9.03.18

Hacia las aldeas paganas de la frontera de Ghana (OGP-MCD África)

Si hay algo que en África no se respeta demasiado son los horarios. Mi buen amigo Francois, que generosamente se encargó de gestionar el transporte hasta Bouna, me había dicho que partiría de la “terminal” entre las 3.30y 4pm. Precavidos, llegamos por las dudas 30 minutos antes. ¡Menos mal! Pues el vehículo partió a las 3.15 (es muy común aquí que, lejos de manejarse con horarios definidos a priori, los transportes partan una vez que llenaron su capacidad. Es decir, uno puede partir enseguida o a las 3 horas…).

La camioneta en cuestión era una Traffic de los años 80 que literalmente se caía a pedazos. La puerta corrediza del costado, por ejemplo, se quitaba y se ponía nuevamente cada vez que un pasajero debía bajar.  No sé cual sería la capacidad real recomendada de ese vehículo, pero lo cierto es que ¡éramos 30! (los conté uno a uno). Por supuesto, nada de aire acondicionado para defendernos de los 39 grados que se registraban en ese momento… Pero por suerte, más allá de este tipo de incomodidades esperables en el África remota, no hubo demasiadas paradas y llegamos en tiempo de tres horas y media.

Al llegar ya estaba oscureciendo. Comí algo rápidamente en un puesto callejero y me propuse a conseguir algún hotel o habitación. Creí que aun siendo un pueblo pequeño iba a poder conseguir algo relativamente rápido. ¡Me equivoque! De un lado al otro iba con mi valija… Cuando finalmente encontré uno, me metí y pregunto el precio: ¡¡100USD!!!! Y créanme: era realmente una choza mugrosa… Pero claro, seguramente aquel hombre me vio extranjero, blanco y cansado y quiso probar su suerte. Me reí en su cara y me fui con mi compañera valija a probar suerte a otro lado. A poco caminar, sin querer, terminé metiéndome en una casa privada, pensando que era un hotel. Salió enseguida una señora mayor, haciéndome notar mi equivocación. Pero mientras me acompañaba a la puerta de salida, empezó a conversar conmigo (hablaba muy poco inglés) y le expliqué mi problema.  Mi presencia no era la mejor… Vestía una musculosa (mojada por agua) y el sudor recorría cada centímetro de mi piel. No obstante, la mujer se mostraba cada vez más amable y abierta; sobre todo cuando mencioné que era un misionero católico que venía de Bondoukou. En cuestión de segundos mando a llamar a su hijo para que me ayudara a buscar un alojamiento, y éste, bien dispuesto, me consiguió rápidamente una habitación a un precio razonable, e incluso me llevo allí en auto.

Nomás comenzaba a desensillar mis bártulos, me llama esta buena mujer para invitarme a cenar con su familia. Acepté inmediatamente. Era una familia cristiana tradicional de allí (compuesta por católicos y protestantes). Nomás llegar me recibieron con un cálido saludo y una cerveza fría (no soy de tomar cerveza, pero con el calor que hacía me hubiera tomado hasta el agua de un florero, si estaba fría). La comida no podría haber sido más gustosa: pollo asado y papas. Conocí mucha gente interesante allí y hablamos de absolutamente todo (particularmente, estaban preocupados por la violencia y el avance del Islam en la zona). Patrice, padre de familia, es un francés casado con una marfileña a la que conoció en París, que había sido misionero cristiano por muchos años. Conocí a sus hermanos, sus hijos, sus padres, etc. Algunos hablaban algo de inglés e incluso algo de español (idioma opcional en la escuela). Eran todos en general gente muy culta (algo que era a priori impensado encontrar en este rincón perdido del mundo) y muy divertida. Finalizada formalmente la cena, luego del café de rigor (conservan esta parte esencial de la cultura francesa), pusieron algo de música tradicional de la zona y del Congo y comenzaron a bailar muy alegremente. Pero siendo las 10.30 de la noche, el cuerpo comenzaba a pasarme factura y a pedirme urgentemente un descanso, y hube de excusarme y despedirme de ellos. Les agradecí por tanta hospitalidad, prometiéndoles que volvería a visitarlos al día siguiente con un regalo. El encuentro fue realmente inolvidable. Les dije que serían muy bien recibidos en cualquier momento en Argentina y en Paris, donde tenemos muchos amigos.

