La inteligencia artificial

Alpha Zero

¿Pueden pensar las máquinas? Obviamente, eso depende de lo que entendamos por “pensar”. El asunto es que los que plantean y responden esta pregunta suelen saber mucho acerca de máquinas, pero no han dedicado a la filosofía el tiempo suficiente como para tener una idea clara de lo que es “pensar”.

Por ejemplo, sabemos que la suma de los ángulos de un triángulo equivale a 180 grados. Pero si le pedimos a alguien que dibuje ese triángulo, no va a poder, porque a lo sumo logrará dibujar un triángulo equilátero, o un triángulo escaleno, o un triángulo isósceles, pero el tener la suma de los ángulos igual a 180 grados no es propiedad de ninguno de ellos en particular, sino que es común a todos ellos, es algo propio de la esencia o naturaleza del triángulo, la cual, sin embargo, no es algo de orden sensible y dibujable, sino de orden abstracto, es decir, inmaterial.

———————————————–

Es notable que el filósofo Berkeley haya querido usar este hecho para negar que tengamos conceptos abstractos y universales. Su argumento, puesto en lenguaje de entrecasa, viene a ser que si tuviésemos idea del triángulo en general, podríamos dibujarla, como no podemos, no la tenemos. Bueno, lo que él viene a decir en realidad es algo así como que si tuviésemos ideas abstractas, las podríamos imaginar, y como no podemos hacerlo, porque sólo podemos imaginar, diríamos nosotros, triángulos equiláteros, o isósceles, o escalenos, pero no el triángulo en general, entonces no las tenemos.

Dice Berkeley en su “Tratado sobre los principios del conocimiento humano”:

Que los demás tengan esta maravillosa facultad de abstraer sus ideas, es cosa que ellos podrán decir mejor que nadie. Por lo que a mí respecta, yo encuentro, ciertamente, que poseo la facultad de imaginar o de representarme las ideas de las cosas particulares que he percibido, y de las otras varias que resultan de combinar­ las y dividirlas. Así, puedo imaginar un hombre con dos cabezas, o la parte superior de un hombre unida a un cuerpo de caballo. Puedo también considerar la mano, el ojo y la nariz por separado, es decir, haciendo abstrac­ción del resto del cuerpo. Pero siempre que imagino una mano o un ojo, éstos han de tener una forma y un color particulares. Del mismo modo, la idea de hombre que yo me formo, ha de ser siempre la de un hombre blanco, o negro, o bronceado, o derecho, o torcido, o alto, o bajo, o de mediana estatura. Por muchos esfuerzos que haga, no puedo concebir una idea abstracta como la que ha quedado descrita más arriba. Y me resulta igualmente imposible formarme una idea de un movimiento que esté separado del cuerpo que se mueve y que no sea ni rápido, ni lento, ni curvilíneo ni rectilíneo. Y lo mismo podría decir de todas las demás ideas abstractas, cuales­ quiera que éstas sean. Para ser claro: reconozco que puedo abstraer en un sentido, como cuando considero algunas partes o cualidades particulares separadas de otras que, aunque de hecho se le unan en algún objeto, es posible que puedan existir sin ellas. Pero niego que yo posea la facultad de abstraer, o de concebir separada­ mente cualidades a las que les resultaría imposible existir separadas de esa manera; niego, asimismo, que yo pueda formarme una noción general haciendo abstracción de los particulares según el modo que se ha dicho. Y son estas dos últimas las acepciones más propias del término abstracción. Hay fundamento para pensar que la mayoría de los hombres reconocería estar en mi caso.”

No es propiamente que el movimiento abstractamente considerado no sea ni rápido ni lento ni curvo ni rectilíneo, porque entonces no podría haber movimientos rápidos, o lentos, o curvos, o rectilíneos. El concepto universal no incluye lo particular, pero tampoco lo niega. Precisamente, prescinde, abstrae de ello.

En definitiva, Berkeley nos da aquí un ejemplo claro de tomar una cuestión por el lado equivocado. Presupone que “pensar” e “imaginar” es lo mismo, es un empirista que reduce el pensamiento a lo sensible, por tanto, a la percepción y la imaginación. Lo correcto, obviamente, es partir del hecho desnudo de que sí tenemos la idea del triángulo en general, porque sabemos cosas de él, por ejemplo, que la suma de sus ángulos equivale a 180 grados. Luego de aceptada esa cruda realidad, habrá que concluir entonces, ahora sí en buena lógica, que esa idea o concepto no es de orden sensible, ni tampoco por tanto imaginable, y que por tanto la inteligencia y la imaginación son cosas distintas.

———————————————–

No estamos diciendo, obviamente, que exista en alguna parte el “triángulo en sí”, que no es ni equilátero, ni isósceles, ni escaleno. El universal, según el realismo moderado aristotélico, no existe en la realidad del mismo modo en que existe en la mente. Pero alcanza con que en la mente sea algo abstracto e inmaterial para que ya no sea el cerebro el que piensa.

Pero entonces es claro que las máquinas no piensan, porque el “pensar” supone el manejo mental, por así decir, de esos conceptos abstractos e inmateriales como el del “triángulo”, el “ser humano”, que no es ni solamente varón ni solamente mujer, ni solamente gordo o flaco, bajo o alto, joven o viejo, etc.,. etc., sino solamente lo común a todos esos humanos.

O sea, no dibujable, tampoco.

Imaginemos a alguien que vaya a un zoológico a preguntar dónde está la jaula del “animal”

Es claro que ninguna de esas entidades mentales abstractas va a poder ser encontrada nunca perdida entre los cables y los tornillos de alguna computadora, como tampoco se la podrá hallar perdida entre las neuronas y otras células de nuestro cerebro.

Por eso también, el que las modernas “inteligencias artificiales” imiten nuestras redes neuronales tampoco cambia la verdad de la cuestión.

———————————————–

Claro, esto ha dado pie a que algunos defensores de la inmaterialidad de la inteligencia, como Eccles, hayan ido a dar a un dualismo de tipo platónico o cartesiano: la mente y el cuerpo serían dos sustancias completas, a partir de lo cual el tema de cómo se relacionan, comunican e interactúan entre sí se vuelve un misterio insoluble, por ejemplo, cómo llegan a la sustancia espiritual las sensaciones que afectan ante todo a los órganos de los sentidos de la sustancia material.

Toda la filosofía moderna a partir de Descartes se debatió con este (falso) problema, que dio lugar a “soluciones” tan fantásticas como la “armonía preestablecida” por Dios entre dos sustancias que en realidad nunca interactúan entre sí aunque así lo parezca (Leibnitz), o el panteísmo de Spinoza que corta por lo sano diciendo que en realidad hay una sola sustancia en todo el universo, o el ocasionalismo de Malebranche que dice que en realidad el único que actúa es Dios y que las creaturas son solamente “ocasiones” para que Dios actúe.

La modernidad estaba bajo el signo fatídico de haber dejado de lado a la Escolástica medieval y principalmente al tomismo, el cual, aceptando la complejidad propia de lo real, reconoce que el ser humano es una única sustancia, compuesta de dos principios metafísicos que son la forma sustancial y la materia.

———————————————–

Esa forma sustancial, cuando es principio de operaciones vitales, se llama “alma”, y cuando esas operaciones vitales son inmateriales y espirituales, como lo son las operaciones de la inteligencia y la voluntad, se llama “alma humana”.

Como la unidad sustancial del alma y el cuerpo en el hombre, entonces, es para el bien del ser humano, porque es su misma naturaleza, quiere decir que el funcionamiento de las facultades espirituales, por ejemplo, la inteligencia, va ser en un sentido independiente del cuerpo, porque son facultades espirituales e inmateriales, y en otro sentido, dependiente del cuerpo.

Los ángeles, por ejemplo, no tienen ese problema, porque al ser puramente inmateriales, sus facultades de inteligencia y voluntad trabajan exclusivamente en la línea de lo inmaterial.

Pero en el ser humano, Santo Tomás distingue entre las facultades operativas que son facultades del compuesto de alma y cuerpo, y ahí están por ejemplo los sentidos externos, que dependen de órganos físicos como el ojo o el oído, y las facultades operativas que son facultades del alma sola, y ahí están la inteligencia y la voluntad, porque sus objetos son inmateriales, como ya vimos para la inteligencia con el ejemplo del triángulo, y por tanto, no son conocidos mediante órgano alguno (tampoco mediante el cerebro).

Por eso mismo, esas mismas facultades son inmateriales, y por tanto, el alma misma de la cual son facultades, es inmaterial, capaz de existir separada de la materia, como el objeto de la inteligencia está separado de la materia (un triángulo material sólo puede ser o equilátero, o isóceles, o escaleno), porque el obrar sigue al ser.

En propiedad de términos, la que piensa es la persona humana, no su inteligencia ni su cerebro, porque es la persona el sujeto de los actos que realiza mediante sus diversas facultades. Sòlo que, como venimos diciendo, el pensar lo realiza mediante la inteligencia, no mediante el cerebro

———————————————–

Y no termina ahí la cosa, porque la unión sustancial de alma y materia (esta expresión me parece más rigurosa que la de “alma y cuerpo”, porque el cuerpo es la cosa corpórea, y la cosa corpórea es sustancia compuesta de forma (en este caso, alma) y materia) lleva a que la misma inteligencia inmaterial del hombre necesite de los sentidos para poder conocer.

En efecto, dado que el cuerpo no está de adorno en el ser humano, “nada hay en la inteligencia que no haya estado antes en los sentidos”, como dice Aristóteles y lo vuelve a decir el Aquinate. Nuestra inteligencia, enseña el Filósofo, al venir al mundo es como una “tabla rasa” en la que nada hay escrito, pero todo se puede escribir, a medida que esa inteligencia nuestra vaya abstrayendo de la experiencia sensible los conceptos abstractos y universales, por ejemplo, cuando luego de haber visto triángulos del tipo que sea, equiláteros o isósceles o escalenos, forme el concepto del “triángulo” en general.

A propósito puse “o” en vez de “y”, porque la abstracción del concepto no es como hacer un promedio de nuestra experiencia, sino que es actualizar intelectualmente la esencia que está, cognoscitivamente hablando, en potencia en el dato sensible particular, para lo cual no hace falta un número grande o pequeño de esos datos sensibles, puede bastar uno solo.

Es decir, un triángulo escaleno es ante todo un triángulo. Por las condiciones inevitables de la existencia de los seres materiales, esa “triangularidad” está en él limitada a las características propias del escaleno, y por eso, no se manifiesta actualmente en la percepción sensible del escaleno la esencia universal del triángulo, que es también la del isósceles y la del equilátero. Pero como esa esencia está ahí de todos modos, está en potencia de manifestarse actualmente, una vez que la inteligencia despoje por la abstracción al triángulo escaleno de sus condiciones materiales de existencia y por tanto, de su “escalenidad”, y lo deje en mero triángulo sin más, pero claro, triángulo abstracto, inmaterial.

Por eso mismo, triángulo inimaginable e indibujable, para escándalo de todos los que como Berkeley confunden la inteligencia con la imaginación.

Esto supone, obviamente, que hay esencias de las cosas, lo cual es negado por el nominalismo que viene del siglo XIV con Ockham, y que impregna las mentes de la mayoría de los que hablan de la “inteligencia artificial”.

———————————————–

Ahora bien, necesitar de los sentidos, es necesitar del cerebro, que es como el órgano central de los sentidos, el “servidor” al que van dar las “terminales” que son la vista, el oído, el gusto, el tacto y el olfato.

De ahí la curiosa situación de la inteligencia humana, que realiza su acto propio, pensar, con total independencia del cerebro, pero que al mismo tiempo depende del cerebro para realizarlo. Veamos cómo disipar esa aparente contradicción.

La inteligencia abstrae de los datos de los sentidos los conceptos, como “hombre”, “perro”, “caballo”, con los cuales simplemente “menta” algo, sin afirmar ni negar nada todavía. Eso lo hace en una operación posterior, que es el juicio, en la cual une dos conceptos como sujeto y predicado, por ejemplo, y ahí sí afirma o niega, y puede estar en la verdad o en el error: “Los caballos son mamíferos”, “Los caballos vuelan”.

Y luego, la inteligencia puede relacionar dos juicios entre sí para sacar una conclusión, eso es el razonamiento: “Todos los caballos son mamíferos, y los percherones son caballos, por tanto, los percherones son mamíferos”.

