27.03.20

San Roque. La Providencia de Dios

En las diferentes circunstancias de su vida, incluso en las más difíciles, san Roque nunca fue abandonado por Dios: Ni en la etapa en la que padeció la enfermedad de la peste ni cuando, de su retorno a su ciudad natal, Montpellier, fue detenido y encarcelado injustamente.

Las palabras de Jesús: “no tengáis miedo” constituyen una invitación a creer, a depositar en Dios nuestra confianza, a saber que en él encontraremos la base estable, la roca firme sobre la que edificar nuestra existencia.

Dios cuida no solo de los gorriones, sino de todo lo creado, conduciéndolo hacia su perfección, hacia su fin último. Y lo hace con sabiduría y amor. Escaparán con frecuencia a nuestro conocimiento los cauces por los que discurre este proyecto divino, pero ha de estar viva en nuestra conciencia la certeza de que somos hijos suyos.

Jesús nos dice también: “no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta su desgracia” (Mt 6,34). No se trata de cultivar la imprevisión en nuestra existencia cotidiana, sino de vivir desprendidos, con la libertad de los hijos, sin cargar sobre nuestros hombros pesadas cargas, a veces quiméricas, que nacen de nuestro miedo y de nuestra incertidumbre.

Leer más... »

26.03.20

San Roque. El dinamismo de la caridad: consolar

Los seres humanos necesitamos encontrar alivio para las penas y fatigas que nos afligen, que oprimen el ánimo, que encogen el corazón. El consuelo es como una bocanada de aire que permite oxigenar nuestro espíritu cuando nos sentimos a punto de desfallecer.

San Roque, haciendo concreta la caridad de la que brotan las obras de misericordia, supo consolar y dar sosiego a los enfermos. Se convirtió así en una imagen próxima, cercana, de Jesucristo, “manso y humilde de corazón”, en quien nuestras almas hallan el verdadero descanso.

Jesús es el Buen Pastor que nos guía con dulzura, que repara nuestras fuerzas: “Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan” (Sal 23).

Como San Roque, debemos ser generosos a la hora de dispensar consuelo: Con nuestra proximidad, con nuestro afecto, con nuestra palabra, con nuestro respeto. No se trata, la mayor parte de las veces, de decir muchas cosas, sino que se trata, ante todo, de saber estar con los que padecen.

El sufrimiento puede sacar lo peor y lo mejor de nosotros mismos. Puede replegarnos en el desencanto y en la amargura o puede, con la ayuda de la gracia, dilatar nuestro corazón para hacerlo semejante al corazón de Cristo. Cuando esto sucede, el que ha sido aquilatado por el sufrimiento se convierte en el más capacitado para el consuelo.

Leer más... »

25.03.20

San Roque. El dinamismo de la caridad: curar

San Roque, asistiendo a los contagiados por la peste, curó a muchos de ellos. Siguió así los pasos de Jesucristo, “que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo” (Hch 10,38).

El enfermo desea la curación, como el ciego de Jericó deseaba recobrar la vista, y Jesús, que hace presente el reino de Dios entre nosotros, obra el prodigio: “tu fe te ha salvado”. Los milagros son signos que Dios realiza para despertar y fortalecer en nosotros la fe; para hacernos capaces de ver la realidad desde una perspectiva nueva, que brota de la luz que viene de lo Alto.

San Roque dispensó todos los cuidados que estaban a su alcance para contribuir a la curación de los enfermos. En ocasiones, a través de él se manifestaba el poder de Dios, que hace nuevas todas las cosas y que, en los momentos de penumbra y de agobio, cuando ya nada bueno cabría esperar, hace posible lo (aparentemente) imposible.

Algunos apestados acudían a San Roque y él, milagrosamente, los libraba de su mal con solo trazar la señal de la cruz sobre su frente. También Jesús se había dejado conmover por el grito de aquellos diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: “Jesús, maestro, ten compasión de nosotros” (Lc 17,13).

Leer más... »

23.03.20

San Roque, los gozos y las angustias

A la hora de la verdad, cuando el Señor nos juzgue, el criterio decisivo será la actitud ante el prójimo necesitado. No caben las omisiones ni podremos escudarnos en una inconsciente y cómoda ignorancia del que no sabe nada ni ha visto nada, porque nada ha querido saber ni ver.

San Roque rompió la burbuja del egoísmo y de la indiferencia escuchando el clamor de los hombres, sus hermanos. La caridad y la misericordia brotan de un corazón abierto a Dios y que, por ello, sabe empatizar con el otro, ponerse en su lugar y, así, emprender la marcha para socorrerlo. San Roque es un peregrino, un romero, que se dirige a la Ciudad Eterna para atender la emergencia de la peste y para asistir a quienes se encuentra por el camino.

Todos somos compañeros de ruta, caminantes que recorren los itinerarios del mundo, los senderos de la existencia. Los cristianos hemos de sentirnos unidos a cada ser humano: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón”, nos enseña el Concilio Vaticano II.

Leer más... »

20.03.20

Jaque de aquí, peste cruel

“Jaque de aquí con este santo Roque,/ peste cruel, que quiere Dios que aplaque/ este bordón con su divino jaque/ todo peligro que a los hombres toque”. Así comienza un poema de Lope de Vega en el que, sirviéndose de una comparación con el juego del ajedrez, celebra el poder del santo protector de la peste.

San Roque tuvo que lidiar con la terrible amenaza de la peste; baste pensar que vivió en el azotado siglo XIV. Como peregrino, se dirigió a Roma, asolada por la epidemia y desplegó una actividad taumatúrgica y caritativa: curar y consolar. Él mismo se contagió en Piacenza, siendo expulsado del hospital y de la ciudad. Se refugió en un bosque, camino de los Alpes, en una pequeña cabaña donde espera la visita de la muerte. Pero la providencia no le abandonó: un perro le llevaba el pan y le lamía las llagas, hasta que finalmente superó la enfermedad.

Tras su muerte, fue enseguida venerado como santo. Su iconografía nos resulta muy cercana: se le representa como un joven peregrino, con una pierna al descubierto que muestra una llaga y, a su lado, un perro con un pan en la boca; a menudo le acompaña un ángel.

San Roque y quienes lo invocaban como protector frente a la peste eran muy conscientes de su vulnerabilidad. Sabían muy bien que podían ser heridos o recibir lesión, física o moralmente. Se relacionaban, de modo cotidiano, con la muerte, encarándola, afrontándola.

Se dice que los jóvenes tienden a creerse invulnerables. No deja de ser una pretensión ilusoria. Les queda, previsiblemente, mucha vida por delante. Pero ese proyecto puede trucarse en cualquier momento, hoy mismo o mañana.

Pero no solo los jóvenes, sino también los que habitamos en países “avanzados”, sea cual sea nuestra edad, tendemos a cubrirnos, a refugiarnos, bajo una capa de protección que intenta ocultar o ignorar la amenaza de la muerte. Nos parapetamos tras nuestras perfectas (imperfectas) democracias, nos cobijamos en la tranquilidad de nuestros sistemas de salud, esperamos que el Estado impida o palíe los males mayores.

Leer más... »