Al día siguiente me desperté temprano para ir a visitar la Iglesia Católica local y al Padre Pascal, de quien tenía referencias por mis amigos en Bondoukou. Como era domingo, él y todos los sacerdotes estaban en una peregrinación, pero cerca de las 6.30 pude finalmente dar con el Padre Gustav y el P. Wilfred. Gracias a Dios, el inglés de Gustav era mejor que mi francés y pudimos hablar largo y tendido. Le comenté el motivo de mi venida y de la Misión Cuenta Regresiva del OGP. Terminó por confirmarme lo que habíamos pensado con el Padre Federico: existen algunas aldeas que jamás escucharon el Evangelio. Pero Gustav hizo mucho más que eso: me indicó la ubicación exacta de esas aldeas, me autorizó y motivó a ir allí e incluso me consiguió transporte con un cristiano que vive cerca de allí (iremos en moto). Estas aldeas quedan a 40 kilómetros de Bouna, cerca del pueblo de Tamala, a pocos metros de la frontera con Ghana. Partiré allí el martes de mañana (6/2/18) y pasaré la noche en alguna de esas aldeas para retornar al día siguiente.

Me dejó gratamente sorprendido la excelente disposición de Gustav y de toda la iglesia local para con la misión del OGP. Esperaba buena recepción pero nunca imaginé tanta colaboración. Hasta el momento, todos los sacerdotes que conocí en Costa de Marfil y la gente en general se destacan por su espíritu misionero, su humor y su buena disposición. África no podría ir mejor. ¡LA MISIÓN EMPEZÓ CON TODO!

Aproveché mi estadía allí para recorrer los mercados locales ya que necesitaba un par de ojotas (pues mis zapatillas de tanto andar no pueden más), un pantalón y un par de remeras. Conseguí todo y a buenos precios. Pero cuento esto en realidad para mencionar algo que jamás antes me había pasado. Cuando fui a comprar las mencionadas ojotas, habíamos pactado con el comprador un precio de 4000 francos (de Costa de Marfil), pero resulta que luego terminé por decidirme por otras. Le pagué y me fui. A los 5 minutos aparece corriendo el vendedor con 2000 francos en la mano: venía a devolverme la diferencia. Sin saber, me había llevado unas ojotas mas económicas, y al percatarse de esto, el vendedor me buscó por todo el mercado para devolverme dinero… ¿Dónde se ha visto eso? Máxime entre gente que pasa muy serias dificultades tanto materiales como espirituales. Por supuesto que no le acepté el dinero: su gesto lo merecía. Con esto quiero insistir en algo que ya he comentado antes: salvo por la policía (siempre en busca de coimas por faltas inexistentes), este es un pueblo de gente muy honesta.

Esto es todo por ahora. 

 

DIOS, PATRIA Y HOGAR

 

 Cristián

6.03.18

Crónicas africanas III OGP-MCD

Apenas pasadas las 6.30am llegué al Centro Misionero Católico de Bondoukou, donde había quedado en encontrarme con el Padre Ernest y con mí ya entrañable y simpatiquísimo amigo, el sacristán Francois (que también hacía de traductor inglés-francés y viceversa). De allí debíamos ir a la casa de otro sacerdote (de nombre Jean Claude), desde donde partiríamos a una celebración de comunidades católicas que se hace cada primer viernes de mes, sobre una colina ubicada a 15 kilómetros de la ciudad. Parte en auto, parte en moto y 30 minutos andando por empinados senderos es el único modo de llegar allí. Entre que esperamos a Jean Claude y a otro sacerdote que vino con nosotros (Padre Simón) se hicieron las 9 y llegamos al destino final a las 10am (para venir a África uno tiene que venir bien provisto de paciencia… los tiempos para todo aquí son muy lentos. Se trata de algo cultural, sin dudas).

Era un típico día africano: cielo completamente despejado, un sol desplegado en su  esténtor, alta humedad y un calor abrasador que ya trepaba los 36 grados; sin una pizca de viento que atenuara la situación. Para mi, que salvo por mis partidos de fútbol 5 semanales no estoy particularmente entrenado en lo aeróbico, fue un esfuerzo considerable llegar. ¡Ni quiero imaginarme lo que fue aquello para los cientos de mujeres que andaban con sus niños a cuestas! “¡Que devoción la de esta gente! ¡Qué voluntad!”, fue lo primero que pensé entonces.

