacionados, no siempre, con el sexto mandamiento. Para solucionar esos conflictos y encontrar unas normas ciertamente seguras, me gusta consultar el Catecismo de la Iglesia Católica, su Catecismo oficial

Con relativa frecuencia me encuentro tanto en el confesonario como fuera de él con quejas de los fieles sobre las muy diversas evaluaciones que hacemos los sacerdotes sobre el mismo hecho, llegándose incluso a conclusiones tan dispares como lo que para unos es pecado mortal, para otros no tiene mayor importancia. La pregunta por tanto es: ¿qué tenemos que hacer para unificar criterios, es decir para que esas cosas no pasen?

Para ello, y aunque parezca una perogrullada, ante todo debo saber que soy y sentirme sacerdote de la Iglesia Católica. Es normal que pueda haber discrepancias en algún asunto, por ejemplo, tal frase de tal documento no me parece acertada. Otras veces, en cambio, como sucede en el asunto de las apariciones, son muchas veces los fieles los que pueden estar en un error, al pensar que están obligados a creer en las revelaciones privadas, que no pertenecen al depósito de la fe, como Lourdes o Fátima, aunque hayan sido reconocidas por la Iglesia y los videntes canonizados. En cambio si yo negase la virginidad de María, que sí pertenece al depósito de la fe, el Obispo me tendría que decir que yo no debo ejercer mi sacerdocio, mientras no me retracte, porque no estoy en la fe católica. En el confesonario estoy allí como sacerdote de la Iglesia Católica, y la gente viene a mí, no como Pedro Trevijano, sino como sacerdote católico y como tal debo comportarme, recordando las recientes palabras del Papa emérito Benedicto XVI: “en un momento en que la Iglesia se encuentra en una necesidad particularmente apremiante de pastores convincentes que puedan resistir la dictadura del espíritu de la época y que vivan y piensen la fe con determinación”.  Está claro que, como representante de la Iglesia y de Cristo, debo decir y enseñar lo que dice la Iglesia. Es decir, debo conocer y aceptar lo que dice en primer lugar la Escritura y en especial el Nuevo Testamento y, a continuación, el Magisterio de la Iglesia.

Está claro que en la mayor parte de los casos, los conflictos están relacionados, no siempre, con el sexto mandamiento. Para solucionar esos conflictos y encontrar unas normas ciertamente seguras, me gusta consultar el Catecismo de la Iglesia Católica, su Catecismo oficial. Lo que allí está, como vulgarmente se dice, va a Misa. Personalmente lo he leído de punta a cabo dos veces, y lo consulto con frecuencia. Para los fieles, les recomiendo que lo tengan en casa, y que lo miren como se mira una Enciclopedia, cuando se pregunten: ¿qué dice la Iglesia sobre tal punto? Ahí tenemos en los números 2331 a 2400 una buena reflexión sobre el sexto mandamiento y en los números 2514 a 2533 sobre el noveno. El número que más veces he recomendado es el 2352 sobre la masturbación, que me parece buenísimo y por supuesto de ortodoxia indiscutible.

Otro libro que recomiendo con frecuencia, no sólo porque es otro Catecismo oficial, sino porque además es de fácil lectura, y de hecho es lo que recomiendo a los novios que quieren profundizar en su fe antes del matrimonio, es el YouCat, el Catecismo Joven de la Iglesia Católica, y que se nos regaló por el Papa, como dice la edición inglesa, a los participantes en la JMJ de Madrid. Cuando uno lo lee y lo compara con la ideología de género, uno no puede por menos de preguntarse como esa sarta de idioteces que el lobby LGTBI y nuestros políticos quieren obligarnos a aceptar, pueden tener el más mínimo recorrido. Pero, desgraciadamente, ése es otro punto de discrepancia entre los sacerdotes; no por razones de doctrina, porque no creo que nadie entre nosotros defienda la ideología de género, sino por razones de actuación. No hace muchos días preguntaba a un sacerdote bien  situado para conocer el panorama nacional, el por qué muchos curas no hablan de este problema. Me respondió: “algunos no le dan importancia, y otros por miedo, para no meterse en problemas”.

Es evidente que ahí no se agota la enseñanza de la Iglesia. Benedicto XVI en su Exhortación Apostólica “Sacramentum Caritatis” nº 83 nos habla de los valores innegociables que un político debe defender y que en nuestro país no respeta ni un solo Partido con representación parlamentaria. En el “Catecismo de Doctrina Social de la Iglesia” encontramos una buena síntesis de la doctrina social de la Iglesia. Y en casi todos sus documentos, encontramos alguna perla preciosa que vale la pena conocer y, más que defender, transmitir.

