Para predicar bien hace falta... ¿justicia? (Mt. 3, 15) (Mc. 1, 7)

Comienza en los EE.UU. la Semana Nacional de las Vocaciones. Sta. Teresa de Lisieux escribió en su autobiografía, Historia de un alma: “¡Qué hermosa es, Madre querida, la vocación que tiene como objeto conservar la sal destinada a las almas! Y ésta es la vocación del Carmelo, pues el único fin de nuestras oraciones y de nuestros sacrificios es ser apóstoles de apóstoles, rezando por ellos mientras ellos evangelizan a las almas con su palabra, y sobre todo con su ejemplo…

El Evangelio del domingo del Bautismo del Señor nos recuerda: “En aquel tiempo, proclamaba Juan” (Mc. 1, 7), un gran predicador por su palabra y ejemplo. Con gran humildad no quiso bautizar al Señor, pero Jesús le explicó: “conviene que cumplamos toda justicia” (Mt. 3, 15). Esta virtud, necesaria en toda buena predicación, florece en la de S. Juan Bautista y en la del Señor. Una mujer laica como yo no es quién para decirle a nadie cómo predicar, pero éstos santos predicadores, que hablan sobre la justicia, sí:


1) ¿De qué justicia hablamos?

Según Sto. Tomás de Aquino: “La justicia es el hábito según el cual uno, con constante y perpetua voluntad, da a cada cual su derecho” (Suma Teológica). Cuando se suele pensar en justicia, se suele pensar en la justicia entre los hombres y sus derechos. Desde luego que: “Quien no tiene caridad para los demás no debe de ningún modo tomar a su cargo el oficio de la predicación.” (S. Gregorio Magno) Sin embargo, la caridad es ante todo amor de Dios, o sea que en la predicación eficaz: “Primero, justicia con Dios. Esa es la piedra de toque de la verdadera hambre y sed de justicia (Mt 5,6), que la distingue del griterío de los envidiosos, de los resentidos, de los egoístas y codiciosos. . . Porque negar a Nuestro Creador y Redentor el reconocimiento de los abundantes e inefables bienes que nos concede, encierra la más tremenda e ingrata de las injusticias […]¡Qué pobre idea tienen de la justicia quienes la reducen a una simple distribución de bienes materiales!” (S. Josemaría Escrivá, Amigos de Dios,167, 169).

2) Predicación con justicia
En la práctica, explica S. Gregorio de Nisa: “El temor de Dios enseña a la lengua a hablar lo que conviene, a no decir cosas vanas, a conocer el momento y, la medida en el hablar, y saber decir lo necesario y dar la respuesta oportuna; a no hablar tumultuosamente y a no dejar caer como una granizada, por la impetuosidad en el hablar, las palabras sobre los que nos salen al paso”. La predicación que toma eso en cuenta demuestra tanto prudencia como justicia.

3) Predicación sin justicia
¿Qué pasa si la predicación carece de justicia? Esto nos dice S. Pío X: “Otra manera de hacer daño es la de quienes hablan de las cosas de la religión como si hubiesen de ser medidas según los cánones y las conveniencias de esta vida que pasa, dando al olvido la vida eterna futura […]. El fruto que esta predicación produce es exiguo, ya que, después de oírla, cualquier profano llega a persuadirse de que, sin necesidad de cambiar de vida, él es buen cristiano con tal de decir: Creo en Jesucristo. ¿Qué clase de fruto quieren obtener estos predicadores? No tienen, ciertamente, ningún otro propósito más que el buscar por todos los medios ganarse adeptos halagándoles los oidos; con tal de ver el templo lleno a rebosar, no les importa que las almas estén vacias. Por eso es por lo que ni siquiera mencionan el pecado, los novísimos, ni ninguna otra cosa importante […]; una vez que (los oyentes) han aplaudido al perito de turno, salen del templo igual que entraron, como aquellos que-según San Agustin-se llenaban de admiración pero no se convertían.” (Motu Proprio Sacrorum Antistitum l-lX-l9l0)

4) Hace falta perseverancia
“No basta para ser justos que alguno quiera observar esta virtud esporádicamente en algún determinado negocio, porque prácticamente no existe quien quiera obrar en todos injustamente, sino que es menester que el hombre tenga la firme voluntad de conservarla siempre y en todas las cosas” (Sto. Tomás de Aquino).