Al llegar, sobre una superficie llana, había no menos de 1000 personas sentadas en el suelo, tapadas en lo alto por las copas de centenarios árboles que los protegían del omnipresente sol. Todos vestían vivos y alegres colores y conversaban animadamente mientras esperaban el comienzo del evento, que consistiría en animados discursos de predicadores varios, experiencias de personas salvadas por milagros concedidos por Jesucristo y la Virgen María y la presencia del sanador principal del pueblo, un católico africano de nombre Marion (resultó ser primo de Francois, mi amigo), que imponía sus manos sobre los enfermos que iban en su auxilio. Aunque la parte principal y más esperada del evento era la anunciación de la presencia del Espíritu Santo, que ingresaría en ellos y los limpiaría de cualquier demonio o maldición que tuvieran.

Pasaban cosas bastante increíbles en ese momento: varias personas, sobre todo mujeres, gritaban endiabladas y hasta haciendo movimientos epilépticos, como queriendo sacarse demonios de adentro. Cuando esto sucedía, un grupo de voluntarios predicadores llevaban (a veces arrastrando) la persona a un bosque (que tienen como) sagrado ubicado a unos metros y le recitaban varias oraciones. Al cabo de poco tiempo, las personas volvían con una gran tranquilidad y paz en sus ojos y espíritu.

La mayoría de los asistentes eran católicos pero también había algunos paganos en busca de luz, como me dijo alguien por allí. Es importante subrayar que en este evento estuvo también presente el Obispo de Bondoukou y no menos de cinco sacerdotes. Con todos pude intercambiar algunas palabras allí. Fue una experiencia muy linda; todo muy ordenado, bien programado, las personas muy educadas y devotas. Me recibieron espléndidamente: la hospitalidad es sin dudas una marca registrada del africano. Nomás llegar me reservaron un sitio de honor junto al Obispo, al sanador y los sacerdotes; todos sentados en sillas en un improvisado escenario techado de paja y cañas. Ante cada intermedio, me levantaba para llevar y mostrar las imágenes sagradas que tenía (Virgen de Schoanstatt y Jesús Misericordioso) a todos los allí presentes.

Siendo la 1pm nos dispusimos a almorzar con Francois unas sardinas y unos panes que habíamos traído; el calor era realmente insufrible. Ahora era tiempo de ir a recorrer algunas aldeas y conocer a sus habitantes. Cogimos dos motos y fuimos, entre otras aldeas, a Zandan 1 y a Zandan 2. La gente nos recibió con los brazos abiertos; particularmente a la Virgen. Preguntando luego de un rato acerca de sus necesidades materiales elementales, nos dijeron que el problema principal allí es el agua: las pocas bombas que hay son obsoletas o están parcial o totalmente rotas (tampoco hay tanques de agua). Las mujeres (que son quienes hacen casi todo aquí; aún los trabajos más duros) tienen que caminar 40 minutos por caminos complicados para conseguir agua (si tienen suerte). Luego deben volver con bidones que pesan más de 10 kilos… Y aun así, con necesidades tan elementales como esta, no pierden el humor y la esperanza. Pero volveré sobre este asunto de las necesidades temporales de esta gente en una próxima crónica (para ver en que podemos ayudar los lectores y nosotros).

Habré vuelto a mi habitación cerca de las 3 o 4pm. Cuando llegué, tomé un litro de agua y me tiré en la cama por un buen rato. Realmente ¡no daba más! A las 7pm me encontré a tomar un café con mi amigo Francois (mi café instantáneo que a todos lados llevo) para repasar un poco todo lo vivido y hablar de otras cosas (particularmente de la situación de la Iglesia en Costa de Marfil, del peligro del Islam y su expansionismo, del paganismo, de las misiones, etc.).  Lo que pude corroborar allí, como me adelantaran los sacerdotes del lugar, es que la iglesia de Costa de Marfil es muy activa y misionera (particularmente en Bondoukou) y que los Kulango (una de las tribus a visitar) habían escuchado todos el Evangelio al menos una vez.

