Errores fundamentales acerca de la Biblia

VirtudesVivimos en una sociedad que no quiere saber nada con la religión, y por lo tanto no sabe nada de la religión, y así, la gran mayoría de los bautizados ignoran incluso los aspectos fundamentales de la fe que se suponía debían recibir. Y cuando uno de esos aspectos se refiere al rol que cumple la Biblia en el cristianismo, no es de extrañar que se cometan errores fundamentales.

Específicamente, quería llamar vuestra atención a la Biblia, y la abismante la ignorancia que existe sobre ella.

Puesto que todas las culturas han usado la literatura y las fábulas para transmitir nociones de sabiduría y experiencia, cuando el cristiano mal catequizado escucha cada domingo que lee un trozo y luego se declara “Palabra de Dios”, naturalmente piensa que estamos ante un libro de historias edificantes que (tal como dice la portada del Libro de las Virtudes) “exaltan los valores que nos hacen mejores personas”.

Pero si un católico de misa dominical se anima a leer la Biblia, con este misma idea en la cabeza, más vale que se prepare para una gran decepción. Naturalmente comenzará por el Génesis, y pasará por los primeros 11 capítulos sin entender mucho, pero sin grandes complicaciones, porque el diluvio y la torre de Babel tienen un tono épico que no se presta para cuestionamientos. “Seguro hay cosas interesantes ahí” se dice “pero ya alguien me las explicará, sigamos adelante”.

Cuando llegamos a Abraham ya parece que estamos hablando de sujetos con los que podemos identificarnos, pero si esperamos una especie de “vida ejemplar", de inmediato comienzan los problemas. El relato inicial nos cuenta que, luego de arribar a la tierra prometida, Abraham tiene que bajar a Egipto por causa de una hambruna, y ahí le pide a Sarai que diga ser su hermana, para evitar represalias del faraón.

Pero ¿El padre de la fe y elegido de Dios pidiéndole a su señora que mienta? Se supone que los cristianos no deben mentir nunca, y que Satanás es el Padre de la Mentira; ciertamente que no es un buen comienzo para un patriarca.

Se nos explica que Sarai era tan hermosa que Abraham temía que el faraón lo matara para casarse con ella, pero cuando el engaño se descubre, los egipcios simplemente le entregan a su esposa y le dicen que se vaya. Curioso.

Luego el Génesis nos cuenta de la promesa de Dios a Abraham, y que él intenta cumplir cometiendo adulterio con su esclava Agar, la que a su vez es “recompensada” con el exilio al desierto cuando todavía estaba embarazada. Seguimos leyendo y nos enteramos que finalmente Sara concibe a su hijo Isaac, pero Abraham está dispuesto a matarlo porque Dios se lo pide ¡Y Dios lo premia por eso!

A estas alturas, nuestro “católico de a pie” se siente confundido y engañado: en apenas pocas páginas, hemos conocido de mentiras, adulterio, abusos y sacrificios humanos, y esta historia no se parece en nada a lo que se escucha en las lecturas de domingo, mucho menos a lo que uno esperaría de la Palabra de Dios.

Y en adelante la cosa no mejora: Luego de enterarse en el Génesis acerca del incesto de las hijas de Lot, del engaño de Rebeca y Jacob a Isaac, el engaño de Labán a Jacob y la venganza de este último robando los rebaños de Labán; a nuestro lector le aguardan el asesinato de Moisés, las plagas de Egipto, las drásticas leyes del levítico, las normas rituales del deuteronomio, la conquista de la Tierra Prometida, el adulterio y homicidio del Rey David, y la poligamia del sabio y justo Salomón. Eso, por mencionar solo algunos ejemplos conocidos de los relatos que encontramos en la Biblia.

Llegado este punto, existen diversas reacciones posibles. La mayoría dejará de leer la Biblia, suponiendo humildemente que solo los teólogos tendrán la posibilidad de sacar algo de todo esto. Otros, con el tiempo y las ganas de estudiar teología, dedicarán buena parte de su vida a “desengañar” a sus hermanos, denunciando que la Iglesia miente al enseñar que la Biblia es Palabra de Dios. Y otros, que no quieran depender de enseñar religión para esa misma la Iglesia, pueden publicar libros enteros dedicados a Los Pésimos Ejemplos de Dios.