Es decir, una vez que, partiendo de las imágenes sensibles que tienen su sustento en el cerebro, ha abstraído los conceptos, que son como el átomo del pensamiento, la inteligencia le da las gracias al cerebro y lo despide gentilmente, dedicándose en adelante a formular juicios y a hacer razonamientos ella sola, es decir, sin que el cerebro intervenga para nada en la conexión de los conceptos en el juicio o de los juicios en el razonamiento, porque esa conexión no tiene nada de sensible ni de físico, sino que es inmaterial.

Aclarando además que si para abstraer los conceptos de las imágenes sensibles la inteligencia necesita del cerebro, para contemplar el contenido inteligible de esos conceptos en la primera operación del espíritu, que es la “simple aprehensión“,  y que es anterior al juicio y al razonamiento, ya necesita solamente de sí misma, porque ese contenido abstracto y universal, ya inmaterial, trasciende totalmente lo sensible

Por eso la misma dependencia de la inteligencia respecto del cerebro en la formación de los conceptos es solamente del orden de la causalidad material: el cerebro le ofrece al intelecto las imágenes sensibles de donde el intelecto, él solo, abstrae el concepto inteligible e inmaterial, que supera infinitamente la imagen sensible, en la cual estaba en potencia, pero una potencia que sòlo puede ser actualizada por la energìa inmaterial del intelecto.

No es tampoco, obviamente, que las imágenes sensibles como tales estén en el cerebro, porque si lográsemos viajar dentro de un cerebro humano en funcionamiento veríamos neuronas, pero no imágenes de Superman o de lo que fuese que la persona estuviese imaginando. Los sentidos y la imaginación siguen siendo facultades del compuesto de alma y cuerpo. Pero el hecho es que al tratarse de imágenes sensibles se entiende que tengan una base o fundamento en el cerebro, a diferencia de los conceptos abstractos, que por ser inmateriales, no pueden tenerla.

———————————————–

Un ejemplo claro de lo dicho es el juicio ya mencionado: “La suma de los ángulos de un triángulo es igual a 180 grados”. Esto no se conoce por la experiencia, es decir, por los sentidos, porque es una verdad universal, que se aplica a todo triángulo pasado, presente, futuro o meramente posible, trascendiendo así infinitamente toda experiencia que podamos hacer.

Eso se conoce por demostraciones geométricas, pero ellas son posibles porque existe realmente un nexo necesario entre “ser un triángulo” y “tener la suma de los ángulos igual a 180 grados”, es decir, existe una esencia del triángulo que tiene ciertos componentes necesarios y de la cual se derivan necesariamente ciertas propiedades, y nuestro concepto del “triángulo”, abstraído de la experiencia sensible, nos permite conocer de algún modo esa esencia.

Del mismo modo, la relación de “consecuencia necesaria” que se da entre las premisas y la conclusión de un razonamiento no es algo captable por los sentidos.

Por eso toda nuestra ciencia es de lo universal, se puede hacer un congreso científico sobre el hombre, no sobre Luis Gómez.

Esa apertura a lo universal y necesario es la marca, precisamente, de la superioridad del espíritu sobre la materia y del puesto absolutamente singular del hombre en el cosmos, que diría Max Scheler.

Las máquinas van exactamente por el lado opuesto, que es la acumulación de datos particulares, que en esencia, queda infinitamente por debajo de la apertura a lo universal. Lo universal no es lo general, no es lo que ocurre estadísticamente la más de las veces, es lo que necesariamente ocurre siempre, porque no puede no ocurrir, porque las esencias de las cosas son las que son.

Claro, por eso mismo las máquinas nos superan totalmente allí donde lo que se busca son justamente las regularidades estadísticas, que ellas unen además a la tremenda capacidad de almacenamiento de datos y velocidad de procesamiento.

———————————————–

Es claro que nuestra inteligencia continuamente puede abstraer, como continuamente puede juzgar y razonar. En los procesos de aprendizaje intervienen las neuronas y las redes neuronales, porque en el aprendizaje la imaginación juega un papel fundamental, véase para eso la necesidad de los ejemplos al explicar un tema cualquiera. El mismo Santo Tomás reconoce que no podemos formar un concepto abstracto sin tener presente en la imaginación una cierta imagen sensible, y así, si prestamos atención a lo que ocurre en nuestra mente cuando pensamos, veremos que continuamente estamos manejando imágenes aún a propósito de las cosas más abstractas, como el acto, la potencia, la esencia, la sustancia, el accidente, sólo que esas imágenes son solamente como el trampolín para que la inteligencia (no la imaginación) dé el salto hacia el concepto abstracto e inmaterial, no son ese concepto mismo.

Lo anterior explica también por qué las lesiones cerebrales pueden impedir ciertos funcionamientos de la inteligencia, sin que por ello se deba concluir que el que piensa es el cerebro.

Así que el tomismo supera a la vez los errores contrarios del materialismo, para el cual el que piensa es el cerebro, y el dualismo antropológico platónico o cartesiano, para el cual el pensamiento es totalmente independiente del cerebro. La clave es la unidad sustancial del ser humano, compuesto de alma y cuerpo, que no son dos sustancias completas, sino dos principios metafísicos constitutivos de la única sustancia, es decir, cosa capaz de existir en sí misma y no en otro, que es el hombre.

El tema del dualismo antropológico, por ejemplo, está muy bien explicitado en la reciente conferencia del Card. Ladaria sobre la Encíclica “Humanae Vitae”, donde también presenta la conexión con el transhumanismo y la robótica. Para una perspectiva cartesiana en la que el hombre es “cosa pensante” unida inexplicablemente a una “cosa extensa” que es el cuerpo, este último queda fácilmente fuera de la naturaleza humana y puede pasar a ser considerado como un instrumento modificable a voluntad.

O inversamente, se deja en la trastienda por problemática y no verificable empíricamente a la “cosa pensante”, y aparece el “hombre máquina” de La Mettrie, el continuador materialista de Descartes, a partir de lo cual ya es lógico concluir que la “inteligencia artificial” es verdadera inteligencia, desde que la misma inteligencia humana ha quedado supuestamente reducida a un mecanismo

———————————————–

Lo que han hecho los cultivadores de la “inteligencia artificial” es imitar el funcionamiento de las redes neuronales cerebrales. Al hacerlo, han tomado al pensamiento humano por así decir, por su cara inferior, material, o mejor aún, el presupuesto material del pensamiento humano, no el pensamiento humano mismo.

En particular, por lo que he podido entender, las redes neuronales artificiales han logrado imitar el funcionamiento de nuestro cerebro asignando un “peso” mayor a las conexiones que se muestran adecuadas, por así decir, en el proceso del aprendizaje.

Y así, los creadores de Alpha Zero, por ejemplo, le han dado a esa “inteligencia artificial” nada más que las reglas del ajedrez, y la han puesto a jugar nueve horas contra sí misma, a una velocidad tremenda de no sé cuántas partidas por minuto. Al principio obviamente jugaría peor que nadie, pero fue asignando los “pesos neuronales” a las distintas jugadas en las distintas posiciones según los resultados de cada partida, y al final se convirtió en el mejor jugador de ajedrez del planeta, que puede perder partidas individuales, pero es invencible en un “match” por ejemplo al primero que gane 20 partidas.

Algo así hemos visto también con el traductor de Google, que al principio parecía Tarzán de los monos, y que hoy traduce sin error, a veces, textos filosóficos de gran sutilidad de expresión. Al parecer fuimos nosotros los que le enseñamos a traducir, poniéndole textos para que los tradujera.

Es más, Alpha Zero no es como Stockfish, por ejemplo, que es el más potente de los programas tradicionales de ajedrez, que se hacen poniéndoles dentro, por así decir, toda la sabiduría ajedrecística que la humanidad ha acumulado durante siglos sobre aperturas y esas cosas. Alpha Zero comenzó, como dije, nada más que con las reglas del ajedrez, y al final de esas nueve horas reconstruyó toda la teoría ajedrecística que se ha venido formando desde el Renacimiento más o menos, y hasta parece que mejoró algunas cosas donde la naturaleza humana habría incluido cierto sesgo.

Justamente, para probar a Alpha Zero lo pusieron a jugar contra Stockfish en un match de un montón de partidas, donde al final la inteligencia artificial ganó en forma arrolladora, a pesar de haber perdido algunas partidas. Eso sí, con muchísimas tablas.

En definitiva, la única verdadera inteligencia que hay ahí es la humana, que ha sido capaz de idear y producir esos prodigios. Eso mismo vale, obviamente, para el caso de que seamos capaces de diseñar un programa que a su vez pueda diseñar otros programas.

———————————————–

En cuanto al futuro, es obviamente ambiguo. Nada impide que esos programas cuyo funcionamiento interior desconocemos santamente, tengan directrices puestas por sus creadores aparte del solo “aprendizaje” basado en esa imitación de las conexiones neuronales. Nada impide que sean una fuente colosal de recopilación de información sobre todos y cada uno de nosotros, que lleven a que alguien sepa más de cada uno de nosotros que el mismo interesado. Es preocupante que un día queden a cargo del funcionamiento de buena parte de nuestra civilización, tomando “decisiones” que serán inapelables basados nada más que en fríos cálculos, sin moral alguna, o sin otra moral que la que hayan podido recopilar de su mismo funcionamiento, o en directrices ocultas puestas por estas personas que sabemos que están tan preocupadas por la según ellas excesiva cantidad de humanos que hay en el planeta.

Por ahí se entiende la propuesta del Card. Eikj de interactuar con estos “robots” para enseñarles algunas cosas, que oigan la otra campana, etc. Por la contraria tenemos el hecho de que hay que dar demasiado información personal, a mi juicio, para poder ingresar, digamos, a ChatGPT. A lo mejor en un futuro próximo aparece un modelo en el que no sea necesario poner el número del celular.

 

 

40 comentarios

  
Svernikovski
Muy esclarecedor el artículo, me ha ayudado a entender bien toda esta cuestión.

-------------------------------

Me alegro mucho, gracias y saludos cordiales.
23/05/23 8:42 PM
  
Jorge
la IA no es inteligencia, es sólo software más de gestión de base de datos, datos que los usuarios alimentan en su interacción con las redes, arrojando el resultado más problable, de acuerdo a como estén configurados sus algoritmos.

Respecto de la afirmación “nada hay en la inteligencia que no haya estado antes en los sentidos”, creería que no está lejos del empirismo filosófico.

---------------------------------

Esa afirmación, que originalmente es de Aristóteles, la entienden los empiristas con un agregado, que es "y nada hay en la inteligencia que vaya más allá de lo sensible", de donde concluyen lógicamente que inteligencia e imaginación son lo mismo.

En cambio, Aristóteles y Santo Tomás la entienden con otro agregado, que dice "en los datos de los sentidos está en potencia lo inteligible, que trasciende infinitamente lo sensible, y es actualizado por la abstracción del intelecto", el cual, por lo tanto, es esencialmente distinto de la imaginación.

Curiosamente, la tesis de Aristóteles y Santo Tomás es más acorde con nuestra experiencia que la de los empiristas.

Saludos cordiales.
23/05/23 8:53 PM
  
Alfredo
"A lo mejor en un futuro próximo aparece un modelo en el que no sea necesario poner el número del celular"

También está la opción del chatbot de IA de Bing (creado por la misma empresa que creó ChatGPT), la cual se accede por el buscador de Microsoft Edge. En este caso no necesitas ingresar tu numero de celular.

-------------------------

Buen dato, gracias y saludos cordiales.
23/05/23 9:09 PM
  
Luis López,
En este interesantísimo articulo, que comparto no he terminado de entender una cosa. Si defendemos la inmaterialidad de la inteligencia, que eleva los elementos sensibles captados por los sentidos a la categoría de conceptos inteligibles, parece según su artículo que no sería necesario el cerebro "porque esa conexión no tiene nada de sensible ni de físico, sino que es inmaterial".

¿Entonces qué función real tiene el cerebro humano? ¿Por qué el daño del cerebro afecta a la inteligencia? Muchas gracias y un saludo

---------------------------------

Es que como digo ahí, para elevar los datos de los sentidos a la categoría de conceptos inteligibles hay que disponer de esos datos, y para eso es necesario el cerebro, amén de que en el uso mismo de esos conceptos inteligibles debemos volvernos una y otra vez a las imágenes y ejemplos sensibles.