Al día siguiente me entrevisté con el obispo y fui a saludar a los sacerdotes y las personas que había conocido allí y que tan bien me habían acogido. Ahora tocaba viajar a Bouna; un pueblo ubicado a 4 horas en dirección norte, cerca de Ghana, donde se encontraban nuestras dos próximas tribus: los Lome y los Lobi.

3.03.18

Entre las tribus de Costa de Marfil... OGP-(MCD)

Después de 10 horas de vuelo, parada en Etiopía mediante, aterricé finalmente en mi primer destino misional: Costa de Marfil. Más precisamente llegué  a Abidjan, que es la ciudad más importante de este país (aún más que su capital), ubicada casi sobre las postrimerías del Mar de Guinea y a pocos kilómetros de sus vecinos, Ghana y Liberia. Si algo tienen en común estas naciones costeras del occidente africano es su clima tropical y sus hermosas playas (particularmente cierto, dicen, en el caso de Sierra Leona). Aunque más allá de estas similitudes accidentales existen grandes distancias entre cada una de estas, y no me refiero a lo meramente geográfico. 
Primeramente hay que mencionar que existen en África miles de etnias distintas, más de 1000 lenguas (y dialectos) y cientos de lo que comúnmente se denomina “ethnic religions” (suerte de religiones/creencias paganas locales). Es decir, las diferencias culturales y aún raciales son siderales, generándose no pocas veces enconos viscerales entre éstas, llegando al punto de  vivir de guerra en guerra. Todo lo cual queda de manifiesto, muy especialmente, en los procesos electorales y con los distintos gobiernos, donde lo que prima no es la ideología sino la raza. Sí… como escucharon. En la mayor parte de los casos, la política es considerada (y utilizada) tan solo como un medio para llevar al poder a determinada tribu-clan. Por lo general, la ideología no prende en la mayor parte de este continente; menos aún en estos tiempos, donde no existen, como otrora, potencias occidentales rigiendo los destinos africanos. Cuestión esta que, como sabemos, intentó explotar la izquierda en su momento para hacerse del África (ya vieron como le fue a ese terrorista apellidado Guevara y lo que éste pensaba de los africanos).  
Y en menor o mayor medida, así es África: decenas o cientos de culturas diametralmente opuestas insertas en naciones puramente nominales o ficticias.  Es decir: no existe identidad nacional ni sentimiento patriótico o de pertenencia del africano –medio- a su país de origen por el simple motivo que no existe la más mínima homogeneidad cultural, étnica, racial o religiosa.
Tampoco entre las naciones africanas existen demasiadas similitudes exteriores y sus relaciones –en general, puramente diplomáticas- suelen ser intermitentes. La lengua oficial varía de acuerdo al imperio occidental que los colonizó por más tiempo. Por ejemplo, en Costa de Marfil, Burkina Faso, Togo, Guinea, etc., se habla francés; unos kilómetros más al este es el inglés el idioma principal (Ghana, Nigeria, Camerún; predominando el sajón en el este y el sur del continente). En otros pocos países se habla portugués (Cabo Verde, etc.) y en alguno podrá escucharse algo de alemán o italiano. 
Más allá de esta información, que sirve cual preámbulo al lector, ubicándolo en tiempo y espacio, hay algo que desearía remarcar aquí y ahora y que me parece demasiado claro e importante: la gente es realmente muy buena; pura, amable, honesta (me refiero al África Negra, Subsahariana y no al norte, predominantemente musulmán). Debo confesar que esto es algo que me sorprendió gratamente. Pues, a pesar de estar gobernados hace largas décadas por tiranos y/o corruptos de toda laya (que vale aclarar: son negros y africanos; no occidentales y blancos) y sufrir los interminables males del desempleo, el hambre, la injusticia, las enfermedades y las guerras, esta gente aún conserva la esperanza y el buen espíritu. Y en general, honran y respetan las tradiciones y la familia. ¡Cuánto podría aprender de ellos el Occidente moderno, ateo y relativista; destructivo!
Esta gente tiene el corazón abierto de par en par, recibe con gran alegría al extranjero y cuida de sus pares y familiares. Es por ello que el Cristianismo crece y crecerá cada día más aquí: tarde o temprano, estoy convencido que, indefectiblemente, el África negra será totalmente cristiana. Seguramente, esto es algo que saben bien los musulmanes y por ello su cruda y sangrienta persecución a cristianos y su redoblamiento de esfuerzos para extender sus garras de influencia hacia el sur del continente: la Savannah y la región tropical. Y como está la cosa, sería bueno, tal vez, comenzar a pensar en establecer allí algunas milicias cristianas (como aquellas gloriosas del Medioevo) que puedan defender la Cristiandad y a sus indefensos y piadosos pobladores de los cobardes ataques mahometanos. Indudablemente, este asunto merecería ser tratado aparte en algún otro momento.
 