Cada una de estas actitudes es dañina y desastroza: la ignorancia voluntaria de algunos cristianos, la blasfemia hipócrita de los segundos y la apostasía formal de los últimos. Y todas ellas encuentran su origen en el mismo error fundamental de pensar que un libro inspirado por Dios debería estar lleno de sujetos ejemplares y relatos edificantes, que la Biblia debería ser como el Libro de las Virtudes (Un tesoro de relatos y poemas que exaltan los valores que nos hacen mejores personas), pero en clave más antigua.

La Biblia no es eso.

Sin lugar a dudas que la Biblia es la Palabra de Dios, pero lo que eso significa no siempre nos queda claro, y por eso la Iglesia se ha ocupado de definirlo, específicamente en la encíclica Dei Verbum:

11. Pues, como todo lo que los autores inspirados o hagiógrafos afirman, debe tenerse como afirmado por el Espíritu Santo, hay que confesar que los libros de la Escritura enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación.

La Biblia enseña la verdad que Dios quiso consignar para nuestra salvación, aunque ello nos obligue a enfrentarnos con nuestra condición humana.

Puede sorprendernos que Dios haya querido consignar episodios cuyos protagonistas son llamados por Dios a cumplir la misión de expandir un mensaje de perfección moral, pero al mismo estén ellos mismos tan llenos de manchas y defectos morales.

Seguramente esa era también una preocupación en la antigüedad, porque San Pablo se ocupó de explicar en la primera carta a los Corintios, de qué iban tantas historias de valor cuestionable que encontramos en las Escrituras hebreas.

10,6 Todo esto aconteció simbólicamente para ejemplo nuestro, a fin de que no nos dejemos arrastrar por los malos deseos, como lo hicieron nuestros padres.

7 No adoren a falsos dioses, como hicieron algunos de ellos, según leemos en la Escritura: El pueblo se sentó a comer y a beber, y luego se levantó para divertirse. 8 No forniquemos, como algunos de ellos, y por eso, en castigo, murieron veintitrés mil en un solo día. 9 No provoquemos al Señor, como hicieron algunos de ellos, y perecieron víctimas de las serpientes. 10 No nos rebelemos contra Dios, como algunos de ellos, por lo cual murieron víctimas del Angel exterminador.

11 Todo esto les sucedió simbólicamente, y está escrito para que nos sirva de lección a los que vivimos en el tiempo final.

Por eso, a veces debemos leer la Biblia, para inspirarnos a imitar lo que han hecho los Elegidos de Dios, pero otras veces también tenemos que estar abiertos a vernos reflejados en los mismo pecados que cometieron nuestros padres. La Biblia no se lee siempre igual, ni tiene un solo sentido, ahí radica su inagotable valor.

El otro día encontré en una librería El Buen Libro: una biblia humanista, del filósofo A. C. Grayling. Al ojearlo, me dejó la impresión de que es todo lo que uno esperaría encontrar en un supuesto texto moralizante, escrito por hombres. La sección titulada Génesis comienza con Newton y el descubrimiento de la gravedad como “una fuerza mutua natural que lo sujeta todo, de los planetas a las estrellas, en un abrazo unificador”, y luego recopila y refunde diversas tradiciones de maestros de sabiduría, como Aristóteles, Séneca, Newton, Voltarie y Locke, en secciones con tituladas Sabiduría, Parábolas, Concordia, Lamentaciones, Consolaciones, y así. Todo muy ordenado y alegre, casi para sentirse feliz de estar vivo.

Y es que los hombres tendemos a idealizar a nuestros héroes. Lo hacen las naciones con los padres de la patria, las religiones con sus santos, las causas con sus mártires, y los fanáticos con sus artistas favoritos.

Pero la Biblia no es así. No intenta disfrazar la realidad humana, ni negar los pecados de los patriarcas, sino que presenta nuestra realidad en toda su amplitud, y con un solo norte: Nuestra salvación. En ese sentido, su sola existencia desafía lo que sabemos sobre nuestra forma de entendernos a nosotros mismos, porque un libro así no puede tener un origen simplemente humano.

Este es un error fundamental acerca de la Biblia: creer que es una mera recopilación de historias didácticas y edificantes. Pero hay más, que exploraremos más adelante.

28 comentarios

  
José Ángel Antonio
Yo suelo comparar la Biblia a un Facebook, más aún, al Facebook colectivo de una familia, un Facebook que llevaron nuestros abuelos -con historias ejemplares y otras no tanto, pero que no han censurado, sino que han dejado por ser parte de la familia y tener una enseñanza...

Por encima del criterio humano de los abuelos que llevaron el Facebook, está el de un seleccionador-depurador que tiene su propio mensaje a partir de los posts (unos literarios, otros intimistas, otros históricos)... y que saca su propia enseñanza (quizá no la que quería el abuelo que lo publicó al principio). Ese seleccionador depurador sería Dio-Espiritu Santo como inspirador.