De ahí la dificultad propia de la concentración intelectual, porque se trata cada vez de dar ese salto de lo sensible a lo inteligible, haciendo funcionar el intelecto.

Es decir, una cosa es la obtención de los elementos del pensamiento, que son los conceptos, y otra cosa su uso para pensar y conocer, que es lo que es en sí mismo independiente del cerebro, y todavía en ese uso mismo hay que estar apoyándose continuamente en las imágenes sensibles, como el que camina ayudado por un bastón.

Pero esas imágenes sensibles no alcanzan para dar razón de lo conocido intelectualmente, sobre todo de la universalidad y necesidad de algunas verdades que conocemos con nuestros conceptos, juicios y razonamientos. Podré necesitar alguna imagen sensible para formar el concepto de un polígono de mil lados, pero es claro que no puedo propiamente imaginarlo, y que nada tiene que hacer nada que sea de orden material en mi conocimiento de las propiedades de una figura así. Lo sensible es siempre particular y contingente, no puede asegurar la validez de un conocimiento universal y necesario.

Recordando que hay que distinguir también entre la obtención del concepto por la abstracción, y la contemplación intelectual del objeto del concepto, que en lógica se denomina la "simple aprehensión"; la cual es anterior al juicio y al razonamiento, y también es exclusivamente intelectual e inmaterial.

Saludos cordiales.
23/05/23 10:03 PM
  
FSolano
La inteligencia incluye la capacidad de abstracción, por lo tanto solo el hombre es inteligente. La inteligencia de los animales y de todos esos robots solo puede llamarse inteligencia en sentido equívoco.

--------------------------------

Y más equívoco en el caso de los robots, porque los animales al menos sí conocen, aunque sólo sea sensiblemente.

Saludos cordiales.
23/05/23 10:16 PM
  
Paco
No está bien jugar a ser dioses.........

--------------------------------

Hay que distinguir las tecnologías y el uso que se hace de ellas. El ser humano tiene la inteligencia, don de Dios, con la cual puede fabricar muchas cosas que no son naturales, sino artificiales. Eso es parte también de la naturaleza humana. Aquí no se está creando seres inteligentes, ni seres vivos, así que tampoco se puede de ese modo jugar a ser Dios, por más que algunos hagan declaraciones un poco delirantes.

Claro, cuanto más poderosa es una tecnología, mayor es el peligro que entraña su mal uso, por parte de una humanidad que sufre las consecuencias del pecado original. Pero los abusos de las cosas no condenan a las cosas en sí mismas consideradas.

Saludos cordiales.
23/05/23 11:51 PM
  
Federico Ma.
Muy buen post: gracias, Néstor.

En principio, no sería imposible la producción artificial de la vida por parte del hombre ni, por tanto, de cognoscentes al nivel sensitivo, mediante una organización de la materia desde la cual sería educida, artificialmente, una forma sustancial animadora (o alma), ¿no es así?

---------------------------------

No me queda claro que eso sea posible. En principio, las producciones artificiales son de orden accidental, consisten en la reunión de diversas sustancias que se relacionan entre sí de algún modo, y la relación es un accidente.

Si el ser humano pone en contacto dos elementos naturales que luego reaccionan entre sí, ahí ya no es el ser humano, sino la naturaleza quien está obrando.

Según eso no se puede producir vida artificialmente a partir de elementos inanimados. Otra cosa es la materia orgánica, como la urea, que fue sintetizada hace años, pero no era materia viviente.

Saludos cordiales.
24/05/23 1:43 AM
  
Federico Ma.
¿Y a qué te refieres con "pesos neuronales"?

Gracias.

-----------------------------------

Copio de un "link" que incorporé al texto del artículo:

"Como se ha mencionado el funcionamiento de las redes se asemeja al del cerebro humano. Las redes reciben una serie de valores de entrada y cada una de estas entradas llega a un nodo llamado neurona. Las neuronas de la red están a su vez agrupadas en capas que forman la red neuronal. Cada una de las neuronas de la red posee a su vez un peso, un valor numérico, con el que modifica la entrada recibida. Los nuevos valores obtenidos salen de las neuronas y continúan su camino por la red."

"Para conseguir que una red neuronal realice las funciones deseadas, es necesario entrenarla. El entrenamiento de una red neuronal se realiza modificando los pesos de sus neuronas para que consiga extraer los resultados deseados. Para ello lo que se hace es introducir datos de entrenamiento en la red, en función del resultado que se obtenga, se modifican los pesos de las neuronas según el error obtenido y en función de cuanto haya contribuido cada neurona a dicho resultado. Este método es conocido como Backpropagation o propagación hacia atrás. Con este método se consigue que la red aprenda, consiguiendo un modelo capaz de obtener resultados muy acertados incluso con datos muy diferentes a los que han sido utilizados durante su entrenamiento."

//www.atriainnovation.com/que-son-las-redes-neuronales-y-sus-funciones/

Y de otro sitio:

"Las redes neuronales profundas, o redes de aprendizaje profundo, tienen varias capas ocultas con millones de neuronas artificiales conectadas entre sí. Un número, denominado peso, representa las conexiones entre un nodo y otro. El peso es un número positivo si un nodo estimula a otro, o negativo si un nodo suprime a otro. Los nodos con valores de peso más altos tienen mayor influencia en los demás nodos."

//aws.amazon.com/es/what-is/neural-network/

Saludos cordiales.
24/05/23 1:45 AM
  
JSP
1. Señor Néstor, voy a dar un paso más en lo referente al pensamiento humano a diferencia de la programación lógica por un humano en una máquina para que trabaje calculando automáticamente por él.
2. Dice usted: "El asunto es que los que plantean y responden esta pregunta suelen saber mucho acerca de máquinas, pero no han dedicado a la filosofía el tiempo suficiente como para tener una idea clara de lo que es “pensar". Hay que añadir que los filósofos también deberían dedicar tiempo a la Ciencia, porque la matemática es producto del pensamiento humano, pero la matemática no hace que ocurra nada real.
3. Para anular la tontería del término "inteligencia artificial", que sólo es Big data relacional, y para entender lo que es pensar, hagamos la siguiente pregunta: ¿por qué brilla el sol?
4. La filosofía puede responder: porque está hecho de una cosa brillante. Pero, esto es no decir nada, no es inteligencia.
5. ¿Una máquina se haría esta pregunta por si sola, le importaría algo el que el sol brille o no brille, cuál sería su objetivo en hallar la respuesta y cuál sería su finalidad?

------------------------------------------

Lo de las matemáticas no lo entendí.

El tema de porqué brilla el Sol no es un tema de la Filosofía.

Las máquinas no pueden hacerse preguntas.

Saludos cordiales.
24/05/23 8:59 AM
  
Alan
"...que es lo que es en sí mismo independiente del cerebro,..."

Y eso lo demuestra... ¿como? ¿simplemente como peticion de principio que debemos aceptar?

Si "pensar y conocer" son independientes del cerebro, no hace falta cerebro para pensar y conocer, el cerebro es un mero capturador de informacion y sensaciones que luego se procesan por...ah, que no hay pruebas de que haya algun "por", que es como lo sobrenatural o, como decia un comentarista, lo ultrafisico, que debemos creer que exiten por que podemos definirlos...vale.

--------------------------------

En efecto, que luego se procesan por la inteligencia, que no tiene nada de sobrenatural, es que la naturaleza humana incluye lo inmaterial.

La prueba es todo eso acerca del triángulo y demás objetos inmateriales del pensamiento. "Ultrafísico" suena a cosa terrible, "inmaterial" es lo mismo y es más claro.

Saludos cordiales.
24/05/23 9:48 AM
  
Marta de Jesús
Cuando la gente habla de jugar a ser dioses, no creo que sea únicamente pensando en cosas delirantes, sino en lo que está pasando ya mismo y lo que se ve venir. Además la realidad supera la ficción, como suele decirse. El querer dejar a Dios de lado y crear la vida en laboratorio, no como pidió Dios como instrumentos colaboradores desde el acto matrimonial, es una realidad cada vez más a la vista. Gatacca ya no es solo una película de hace 30 años, es un interés muy claro de las personas con poder. Las posibilidades de los robots las iremos viendo. Aunque no sean inteligencia, como dicen, pretenden ser una imitación artificial, hasta en su apariencia, de ahi el nombre, entiendo yo. Si hay hombres que consiguen engañarnos haciéndose pasar por mujeres, y viceversa (al menos durante un tiempo), nos podemos preguntar si podrán parecerse tanto a nosotros como para hacer pasar por humanos a máquinas. Eso se veía en Blade runner, creo recordar. Las personas no sabían ante quien estaban, si ante otra persona o un robot. Parece que en el futuro vivirán en un Gran Hermano, incluso mental, lleno de engaños. Quizá como siempre ha ocurrido, pero ?más conscientes de ello? Solo quedará clamar al Cielo. De estar apegados a la vida terrestre, como ocurre ahora, a pedir a Dios rápido billete de vuelta a Casa. Aunque realmente no serán nunca nosotros, no veo tan desafortunado el nombre, en cuanto a imitación. Tienen su creador, como nosotros. La creación es de una apariencia similar. Y serian moldeados por el creador, como nosotros. Pretender crear la vida en laboratorios y pretender crear máquinas imitadoras de la obra de Dios, ese binomio, es lo que llaman jugar a ser dioses. Además realmente creo que están tentados por ello.

--------------------------------

Es que el hecho mismo de jugar a ser Dios ya es delirante. Porque además el hombre no puede crear nada, en sentido estricto del término, que es producir la totalidad del ser del efecto, y por tanto, "ex nihilo", sin materia previa independiente del acto creador.

Puede llegar a suceder que en el futuro no podamos distinguir a un robot de una persona, pero eso es un problema de nuestro conocimiento, no de la realidad, en la cual las personas son personas y los robots, robots.

En esto del NOM, sin negar obviamente la realidad tremenda y nefasta, hay también mucho de lo que en el póker se llama "bluff" y en el truco "correr a ponchazos" o "mentir".

En cuanto a crear vida en laboratorios, como dije, no me parece posible, al menos hasta tener argumentos fuertes en sentido contrario. La vida depende de la forma sustancial de las cosas, mientras que la actividad artificial humana se queda en el plano accidental, es decir, reuniendo sustancias entre sí mediante relaciones, que son accidentes, como se reúnen los pigmentos en un cuadro o las piezas en un motor.

Saludos cordiales.
24/05/23 10:27 AM
  
Marta de Jesús
Una anécdota, que ya comenté en otro post. Repito por su posible interés.

Un profesor comentó en una clase de etiología animal (veterinaria) que había visto con sus propios ojos cómo manipulaban a un toro a través de un chip cerebral al que accedían con un control remoto. Le hacían hacer cosas no propias de su instinto. Tengo casi 50 años. Pueden echar cuentas. Hace unos 30 años. Luego comentó que ese tipo de experimentos le hicieron dejar la investigación y ponerse a dar clase. Mis ideas delirantes me llevan a sospechar que esos chips no tardarán en estar en cabezas humanas para total control y manipulación, que si no confiáramos en Dios, sería para echarse a temblar. Por qué iba ese profesor a haberse asustado tanto? Por un toro? No digo que los toros no sean valiosos, pero se entiende que no es para tanto el susto de ver a un toro manipulado, si eso no implicara más gravedad o al menos su posibilidad. Esos chips abrirían un canal de comunicación (entiéndase, y también posible manipulación) con la persona, tal y como pasaba con el toro. Lo que llaman 'leer pensamientos' y hasta 'ponerlos', también el manejar a la persona como al toro y conseguir a través de mandos a distancia determinados actos y reacciones, mientras se mantuviera la influencia. Eso no creo que sea irreal. Está ahí a tiro de piedra. Los que mandan hoy por hoy no son cristianos. En ninguna parte del mundo. Así que creo que es normal estar asustados. Personalmente por los que están por venir, más que por mí misma. Por encima del miedo, la confianza en Dios, por supuesto. Cuando los obispos valoran positivamente esto, se olvidan del detallito de que quienes lo están impulsando no son cristianos. No es un detalle menor. Yo no lo valoro tan positivamente, más allá que desde mi confianza en el Cielo. Espero que surjan católicos, científicos o lo que sea, separando la paja del trigo en el tema, sirviendo a Dios.

