“Que se bauticen mis hijos si quieren cuando sean mayores" (Mc.1,11)

¿Alguna vez ha oído de alguien católico la frase que entitula este artículo? ¿Se dan cuenta esas personas de que están privando a sus hijos del “perdón del pecado original y de todos los pecados personales, el nacimiento a la vida nueva, por la cual el hombre es hecho hijo adoptivo del Padre, miembro de Cristo, templo del Espíritu Santo, [de ser] incorporado a la Iglesia, Cuerpo de Cristo, y hecho partícipe del sacerdocio de Cristo” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1279)?

Pues, si eso no les convence, que lean esto de “Para salvarte”, por el P. Jorge Loring s.j.: “Privar a los hijos del bautismo y de la educación católica pensando que así se les deja con mayor libertad para que ellos elijan de mayores, es tan absurdo como el no enseñarles ninguna lengua, para que así, de mayores puedan ellos elegir la lengua que prefieran. Si un niño se pone enfermo, se le pone el tratamiento que dice el médico para que recupere la salud sin pedir al niño su opinión.

Continúa el P. Loring:

“Lo lógico es que los padres transmitan a sus hijos todo lo que ellos consideran bueno: educación, cultura, lengua y fe. Después, de mayores, cada cual hace suyo todo esto libremente o lo rechaza responsablemente. ‘Llegados al uso de razón habrán de aceptar ellos personalmente el don recibido’. La inhibición de los padres en este punto puede después ser censurada por sus propios hijos.

“Según un documento de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, el bautismo debe administrarse en la niñez, debiendo asegurarse una verdadera educación en la fe y en la vida cristiana. Si a un niño le tocara una gran herencia, los padres la aceptarían enseguida para que empiece a disfrutarla, y no esperarían a que fuera mayor. El bautismo vale más que la mayor de las herencias. Para hacer un gran favor a alguien no hay que pedirle permiso. A un niño se le vacuna sin pedirle permiso.” (97, 2)

Jesús nos mostró la importancia de la familia cuando vivió con la suya la mayor parte de su vida terrena. Cuando Dios Padre, como nos dijo el Evangelio del domingo del Bautismo del Señor, le llama a Jesús: “mi Hijo amado, mi predilecto” (Mc. 1, 11), no había hecho casi nada el Señor a los ojos del mundo excepto vivir con su familia. Pero recordemos que Dios Padre dijo esas palabras después del Bautismo del Señor.

Dice S. Juan: “Ved qué amor singular nos ha dado el Padre: que no solamente nos llamamos hijos de Dios sino que lo somos” (1 Jn 3, 1) y S. Pablo: “Todos vosotros sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Todos vosotros fuisteis bautizados en Cristo y os revististeis de Cristo”(Ga 3, 26-27). “El que se sumerge con fe en este baño de regeneración renuncia al diablo y se adhiere a Cristo, […], vuelve de allí convertido en hijo de Dios y coheredero de Cristo.” (S. Hipólito)

S. Beda, admirando a la mujer cananea cuya fe libró a su hija del demonio, recuerda “la necesidad de catequizar y bautizar a los niños, porque por la fe y la confesión de los padres se libran sin duda del diablo en el bautismo de los párvulos, los cuales no pueden saber ni hacer por sí nada de bueno ni nada de malo”. Sta. Teresa de Lisieux nos cuenta que un pardillo suyo aprendió a cantar de un canario en la misma jaula: “Como los pajaritos aprenden a cantar escuchando a sus padres, así los niños aprenden la ciencia de las virtudes, el canto sublime del amor de Dios, de las almas encargadas de formarles para la vida.” (Historia de un alma)

Añade la santa algo sobre la responsabilidad de los padres que responde a otra imagen de S. Pablo del Bautismo, por el cual: “Hemos sido injertados en él” (Rm.6, 5):

“Sé muy bien que Dios no tiene necesidad de nadie para realizar su obra. Pero así como permite a un hábil jardinero cultivar plantas delicadas y le da para ello los conocimientos necesarios, reservándose para sí la misión de fecundarlas, de la misma manera quiere Jesús ser ayudado en su divino cultivo de las almas. ¿Qué ocurriría si un jardinero desmañado no injertase bien los árboles? ¿Si no conociese bien la naturaleza de cada uno de ellos y se empeñase en hacer brotar rosas de un melocotonero…? Haría morir al árbol, que, sin embargo, era bueno y capaz de producir frutos.” (Historia de un alma)