*** Los filósofos querrían que la Biblia fuese un tratado filosófico y los ingenieros que fuera un manual de instrucciones, pero ni es eso ni nunca ha declarado serlo. Como tantos libros "de familia", recopila distintos géneros, estilos y autores... pero de la familia.
12/05/14 10:39 PM
  
Enrique G. B. A.
Que la Biblia, no es un "libro edificante" es una vieja enseñanza que suele olvidarse.
Ahí está el hombre retratado en todas sus miserías y grandezas.
A lo que se añade otro escándalo, Dios no espera a que el hombre alcance cierto grado de civilización, para entablar su díalogo de salvación. Lo comienza cuando desde el desorden del pecado original, la identidad de los pueblos pasaba por una lucha a menudo violenta con otros de sobrevivencia, exterminio o esclavitud.
Mientras el no creyente suele ver en esto una justificación de pecados o errores, cuando no indiferencia ante ellos, el creyente ve la esperanza de que no hay caida u oscuridad, a la que Dios no pueda llegar para levantarlo.

12/05/14 10:47 PM
  
Cristiano Indignado
Resulta especialmente curioso que se hable de desconocimiento de la Biblia cuando hasta hace dos siglos, más o menos, se prohibía expresamente su traducción a otros idiomas que no fuesen el latín, y cuando posteriormente, y hasta la alfabetización general de la población, eran muy pocos los que podían hacerlo.

El desconocimiento de la Biblia durante muchos tiempos no sólo no ha sido promovido por el Mundo, sino que ha sido propugnado por la propia Iglesia Católica.

A partir de ahí, las interpretaciones que quepan.
12/05/14 11:36 PM
  
José Vidal
Lo que resulta curioso, Cristiano Indignado, es que se desconozca más la Escritura hoy que hace tres siglos, cuando teóricamente sólo se la podía leer en latín. La mayoría del pueblo católico conocía más acerca de su fe, que la mayoría actual. Hoy estamos llenos de Biblias, de mayor o menor calidad, pero asequibles, con muchas notas explicativas, etc; y sin embargo muy pocos las leen. Parece que los masones amigos de Julio Verne la vieron venir bien, cuando él escribió "proféticamente" que en esta época, la mayoría de la gente sabría leer, pero "curiosamente" casi nadie leería. Muy curioso. Irónico. O premeditado...
13/05/14 12:34 AM
  
Cristiano Indignado
No seré yo quien le quite la razón a Julio Verne en esta materia. La Biblia (igual que aquí en España El Quijote) pasa por ser uno de los libros más comprados y menos leídos, por lo general.

Discrepo, sin embargo, en su apreciación de que hace tres siglos el pueblo supiese más de su fe que ahora. Sabían lo mismo, porque a falta de lectura estaba la interpretación del oficiante de turno, condicional siempre.

En cuanto a las notas explicativas, pues suelo ser muy escéptico con ellas. En mi casa hay tres (la Nácar Colunga de cuando hice la comunión (1989), la Biblia de Jerusalén en cinco tomos y la Mateos-Schokel que me compré para intentar profundizar en una lectura más moderna.

Pero me encuentro, a mis 34 años, con la enorme dificultad de haber comprendido que si quiero una compresión veraz no me va a quedar más remedio que retomar el griego de mis estudios y leerla en ese idioma. La Mateos es demasiado contemporánea y la Nácar-Colunga un compendio de arbitrariedades para apuntalar los dogmas católicos (tambaleantes, en muchos casos). Quizá la mejor sea la de Jerusalén, pero aun así (interpolaciones de los diversos siglos aparte) creo que todas las traducciones están adulteradas en profundidad.
13/05/14 12:54 AM
  
marco
¿Conocen algún libro que compendie las respuestas católicas a todas las cuestiones que aparecen en el libro de pepe rodriguez que se menciona en el post y que tan a menudo se nos "tiran a la cara"? Gracias
13/05/14 1:39 AM
  
Pato Acevedo
@ Cristiano: ¿No te parece que los cristianos deberían tener una forma más directa de determinar cuál es la Palabra de Dios, que no pasara por aprender griego y comparar traducciones?