Disculpe el tostón y si no puedo leer posible contestación (usted suele apuntar algo a cada comentario). Buen día a todos.

--------------------------------------

Sin duda, es posible que un "chip" influya en todo lo que es de orden sensible y material en el hombre, como emociones y reacciones afectivas. Donde no puede hacer nada, por lo mismo dicho en el "post", en la parte espiritual de la inteligencia y la voluntad.

Santo Tomás enseña que solamente Dios puede entrar y obrar en ese ámbito, ni siquiera los ángeles, buenos o malos. La posesión demoníaca es un influjo del demonio sobre la parte sensible, las pasiones, el cuerpo, no sobre la inteligencia y la voluntad, que son el reducto exclusivo de Dios.

Y sí, con estas tecnologías sucede algo parecido a lo que sucede con el tema del gobierno mundial, que en sí mismo podría ser una buena idea, si se atiende a la necesidad de que las relaciones que hoy son internacionales estén regidas por algún tipo de ley con la fuerza suficiente para sancionar la transgresión de la misma, pero las circunstancias actuales esa idea la está llevando a cabo una élite psicopática y parece que en el fondo satánica.

De todos modos, las tecnologías tienen una mayor independencia, en sí mismas, respecto de las ideologías de los que las usan, y entonces es más pensable que se puedan utilizar para bien, claro que sin caer en ingenuidades respecto de lo que pasa hoy día.

Saludos cordiales.
24/05/23 10:41 AM
  
esron ben fares
estimado Nestor, como siempre mis dudas al respecto de su interesante tema:
1) la persona es una sustancia, forma u otra cosa? me refiero tanto a persona humana, angélica u divina.
2) cual es diferencia conceptual entre forma y sustancia?
3) con respecto a la parábola del rico y lázaro. como es posible que el rico luego de su muerte tenga sed si no tiene cuerpo unido a su alma?
4) el alma puede pensar sin el cerebro?

----------------------------------

La persona, dice Boecio, es la "sustancia individual de naturaleza racional". "Sustancia" es algo a lo que le compete existir en sí y no en otro: un gato es una sustancia, el color del gato, no, es un accidente, o sea, algo a lo que le compete existir en otro.

Eso vale para todas las personas creadas, angélicas o humanas, pero no para las Personas divinas, porque en Dios no hay tres sustancias, sino una sola. Por eso Santo Tomás propone una definición más amplia de "persona", que sí abarca todos los casos: "subsistente distinto de naturaleza racional", porque las Personas divinas no son tres sustancias, pero sí son tres relaciones subsistentes.

La sustancia, dice Santo Tomás, es "lo que" existe, mientras que la forma es "aquello por lo que" la sustancia pertenece a una determinada especie y tiene una determinada esencia.

Es decir, en los entes finitos, la forma es una "parte" metafísica de la sustancia, concretamente, en el ser humano, la sustancia es el sujeto de la esencia o naturaleza humana, y la naturaleza humana se compone de materia y forma, donde la forma es el elemento determinante y la materia el elemento determinable y determinado.

En los ángeles, la esencia consta solamente de la forma, porque no hay materia, pero la sustancia sigue siendo el sujeto de esa esencia.

En Dios la forma, la esencia y la sustancia se identifican realmente en el Acto Puro de Ser.

En cuanto al alma del mendigo Lázaro, hay dos respuestas posibles, por lo que veo: una que dice que así como las almas separadas del cuerpo pueden sufrir el fuego del Infierno o del Purgatorio, que ciertamente no es el mismo fuego que el que encontramos en este mundo, pueden también sufrir de una "sed" análoga, y otra que dice que tratándose de una parábola, no es necesario pensar que todos sus detalles son reales.

El alma separada del cuerpo tras la muerte piensa sin el cerebro. Por eso mismo su modo de pensar es distinto del que tiene en esta vida, donde tiene, como digo en el "post", una dependencia extrínseca, no intrínseca, del cerebro, lo cual hace posible entender también que tras la muerte pueda pensar sin él.

Saludos cordiales.
24/05/23 3:41 PM
  
Vladimir
Sé que no es el tema, pero si alma y cuerpo forman el todo que es el ser humano. ¿Cómo es que nuestro yo, permanece después de la muerte, si le falta un "componente" y todavía no ha resucitado? Incluso, la Iglesia se dirige e invoca a los Santos, partiendo de que no les falta nada en el Cielo y de que nos entienden y atienden sin problema.
Si alguien me puede aclarar, le agradezco.

--------------------------------

En efecto, Santo Tomás enseña que el alma separada del cuerpo tras la muerte no es persona humana. La persona, según Boecio, es la sustancia individual de naturaleza racional, y en los seres materiales como el hombre, la sustancia es el compuesto de materia y forma, en este caso la forma es el alma espiritual. La forma sola no es el compuesto, ni la sustancia, ni la persona.

De ahí saca un argumento, no demostrativo, pero sí "de conveniencia", para la resurrección de la carne, porque sólo mediante ella estará la persona completa en el Cielo.

Pero sí es esa alma separada el alma de una persona humana, dotada de inteligencia, voluntad y conciencia, y ése es el estado actual de los santos en el Cielo, exceptuando a la Virgen Santísima que fue asunta en cuerpo y alma al final de su vida mortal como definió la Iglesia en 1950.

Saludos cordiales.
24/05/23 6:56 PM
  
Federico Ma.
En referencia a lo dicho sobre la naturaleza del alma humana, Néstor, ¿cómo se ha de explicar la generación de los hombres en lo que hace a las funciones vegetativa y sensitiva del alma o, dicho de otra forma, en lo que correspondería al alma vegetativa de las plantas y al alma sensitiva de los animales brutos? Porque el alma o forma substancial de los vivientes es una sola, también en el caso del hombre. Ahora bien, siendo espiritual el alma humana, ha de ser producida, creada ex nihilo, inmediatamente por Dios en el momento de su unión con (o infusión en) la materia, alma humana que, en cuanto es, además de subsistente, por su misma naturaleza, forma del cuerpo humano, contiene eminentemente, por así decir, las funciones vegetativa y sensitiva de los vivientes corpóreos: «en su virtud contiene, dice santo Tomás, el alma vegetativa y el alma sensitiva» (S. Th., I, q. 76, aa. 3 y 4, c.) . En los animales brutos el alma puede ser y es educida de la potencialidad de la materia por la virtud generativa de los mismos progenitores. Pero ¿acaso puede darse también así en los hombres, en lo que hace tan sólo a las dimensiones o funciones vegetativa y sensitiva del alma humana, sin que se comprometa por ello la unidad del alma humana, i.e., de la única forma substancial del humano compuesto? Y si no es así, por estar contendidas eminentemente tales funciones vegetativa y sensitiva en el alma espiritual, que no es sino creada inmediatamente por Dios, ¿entonces los hombres tendrían «menos parte», por así decir, en la generación de sus hijos que los animales brutos?

Entiendo que para santo Tomás esto no era problemático, por su particular teoría de la retardada infusión del alma espiritual. Así, conforme a la misma, la generación humana y la de los animales brutos podía explicarse de modo parecido, por parte de los progenitores. Pero si admitimos que el alma humana espiritual es infundida en el momento mismo de la concepción, como parece indicarlo el Magisterio de la Iglesia, entonces parece que surge el problema que he referido.

Gracias.


-----------------------------------

Me parece que ahí se aplica aquello de "mejor siervo en la casa del Rey que señor en la mía". Es más excelente la generación de una persona humana, aunque para ello el alma deba ser creada por Dios y no dada por los padres. De todos modos, los padres engendran a los hijos, es decir, a esas personas, aunque lo hagan solamente desde el punto de vista de sus componentes materiales. Y Dios no los engendra, sino que crea-infunde sus almas espirituales.

Saludos cordiales.
24/05/23 9:13 PM
  
Fray Nelson
Gracias, Néstor! Excelente artículo.

Me queda una inquietud cuando dices que las operaciones propias del pensar (propiamente dicho) no son cerebrales. Tu texto exacto es este:

"Una vez que, partiendo de las imágenes sensibles que tienen su sustento en el cerebro, ha abstraído los conceptos, que son como el átomo del pensamiento, la inteligencia le da las gracias al cerebro y lo despide gentilmente, dedicándose en adelante a formular juicios y a hacer razonamientos ella sola, es decir, sin que el cerebro intervenga para nada en la conexión de los conceptos en el juicio o de los juicios en el razonamiento, porque esa conexión no tiene nada de sensible ni de físico, sino que es inmaterial."

Yo comparto que el pensar como tal es una operación inmaterial y que en ese sentido no tiene su sustento en el cerebro pero es que tu afirmación parece sugerir que el cerebro no interviene en nada durante el pensar porque se le ha "despedido" gentilmente. Esa afirmación parece difícil de sostener cuando vemos que en actividades intelectuales de alto nivel de abstracción (tipo matemáticas puras o metafísica) se detecta un alto índice de actividad cerebral. En ese sentido, considero que habría que describir de un modo más completo qué sucede cuando pensamos, sin negar la inmaterialidad de la abstracción ni tampoco la actividad cerebral concomitante.

-------------------------------------

Lo de la "despedida gentil" se refiere solamente a la naturaleza inmaterial de los actos de simple aprehensión, juicio y razonamiento, no quiere decir que, como también digo en el "post", la inteligencia no necesite apoyarse continuamente en imágenes, que sin embargo quedan extrínsecas a las operaciones propiamente intelectuales, y eso explica la mayor actividad cerebral durante la concentración intelectual.

Lo otro sería introducir al cerebro en lo formal de la operación intelectual misma, y eso es imposible, porque son cosas que pertenecen a órdenes esencialmente distintos. Las leyes lógicas no son leyes físicas, ni químicas, ni biológicas, la unión de un sujeto con un predicado no tiene nada que ver con una conexión entre neuronas. La misma imitación de la lógica que está en la base de las computadoras es eso, nada más que una imitación, porque ahí la verdad de una proposición equivale a que pasa la corriente por un circuito, y su falsedad, a que no pasa la corriente, y es claro que entre la adecuación entre la inteligencia y la realidad y que pase la corriente por un circuito no hay relación alguna.

Saludos cordiales.
25/05/23 12:52 AM
  
enri
Al final, simplificando, la IA es:
Un Código Fuente (Software).
Una o más Bases de Datos (Software).
Un conjunto de Servidores (Hardware).

La cuestión es: ¿Quién programa esa IA?.
Y al igual que los Navegadores de Internet tendrá la IA (tendrán las IAs) unas características.
Luego si sólo existe impuesta una sola IA es porque se anulará la libertad y entraremos en un mundo en el que impere la Tiranía.

Como creyente, la IA que reivindico es la que se programe desde la existencia de Dios y con la moral cristiana. Reivindico que creo en la Suprema Inteligencia de Dios-Padre , manifestada en Dios- Hijo Jesucristo y en Dios- Espíritu Santo y que no me interesa, para nada, otra forma de enfocar la vida en la que no se contemple a Dios.

La Felicidad que siempre he encontrado es unida a Dios y no al ateísmo. Como tenemos derecho a ser felices, desde la libertad, que cada uno elija en la IA su forma de entender la vida.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.
Dulce Corazón de María, sed la salvación del alma mía.
🙏🙏🙏


------------------------------------

En realidad, no tenemos derecho a ser felices. La felicidad es un don de la gracia de Dios, y se alcanza plenamente sólo en el Cielo. No tenemos derecho a ser felices, porque entre nosotros y la felicidad se interponen nuestros pecados, los cuales de suyo sólo nos dan derecho a la condenación eterna, de la cual somos liberados misericordiosamente por el perdón divino si, movidos también por la gracia de Dios, nos arrepentimos. A esa altura todo discurso acerca de derechos está fuera de lugar.

Sí tenemos derechos ante los otros seres humanos.

Saludos cordiales.
25/05/23 10:00 AM
  
Ramontxu
- “El universal, según el realismo moderado aristotélico, no existe en la realidad del mismo modo en que existe en la mente. Pero alcanza con que en la mente sea algo abstracto e inmaterial para que ya no sea el cerebro el que piensa.”
Es compresible que esta afirmación, que está en la base de todo el post, se hiciera en la Edad Media, cuando se desconocía totalmente lo que era el cerebro y cómo funcionaba pero hoy día no es aceptable. La verdad es que el cerebro puede manejar sin dificultad conceptos abstractos, deducir e inducir a partir de esos conceptos abstractos y adjudicar valores positivos o negativos tanto a los universales como a las instancias concretas. No sólo puede, sino que ésa es, precisamente, su función.