“Oh, Dios, que en la Sagrada Familia nos dejaste un modelo perfecto de vida familiar, vivida en la fe y la obediencia a Tu voluntad. Ayúdanos a ser ejemplo de fe y amor a tus mandamientos. Socórrenos en nuestra misión de transmitir la fe a nuestros hijos. Abre su corazón para que crezca en ellos la semilla de la fe que recibieron en el bautismo.” (De la oración del Papa Benedicto XVI por las familias en V Encuentro Mundial de las Familias en Valencia)

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: Casi todos sabemos nuestra fecha de nacimiento, pero ¿sabe la fecha de su Bautismo, el día en que nació a una nueva vida en Cristo como hijo o hija de Dios? ¿Celebra el día de su Bautismo de algún modo especial?

Mañana: S. Antonio Abad “Se oyó una voz del cielo” (Mc. 1, 11)

8 comentarios

  
María Lourdes
Más fragmentos de "Para salvarte", del P. Jorge Loring, s.j. sobre el Bautismo, para los que estén interesados:

«El que no renace del Agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios» (Jn 3, 5).
Cuando un niño nace, debe ser bautizado enseguida, para que se le perdone el pecado original y quede hecho cristiano. La Comisión Vaticana para la Doctrina de la Fe afirma que «sigue en todo su vigor la obligación de bautizar, cuanto antes, a los niños nacidos de padres cristianos normales; si bien actualmente por el avance de la medicina y por haber disminuido mucho la mortalidad infantil, esa forma de “cuanto antes” puede entenderse con mayor amplitud». Pero «privar voluntariamente a los niños durante largo tiempo de este sacramento puede ser un pecado grave». El actual Código de Derecho Canónico dice que los hijos deben bautizarse en las primeras semanas. «Ya desde los primeros tiempos, la Iglesia introdujo la práctica del bautismo de los niños. Orígenes (siglos III y IV) y San Agustín (siglos IV y V) ven en esta costumbre una tradición recibida de los Apóstoles[69] .


No es absolutamente cierto que puedan salvarse los niños que mueren sin bautismo. Como tampoco es absolutamente cierto que no puedan salvarse. Dios puede tener para salvarlos medios extraordinarios que nosotros desconocemos. Por eso la Iglesia tiene una misa para estos niños, confiándolos a la misericordia de Dios.«La misericordia de Dios nos hace confiar que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin bautismo» .Pero es claro que si en caso de enfermedad mortal se dispone de dos medicinas, una que cura y otra que no estamos seguros de que cura, todo el que tenga sentido común aplicará la primera.


Antes de bautizar a un niño debe constar que hay garantías de que será educado cristianamente. Por eso es problemático bautizar hijos de no creyentes, o poco practicantes, o casados civilmente, etc. Hay que estudiar cada caso. Pero si hay peligro de muerte para el niño, se le puede bautizar, incluso contra el parecer de sus padres ; «pues el derecho del niño a salvarse es superior a la voluntad de los padres»[80] .

16/01/09 5:28 PM
  
Madrileño
Yo no se que día me bauticé... le tendré que preguntar a mis padres, lo que si se es donde, en la Iglesia de Santa Gema en Madrid.
16/01/09 8:25 PM
  
María Lourdes
Madrileño, pues yo también fui bautizada en Madrid, en la capilla del Colegio Mayor Siao-Sin, Stela Matutina (actual Edificio de Humanidades de la UNED) por el P. Chang, de quien también recibí mi Primera Comunión. No sabía tampoco mi fecha de bautismo (fiesta de S. Bernardo), hasta que oí a un sacerdote hablar del tema. Desde entonces procuro acordarme en esa fecha de agradecer al Señor la gracia de mi Bautismo.

Mi hijo fue bautizado en mi santo y mi hija en la fiesta del Inmaculado Corazón de María, los primeros días disponibles en la parroquia para un Bautismo con Misa un fin de semana después de nacer mis hijos y salir del hospital.

Recomiendo a los que quieran que su bebé sea bautizado poco después de nacer que intenten completar todos los requisitos formales (clases de Bautismo, certificados que se requieran de los padrinos, por ejemplo) antes del parto porque sé por experiencia que estarán más ocupados después.

16/01/09 10:03 PM
  
Elena
Hola, me gustaria bautizar a mi hija, soy catolica no practicante y alejada de la Iglesia. Mi marido es Ateo y no quiere bautizarla.