@ marco: La misma pregunta le hice hace algún tiempo a Bruno Moreno, de la editorial Vita Brevis. Me dijo que no conocía ninguno, y que si me interesaba podía escribir uno yo. Este artículo nació de mi posterior lectura de "Mentiras Fundamentales de la Iglesia Católica", hecha precisamente con vista a publicar un libro como el que mencionas.
13/05/14 2:24 AM
  
gringo
Enrique G.B.A..
Muchos pensamos que lo que aparece retratado en la Biblia es Dios con sus grandezas y miserias.
Un Dios que refleja la forma de ser del pueblo que cree en él en las diversas etapas históricas.
Un Dios que se enfada y mata a la gente incluso por millares o millones, luego parece que se amansa pero al final volverá de nuevo a liquidarnos esta vez por miles de millones.

Pato:
Sobre tu respuesta a cristiano indignado, creo que los cristianos lo teneis muy difícil.
Porque aun sabiendo griego koiné, hay partes intraducibles, y no son precisamente partes marginales.
Tanta polémica sigue suscitando hoy en día el divorciuo y la homosexualidad, lo cierto es que Jesús autorizó el divorcio en caso de "porneia", y nadie sabe qué quiere decir eso.
La traducción más aproximada es "prostitución", pero ¿a qué se refería?.
Protestantes, anglicanos y ortodoxos lo entienden como adulterio y permiten el divorcio, mientras que los católicos simplemente lo ignoran y no admiten ninguna causa de divorcio.
Igualmente Pablo condenó ser "arsenokotai", palabra aun más misteriosa y que literalmente sería como "cama masculina", que algunos interpretan como homosexualidad, y otros creen que solo se refiere a usar prostitutos masculinos o a la pedofilia.
¿En qué idioma pensó Pablo sus condenas a los pecados, en arameo, en hebreo, en griego? sabemos que al menos escribió originalmente en griego, pero vete a saber lo que se perdió entre sus pensamientos y su traducción al griego, y lo que se ha perdido tras dos mil años.
13/05/14 10:09 AM
  
Menka
Encíclicas fundamentales que previenen contra muchos errores:
Providentissimus Deus y Divino Afflante Spiritu, de obligada lectura. Dei Verbum no omite citarlas.
También es fundamental el parecer común de los Padres (Trento, CVI, CVII).
13/05/14 11:29 AM
  
Luis López
Yo creo que la Biblia es de los libros más honestos que jamás se hayan escrito (si no el que más).

Pese a la gran cantidad de autores, estilos y formas literarias late en su lectura una sensación de autenticidad verdaderamente emotiva. No sólo no se ocultan los errores del "pueblo elegido", sino que se recuerdan continuamente; no se ocultan las páginas oscuras del Nuevo testamento -ignorancia y cobardía de los apóstoles, negaciones de Pedro- sino que se recalcan casi con sadismo (el Evangelio de Marcos es paradigmático).

Porque la Biblia es en resumen la historia del pecado del hombre y de su redención; la historia, no de lo el hombre ofrece a Dios, sino de un Dios que se ofrece en su humanidad al hombre; es en definitiva una maravillosa historia de amor -de un amor inmerecido como el verdadero amor-, del amor de Dios por el hombre.
13/05/14 1:21 PM
  
Pato Acevedo
@ gringo: Los cristianos no católicos la tienen difícil, porque no cuentan con una autoridad que responda definitivamente a esas preguntas. Los católicos, en cambio, hemos defendido desde siempre que la Biblia no puede separarse de la autoridad de la Iglesia.

"Porneia" se refiere a inmoralidad sexual en general, y los católicos no lo ignoramos, sino que le damos su verdadero sentido, referido a matrimonios nulos de origen, como los incestuosos, que eran tan comunes en la antigüedad.

"Arsenokoites" claramente se refiere a los que yacen con hombres. Si esta fuera la única referencia al tema en la Biblia, ya los homosexualistas lo tendrían difícil, pero dado el contexto histórico y cultural, es simplemente imposible.
13/05/14 4:46 PM
  
gringo
Pato:
Si te paras a pensar sobre tu respuesta, vienes a decir que los católicos no tienen problema para interpretar la Biblia porque dejan que otros lo hagan por ellos.
Pues otra razón para no serlo.
De dónde sacas que porneia hace referencia al incesto y que en la antigüedad eran comunes los matrimonios entre familiares directos (salvo los faraones)?
Jesús habla de divorcio no de matrimonios nulos.
Además la Iglesia ha autorizado matrimonios entre tío y sobrina cuando se ha tratado de reyes y princesas.
Es lo que pasa cuando puedes interpretar la Biblia a tu conveniencia, lo moral es lo que tú digas y los demás a callar.
Arsenokotai probablemente haga referencia a cualquier acto homosexual, en eso coincido, la Iglesia siempre ha condenado la homosexualidad, pero es un ejemplo de lo que se pierde desde el arameo al griego y de ahí a las lenguas vernáculas.
Homosexualidad es una palabra inventada en Alemania en el s XIX, y sodomia no es un termino exacto pues excluye a las lesbianas.
13/05/14 7:46 PM
  
Pato Acevedo
@ gringo: Ser católico significa seguir una religión, no inventarse la que a uno le parezca más razonable. Por eso lo importante es saber a quién sigues, y no creer estúpidamente que no sigues a nadie.