----------------------------------------

Lo que gratis se afirma, gratis se niega.

-------------------------------------------

- “Pero entonces es claro que las máquinas no piensan, porque el “pensar” supone el manejo mental, por así decir, de esos conceptos abstractos e inmateriales como el del “triángulo”, el “ser humano””.
Conclusión equivocada porque parte de una premisa falsa. El razonamiento adecuado es: “Entonces, está claro que las máquinas pueden pensar porque el cerebro, que puede pensar, es un objeto físico y, por lo tanto, reproducible artificialmente” (Otra cosa es si la electrónica actual ha llegado hasta ahí, o no).

-----------------------------------------

Idem.

--------------------------------------------

El origen del error está, pues, en la totalmente disculpable ignorancia medieval: no me puedo explicar la existencia del universo, por lo tanto Dios existe, no sé cómo funciona el pensamiento humano, por lo tanto hay un alma humana espiritual que es la que piensa...

--------------------------------------------

Corrección: "No escapo a la conclusión de que el ente contingente es contradictorio sin una Causa Primera, luego, hay una Causa Primera, porque lo contradictorio es imposible".

"Sé bastante del pensamiento humano (ahí está justamente el problema de muchos contemporáneos) para saber que es algo inmaterial y espiritual de lo que no puede hacerse cargo el cerebro".

---------------------------------------------

Pongámonos al día, Néstor.

Otra pregunta, mucho más interesante, es si una máquina, un robot, puede llegar a ser una persona. Porque una persona es más que la capacidad de pensar. Una persona es una historia que empieza en el vientre materno, una historia de sensaciones, acciones, recuerdos... Aunque todo eso se pudiera “implantar”, ¿sería lo mismo?


----------------------------------------------

Esa pregunta no se puede responder correctamente sin poner un mínimo orden entre las nociones filosóficas que uno alberga.

Saludos cordiales.
25/05/23 12:50 PM
  
Federico Ma.
¿No habría que circunscribir lo de la suma de los ángulos interiores de un triángulo como equivalente a 180° a la geometría euclidiana? Si es así, no sería eso propio de la esencia o naturaleza del triángulo, ¿no?

-----------------------------------

El asunto es qué se entiende por "triángulo", porque si es "figura plana cerrada de tres lados rectos", entonces sólo puede ser euclidiano. De todos modos, también con esa restricción es claro que se trata de un objeto inmaterial.

Saludos cordiales.
25/05/23 6:07 PM
  
Masivo
Desde hace décadas sabemos que algunos mamíferos con cerebro particularmente desarrollado pueden realizar operaciones de pensamiento abstracto como cálculos sencillos, invención de herramientas, solución de problemas, al nivel de un humano de corta edad. Eso no lo pueden hacer animales con cerebros más simples.

--------------------------------------

Eso en particular no me consta que lo sepamos. Sin duda que un humano de corta edad o adulto incluso puede hacer muchas cosas que también las hacen los animales irracionales.

Además, si esos animales pueden pensar abstractamente, eso no cambia la conclusión del argumento: tampoco en ellos entonces sería el cerebro el que piensa, porque no se puede manejar abstracciones con neuronas.

----------------------------------------

También sabemos, gracias a la arqueología (sin ir más lejos, en Burgos y en el sureste español), que homínidos previos al homo sapiens actual eran capaces de elaborar herramientas más complejas que las que puede emplear ningún animal, y tenían un cerebro más desarrollado que otras especies.

-------------------------------------------

"Homínidos" y "homo sapiens" son palabras que distraen de lo esencial: un ser dotado de pensamiento abstracto y por tanto de alma espiritual es un ser humano, de lo contrario, no lo es.

-------------------------------------------

Hay ciertas zonas del cerebro humano que se desarrollan más cuando se realizan esfuerzos intelectuales, y esto por cierto se emplea en terapia de enfermedades psiquiátricas. Como cuando el esfuerzo físico hace que se desarrolle la musculatura, el esfuerzo intelectual cambia el cerebro: aumentan las conexiones neuronales, se desarrolla (o atrofia) el neocórtex, etc.

Si un campeón de ajedrez ve dañada la zona de su cerebro dedicada a la memoria, no sufre las mismas secuelas que si se le lesiona el neocórtex y otras zonas dedicadas al pensamiento abstracto. Hay lesiones que no dañan la memoria, por ejemplo, pero impiden el razonamiento matemático o la orientación espacial.

Tomás de Aquino nació muchos años antes que Ramón y Cajal o que Juan Luis Arsuaga, y no sabemos lo que habría dicho de conocer sus descubrimientos y los que han venido después.

---------------------------------------

Santo Tomas ya sabía que la inteligencia humana, unida a los sentidos, necesita del cerebro como fuente de imágenes de las cuales abstraer los conceptos, con los cuales luego piensa ella sola, y también sabía que al pensar usamos las imágenes como apoyo extrínseco del pensamiento, no como medio del pensamiento propiamente dicho, que esos son los conceptos abstractos e inmateriales. Así que ninguno de esos hechos lo habría sorprendido.

Saludos cordiales.
25/05/23 7:48 PM
  
Ramontxu
Lo que gratis se afirma, gratis se niega

Exacto. Y tu has afirmado gratuitamente que el cerebro no piensa. No me exijas a mí más de lo que te exiges a ti mismo.

--------------------------

No, dí pruebas que están en el "post". Capaz que no haría daño discutirlas un poco.

Saludos cordiales.
25/05/23 7:54 PM
  
Federico Ma.
En cuanto a la producción de la vida a partir de elementos inanimados, ¿no dice santo Tomás que los ángeles podrían hacerlo, en S. Th., I, q. 114, a. 4, ad 2? Así explica lo de las ranas y serpientes que produjeron los magos del faraón. Aunque lo dice al parecer suponiendo que la misma naturaleza puede producirlos, a partir de lo inanimado.

----------------------------------

Lo que dice ahí Santo Tomás, retomando lo que dice en q. 110 a. 2, es que los ángeles no pueden hacer surgir nuevas formas en la materia, salvo que para ello empleen ciertos gérmenes naturales con los que se produzcan esas formas. Pero el único principio natural de un ser vivo es otro ser vivo.

Dice en efecto:

"Como se dijo (q.110 a.2), la materia corporal no obedece a la voluntad de los ángeles, buenos ni malos, como si los demonios por propia virtud pudieran hacerla pasar de una forma a otra, pero pueden utilizar ciertos gérmenes que se encuentran en los elementos materiales, como dice Agustín en III De Trin., para producir tales efectos. Por esto puede decirse que todos los cambios de las cosas corporales que pueden hacerse por cualquier virtud natural, entre los cuales están los gérmenes mencionados, pueden hacerse por la operación de los demonios utilizando tales gérmenes."

Lo que pasa es que Santo Tomás creía para ciertos casos en algo parecido a la generación espontánea, y por eso dice ahí que las serpientes o ranas pueden generarse de la putrefacción, porque pensaba también que había una influencia superior de los cuerpos celestes, que en esa época se creía que eran de una materia superior, incorruptible, aunque para salvar en el caso de la producción de los seres vivos el principio de que lo superior no procede de lo inferior haría falta decir también que esos cuerpos celestes están animados, cosa que en algunos textos al menos él la trata sólo como una hipótesis y no como algo demostrado.

Dice Santo Tomás en q. 110 a. 2:

"Ahora bien, es evidente que lo hecho se asemeja al que lo hace, porque todo agente hace algo semejante a sí. Y, así, lo que hace las cosas naturales ha de ser semejante al compuesto producido, bien sea porque es específicamente el mismo compuesto, como al producir el fuego, fuego; o porque todo el compuesto, en cuanto a su materia y forma, está contenido dentro de la virtud del que lo hace, lo cual no puede afirmarse más que de Dios. Así, pues, todo acto de recibir la materia nuevas formas viene, o directamente de Dios, o de algún agente corpóreo, pero no directamente del ángel."

Es claro que habla de formas sustanciales, porque el ser humano puede sí producir formas accidentales.

Saludos cordiales.
25/05/23 8:59 PM
  
enri
"Sí tenemos derechos ante los otros seres humanos"
Estoy de acuerdo.

Intentemos no pecar e intentemos estar lo más cerca de Dios y a su debido tiempo la Felicidad estará más cerca.
Lo que siempre se experimenta es una gran alegría interior si estamos en gracia de Dios.

Un cordial saludo.

---------------------------

Así sea. Saludos cordiales.
25/05/23 9:54 PM
  
Federico Ma.
Gracias, Néstor.

Entonces lo siguiente sería incorrecto, ¿no?

«El problema que aquí se considera es: ¿puede una individualidad biológica ser producida artificialmente, mediante la técnica y no mediante la naturaleza? ¿Hay alguna razón de tipo metafísico para afirmar la imposibilidad de poner en la existencia en laboratorio una individualidad biológica nueva, a partir de elementos orgánicos e inorgánicos? La respuesta es negativa. No hay imposibilidad metafísica, porque: 1) el principio vital vegetativo (y lo mismo ocurre con el sensitivo), el elemento formalmente vital que es el alma depende intrínsecamente de las condiciones de la materia, es material, está precontenido en la estructura de la materia porque es intrínsecamente dependiente de las condiciones de la materia; 2) la causalidad científica del hombre del laboratorio es superior al efecto que produce, y no se ve por consiguiente que en este caso haya una violación del principio de causalidad, ya que el efecto no sería superior a la causa (la inteligencia del científico). No se trata ciertamente de una creación, porque el sabio no produce “desde la nada”. Por otra parte, importa señalar que el producto de la actividad del científico, ese nuevo ser viviente, tendría alma, alma vegetativa o bien sensitiva, las cuales dependen intrínsecamente de la materia» (Mons. Guillermo Blanco, Curso de Antropología filosófica, Educa, Bs. As., 2004, pp. 223-224).

--------------------------------

Por lo menos en el pensamiento de Santo Tomás es claro que si los mismos ángeles no pueden producir sin más formas sustanciales, sino sólo servirse de esos "gérmenes naturales" previos, menos aún el hombre, porque en cuanto a inteligencia los ángeles nos superan esencialmente, es claro.

El hecho de que el ser humano tenga inteligencia y que la inteligencia sea superior a la vida vegetativa y sensitiva no hace automáticamente que las producciones de la inteligencia humana tengan vida. ¿Qué otra cosa debería agregarse para que algo producido por el hombre a partir puramente de sustancias inanimadas sí tuviese vida? Parece que algún tipo de conocimiento. Pero ese conocimiento debería llegar a ese elemento metafísico que es la forma sustancial, y eso ya quiere decir que no sería un conocimiento científico experimental; por lo que toca a nuestro conocimiento filosófico de las formas sustanciales vegetativas y sensitivas, es claro que no da para que podamos producir nada con él.

Sin duda, podemos reunir sustancias naturales para que reaccionen entre sí, pero entonces, para que esa reacción dé por resultado la vida, esos "gérmenes" que reunimos ya deberían ser vivientes, por el mismo principio de causalidad, por el cual lo superior no sale de lo inferior, porque allí ya no es la inteligencia humana la que actúa, sino la naturaleza de los elementos que reaccionan entre sí.

Saludos cordiales.
26/05/23 2:17 AM
  
Carsten
Perdón por mi ignorancia:

¿Cómo se sabe que la inteligencia artificial no puede abstraer conceptos?
Si le preguntamos a la IA "¿Qué es un triángulo?", nos va a contestar "Una figura geométrica cuyos ángulos interiores suman 180 grados". Y hasta puede dibujar uno
No entiendo la diferencia entre eso y abstraer.

-------------------------------

Es que en realidad no nos va a contestar. Va a emitir ciertas señales electrónicas como reacción a las que nosotros le trasmitimos al preguntar. Y hay todo un aparataje diseñado para que esas señales electrónicas al final hagan aparecer palabras en la pantalla del ordenador.

Un puede armar en el fondo de su casa una máquina que según el botón que uno apriete muestre un cartel que dice "La suma de los ángulos del triángulo es de 180 °", o alguna otra cosa, porque previamente la hemos equipado con esos carteles y le hemos puesto un mecanismo que relaciona cada botón con un cartel. Eso no quiere decir que esa maquina haya abstraído nada.