5) Hace falta oración
Recordemos que la virtud de la justicia con Dios, o virtud de la religión, se expresa adorando al Señor con piedad, algo propio de la oración. Por eso lo recomienda S. Agustín:“Al hablar haga cuanto esté de su parte para que se le escuche inteligentemente, con gusto y docilidad. Pero no dude de que, si logra algo y en la medida en que lo logre, es más por la piedad de sus oraciones que por sus dotes oratorias. Por tanto, orando por aquellos a quienes ha de hablar, sea antes varón de oración que de peroración, y cuando se acerque la hora de hablar, antes de comenzar a proferir palabras, eleve a Dios su alma sedienta para derramar de lo que bebió y exhalar de lo que se llenó.” (Sobre la doctrina cristiana,4).

Recurramos nosotros también a la oración para pedirle al Señor muchos y muy buenos predicadores santos en nuestros días.

Fuente de citas: Antología de Textos para hacer oración y para la meditación por Francisco Fernández Carvajal

Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Qué otras cualidades aprecian y admiran en los buenos predicadores que hay entre los santos?

Mañana:El bautismo de Jesús – “salió del agua”(Mc. 1, 10)

9 comentarios

  
Noby
Para mi,lo destacable, es en todos los casos,su profetismo,es decir no calculaban,en términos humanos,su predicación,sino que en el silencio,ante Dios,se preguntaban."¿De qué tengo que hablar Señor?",a veces la respuesta la encontraban instantes antes de su predicación en un comentario,una frase,una idea súbita.No,la respuesta de Dios no la tenían en el buzón postal,pero ellos convertían a sus oyentes, porque "buscaban el reino de Dios y su JUSTICIA".
Pax et bonum
11/01/09 11:19 PM
  
fernando
Grácias Lourdes,, por tu perseverancia.
Me has ayudado con el tema de predicaccion - justicia.
Al fin, al que predicamos es el Unico Justo, Jesucristo que paso haciendo el bien, y curando a los oprimidos por el Diablo.
La Paz
11/01/09 11:23 PM
  
María Lourdes
Noby, tras leer su comentario pensé en S. Juan Vianney, el Santo Cura de Ars, que trabajaba mucho preparando sus sermones porque le costaba mucho "en términos humanos". Finalmente, el éxito de sus sermones se debía a sus muchas horas de oración. Muchos de los predicadores santos fueron envidiados y estudiados por otros que intentaban averiguar el secreto de las conversiones que lograban sus palabras. En muchos casos, sus palabras eran muy simples y corrientes, pero el Espíritu Santo las guiaba de una forma especial por las virtudes de los predicadores.

Pienso en S. Maximiliano Kolbe también, que dirigió una pequeña imprenta dedicada a la Inmaculada. Recordaba a los que le ayudaban que el número de las suscripciones no era lo más importante, que "Las almas se ganan de rodillas".

Muchas gracias también por la cita tan apropiada al final de su comentario.
12/01/09 1:36 AM
  
María Lourdes
Fernando, me anima mucho que el Señor use algunas de las palabras en este blog para ayudar a otros. Muchas de las citas de santos en los artículos me han influido de alguna forma u otra a lo largo de mi vida. Ya sabe lo mucho que me inspira también que haya familias misioneras como la suya por el mundo, anunciando el Evangelio con su vida cristiana. Un saludo a su familia desde los Estados Unidos.
12/01/09 1:45 AM
  
ignacio
Maria Lourdes: La justicia [griego dikaiosune] significaba modo de comportarse Dios con los hombres. Eran sus planos, que en Cristo contemplaba el pecado y en los hombres los rescatados. Por eso dirá Jesús al Bautista: Nos conviene cumplir toda justicia (Mt 3,15). E por esa razón quiso ser bautizado. Por esa razón El llevó sobre si todas nuestra maldades; Ha sido traspasado por nuestros pecados, triturado por nuestras iniquidades; el castigo, precio de nuestra paz, cae sobre él, y a causa de sus llagas hemos sido curados (Is 53, 5), O, como dice Paulo 2Cor,21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado en lugar nuestro, para que nosotros seamos en él justicia de Dios. Vemos como justicia implica santidad. Santidad que para el hombre significa perdón de los pecados. Esa justicia nosotros la alcanzamos no pasivamente (Lucero) a través de una fé confidencial, sino ativamente, en sinergia [obrando en cooperación] con la gracia de Dios.
12/01/09 9:55 AM
  
María Lourdes
Estimado Ignacio, muchas gracias por la interesante interpretación de la palabra "justicia" en la cita bíblica sobre el Bautismo de Jesús.