Yo, a los sacerdotes, y en referencia al título del artículo, les diría esto: “Sentaros en el confesonario, pero procurad también ser buenos conocedores de lo que enseña la Iglesia, para que así seamos auténticos sacerdotes católicos”. Y recordemos que el premio que nos espera, está contenido en los versículos finales de la Carta de Santiago: “Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro le convierte, sepa que quien convierte a un pecador de su extravío se salvará de la muerte y sepultará un sinfín de pecados” (5,19-20)

Pedro Trevijano, sacerdote

10 comentarios

Mª del Pilar
Gracias, D. Pedro por su claridad, que no es frecuente. Parece mentira pero la mundanidad ha inundado la Iglesia, parece que va a arrasarla...sin embargo sabemos que no será así. ¡Que el Señor ilumine a los fieles para reconocer a los verdaderos pastores y seguir sus consejos y no el relativismo que otros puedan decirnos. Ancho es el camino que lleva a la perdición...
4/08/17 4:13 PM
El YouCat no es un catecismo oficial de la Iglesia. No constituye propiamente Magisterio pontificio. El Catecismo romano del Concilio de Trento, el Catecismo de San Pío X y el Catecismo de la Iglesia Católica son los únicos catecismos oficiales de la Iglesia católica.
4/08/17 7:02 PM
armando garcia ramirez
me hubiera gustado que fuera mas concreto, "los adulteroa pueden comulgar sin arrepentirse " como lo dice amoris laetitia? esta duda no la han disipado, porque? se enojara Papa francisco?
4/08/17 8:09 PM
Pedro Trevijano
No leo en ninguna parte de la "Amoris Laetitia" que los adúlteros pueden comulgar sin arrepentirse. En cambio me gusta lo que dice el Papa Francisco de un sobrino suyo, divorciado reesposado que va los domingos a Misa, se confiesa a menudo, aunque advierte al sacerdote que no puede recibir la absolución y supongo hará comuniones espirituales, porque no puede recibir la comunión sacramental. Un saludo Pedro Trevijano
4/08/17 11:18 PM
Xaberri
Nunca he oído cosa más absurda que ir al Sacramento de la Confesión para no recibir la absolución. Que hable fuera de ese contexto con quien quiera, incluído un sacerdote si este y él, y viceversa, tienen tiempo. Lo demás es absurdo. No se puede poner una vela a Dios y otra al diablo. No se puede pretender desobedecer a la Esposa de Dios y que Este lo de por bueno.
5/08/17 12:59 PM
Xaberri
Hacer comunión espiritual sin deseo de salir del pecado mortal.¿? A ver, a ver..
5/08/17 1:01 PM
Luis Fernando
Polémicas matrimoniales (II): la comunión espiritual

http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1405160448-polemicas-matrimoniales-ii-la
5/08/17 1:26 PM
chico
¡ Ah si todos, fueran con frecuencia al confesionario.... ! ¡ cuántas gracias recibirían de Dios Nuestro Señor !. Los que pueden recibir la absolución porque tienen alegría y paz que sólo la confesión puede darlas. Y los otros, pues para recibir consejos espirituales, ánimos, buena guía espiritual, preparación para buena solución de sus situaciones malas. y la Bendición de Dios y de la Iglesia. Y la comunión espiritual.... es una devoción más vieja que la tos y por cierto buenísima.
7/08/17 4:23 PM
soy catolico, pero no tonto
¿Y porque no se habla de los distintos criterios de obispos que muchos de ellos, parecen que están en contra del Papa, en torno al ejemplo que tienen que dar, homilías breves, sencillez, mas presencia con los pobres y desfavorecidos....?
9/08/17 8:22 AM
jb
Hombre "soy católico", como siempre homilías breves, sencillez, mas presencia con los pobres y desfavorecidos pero la primera obligación es la de EVANGELIZAR, lo demás cae por su peso pero tú como tantos "católicos" te lo pasas no sé por donde.
Mira la semana pasada en una iglesia que asistí, no la usual, se pidió por los pobres y se encomendaron a la distribución de la riqueza. Je je dónde habré oído eso...
Total, como están las cosas, pues casi debo aceptar que seas católico y nada más, quizás con un salpicón de papolatría.
11/08/17 5:18 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.