 
En fin… Se me ha hecho largo esta suerte de proemio. Volvamos a lo que quería contarles en un primer momento. Quedamos en que llegué a Abidjan. 
Mi plan era quedarme allí por al menos dos días a fuer de poder organizar mejor mi viaje hacia el interior del país; donde se encuentran tres de las cuatro tribus que aparentemente no han oído aun el Evangelio y donde no hay cristianos (al menos, esa era nuestra información hasta el momento). Luego de adquirir y estudiar nuevos mapas de las áreas a abordar, averiguar transportes, bendecir las imágenes que entregaría a los paganos y visitar e informar acerca de la misión al párroco de la Catedral principal de la ciudad, me propuse partir.    Debía ir a Bondoukou; un pueblo ubicado a 400km al norte, muy cerca de la frontera con Ghana. Según lo que entonces había calculado, dos de los grupos que debía visitar se encontraban a un radio de 50-70km de allí. 
De acuerdo al “bendito” Google Maps y la guía Michelin (entre otros), el estado de los caminos era bastante aceptable, y en auto no tardaría más de 5 horas en llegar a destino. El único problema a esta ecuación (y que no había calculado: mea culpa) eran los precios exorbitantes de los vehículos en alquiler en este país: hasta cuatro veces más que cualquier nación occidental (¡me llegaron a pedir 150 USD por día!). Naturalmente, mi exiguo presupuesto no daba para tanto… Pero antes de poder desanimarme, buscando y buscando, pude conseguir un colectivo para ese lugar que tardaría 6 horas (según aseguró entonces quien me vendió el boleto). 
Podría hacer una crónica aparte de ese viaje… Resumiendo la cuestión, a los 3 kilómetros de andar el vehículo se averió y quedamos todos en… en algún lugar, esperando al reemplazo. Cuadro de situación: la temperatura rondaba los 38 grados, la humedad era del 92% y no había hueco de sombra donde ocultarse de aquel tremebundo sol. Gracias a Dios, pronto aparecieron unos providenciales vendedores ambulantes de bebidas, lo cual fue suficiente para que nadie muriera deshidratado o insolado. El bus, que como todo aquí se toma su tiempo, tardó una hora y media en llegar. Pero llegó: eso era lo importante y lo que me tenía muy inquieto. El problema es que llegó con más gente adentro y tuvimos que amucharnos como pudimos: en los asientos de tres personas iban cuatro, en los de dos, tres… Los pasillos intransitables por la cantidad de bolsos y bolsas de comida de los distintos pasajeros… 
Indudablemente, no me quedaba otro remedio hacer un estoico esfuerzo y mentalizarme para soportar un largo y tortuoso viaje. Haciendo el cuento corto: lejos de haber llegado a las 6 horas (como prometían en la boletería de Abidjan) tardamos ¡11! Pues tampoco me habían dicho que este bus era de aquellos que en argentina llamamos “lecheros”; es decir, de esos que paran cada 3km (sea para dejar pasajeros, para buscar nuevos o simplemente para que el chofer hable algunos minutos con algún amigo suyo que encontrara en variopintos puestos del camino). Aunque si algo hubo que terminó por impacientarme fue la –insólita- desorganización para las paradas de “urgencia de baño”. En general, en cualquier lugar y transporte terrestre del planeta (si no poseen baño interno, como era el caso aquí) se para una o dos veces en todo el viaje. Aquí no… bastaba un grito de alguno de los 70 u 80 pasajeros para que el chofer parara sin más. Y así fue, y no exagero: debemos haber parado cerca de 20 veces por este asunto… 
 
