InfoCatólica / La Puerta de Damasco / Categoría: General

5.03.22

Un documento a releer: Instrucción pastoral “Teología y secularización en España”

El 30 de marzo de 2006, la LXXXVI Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española publicó la Instrucción pastoral “Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II”.

Es un texto que conviene volver a leer. Consta de una Introducción y de cuatro capítulos: 1. Jesucristo, plenitud de la Revelación. 2. Jesucristo, el Hijo de Dios vivo. 3. La Iglesia, Sacramento de Cristo. 4. La vida en Cristo. A estos capítulos sigue una Conclusión.

En la Introducción se dice: “la cuestión principal a la que debe hacer frente la Iglesia en España es su secularización interna. En el origen de la secularización está la pérdida de la fe y de su inteligencia, en la que juegan, sin duda, un papel importante algunas propuestas teológicas deficientes relacionadas con la confesión de fe cristológica”.

Y añade: “Los aspectos de la crisis pueden resumirse en cuatro: concepción racionalista de la fe y de la Revelación; humanismo inmanentista aplicado a Jesucristo; interpretación meramente sociológica de la Iglesia, y subjetivismo-relativismo secular en la moral católica”.

¿Qué une a todos estos planteamientos? “El abandono y el no reconocimiento de lo específicamente cristiano, en especial, del valor definitivo y universal de Cristo en su Revelación, su condición de Hijo de Dios vivo, su presencia real en la Iglesia y su vida ofrecida y prometida como configuradora de la conducta moral”.

En el n.21 de la “Instrucción pastoral” se lee: “Constatamos con preocupación cómo las confusiones respecto al Misterio de Cristo y a la concepción católica de la Revelación han llevado a algunos cristianos a la minusvaloración de la oración de petición…”.

En el año 2012 se publicó en la BAC un comentario a esta “Instrucción pastoral”: José Rico Pavés (dir.), “La fe de los sencillos. Comentario a la Instrucción pastoral Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II (2006)”, BAC 2012, 1109 páginas.

Leer más... »

1.03.22

Miércoles de Ceniza: "Rasgad vuestros corazones"

El profeta Joel (2,12-18) exhorta al pueblo a practicar la penitencia para conmover a Dios. Ha de ser una penitencia auténtica, que implique el corazón: “convertíos a mí de todo corazón”, “rasgad vuestros corazones, no vuestros vestidos”. La razón de ser de todos los ritos penitenciales, su finalidad última, es que se encienda “el celo de Dios” por su tierra, para que perdone a su pueblo, porque Dios es “compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en amor”.

Un mensaje semejante lo encontramos en el Salmo 50: “Oh, Dios, crea en mí un corazón puro”, “por tu inmensa compasión borra mi culpa”. La renovación del corazón equivale a una nueva creación. Al final de su carta apostólica Con corazón de padre, dedicada a san José, el papa Francisco escribe: “No queda más que implorar a san José la gracia de las gracias: nuestra conversión”. La gracia de las gracias supone volverse a Dios, apartándose del pecado, y acoger el perdón y la justicia que vienen de lo alto. Se trata de la obra más excelente del amor de Dios; una obra aun mayor que la creación de todo lo visible y lo invisible, porque manifiesta una misericordia mayor, decía san Agustín.

El versículo antes del Evangelio vuelve a incidir en el mismo punto: “No endurezcáis vuestro corazón; escuchad la voz del Señor”. Para el Obispo de Hipona, y para la tradición cristiana, el corazón es el lugar del encuentro del hombre con Dios; con la encarnación de la misericordia de Dios, que es Jesucristo: “redeamus ad cor, ut inveniamus eum” (“regresemos al corazón para encontrarle”).

Leer más... »

25.02.22

Las lágrimas de las cosas

Ayer me encontré, de nuevo, con esta expresión: “Las lágrimas de las cosas”. En la brillante obra - por otra parte, tan actual, gracias ya no a Hitler, sino a Putin - La liebre con ojos de ámbar, de Edmund de Waal, se evoca el exilio en Londres de Viktor Ephrussi, huyendo del nazismo que anexionó Austria a Alemania: “A veces, cuando los nietos volvían del colegio, les contaba la historia de Eneas y su regreso a Cartago. En los muros de la ciudad hay escenas de Troya. Y es entonces, enfrentado con la imagen de lo que ha perdido, cuando Eneas por fin llora. “Sunt lacrimae rerum”, dice. “Hay lágrimas en las cosas”.

Virgilio supo captar que “hay lágrimas en las cosas”. Muchas cosas se echan de menos, porque las cosas nos dicen lo que éramos y lo que somos. Las cosas tienen memoria. Constituyen un polo objetivo, intencional, que determina lo que queremos; en definitiva, lo que recordamos haber sido o lo que, en el futuro, ansiamos ser.

Leer más... »

24.02.22

Próxima publicación: Novena a san Pancracio

San Pancracio, mártir en el siglo IV, murió en Roma en plena adolescencia por su fe en Cristo, siendo sepultado en la vía Aurelia, a dos miliardos de la Urbe. El papa san Símaco levantó una basílica sobre su sepulcro y el papa san Gregorio Magno convocaba a los fieles en torno al mismo sepulcro, para que recibieran el testimonio del verdadero amor cristiano. El 12 de mayo se conmemora el día de su sepultura.

A partir del siglo VI se difundieron sus reliquias y se extendió su culto, haciéndose muy popular. Es representado muy joven, casi niño, vestido con la túnica romana o con el traje militar, y con la palma del martirio.

Aparece portando un libro abierto en el que se lee esta frase: “VENITE AD ME ET EGO DABO VOBIS OMNIA BONA”, que significa: “Venid a mí y os daré todos los bienes”. Esta frase está tomada de Gén 45,17-18: Dijo el faraón a José: “Di a tus hermanos: «Haced lo siguiente: cargad vuestros asnos y regresad a la tierra de Canaán; luego tomad a vuestro padre y vuestras familias y volved acá. Yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto y comeréis lo más sustancioso del país»”.

Leer más... »

9.02.22

¿Cómo predicar?

Es un tema, con frecuencia, recurrente: ¿Cómo predicar? En la práctica, esta pregunta se traduce en otra: ¿Cómo deben predicar los sacerdotes?

Es, casi, una pregunta sin respuesta. Se parte, por lo general, de una base aceptada sin mayores pruebas a su favor: que los sacerdotes predican muy mal. Yo me cuestiono si hay algo que los sacerdotes, en general, hagan bien. También me interrogo si puede haber vocaciones al sacerdocio, en un ambiente, intra y extra eclesial, completamente negativo hacia los sacerdotes.

Para ver cómo se ha de predicar quizá, digo yo, sea conveniente atender a la predicación de Jesús. Reproduzco, a continuación, un post publicado en este blog en 2014:

Homilía para el Domingo XV del Tiempo Ordinario (ciclo A)

“Les habló muchas cosas en parábolas” (Mt 13,3), anota San Mateo refiriéndose a la predicación de Jesús. El Señor anuncia el reino de los cielos, que no es un territorio particular, sino que alude a la soberanía de Dios sobre la humanidad: “El reino de Dios está presente donde está presente la vida, la reconciliación, el gozo, la alabanza a Dios” (A. Amato).

Leer más... »