Se suele pensar en la justicia respecto a los demás hombres y estoy de acuerdo con usted en que, sobre todo, "justicia implica santidad". Pero, creo que también se puede matizar entre "la justificación" del hombre en el Plan de Dios (al que se sometía Jesús), que podemos recibir de manera activa e implica el perdón de los pecados, y "la justicia" como virtud cardinal por la cual también se somete el hombre con humildad, como hacen los santos predicadores, pero no tanto para el perdón de los pecados sino para crecer en virtud y agradar al Señor.

Me pregunto entonces si habrá otra palabra griega que aparece en la Biblia para significar esta virtud de la "justicia" a la que me refiero, aunque se pueda dividir en tantas clases de "justicia": conmutativa, general o legal, distributiva, vindicativa. Un saludo en el Señor.
12/01/09 12:17 PM
  
ignacio
Le envío por E-mail un artículo sobre la Justicia en el NT Como está en portugués no puedo encerrarlo en este post. Vale en Xto
12/01/09 8:04 PM
  
María Lourdes
Ignacio, muchas gracias por el interesante artículo que me mandó. Esto es lo que saco del artículo (mi traducción con algunas partes resumidas), que no sé si es correcto porque no hablo portugués (aunque es muy parecido al castellano):

La palabra griega “Dikaiosunë”, “justicia”, viene de la palabra “Dikë”, la diosa del castigo justo, hija de Zeus, que se opone a la violencia. Se representa con una balanza y con los ojos abiertos porque lo ve todo, mientras que la diosa romana “Justitia” tiene los ojos cerrados para representar la imparcialidad. En los Evangelios, “Dikaiosunë” aparece 6 veces en Mateo, una en Lucas y 2 en Juan. Es casi homónima de “hosiotës”, que podríamos traducir como fidelidad en observar los mandatos. Es por eso que S. José es llamado justo, “dikaios”. El texto más claro es Mt. 5, 20, en el que Jesús pide una conducta moral “dikaiosunë” que supera a la de los escribas y los fariseos para entrar en el Reino. La misma palabra aprece 4 veces en los Actos de los Apóstoles, en el que sólo en 17,31 se refiere a una justicia en términos modernos, la equidad con la que se juzgará al mundo, y los otros 3 se refieren a la rectitud moral. En las cartas de S. Pablo aparecen 30 veces en Romanos, 8 en Corintios, 4 en Gálatas, 3 en Efesos, 3 en Filipenses, 4 en Timoteo y 1 en Tito. La justicia es un producto de la gracia de Dios y no de las obras de la ley mosaica. Debemos distinguir entre Dikaiosunë (justicia), “dikaiösis” (justificación) y dikaiosö (justificar). Más adelante se interpreta “Dikaiosunë" como “Justificatio”, que es un acto divino de declarar y hacer justo, sin pecado, al hombre que acepta a Jesús como Mesías o Señor. No es un decreto sino una transformación que se realiza en el bautismo, o sea en la inmersión en Cristo por el nacimiento en el Espíritu.


Ya me dirá si eso es correcto. Si lo entiendo bien, todas derivan de "Dike", pero las Sagradas Escrituras dan un sentido cristiano a las palabras relacionadas a la justicia en sus diversas manifestaciones. Me parece que la misma palabra griega “Dikaiosunë" es interpretada con palabras diferentes en la traducción al latín y que hay casos en que se puede entender como la virtud cardinal, como en el caso de S. José o en la rectitud moral a la que se refiere Jesús para comparar la conducta entre los escribas y fariseos y los que nos llamamos cristianos.

Espero que me dirá si algo no he entendido bien. Muchas gracias de nuevo.
13/01/09 10:32 AM
  
lupis
excelente comentario, Dios les siga iluminando para bien del buen catolica,....bendiciones


--------------------

Lupis, muchas gracias por su apoyo del blog, y sobre todo por sus oraciones.
01/07/12 9:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.