 
Siendo cerca de las 10.30pm (habíamos salido 10.45am), finalmente llegamos y yo estaba feliz. En la “terminal” del bus (consistía básicamente en un descampado sin luz, donde sólo había algunos vendedores con linternas y chóferes, esperando a los pasajeros) se me acercó un africano muy simpático que conducía una moto-taxi, ofreciendo su servicio. Acepté inmediatamente y le pedí que me dejara en algún alojamiento de la zona. Como todos los africanos que conocí hasta el momento, el chofer cobró lo que dijo que iba a cobrar (repito, no dejo de sorprenderme por la honestidad de este gente). Una vez que llegué al hotel, desempaqué rápidamente parte de mis cosas y me tiré en la cama: mañana sería otro día. 
Temprano a la mañana ya estaba desayunado y listo para hacer lo primero de mi lista en este pueblo, que era visitar las iglesias o comunidades católicas que hubiera. Para mi sorpresa, había bastantes católicos. Fui primero a la Iglesia de Notre Dome, para presentarme ante las autoridades y la comunidad del lugar y solicitar información acerca de las tribus que debía abordar. Lamentablemente, no conté con la barrera idiomática; casi infranqueable aquí (a menos que uno sepa francés, claro). En mi error de cálculo, no barajé la posibilidad de que casi nadie en este país hablara inglés. Necesitaba sí o sí un interprete/traductor que supiera ambos idiomas, y así me lancé por el pequeño pueblo durante las primeras horas del día (hasta aproximadamente las 2pm) en busca de alguno. ¡Nadie! “Je ne comprend”, era todo lo que recibía en respuesta. 
Volví a mi habitación totalmente desmotivado y algo desesperado, pues ¿cómo iba a hacer para conseguir ayuda y predicar el Evangelio si nadie aquí habla inglés? Decidí dejar de pensar y levantarme de la cama. Todavía me quedaba un lugar donde ir: un centro católico misionero de Bondoukou. 
¡Enorme fue mi alegría cuando no sólo encontré al padre Ernest y a un acólito suyo que hablaba inglés y francés a la perfección! ¡Más grande fue mi alegría cuando pude ver la gran disposición y acogida que me dieron! “Deo gratias!”, dije inmediatamente.
El padre Ernest dirige la diócesis de Bondoukou y tiene un gran espíritu misionero. Enseguida me invitó a pasar a su oficina y nos pusimos a hablar por un largo rato. Le conté de mí y del Padre Federico y su misión en el Himalaya, y le expliqué acerca del OGP (Omnes Gentes Project), del MCD (Mission Coundown). En todo momento, tanto el padre como el sacristán (Francua) se mostraron muy receptivos y deseosos de ayudar. Fue una charla muy agradable. Antes de retirarme y ponerme a su disposición, le regalé una imagen de la Virgen de Schoenstatt (con el niño Jesús); la misma que donaremos a cada pueblo que visitemos (son imágenes laminadas en tamaño A3 del Jesucristo Misericordioso y de la Virgen de Schoenstatt). Quedaron muy agradecidos y me invitaron a participar de una misa al día siguiente, luego de la cual me acompañarían a visitar algunas de las tribus (Kulango). Invitación que obviamente acepté muy gustoso. 
Ha sido un buen día. Gracias a Dios, ¡la misión ya comenzó!
 
Saludos a todos
Cristián
DIOS, PATRIA Y HOGAR

27.02.18

Hacia las tribus más remotas (OGP-MCD)

Hacia las tribus más remotas (OGP-MCD)
 
Ya es tarde y por eso escribo rápido. Voy al punto. Ahorro todo prólogo…
 
1. Sigue la Guerra Misional
 
 
 
Nuestro gran amigo Cristian Iturralde sigue su batalla misionera. Como si fuera poco su visiblemente fructífero voluntariado apostólico en el Himalaya, partió al África Negra. 
Voló desde India a Kenya, donde revisó el catálogo de pueblos paganos (cuya primer versión preliminar hace poco publicamos), se apertrechó de mapas y templó su alma en la ascética y la plegaria, para salir a pregonar la Fe Católica a los pueblos negros aún infieles. 
Me muero de ganas de estar con él. Pero, las exigencias actuales de la Misión Himaláyica me lo impiden, aunque mi alma se desgarre. Si algún sacerdote me reemplazase unas semanas en el Himalaya, partiría sin dudar al África con Cristian, en este, el Primer Raid de la Cuenta Regresiva Misional (Omnes Gentes Project).
 