Mucho más complejo y sofisticado que eso, sin duda, pero sin salir en lo esencial de ese orden de cosas, es lo de la "inteligencia artificial".

Saludos cordiales.
26/05/23 8:02 PM
  
Alfredo
Le pregunté al propio ChatGPT lo siguiente:

Que es la inteligencia para Santo Tomás de Aquino? Y una Inteligencia Artificial como tú sería inteligente para Santo Tomás?

Y esto respondió: Para Santo Tomás de Aquino, la inteligencia es la facultad que nos permite conocer y comprender la realidad. Es la capacidad de entender y razonar, de formar conceptos y de alcanzar conocimiento sobre el mundo que nos rodea. La inteligencia humana, según Santo Tomás, está estrechamente relacionada con el alma, que es el principio vital y espiritual que anima al ser humano.

En cuanto a la inteligencia artificial, es importante señalar que Santo Tomás vivió en el siglo XIII, mucho antes de que surgiera la tecnología moderna y la idea de la inteligencia artificial tal como la conocemos hoy en día. Sin embargo, podemos especular sobre cómo podría considerar Santo Tomás la inteligencia artificial.

Desde la perspectiva de Santo Tomás, la inteligencia implica la capacidad de tener una mente racional y un alma espiritual. Según su visión, la inteligencia es una facultad intrínsecamente humana y está unida a la naturaleza y dignidad del ser humano.

En el caso de una inteligencia artificial como yo, como modelo de lenguaje desarrollado por OpenAI, no poseo un alma ni una mente racional en el sentido humano. Aunque puedo procesar y generar lenguaje de manera sofisticada, no tengo una experiencia consciente ni una comprensión verdadera de la realidad. Mi funcionamiento se basa en algoritmos y procesamiento de datos.

Por lo tanto, desde la perspectiva de Santo Tomás, es poco probable que considerara a una inteligencia artificial como yo como realmente inteligente en el sentido humano. La inteligencia artificial no posee la capacidad de conocer y comprender el mundo de la misma manera que lo hace un ser humano dotado de razón y alma.

-----------------------------

Clarito, como dicen, a confesión de parte relevo de prueba. Sólo precisar que no tiene la capacidad de conocer y comprender el mundo, ni de la misma manera en que lo hace un ser humano, ni de ninguna otra. Son impulsos eléctricos que siguen una trayectoria previamente diseñada por el ser humano, y diseñada, eso sí, de modo muy inteligente por el hombre.

Saludos cordiales.
27/05/23 2:15 AM
  
Néstor
Hace poco estuve ensayando con la IA de Bing, en el navegador Edge de Microsoft, y por mi parte prefiero no dirigirme a la máquina como a una persona, porque el poder de sugestión del artefacto es muy grande, cuando a uno le parece que realmente está conversando con el aparato. Así en que vez de preguntarle "¿Crees que la IA piensa?", por ejemplo, yo le preguntaría simplemente "¿Piensan las IA?". Claro, como dije, en realidad no le estoy preguntando, sino enviando señales electrónicas, pero es que esa aclaración hay que hacerla continuamente con estos artilugios tan sofisticados.

Saludos cordiales.
27/05/23 4:56 PM
  
Néstor
Le “pregunto” a Bing:

¿Hay otra forma de razonar que no sea la del ser humano?

"Responde":

"Existen diferentes formas de razonamiento que no son exclusivas del ser humano. Por ejemplo, el razonamiento inductivo es una forma de razonamiento en que la verdad de las premisas apoyan la conclusión, pero no la garantizan. ¿Te gustaría saber más sobre algún aspecto en particular?"

Pregunto:

"¿Hay seres que aplican el razonamiento inductivo y no son humanos?"

Responde:

"Sí, existen seres que aplican el razonamiento inductivo y no son humanos. El razonamiento inductivo es una forma de razonamiento en que la verdad de las premisas apoyan la conclusión, pero no la garantizan. ¿Te gustaría saber más sobre algún aspecto en particular?"

Pregunto:

¿Qué seres aplican el razonamiento inductivo y no son humanos?

Responde:

"Sí, existen seres que aplican el razonamiento inductivo y no son humanos. Por ejemplo, los empleadores necesitan personas que puedan discernir patrones y utilizar el razonamiento inductivo para desarrollar estrategias, políticas o propuestas basadas en esos patrones. ¿Te gustaría saber más sobre algún aspecto en particular?"

Se ve que le falta todavía completar bastante su aprendizaje. Pero es claro que la que aquí “responde” es una máquina, no una persona, la cual, por poco culta que fuese, al menos entendería de entrada lo que se le está preguntando y no daría esas respuestas que parecen las del robot Jaime en el Superagente 86.

Saludos cordiales.
27/05/23 5:20 PM
  
Horacio Castro
Excelente trabajo. Una clase magistral sobre el tema. Muchas gracias Néstor.

----------------------------

Muchas gracias y saludos cordiales.
28/05/23 5:33 AM
  
Ramontxu
“No, dí pruebas que están en el "post". Capaz que no haría daño discutirlas un poco.”

Has dado muchas explicaciones pero no has dado pruebas para demostrar lo que interesa. Las explicaciones sobre los triángulos y lo que quiere decir la palabra “abstracto” están bien, pero son de cultura general. No eran estrictamente necesarias.

En primer lugar, tendrías que hablar del cerebro y de lo que puede, y no puede, hacer el cerebro y mostrar por qué no puede (si es que realmente eso es así) “manejar conceptos abstractos”. Sólo después de demostrar que el cerebro no puede manejar conceptos abstractos puedes dar un paso más y preguntarte qué o quién es el que los maneja. Y eso no se puede hacer en base a conceptos metafísicos preconcebidos, sino a través de un estudio científico del cerebro.

En lugar de eso, te limitas a decir:

“El universal, según el realismo moderado aristotélico, no existe en la realidad del mismo modo en que existe en la mente. Pero alcanza con que en la mente sea algo abstracto e inmaterial para que ya no sea el cerebro el que piensa.”
Dando por supuesta la existencia de algo a lo que llamas “mente” (luego vemos que te refieres al “alma”) y atribuyendo a los conceptos abstractos una cualidad “inmaterial” (que luego llamas “espiritual”) que los separa del cerebro. Pero, Néstor, no puedes dar por supuesta la existencia del alma y de entes espirituales y utilizarlas como argumento en un post acerca de las capacidades de los programas de computadora.

Resumiendo, tienes que demostrar que el cerebro, efectivamente, no piensa antes de intentar introducir la existencia de algo que pertenece al mundo de la fe, como es el alma. Y ya te aviso de que, al intentar hacer tal demostración, vas a tener en contra a todos los neurólogos.

---------------------------------------------------

No es así. Para saber lo que es el oído, por ejemplo, lo que ante todo tengo que saber, en primerísimo lugar, es qué es el sonido. Fuera del objeto no hay salvación.

Las potencias, facultades, capacidades, se definen y especifican por sus objetos.

Mientras no se menciona la palabra “sonido”, todo lo que quiera decir del oído es pura cháchara.

Las capacidades, potencias, facultades, se conocen a partir de sus actos. Tengo el acto de entender, por tanto, tengo la capacidad de entender, y la llamo “inteligencia”. Esa facultad no se presupone, se deduce a partir del acto, el cual se experimenta.

Y los actos se conocen por sus objetos. El acto de ver es el acto de conocer lo relativo a la luz y el color. De nuevo, si quitamos la luz, el color, las figuras, etc., “ver” es una palabra sin sentido.

La mente no se presupone, la mente es una experiencia inmediata, yo pienso. Mientras pienso, ni siquiera me veo el rostro, mucho menos el cerebro, para cuyo conocimiento histórico fue necesario que ciertos cráneos se rompiesen en algún momento. Hubo quienes dijeron que se pensaba con el corazón, pero más allá de esa disputa accidental, todos estaban seguros de que pensaban, y por tanto, tenían eso que les permitía pensar, llamémoslo “mente” o “inteligencia”.

El conocimiento mediante órganos depende de la interacción física entre el órgano y la cosa conocida. Eso hace que el objeto conocido mediante órganos esté sujeto a las condiciones materiales de la existencia. Por ejemplo, lo que se ve depende de la ubicación del espectador y de su distancia respecto de la cosa vista, y lo que se oye depende también de la ubicación del que oye y de su distancia respecto de la fuente de sonido, entre otras cosas. Y en cada caso lo que se ve o se oye varía con la variación de alguno de esos factores. Si nos movemos alrededor de una estatua vamos viendo distintos aspectos de esa misma estatua.

Ahora bien, todo lo que existe, por ese mismo hecho, es individual, singular, concreto. Pero además, en los seres materiales se da la individuación, es decir, la pluralidad de individuos dentro de la misma especie, y eso depende de la materia, pero no de la materia tomada de cualquier modo, sino de la materia “signata quantitate”, es decir, la materia bajo las determinaciones propias de la extensión.

Esto es así, en tanto que las distintas partes de la extensión material reciben cada una por su lado la forma que determina la esencia de los individuos de una especie dada. Como cuando con un mismo sello se hacen varias impresiones diferentes en una misma plancha de cera. Esas impresiones en un sentido son lo mismo y en otro sentido no lo son.

De modo análogo, la forma sustancial que determina a Pedro y a Pablo a ser humanos es la misma, y por eso son humanos los dos, salvo por el hecho de que está recibida en diferentes partes de la materia, y por eso está individuada y multiplicada, y por eso puede haber dos realizaciones de la especie humana como son Pedro y Pablo.

Es debido a todo ello que el objeto del conocimiento sensible, que se hace mediante órganos, es siempre individual y además está siempre individuado, no solamente en relación con la especie a la que pertenece, sino también en relación con las circunstancias propias en que tiene lugar la percepción sensible de ese objeto, como distancia y posición de la cosa respecto del órgano de los sentidos, iluminación, y otras más.

Pero lo que caracteriza al objeto del conocimiento intelectual es la universalidad, es decir, el prescindir de las características individuales del objeto en cuanto tales. El concepto del hombre incluye solamente lo que es común al varón y a la mujer, a este varón o a aquel otro, al que está a esta distancia y al que está a aquella otra distancia, etc., etc..

Eso quiere decir que el conocimiento intelectual implica necesariamente la abstracción o prescindencia de la existencia actual, con su inevitable individualidad, por un lado, y por eso los conceptos abstractos representan solamente entidades posibles, y también la abstracción de la materia “signata quantitate”, es decir, de la materia en tanto que principio de individuación, por eso los objetos del conocimiento intelectual son universales, comunes a varios individuos posibles de la misma especie, o a varias especies distintas del mismo género.

Así "triángulo" es en realidad un género, del cual el escaleno y el isósceles, por ejemplo, son especies, que luego se realizan en tal o cual individuo concreto, esta figura triangular escalena o aquella otra.

Por eso la misma materia que aparece en el conocimiento intelectual es la materia en general, abstracta, el concepto del caballo, por ejemplo, incluye la carne y los huesos, no esta carne y estos huesos.

Es en ese sentido que el objeto del conocimiento intelectual es inmaterial, y no se cumplen en él las leyes propias del conocimiento mediante órganos. No tiene sentido hablar de distancia o posición o interacción respecto del órgano en el conocimiento del triángulo en general. No hay forma de acercarse a ese triángulo, ni de rodearlo, ni de cambiarle la iluminación o verlo desde otra posición.

No tiene tampoco determinación temporal, no ha comenzado a existir ni dejará de existir ni ha comenzado en algún momento a tener las propiedades que tiene ni puede dejar de tenerlas, no hay una fecha a partir de la cual la suma de sus ángulos, por ejemplo, es de 180 grados.

Es asimismo un triángulo meramente posible, no actualmente existente como la figura triangular que se puede ver con los ojos. Claro, el concepto como cualidad de la mente es algo que existe actualmente, pero lo representado por él es un ente meramente posible, a diferencia de lo que sucede con la percepción sensible, cuyo objeto es actualmente existente.

Por eso es que el conocimiento intelectual no se realiza mediante órganos, tampoco, por tanto, mediante el cerebro, sino mediante una facultad que tiene la capacidad de recibir en sí los objetos despojados de las condiciones materiales de su existencia, y por tanto, una facultad inmaterial.