Jesús habla del repudio, que era una institución de la ley mosaica, no del divorcio como lo entendemos hoy en día. El sentido de porneia que explico aquí es una tesis común entre todo lo que se ha escrito sobre el tema (por ejemplo), pero en definitiva no es determinante porque la Iglesia ha enseñado consistentemente que la verdadera interpretación de este pasaje no admite la disolución de un matrimonio consumado.
13/05/14 8:20 PM
  
Yo2
@Cristiano indignado, me encantaría saber de donde has sacado el conocimiento tan profundo de las escrituras del que presumes para hablar de interpolaciones y adulteraciones con 34 añitos, y sin contar con un maestro que te haya guiado en tan ardua tarea... debes de ser un genio, con más capacidad y entendimiento que el magisterio de los más sabios de la Iglesia durante los últimos 2000 años.
Una pizca de humildad hermano.
Un saludo en la Fe
13/05/14 8:50 PM
  
Cristiano Indignado
Evidentemente, "Yo2", el conocimiento no es mío, sino de muchos especialistas en la materia, como Schillebeeckx, Antonio Piñero, Elaine Pagels y otros, que son los autores que consulto para completar mis (escasos, como los de cualquier cristiano) conocimientos de la historia, la filología y la esencia de las raíces de nuestra fe.

En lo que coinciden prácticamente todos los estudiosos de los escritos del Nuevo Testamento es en sus numerosas interpolaciones, así como el carácter pseudoepigráfico de por lo menos cinco de las cartas de Pablo, así como en las contradicciones entre los sinópticos (entre ellos y mismos y con respecto al Evangelio de Juan).

Lo mío (y también contesto a Pato Acevedo con estas letras) es un intento por volver a las raíces originales del cristianismo, porque desde hace muchos años tengo la sospecha de que nos han estado vendiendo un producto adulterado a conveniencia.

Desconfío de casi todo aquello que sea posterior a Nicea y a la Conversión de Constantino, porque son ya obras de "ganador". Me interesa más el inicio, acercarme lo más posible a la esencia del Mensaje de Cristo, y ver en qué coincide o no con lo que desde niño me han contado.

Llámalo intentar hacer que la Verdad me haga libre. Por eso he querido replantear lo que conozco desde cero, acercándome a las fuentes, tanto las ortodoxas como las apócrifas, y descartando las interpretaciones posteriores. No es un modo de crítica, sino una liberación de prejuicios de lo aprendido, para tratar así de encontrar lo que estoy buscando.

En muchos comentarios digo que no soy católico. Lo digo honradamente porque pongo muy en duda muchos de los dogmas de la Iglesia Católica, y por tanto no puedo contarme entre los que sí creen en ellos. Pero estoy en un proceso de revisión, completo, tratando de encontrar respuestas.

Espero haber resuelto tus dudas. Un saludo.
13/05/14 10:33 PM
  
Juan el Bautista
Gringo:

¿¿Otra vez las mismas preguntas?? Te recuerdo que el cristianismo existió SIN BIBLIA (desde la muerte de NSJC hasta la definición del Canon, unos pocos siglos), PERO NUNCA HA EXISTIDO SIN TRADICION. De hecho, se pudo realizar el CANON gracias a la tradición. De ahí puedes deducir que, la BIBLIA, aunque muy importante, no es FUNDAMENTAL para el cristianismo.

Me sorprende que cuestiones la tradición cristiana APOYADA por la Biblia y no la Farisea (sin ningún apoyo histórico) de las logias.

