InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: .... 4) S. Juan

18.08.09

La autenticidad de las reliquias de la Santa Cruz de Cristo

La reliquia más grande considerada del “Lignum Crucis” de Cristo se conserva en El Monasterio de Sto. Toribio en Liébana, Cantabria (España), a donde fue llevado con los restos de Sto. Toribio de Jerusalén en tiempos de invasión musulmana desde Astorga. Este santo había sido Guardián de las reliquias en Jerusalén y llevó esa reliquia consigo a Astorga cuando fue nombrado Obispo de esa diócesis española. En 1958 un estudio concluyó que era madera que podría ser de los tiempos de Cristo y de ciprés “Sempervivnes L.”, que abunda en Palestina. [Foto de la reliquia: Francisco J. Díez Martín en Wikimedia Commons]

Leer más... »

17.08.09

Cómo escaparse del maletero de un coche y de otros apuros

El libro “The Official Nancy Drew Handbook” (de la compañía que publica la serie popular “Worst-case scenarios” sobre cómo salir de los peores aprietos) ofrece consejos para escaparse de un maletero de coche cerrado (“How to Escape from a Locked Car Trunk”) [sitio no católico].

El primer consejo es permanecer en calma para evitar la hiperventilación en el caso de pánico, que impediría a uno guardar la razón lo suficiente para poder escapar.

Leer más... »

16.08.09

La mejor razón para viajar

Todos los anuncios publicitarios de las agencias de viajes muestran motivos para viajar que atraen a muchos hacia lejanos destinos.

Podrían ofrecer delicias gastronómicas, la posibilidad de visitar a parientes o a amigos, de conocer al amor de su vida o a conocerle mejor si ya le encontró. El entorno natural o histórico que sirve de fondo a deseos de escape, de conocimiento y de desarrollo cultural también sirve para avances económicos, lingüísticos y religiosos.

S. Roque (c.1300-c.1327) viajó de Montpellier (Francia), a Roma, y de vuelta a Francia por lo que el Papa Juan Pablo I explicó en su última Audiencia General como la mejor razón para viajar:

Leer más... »

15.08.09

¿Murió la Virgen María?

Al lector Norberto le llamó la atención este artículo: “Valencia recuperará una procesión de 1352 para celebrar la fiesta de la Asunción de la Virgen”. En esa procesión, doce hombres vestidos como los apóstoles llevan una estatua de la Virgen yaciente por las calles de la ciudad. Señala el artículo que Jaime I propagó la devoción durante la reconquista, dejando muchas iglesias bajo esta advocación mariana y que: “El culto al misterio de la Asunción fue el más extendido durante la Edad Media dentro de la devoción mariana, hasta que en los siglos XV y XVI fue superado por el de la Inmaculada Concepción.”

A lo largo de los siglos esta fiesta fue llamada también “la Dormición de María”, por lo cual surgieron dudas sobre si la Inmaculada Virgen María, que nunca cometió ningún pecado, experimentó la muerte natural, por ser ésta considerada una consecuencia del pecado. ¿Murió la Ssma. Virgen María?

Leer más... »

14.08.09

Dos problemas que enfrenta un lector por haberse convertido

De pequeño, tras ser reprochado por su madre por una travesura, S. Maximiliano María Kolbe (1894-1941) le preguntó a la Virgen lo que sería de él. Se le apareció la Virgen, preguntándole si quería las dos coronas en sus manos (uno blanco, la pureza, y uno rojo, el martirio), las cuales aceptó. Se hizo franciscano y fundó “La Milicia de la Inmaculada” para promover el amor y el servicio a la Inmaculada, la conversión de las almas a Cristo, por medio del uso de todos los medios de comunicación que estuviese a su alcance.

En Niepokalanów, las ciudades de la Inmaculada que fundó (uno en Japón), se construye la capilla antes que nada. Recuerda a los que difunden el boletín de la organización:"No olviden, muchachos, no se trata de ganar suscritores, sino de salvar almas.“"Es muy importante que se imprima ‘El caballero’ en millones de ejemplares; pero es más importante que con él se envíe una oración, porque cada número ha de ser preparado con la oración, con el postrarnos de rodillas.” “Nuestro mayor trabajo debe ser la oración.”

En 1939 estuvo apresado con sus compañeros tres meses antes de ser liberados en la fiesta de la Inmaculada. En 1941 le llevaron a Auschwitz, donde ofreció su vida por la de un padre de familia condenado al azar al hambre y la sed. Tras tres semanas, le mataron por una inyección. Dando su vida por otro, imitó al Señor, que en el Evangelio del XIX Domingo de Tiempo Ordinario ofreció: “mi carne para la vida del mundo” (Jn. 6, 51).

—————————————-

Los intereses de S. Maximiliano María me recuerdan al lector Bernardo, que como bastantes otros lectores vive en Japón. No sólo es un padre con una hija, sino también un converso. Hace poco me escribió sobre dos problemas que enfrenta debido a su conversión, su vuelta a la Iglesia Católica, dándome permiso para publicar su mensaje porque espera los consejos y las oraciones de los demás lectores.

Leer más... »