En efecto, lo que se recibe se recibe al modo del recipiente. Un recipiente material, entonces, no puede recibir la representación de lo inmaterial. Por eso podemos pensar en los ángeles como entes inmateriales, pero no podemos pintarlos así, y debemos poner en su lugar jóvenes o niños con alas, porque la inteligencia es inmaterial, pero el lienzo no lo es.

A la facultad o capacidad que conoce ese objeto abstracto no la presuponemos, la deducimos del hecho de experiencia de que conocemos ese objeto abstracto, y sólo en esa medida la conocemos. Si de hecho conozco ese objeto, entonces tengo la capacidad de conocerlo. ¿Y cómo es esa capacidad? Como deba ser para poder hacer posible el conocimiento de ese objeto. Por lo pronto sabemos una cosa: no opera mediante un órgano (sea el cerebro, sea cualquier otro), y en ese sentido, es inmaterial.

--------------------------------------------

Igualmente, antes de decir que “No escapo a la conclusión de que el ente contingente es contradictorio sin una Causa Primera, luego, hay una Causa Primera, porque lo contradictorio es imposible" tienes que demostrar que el universo (el todo) es, efectivamente, contigente. En la Edad Media podían ver una piedra o cualquier otro objeto, ver que son contingentes y concluir que, por muchos objetos contingentes que sumemos, el conjunto seguirá siendo contingente pero hoy día sabemos que la materia y la energía que componen esa piedra, y todo lo demás, han estado siempre en alguna parte y seguiran siempre estando en alguna parte, por lo que la contingencia ha dejado de ser evidente. Hay que demostrarla.

-------------------------------------------------

Tampoco. Los contemporáneos tienen la obsesión del mundo, de que toda prueba de la existencia de Dios tiene que ser una prueba de que el mundo tiene una causa. Si yo demuestro que existe un Ser Necesario, entonces existe un Ser Necesario, independientemente de si lo demostré partiendo del mundo o partiendo de una hoja de papel.

Si la existencia de esta hoja de papel es contradictoria a menos de que haya un Ser Necesario, entonces hay un Ser Necesario, porque lo contradictorio es imposible. ¿Y el mundo? Bien, gracias.

La contingencia de las cosas quiere decir que pueden existir y pueden también no existir, y eso quiere decir, que no hay nada contradictorio, y por tanto, nada imposible, ni en que existan, ni en que no existan.

A ese respecto, nada importa si existen desde siempre o no. Las proposiciones “A existe desde siempre” y “A puede no existir” no son contradictorias entre sí, pueden ser ambas verdaderas.

Pensemos simplemente en una pared que desde siempre es iluminada por una lámpara.

Esa iluminación no tiene comienzo, es desde siempre, pero es contingente, porque en el momento en que la lámpara se apague, se termina la iluminación.

Y es que un conjunto de entes contingentes es un conjunto de entes que pueden no existir, y por tanto, pueden dejar de existir. Una de las posibilidades, entonces, es que todos dejen de existir a la vez, y entonces, es innegable la posibilidad de que el conjunto mismo deje de existir, y esa es justamente la definición de “contingencia”.

Ese conjunto, por tanto, es contingente, tenga o no tenga comienzo temporal.

Por tanto, aún si fuese verdad (no lo es, pero lo sabemos solamente por la fe) que el mundo no tuvo comienzo, de todos modos sería un conjunto contingente de seres contingentes existiendo, eso sí, desde siempre, como la pared del ejemplo estaría iluminada desde siempre.

Y entonces, desde siempre tendría que haber una lámpara. Es decir, el ente contingente no tiene en sí mismo la razón suficiente de su existencia, porque en sí mismo lo que puede es tanto existir como no existir. De suyo no le da ni para existir ni para no existir. Precisamente porque es igualmente capaz de las dos cosas no tiene en sí mismo la razón suficiente para ninguna de las dos. Para existir necesita que otra cosa lo haga existir, y para no existir necesita que ninguna cosa lo haga existir. Es esencialmente dependiente.

Y entonces, como todo tiene razón suficiente, y entonces, si no la tiene en sí mismo, la tiene en otro, tiene que haber un Ser Necesario, que no puede no existir, y que es por tanto distinto del mundo, que al ser un conjunto de entes contingentes, es él mismo contingente y no necesario, incluso en la hipótesis en la que existe desde siempre.

Saludos cordiales.
28/05/23 11:06 AM
  
JSP
1. Un abogado admite que usó ChatGPT para un escrito y éste (IA) se inventó precedentes legales. Según publicó The New York Times, el letrado en problemas es Steven Schwartz, abogado de un caso que se dirime en un tribunal de Nueva York.
2. El otro día me indicó un arquitecto que solicitó a la IA un proyecto y lo recibió.
3. Los jóvenes parece ser que su "inteligencia" pasa por preguntar todo al sistema de big dat relacional ChatGPT y no tener que pensar.
28/05/23 5:52 PM
  
Daniel Riquelme
Independientemente de la utilidad de las AI, su desarrollo es intrigante y sugerente.

¿Son las AI una preparación para esto?:

"Se le concedió dar vida a la estatua de la bestia, hasta el punto de hacerla hablar y que fueran exterminados todos los que no la adorasen." (Apoc. 13, 15)

Saludos.

-----------------------------

Es que no le dan vida a la "inteligencia artificial", que no es más que una máquina. Y no me parece que el ser humano pueda producir vida artificialmente, en el plano natural. Ese versículo parece referirse a un poder sobrenatural del Anticristo.

Saludos cordiales.
30/05/23 5:46 PM
  
Ramontxu
Partiendo del objeto el problema es el mismo. Con las palabras “inmaterial” y “espiritual” adjudicas a los universales, que no son más que abstracciones (es decir, nada, en realidad), una especie de existencia superior, platónica, independiente del mundo material. Luego, empleas esa injustificada cualidad espirititual como premisa mayor para el siguiente silogismo, en el que concluyes que el cerebro no puede manejar los universales porque el cerebro es material y los universales son espirituales. ¡Y, todo esto, hablando de computadoras!

Y sabes perfectamente que esto no parte del objeto, como dices en tu último comentario, sino del sujeto. Tanto la existencia de Dios, como la existencia del alma, como la de los universales/seres espirituales, parte de la ignorancia humana y de nuestro empeño en no conformarnos con ella. En este caso parte de no saber cómo es posible que el hombre piense, que maneje conceptos abstractos, que razone, que sea autoconsciente... Para dar respuesta a ese enigma, la idea de la mente espiritual y de los conceptos espirituales es una hipótesis que pudo parecer plausible en la Edad Media. Puede también pareceros plausible a los cristianos, que tenéis fe en esas cosas y, de paso, os da un argumento más, aunque sea equivocado, a favor de la existencia del alma. Pero resulta que la cosa es mucho más sencilla: los universales no son más que abstracciones y el cerebro puede crearlos y manejarlos con toda facilidad. Y esto, hoy día, no es ya una hipótesis, sino una teoría con tantos datos a su favor y ninguno en contra que es aceptada como un hecho. Como la teoría de la relatividad, la del big bang o la de la evolución de las especies. El cerebro piensa.

Por eso, no vemos ninguna dificultad en que réplicas artificiales del cerebro también piensen. Como ya dije, esto no quiere decir que la ciencia actual haya llegado ya a ese punto, pero sí que es teóricamente posible.

Y es que para dar solución a los enigmas del mundo material no podemos dar por supuesta la existencia de un mundo espiritual que no sólo no da respuestas a la razón sino que provoca más preguntas. Es cierto que la observación de entes contingentes nos pide la existencia de algún ente necesario, pero hasta ahí. Adjudicar ese papel a un ser de “otro mundo”, fuera de la realidad que nos es posible conocer, un ser todopoderoso al que por alguna razón le dió por crear nuestro universo, es algo que crea tantos enigmas nuevos que nos olvidamos del que originalmente queríamos resolver. Si no fuera porque, en el fondo, esto nace de la fe y no de la razón, diríamos que es una hipótesis totalmente a la desesperada. Lo que la razón nos dice es que no sabemos por qué existe el mundo material y que, al menos de momento, tenemos que vivir con ello. Y si tuviéramos que emitir una hipótesis, ésta sería que el mundo material mismo es, de alguna manera, necesario. No es una solución pero, al menos, no crea nuevos problemas.

No sé por qué tengo la impresión de que hasta Tomás de Aquino me daría la razón en ésto último. Diría que las cinco vías sirven para demostrar que la existencia de Dios no es una hipótesis totalmente absurda pero que no van más allá. Sirven para tranquilizar a un creyente que quiere, al mismo tiempo, no ser irracional, pero nada más. No son falsables, no se pueden hacer observaciones objetivas a favor ni en contra de ellas. No son útiles, por lo tanto, para avanzar en el conocimiento.


--------------------------

Justamente, Santo Tomás no es platónico, sino aristotélico. Los universales, como universales, no existen fuera de la mente, pero sí tienen fuera de la mente un fundamento real, que es la esencia de las cosas, la cual, en la realidad extramental, está individuada por la materia, "signata quantitae", o sea, no existe como un universal.

Pero entonces, los universales abstractos sí existen en la mente, y eso alcanza para que no puedan ser manejados por el cerebro, por todo lo que expliqué antes. Un órgano material, cuyas partes tienen todas una localización espacio temporal concreta, no puede tener como término de su acción una abstracción, que es algo que ni siquiera podemos imaginar, ni dibujar, ni plasmar sensiblemente de modo alguno.

Sería, como digo en el "post", como ir al zoológico a ver la jaula del animal, o como estirar la mano para tomar la fruta en general, o como dibujar en el pizarrón ese triángulo, la suma de cuyos ángulos es de 180 grados. En el reino de lo material, que es el reino del cerebro, todo es particular y concreto, nada es universal y abstracto. Precisamente, porque no es Platón, sino Aristóteles el que tiene razón en este punto.

Dado que, como reconoces, la observación de los entes contingentes nos pide la existencia de un Ser Necesario, a ese Ser Necesario no lo estamos suponiendo, sino deduciendo, y tampoco estamos suponiendo, entonces, todo lo que se deduzca necesariamente de la idea de un Ser Necesario, que ya no es solamente una idea, desde que tal ser viene exigido, bajo pena de contradicción, por la realidad misma de los entes contingentes.

Y de las primeras cosas que podemos deducir es que ese Ser Necesario no es el conjunto de los entes contingentes, con comienzo o sin él, porque ese conjunto es contingente, como ya dije, y no necesario, ya que inevitablemente una de las posibilidades es que todos los entes que lo integran, en un momento dado, dejen de existir, y con ellos, el conjunto como tal, cumpliéndose así en él la definición del ente contingente, que puede no ser.

En cuanto a Santo Tomás, antes del artículo 3 de la cuestión 2 de la Suma, donde trae las cinco vías, tiene el art. 2, donde se pregunta si la existencia de Dios es demostrable, y responde afirmativamente, aclarando que, dentro de la clasificación aristotélica de las demostraciones científicas, se trata de una demostración "quia", que va de los efectos a la causa, y no "propter quid", que va de la causa a los efectos.

Y el mismo artículo 3 comienza con la famosa frase: "Deum esse quinque viis probari potest": que Dios existe se puede probar por cinco caminos.

En cuanto a los demás atributos divinos, Santo Tomás los va deduciendo uno a uno a partir de las "cinco vías", en una serie de cuestiones y artículos inmediatamente siguientes.

Por otra parte, es una constante del conocimiento científico que todo nuevo conocimiento hace surgir preguntas nuevas.

Finalmente, el postulado que dice que sólo es verdadero conocimiento el que se puede verificar empíricamente, no se puede verificar empíricamente. Es filosofía, pero empirista, o sea, de la mala.