Realmente siento no poder bautizarla, yo la voy a educar en el Cristianismo, tal vez no en su forma catolica pero si reconozco la Autoridad Apostolica de la Iglesia Catolica y por eso me gustaria bautizarla por el rito de la Iglesia Catolica
17/01/09 2:13 AM
  
María Lourdes
Elena, muchísimas gracias por su comentario, ya que comprendo que no le habrá sido muy fácil explicar la situación en que se encuentra. Me alegro mucho de que quiera bautizar a su hija en la Iglesia Católica, y espero que pueda hacerlo pronto.

Según "Para Salvarte", del P. Loring, S.I.:

"Dice el Código de Derecho Canónico: «Para bautizar lícitamente a un niño, se requiere:

"1: que den su consentimiento los padres, o al menos uno de los dos, o quienes legítimamente hacen sus veces;

"2: que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica; si falta por completo esa esperanza debe diferirse el bautismo, según las disposiciones del derecho particular, haciendo saber la razón a sus padres.

"§ 2.: El niño de padres católicos, e incluso de no católicos, en peligro de muerte, puede lícitamente ser bautizado, aun contra la voluntad de sus padres». [Hace un par de días dejé un artículo con información sobre el bautismo de urgencia. Claro que no espero que tenga que bautizar a su hija de tal forma, pero vale la pena saber cómo hacerlo por si acaso, mientras ella no esté bautizada.]

"Para darle una buena formación cristiana conviene llevarlo a la catequesis parroquial, ponerlo en un colegio donde se le enseñe la Religión Católica, seguir de cerca la formación religiosa que recibe en el colegio, formarle rectamente la conciencia (descubrirle el valor del cumplimiento del deber, acostumbrarle a ayudar a los demás, hacerle ver que las cosas no son buenas o malas porque las hagan muchos o pocos, etc.)"

Como dice que es católica y reconoce "la Autoridad Apostólica de la Iglesia Católica", espero que volverá a practicar su fe por su propio bien y para dar un buen ejemplo a su hija y a su esposo.

A mi entender, dependiendo de la edad de su hija, ella podría necesitar también asistir a la catequesis antes de poder ser bautizada. Lo mejor en su caso, creo que sería ponerse en contacto con un buen sacerdote en su parroquia que podría ayudarle a tomar los pasos necesarios para volver a la Iglesia y para bautizar a su hija.

Mientras tanto, le recomiendo que rece al menos un Ave María todos los días, pidiéndole ayuda a Nuestra Madre, que es Madre como ninguna. Lo digo porque en mi vida he visto muchas situaciones difíciles resolverse por la intercesión de la Santísima Virgen María, a veces enseguida, a veces años después, pero de todo corazón creo que ella no deja ninguna oración atendida de alguna forma, al igual que Nuestro Señor Jesucristo, su hijo.

Espero que no le importe que le deje aquí esas sugerencias de una madre a otra madre. Además, soy madrina de Bautismo de un niño que no fue bautizado como bebé cuyo padre no es católico y cuya madre no practicó su fe católica durante cierto tiempo. Le pido que se acuerde de mí en sus oraciones y le aseguro de que me acordaré de usted y de su familia en las mías.
17/01/09 4:05 AM
  
Fray Nelson
Un error tipográfico mínimo: la frase de "Mirar qué amor nos ha tenido el Padre..." es de San Juan y no de San Pablo. Después de hacer la corrección siéntete en libertad de borrar este comentario. Te felicito por tus numerosas y nutritivas contribuciones.
17/01/09 3:15 PM
  
María Lourdes
Estimado Fray Nelson, aprecio mucho su corrección y sus palabras de ánimo. Muchas gracias.
17/01/09 4:59 PM
  
Noby
Elena
Lo primero que quiero decirte es que el término practicante es convencional,pero no es el juicio de Dios,porque como dice la Escritura "el hombre mira la apariencia pero Dios mira el corazón".El deseo de que tu pequeña se bautiza,pese a que te reconoces como "no practicante",es una gracia de Dios,no es una ocurrencia tuya;es más al participar de este blog,ya estás "practicando",porque esa humildad que se desprende de tus palabras y esa expresión "soy católica..."no van a quedar sin fruto sobrenatural.Ora,lucha y confía que el Señor se encargará de allanar los caminos y llegar a la meta,¡no lo dudes!.
¡Que Dios os bendiga,incluido tu esposo!.
17/01/09 8:45 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.