2. Del Catálogo Misional
 
 
 
Estuvo en Kenya varios días mejorando el catálogo -basado en Mt 24,14-, buscando todas y sólo aquellas tribus (o etnias) donde jamás fue predicado el Evangelio o donde es muy probable que nunca haya sido predicado. Se estuvo informando con el clero nativo y estudiando y confrontado todos los catálogos que hay disponibles  (son todos listados protestantes, como ser el Joshua Project, People Groups y Finishing the Task). Nuestro amigo Cristian está mejorando el catálogo de pueblos que segura o probablemente jamás oyeron el Evangelio (los lectores nos pueden ayudar a mejorarlo desde sus casas, confrontando nuestro catálogo con los que están en la red).
 
3. Su Misión 
 
 
Ahora bien, más allá de listados y logísticas, lo principal es que Cristian ya llegó de Kenya a Costa de Márfil y que, Dios mediante, mañana comenzará su primer expedición y, más aún su raid misional. Más que expedición, es un raid ya que tratará de llegar a varias tribus remotísimas que, con toda seguridad o gran probabilidad, jamás oyeron  el anuncio del Evangelio. 
Con extrema pobreza de medios, sin compañeros (¡voluntarios, alistaos!), sediento de dar a conocer a Cristo y a Su Madre, con la gracia de Dios y la ayuda de la Virgen, apunta a estas tribus: Kulango Boundoukou, Loma y finalmente los Bouna Kulango.
El objetivo es anunciarles el Evangelio y llevarles las primeras imágenes sacras, una del Salvador y otra de Su Santísima Madre.
Los reportes del Joshua Project advierten que la tribu Bouna Kulango es hostil y agresiva. Pero, Cristian se arriesgará por Jesucristo. 
Allá va, con la gracia de Dios.
 
 
 
Acompañémoslo con las plegarias. 
Agradecemos, desde estas líneas a las poquísimas almas que, con su ayuda, hacen que está misión humanamente imposible se esté haciendo realidad.
¡La Cuenta Regresiva Misional (Mission Countdown) ya empezó! Comenzó hace un mes cuando fuimos a una tribu de Bhutan  (pero eso es tema para otra feliz crónica).
 
¡Cristo vence!
¡Arriba la Misión!
 
Padre Federico, S.E.
Misionero en el Himalaya 
Expedicionario del OGP-MCD 
28/2/17
 

19.02.18

Crónicas indianas (2): De bengalíes y relojes suizos al Himalaya. Por Cristián Rodrigo Iturralde

De bengalíes y relojes suizos al Himalaya

Por Cristián Rodrigo Iturralde

 

(Fast Forward o versión abreviada del vuelo de Delhi al estado de Bengala Occidental[1] desde que salí del hotel) Valija hecha, café, esperar, café, esperar, esperar, taxi, “hola” al taxista (sin respuesta), tráfico, “Autopista al infierno” por AC DC suena en la radio, aeropuerto, “gracias’ al taxista (sin respuesta), más aeropuerto, esperar, esperar, abordando avión, comiendo, picante en la comida, picante en el agua, picante en la ventilación, denme un #$%!!#  respiro.   Me desmayo, PAZ. Me reaniman, #[email protected] (sigo en la India #!%$#%).

 

(Play, en tiempo real) Uff…. “¡Llegué! Deo gratias. Falta menos”, respiré aliviado, mientras el comisario de abordo despedía con un “enjoy your stay”, un guiño de ojo y una mueca (que en ese momento no pude descifrar) a los pasajeros occidentales. No sé si lo soñé o qué, pero recuerdo que seguidamente a sus palabras la tripulación y medio aeropuerto explotaron en carcajadas… Pero como haya sido, en ese momento estaba casi exultante de alegría. Delhi ya había quedado atrás (aunque marcado en mi memoria para siempre) y solo me restaban ocho horas en 4X4 de zigzagueantes subidas y bajadas para llegar a Naga, esto es, a la misión: mi destino final (Pero todavía me quedaba besar algunos sapos).

Leer más... »