14/05/14 12:45 AM
  
José Vidal
Cristiano Indignado: te deseo mucha suerte en tu búsqueda. Realmente. Yo también viví la mía, leí y escuché a algunos de los autores que nombraste (Piñeiro, por ej), y a la mayoría (aunque NO a todos) de los enemigos de la Iglesia Católica. Sus argumentos, sus críticas, sus dudas, etc. Nueve años aprox. viví ese camino. Luego de esos nueve años, volví a la Iglesia Católica. Es un camino que no le recomiendo a nadie, porque está plagado de mentiras, y perdí años de mi vida leyendo críticas que hoy considero infundadas. Pero Dios sabe lo que hace. Tal vez me haya sido útil para que, cada vez que lea las criticas de esos mismos autores, me de cuenta de las fallas que tienen sus argumentos. Pero cada uno tiene sus tiempos. Si alguien me hubiese querido traer a la fuerza en ese período, no lo hubiera logrado. Pero finalmente, volví yo solito. Quizás ese es el camino que Dios te está haciendo recorrer a vos también hoy. Y que en el futuro, seas un fuerte defensor de la Fe, luego de haber conocido las ideologías de los que la atacan.
14/05/14 1:48 AM
  
Pato Acevedo
@ Cristiano indignado: Me gustaría conocer tu opinión sobre este artículo que escribí hace unos días, acerca de lo "conveniente" que resultan las apelaciones a las interpolaciones.
14/05/14 2:59 AM
  
gringo
Juan el Bautista:
Tu cabezonería en tacharme de masón solo es igualada por tu ignorancia y desprecio por la Biblia.
"Te recuerdo que el cristianismo existió sin Biblia...".
La Iglesia no existió nunca sin Biblia porque el Antiguo Testamento también es la Biblia, y la creencia en que Jesús es el Mesías se basa en la interpretación que hacián los cristianos y el propio Jesús de las profecías del mismo.
Por eso Jesús en la sinagoga de Nazaret leyó al profeta Isaías y pronunció la famosa frase "hoy estos textos se han cumplido". (Lc 4, 16-21).
Lo que tú quieres decir es que la Iglesia existió sin Nuevo Testamento (aunque bien que os apresurais a decir que fue durante un breve período y que prácticamente estaban escritos los evangelios cuando murió el último apóstol).
En cualquier caso es común esa reacción de los católicos de quitarse problemas de encima y responder como la muñeca Barbie "a mí no me preguntes que soy rubia".
Doctores tiene la Iglesia y pregúntale a la Tradición es lo que se obtiene cuando se empieza a plantear dudas sobre contradicciones, versiones distintas de un mismo hecho, etc.
14/05/14 11:09 AM
  
Yo2
@gringo, mira que hay veces que te haces el interesante.
Juan se refiere a la recopilación de textos, no a los evangelios, que fueron escritos antes de que murieran los apóstoles (y esto, que es Tradición, lo está corroborando con pruebas las investigaciones que se están realizando).
La Biblia como tal no es una parte de ella, sino toda ella. De este modo el antiguo testamento no es la Biblia, ok?
El párrafo de la Barbie sobraba... hombre de paja y ofensa gratuita en un sólo movimiento, muy hábil.
Encuanto a los Doctores de la Iglesia, creo que las respuestas a tus supuestas contradicciones ya se hablaron en otros post. Otra cosa es que no te parezcan aceptables, pero ese es un asunto personal tuyo, no de ausencia o insuficiencia de respuesta por parte del Magisterio de la Iglesia.

Sobre los evangelios sinópticos y sus orígenes Daniel Iglesias (bogger de esta misma casa) subió unos post muy interesantes... por si alguien está interesado.
No puedo subir el enlace a ellos, pero no son difíciles de buscar.
Un saludo en la Fe
14/05/14 1:12 PM
  
José Ángel Antonio
Habla Díaz Rodelas, el coordinador de los 24 traductores que han hecho la nueva Biblia de la Conferencia Episcopal española:

Lo «porno» y el divorcio
«Si uno repudia a su mujer –no hablo de unión ilegítima– y se casa con otra, comete adulterio» (Mateo 5,32)
La nueva traducción usa la expresión «unión ilegítima» para traducir el griego «porneia», que alude a lo «porno». Jesús aquí se refiere a lo que hoy llamaríamos matrimonios nulos, por ejemplo, casarse con hijos o hermanos, «algo que hacían algunos judíos de Egipto influidos por el mundo griego», apunta Díaz Rodelas.