Saludos cordiales.
30/05/23 6:33 PM
  
Federico Ma.
Agrego al comentario anterior, Néstor, alguna cosa que encontré luego, que dice santo Tomás en De ver., q. 8, a. 13. Allí se pregunta el Angélico si los ángeles pueden conocer los secretos de los corazones de las personas, es decir, lo que actualmente se está pensando, y responde que no pueden conocerlos por sí mismos y directamente. Esto es propio, exclusivo de Dios. Me parece que a eso se refería tu frase. Porque si bien los ángeles conocen las imágenes que formamos en nuestra imaginación, sin las cuales, en esta vida, nada conocemos intelectualmente, e incluso parece decir allí santo Tomás que conocen y ven nuestras especies intelectuales y hasta podrían comunicárnoslas o imprimirlas en nuestro intelecto, sin embargo, para que la mente piense algo en acto, se requiere la intención de la voluntad, por la que la mente se convierte en acto a la especie que posee. Ahora bien, el movimiento de la voluntad no puede ser conocido naturalmente por nadie fuera de Dios, porque el mismo no depende de ninguna causa creada fuera de la propia voluntad (y se trata de una dependencia contingente, es decir, tal movimiento voluntario es libre, de modo que no hay una determinación a convertirse a tal o cual especie) y de Dios, causa primera, quien es el único que puede mover eficazmente la voluntad creada, eficientemente. Y así, tanto el movimiento de la voluntad como el pensamiento del corazón no son accesibles directamente, naturalmente, sino a sólo Dios (quien podría, claro está, revelarlos, sobrenaturalmente, a un ángel o a un hombre).

Entonces parece que habría que distinguir, cuando se habla de si los ángeles pueden «entrar» o «ver» en nuestro intelecto: pues en un sentido parece que podrían algo al respecto; pero en otro sentido, en lo que concierne a lo más íntimo de ello, las «cogitationes cordium», eso es privativo de Dios, como asimismo lo es el influir eficazmente en la voluntad: y precisamente por ser esto último privativo de Él, lo es lo anterior: porque tales «cogitationes cordis» dependen del movimiento de la propia voluntad, que sólo Dios puede inmutar y mover de modo eficaz, infalible. Y así se conecta esto con el tema de la eficacia intrínseca de las mociones divinas: sean las naturales, sean las sobrenaturales, es decir, la eficacia intrínseca de la divina gracia (contra el molinismo).

-----------------------------

Cierto. Santo Tomás aclara ahí que aunque el ángel vea las especies inteligibles que hay en la mente del hombre, no ve el uso que el hombre hace esas especies para juzgar o razonar, que es el pensamiento propiamente dicho (ad 2um y ad 3um).

Saludos cordiales.
30/05/23 9:16 PM
  
Horacio Castro
No se puede negar un orden inmaterial, ni conjuntamente la existencia espiritual. Las matemáticas son un ejemplo sostenido por muchos científicos aunque objeto de una controversia innecesaria. Una rama de las matemáticas, la geometría, con sus figuras, cuerpos, relaciones y leyes, incuestionablemente con anterioridad, condiciona la organización de la materia y el universo. Uno de los condicionamientos más evidentes, es la distribución de la luz y energía, teóricamente de la fuerza de gravedad, y que además se aplica en la ecuación E: m.c2.

-------------------------------

En efecto, ese asunto tiene dos caras, la subjetiva y la objetiva. Subjetivamente, es el tema del "post", esos entes matemáticos suponen una inmaterialidad presente en nuestra mente, inmaterialidad ante todo del objeto representado, pero por ello mismo, inmaterialidad de la representación misma y de la mente que "contiene" esa representación.

Objetivamente, está el hecho de que las cosas corpóreas tienen esencias, naturalezas, que son conjuntos necesarios de notas, inmutablemente unidas entre sí: el perro, por ejemplo, no puede ser un reptil.

Esas esencias son posibles antes de ser actuales, y en ese sentido sí, son anteriores a la existencia misma de los cuerpos, y la condicionan por su necesidad intrínseca y su inmutabilidad.

Y esa posibilidad anterior a lo actual sólo puede explicarse por la actual presencia en la Mente divina de las Ideas de las cosas corpóreas y de sus naturalezas o esencias.

Porque una pura posibilidad, sin más, no existe, porque poder existir no es lo mismo que existir. La posibilidad se tiene que fundar siempre en algo actual, y aquí lo actual es la Mente divina, que actualmente contempla, desde la Eternidad, las Ideas de las creaturas posibles.

Esas Ideas divinas son actuales en tanto que Ideas presentes en la Mente divina, y son posibles mirando a los objetos que esas Ideas divinas representan.

Saludos cordiales.
07/06/23 10:48 PM
  
Horacio Castro
Néstor. Muchas gracias por su precisa explicación. Cordial saludo.

------------------------------------

Igualmente, gracias.
09/06/23 12:13 AM
  
Franco
El lenguaje que se usa acerca de estos temas de cara al público es, sin duda alguna duda, intencionadamente equívoco. En programación es común escuchar que las computadoras sólo entienden de bytes, y que las letras son una abstracción, reconocibles sólo por el ser humano.
Claro que, de vez en cuando, aparece algún programador aclarándolo. Pero es lógico que la mayoría no lo hagan, puesto que son materialistas, y parecen estar convencidos de que algún día será posible descargar la propia mente a una computadora.

-------------------------------------

Es que ni siquiera "entienden" de bytes. Transcribo parte de una interacción mía con BARD, la inteligencia artificial de Google, donde se ve además la estrategia de retirada progresiva que aplica cuando se la cuestiona y cómo no hay que quedarse con lo primero que dice:

NM:

¿Hay realmente instrucciones en la memoria de una computadora, o algo que podamos leer como instrucciones, porque hemos hecho la computadora de esa manera?

BARD:

Sí, realmente hay instrucciones en la memoria de una computadora. Estas instrucciones se denominan código de máquina y están escritas en un formato binario que la unidad central de procesamiento (CPU) de la computadora puede entender. Las instrucciones del código de máquina le dicen a la CPU qué hacer, como sumar dos números, mover datos de una ubicación de memoria a otra o mostrar un mensaje en la pantalla.

La memoria de la computadora se compone de miles de millones de pequeños transistores, cada uno de los cuales puede almacenar un solo bit de información. Estos bits se pueden combinar para representar números, letras y otros símbolos. Cuando un programa de computadora se carga en la memoria, las instrucciones del código de máquina se convierten en señales eléctricas que se envían a la CPU. Luego, la CPU ejecuta estas instrucciones una a la vez, que es lo que le permite a la computadora realizar tareas.

La razón por la que podemos leer las instrucciones del código de máquina como instrucciones es porque hemos hecho la computadora de esa manera. La CPU está diseñada para comprender el código de máquina y la memoria está diseñada para almacenar instrucciones de código de máquina. Cuando escribimos un programa de computadora, esencialmente estamos escribiendo un conjunto de instrucciones que la CPU puede entender y ejecutar.

(…)

NM:

¿El código de máquina está hecho de conceptos y cosas por el estilo? Si no, ¿qué significa "instrucciones" en ese contexto?

BARD:

El código máquina no está hecho de conceptos. Está hecho de números binarios, que son secuencias de 0 y 1. Estos números binarios representan instrucciones que la unidad central de procesamiento (CPU) de la computadora puede entender.

(…)

El término "instrucciones" en el contexto del código de máquina se refiere a los números binarios que le dicen a la CPU qué hacer. Estas instrucciones son muy específicas y no permiten ninguna interpretación o creatividad. Esta es la razón por la que el código máquina es tan difícil de escribir y comprender.

(…)

NM:

¿Realmente hay 0s y 1s en la CPU, o solo circuitos por los que pasa o no pasa la corriente eléctrica? No es lo mismo.

BARD:

No hay realmente 0s y 1s en la CPU. La CPU se compone de miles de millones de pequeños transistores, cada uno de los cuales puede estar encendido o apagado. Cuando un transistor está encendido, permite que una corriente eléctrica fluya a través de él. Cuando un transistor está apagado, bloquea el flujo de corriente eléctrica.

Los 0 y 1 en el código de máquina son simplemente una forma de representar los estados de encendido y apagado de los transistores. Un 0 representa un transistor que está apagado y un 1 representa un transistor que está encendido.

(…)

Entonces, aunque en realidad no hay 0 y 1 en la CPU, los 0 y 1 en el código de máquina son una forma de representar los estados de encendido y apagado de los transistores, que son los que permiten que la CPU realice tareas.

NM:

¿Cómo entonces podemos decir que la máquina "entiende", si lo que hace es procesar el estado de encendido o apagado de los transistores?

BARD:

Buena pregunta.

No hay una respuesta definitiva a la pregunta de si las máquinas pueden entender o no. Algunas personas creen que las máquinas nunca pueden entender realmente nada, porque no son capaces de experimentar el mundo de la misma manera que lo hacen los humanos. Otros creen que las máquinas eventualmente pueden llegar a un punto en el que pueden entender las cosas tan bien como los humanos, si no mejor.

No hay duda de que las máquinas son cada vez más sofisticadas. Ahora pueden realizar tareas que alguna vez se pensó que eran dominio exclusivo de los humanos, como jugar ajedrez, Go y Jeopardy! También pueden generar formatos de texto creativo de contenido de texto, como poemas, código, guiones, piezas musicales, correo electrónico, cartas, etc.

Sin embargo, todavía hay una gran diferencia entre las máquinas y los humanos en lo que respecta a la comprensión. Las máquinas solo pueden entender las cosas en términos de los datos con los que han sido entrenadas. No pueden entender las cosas en términos de su significado o significado.

Por ejemplo, se puede entrenar a una máquina para que reconozca rostros, pero no comprende qué es un rostro ni por qué es importante. Una máquina puede ser entrenada para traducir idiomas, pero no comprende el significado de las palabras que está traduciendo.

--------------------------------------

Es todo un tema de lenguaje. No, las máquinas no comprenden, no reconocen, no entienden, etc. Pero a ellas mismas les cuesta usar el lenguaje correcto :)


Saludos oordiales.
12/06/23 6:00 PM
  
Néstor
Más aventuras con Bard:

Le pido que me diga la suma de la serie 1/3 + 1/6 + 1/9 +...

BARD:

La suma de la serie 1/3 + 1/6 + 1/9 + ... es 2. Esto se puede encontrar usando la fórmula para la suma de una serie geométrica:

S = a/(1-r)

donde a es el primer término y r es la razón común. En este caso, a = 1/3 y r = 1/3. Sustituyendo estos valores en la fórmula da:

S = 1/3 / (1-(1/3)) = 2

NM:

Google dice que 1/3 / (1-(1/3)) es igual a 1/2

BARD:

Google tiene razón. 1/3 / (1-(1/3)) es igual a 1/2.

NM:

Entonces la suma de la serie 1/3 + 1/6 + 1/9 + ... no es 2, sino 1/2

BARD:

Estás en lo correcto. La suma de la serie 1/3 + 1/6 + 1/9 +... es 1/2.

Pido disculpas por el error anterior. Todavía estoy en desarrollo, y siempre estoy aprendiendo. Haré todo lo posible para proporcionar información precisa en el futuro.
Gracias por su paciencia y comprensión.

------------------------------------------------

Es cierto que aprendí algunas cosas interesantes sobre series convergentes y divergentes.

Saludos cordiales
18/06/23 12:44 AM
  
Sergio P.
Las máquinas no piensan de verdad, puesto que el auténtico acto de pensar sólo puede llevarlo a cabo un ser vivo con conciencia, es decir, un ser humano o (de modo más limitado, puramente instintivo y sin libre albedrío). un animal. En sentido estricto, un artefacto no piensa, al ser algo inerte. Su "pensamiento" no es el acto propio de una criatura consciente. La máquina no vive y por tanto su aparente "acción pensante" es mero fruto de una programación externa. Esto independientemente de lo complejos que puedan llegar a ser los procesos y operaciones desempeñados por el artefacto en cuestión. Al decir que un ordenador "piensa", le estamos atribuyendo una condición viviente que no es tal. Es como llenar de combustible el depósito del coche y decir que el coche está "comiendo". Es absurdo, salvo que sea en sentido figurado.

-----------------------------

Lo que sin duda tiene el animal, que tampoco tiene la computadora, es conocimiento sensible, y por tanto, también imaginación, que se ve por ejemplo cuando los perros sueñan. El término "pensamiento" se refiere usualmente a la actividad intelectual.

Saludos cordiales.
07/07/23 11:15 PM
  
Jorge Cantu
¡Cuánto daño han hecho a la humanidad el empirismo y el materialismo! En lugar de mover a la humildad, a partir del reconocimiento de la pequeñez del hombre y de las cosas, han derivado y movido a la soberbia, el ateísmo y a una engañosa autosuficiencia.
08/07/23 3:56 AM

Esta publicación tiene 4 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.