Artículos de Ernesto Juliá en InfoCatólica

Ernesto Juliá

Sacerdote, licenciado en Derecho su labor pastoral le ha llevado a distintos países del mundo: Italia, donde ha residido desde 1956 hasta 1992, Australia, Filipinas, Taiwan, Kenya, Nigeria, Estados Unidos, Puerto Rico, Inglaterra, Francia, Bélgica, Holanda, Portugal, Suiza. Ha escrito en medios de comunicación italianos y españoles. Colaboró semanalmente en ABC durante ocho años. Autor de numeros libros, en la actualidad colabora con diversos medios de comunicación.

Flores en los cementerios

Pensé: «Dios mío, ¡que solos se quedan los vivos que no rezan con sus muertos!»; o que no los «saludan» porque no quieran rezar.

Una segunda impresión del el documento final del «Sínodo sobre los jóvenes»

Después de terminar una lectura del documento que los padres sinodales han presentado al Papa, y después de apreciar todo lo positivo que en sus páginas se contiene, mi segunda impresión ha sido la de pensar que para escribir esos 167 párrafos no hubiera hecho falta ni tanto ruido, ni tantas reuniones, ni muchos menos tantos cambios de pareceres..

Oración por el Sínodo

Conozco no pocas parroquias e iglesias con los bancos llenos de jóvenes y que celebran una liturgia verdaderamente sacramental.

¿Un Sínodo contra «el pensamiento único sexual»?

La situación de la Iglesia con la que se enfrenta el recién comenzado Sínodo de los Jóvenes: la batalla por imponer ese que podemos llamar «pensamiento único sexual», destrozando la grandeza, y la belleza, del amor conyugal entre hombre y mujer, es patente; y es una traición a la Verdad de Cristo mirar a otro lado y olvidarse de la Moral Sexual que la Iglesia ha enseñado a lo largo de 2.000 años, que siempre será nueva y verdadera

Pecado, y Amor de Dios

La pregunta surge sola: ¿Por qué no está previsto hablar con toda claridad de todo esto en el próximo Sínodo: y no sólo en torno a la moral sexual?

¿Hablamos de Castidad?

¿Está en el oído y en el corazón de tantos jóvenes, la palabra virginidad: o sea, llegar virgen al matrimonio, él y ella? Y nos podemos también preguntar: ¿recuerdan los casados estas otras palabras del mismo Catecismo?

¿Nuevo «paradigma» de la vida eterna?

Uno de los actuales «paradigmas» de interpretación que algunos pretenden imponer en las enseñanzas de Jesucristo, es precisamente el banalizar la Vida Eterna.

¿Pelagianos, Gnósticos, o…?

Vista la vida cotidiana de tantos bautizados hoy en día, me pregunté si, verdaderamente, el pelagianismo y el gnosticismo eran los verdaderos enemigos de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo. Tenía mis dudas.

Navidad. ¿Por qué no hablamos también del Pecado?

Si se silencia la realidad del Pecado, y de alguna manera se recuerda casi ocultándola, con frases como «todos somos pecadores», «pobres pecadores», sin hacer la mínima referencia al pecado «reconociéndonos personalmente cada uno pecador, y con pecados muy concretos y palpables», la «conversión» no tiene lugar, seguimos «siendo pecadores», y de tanto acostumbrarnos al «pecador», consideramos nuestros actos como lo más normal del mundo.

Castidad: ¿es «inhumana»?

Llevo ya un buen número de años de sacerdote, y jamás se me ha ocurrido pensar que la castidad que vivo haya sido para mí una «carga inhumana» Es más, la considero una auténtica liberación de tantas cosas que me hubieran impedido llevar a cabo, con alegría, paz y dedicación completa, la labor sacerdotal.

En torno a Lutero: ¿Celebración, conmemoración?

¿El camino para acercar a muchos pecadores a la Iglesia, a Cristo, es el de «revalorizar a Judas»? Ni conmemoración, ni celebración alguna. Penitencia, y petición de perdón al Señor por todo el daño ocasionado en estos 500 años.

Castidad: ¿hablamos de ella?

A los jóvenes se les hace un gran bien hablándoles de estas realidades con toda la amable claridad del mundo: es el único camino para que lleguen a vivir la sexualidad con verdadero amor, en la donación total de la persona en el matrimonio.

¿Miedo a la Muerte? ¿Miedo a la vida eterna?

Tantos sacerdotes podemos dar gracias a Dios de haber acompañado a víctimas de accidentes, asesinatos, etc., que han abierto los ojos emocionados al encontrarse con un cura en medio del fragor de ambulancias, sirenas.

¿«En salida» o «En retirada»?

Transmitir el inmutable Evangelio, la «belleza creadora y redentora» de Cristo, es estar en «salida». «Dialogar» con todos, y dejarles en un «discernimiento» que les diga que «todo vale», y que ya vendrá la «misericordia» a arreglar las cosas; es estar claramente «en retirada»