Búsquese en Google "La nueva Biblia en español más directo", en La Razón... para ver cómo se han tomado unas decisiones y no otras...
14/05/14 2:00 PM
  
Franco
Es curioso que hay quienes sigan acusando al NT de tener interpolaciones y manipulaciones, y sin embargo, no parecen haberse enterado de, por ejemplo, el blog de Pato: "Un par de enlaces sobre variaciones textuales en el NT", donde no comentó ni un solo ateo, ni un progre tampoco.
14/05/14 4:28 PM
  
Juan el Bautista
Gringo:

en la época de NSJC existieron muchos escritos piadosos de los que no había una seguridad si eran inspirados. Te recuerdo que los fariseos diferían de los saduceos con respecto a si los libros sagrados solo era el Pentateuco o si había algunos otros.
Posteriormente, con la desaparición del templo y de los sacerdotes saduceos, los fariseos, con profundos sentimientos anticristianos, modificaron enormemente la religión de sus padres.

"Biblia" es un concepto cristiano, y lo que conocemos como el Antiguo Testamento es PARTE de la Biblia, pero NO es la Biblia, de hecho, el AT incluye a los Griegos (Deuterocanónicos). Aunque no todos los aceptaban como inspirados.

¿Se apresuraron los apóstoles para escribir lo que vieron" Si, su celo los hizo escribir rápidamente sus experiencias para mantenerla fidedigna. ¿Se parecen en esto a los saduceos?

¿Fue la verdad total entendida desde el principio o hubo un desarrollo de nuestro humano entendimiento? Por supuesto que lo entendemos cada vez MEJOR, pero no PUEDE CAMBIAR DE SENTIDO LA INTERPRETACIÓN ORIGINAL, SOLO LA DESARROLLAMOS, LA MEJORAMOS, LA AMPLIAMOS....

En resumen, mi amigo, para desgracia tuya no nos "CORROE" la duda de cual será la interpretación "correcta" de la Biblia.... solo analizamos para saber cual es "mejor y mas perfecta" gracias a que la Tradición nos guía.

PS: ¿Importa que yo piense que eres masón? Tus respuestas (o ausencia de ellas) lo prueban.


14/05/14 6:07 PM
  
gringo
JuanBautista:
Es muy molesto que alguien continuamente te llame lo que no eres
Como ya sabes que me molesta y lo sigues haciendo es evidente que te gusta chincharme.
Y además con recochineo usas la palabra "amigo"
Perdona pero mis amistades son más selectas.
Como sois de los de sostenella y no enmendalla no admitis la tontería que es decir que la Iglesia no tuvo Biblia durante un tiempo.
Me da igual. Cuanto mas lo explicais más ridículo haceis.
"El AT es parte de la Biblia pero no es la Biblia"
Vale y Albacete es parte de España pero no eso España.
Para los primeros cristianos el AT era la Biblia pero no por ello daban por cerrada la revelación.
En fin...
14/05/14 8:19 PM
  
Cristiano Indignado
No había leído esa entrada que comentaba, Pato, pero de forma sintética le cuento mi opinión sobre ella:

“Primero, . Al contrario, y tal como lo ha enseñado la Iglesia, las Sagradas Escrituras del cristianismo son un producto de la reflexión de la Iglesia,”

Justamente eso es algo que hace pensar en que el texto pueda haber sufrido variaciones sustanciales a lo largo de los siglos, para apuntalar corrientes de pensamiento determinadas y descartar otras, así como para darle un marco coherente a la institución de la Iglesia Católica, cuya constitución por parte de Jesús (tal y como la entendemos hoy) tiene un dudoso encaje en los Evangelios, porque la expresión ekklesia sólo aparece dos veces y siempre refiriéndose a la asamblea de creyentes, no a una organización con reglas, normativa y dogmas prefijados como es hoy.

“y que no niega ni puede separarse de la Tradición Oral, que la misma Iglesia conserva.”

La Tradición es obra de hombres y, por tanto, un criterio poco fiable de autenticidad. Porque hay tantas opiniones como hombres, y bien es sabido que sólo triunfan y se conservan las de los vencedores.

“Al contrario, las escrituras cristianas se expandieron por el Mediterráneo de la antigüedad de formal natural, sin intervención de autoridad estatal alguna;”

Pero fueron expurgadas ya en fechas muy tempranas, incluso antes del Canon de Ireneo.

“a pesar de todas esas variaciones, cerca de 300.000 según los expertos, ninguna amonta a una diferencia doctrinal, a una modificación sustancial del mensaje cristiano”

Pues en realidad, la mayoría de expertos independientes apuesta por lo contrario, tanto en lo que se refiere a la conformación de la Iglesia como institución (que decíamos antes) como en otros detalles no menores, como la traducción como “Infierno” de la expresión “Gehenna”, la interpretación del adulterio y el divorcio (con cosas como el famoso “porneia” que comentábais antes) o la cuestión del celibato sacerdotal, como la misma conformación de un cuerpo de sacerdotes consagrados para el culto, cuando en los inicios esa responsabilidad recaía en la Asamblea. Entre otras muchas.

“ante la pregunta acerca de interpolaciones o agregados de episodios enteros hechos por copistas posteriores, para pasar como originales de Jesús las doctrinas de otras personas, la respuesta es claramente negativa.”

Si partimos de las numerosas contradicciones entre la doctrina de Pablo en sus Cartas reconocidas como auténticas y las pseudoepigráficas, y terminamos con las existentes entre los evangelios, la respuesta no es tan negativa.

“Por ejemplo, uno de los eternos candidatos a la acusación de interpolación posterior es el famoso pasaje de Mateo 16,16-20 (5 versículos) donde NSJC entrega su autoridad a Pedro como primer Papa, porque se supone que Jesús no tenía razón para fundar una Iglesia y mucho menos una jerárquica. Pues bien, resulta que esos 5 versos están en todas las copias del Evangelio de San Mateo, y ni siquiera aparece una mención de alguna variación en ambas listas de la wikipedia.”

Pero no en apócrifos que pueden ser incluso anteriores, como el Evangelio de Tomás. Convenientemente expurgados en su día.

En fin, esto a vuelapluma, porque estoy citando de memoria y no he podido consultar las fuentes que apoyan esos estudios. Lo que está claro, Pato, es que si existen interpolaciones opera el aforismo de Medea que tanto usamos en la profesión (de abogado a abogado) y que usted conocerá: el famoso “Cui prodest scelus, is fecit”. Por eso ahora estoy muy interesado en los textos de Nag Hammadi, porque aunque sean en casos posteriores al siglo II, no van más allá del III o IV, y por tanto en ellos no están presentes la mayoría de las interpretaciones de la Tradición y el Magisterio, que para mí es lo que adultera en gran medida el mensaje de Jesús. Opinión subjetiva, por supuesto, pero en cuestiones de fe la reflexión personal es sumamente importante.
Un saludo.
14/05/14 11:03 PM
  
Pato Acevedo
@ Cristiano Indignado: Sobre la aparente precariedad de la ekklesia de Jesús, ya había escrito algo antes aquí.

Pero fueron expurgadas ya en fechas muy tempranas

¿Existe alguna evidencia de esto? Por que a menos que fueran alterados los textos en la segunda o tercera copia, el proceso de propagación a través de las copias hacía prácticamente imposible que una sola persona controlara el contenido de todas las copias e hiciera desaparecer las versiones alternativas. Ciertamente que nadie en la Iglesia primitiva tenía ese poder, y cuando el imperio se interesó en esta secta, ya era demasiado tarde para controlar el texto.

Ni las contradicciones entre las cartas paulinas, ni los textos apócrifos demuestran una interpolación en los evangelios. Son fenómenos diferentes.

“Cui prodest scelus, is fecit”

Antes de culpar a alguien, se debe establecer fehacientemente que hubo un delito. Muchos quieren culpar a la Iglesia de haber mentido, pero eso no se ha demostrado.
15/05/14 5:25 AM
  
Jose2
Para leer la Biblia, hace falta algo más que griego. La Septuaginta YA es una traducción. Así, hebreo y arameo, también para los evangelios.
15/05/14 2:21 PM
  
Dori
Tener toda la información, ser un erudito en la materia etc. Es bueno según para que. Para ser cristiano lo importante es saber que Cristo nos dijo que para resolver dudas y problemas nos manda su Espíritu. Jesucristo lo que hacia era orar al Padre pidiendo ayuda y recibía asistencia como necesitaba. Creemos en Jesús vivo, resucitado, no tenemos un líder muerto, no nos guían textos o lenguas muertas. Por eso no dejó su testamento escrito y atado, no hacia falta. El y los suyos vivían el judaísmo y nos enseña que estamos aquí para hacer la voluntad de Dios Padre quien nos la comunica claramente y nos proporciona los medios necesarios para ello. Así de sencillo. No hay que enredarse, lo escrito escrito esta y hay que saberlo, pero por encima de todo hay que vivir sintonizando con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, ellos nos guían en la verdad. Pedid, orad, eso nos dijo Jesús, es lo que funciona en este asunto, escudriñad las Escrituras y dejad hacer a Dios en vuestra mente y corazón , si nos afanamos por nosotros mismos no dejamos obrar al Espíritu Santo y nuestro esfuerzo por saber será en vano.
16/05/14 8:29 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.