¿De qué sirve casarse?

¿Para qué sirve el matrimonio? Esta es la pregunta que se hace la joven pareja que probablemente vive junta hace algún tiempo ya, no tienen el dinero para organizar la boda que ella siempre ha soñado, y él no ve en todo eso más que una tradición, que puede estar bien para los viejos, pero no para uno. Hasta los padres dicen “¿Acaso no es suficiente con que se amen? Y si luego la cosa no funciona y se separan, pues hay un trámite menos que hacer.”

Se suele decir que el matrimonio es bueno para la salud, que los casados viven más años, y ciertamente que los beneficios estatales pueden tener algún valor eventualmente. Pero nada de eso debería estar vinculado a tener o no una ceremonia, y más bien suenan a razones marginales.

Yo mismo me casé sin tener clara la respuesta a esta pregunta. Habiendo recibido el sacramento de la Confirmación a los 25 años, vivir en concubinato no era una opción para mi (en ese tiempo) novia y yo, pero todavía no tenía claro por qué se le daba tanta importancia a esto de estar casados, o si era algo más que una obligación religiosa.

A lo largo de estos trece años, he descubierto que existen excelentes motivos para haberme casado, y como me habría encantado conocer en ese entonces las razones que ahora tengo, quiero compartirlas con ustedes.

Sirve casarse, porque es justo.

Es cierto que, desde algún punto de vista, un hombre o una mujer no necesitan casarse para llevar una vida plena; contando con salud y empleo, la sociedad moderna es capaz de proporcionar cualquier cosa o servicio razonable que una persona necesite, por una suma de dinero. Ciertamente que hoy en día, un hombre no necesita una mujer que le cocine; ni la mujer, un hombre que la proteja.

Esto es verdad, pero sólo en un sentido muy básico, casi juvenil, donde nadie necesita más que ciertas condiciones materiales y de diversión para pasar por la vida. Pero la vida no es así, existen necesidades espirituales y de comunicación que no tienen precio. Por ejemplo, conviviendo con una mujer uno se da cuenta cómo ellas expresan el amor a través del servicio, y eso nos obliga a cambiar, a madurar y a ser más serviciales. Mientras los hombres tienden a manifiesta su cariño a través de cosas y regalos, la mujer lo hace en cientos de pequeños gestos diarios y constantes, que uno simplemente no tiene cómo compensar.

Para qué hablar del enorme e impagable sacrificio que representa la gestación y la crianza de los hijos. Es un hecho que la naturaleza a repartido desigualmente la carga de la procreación y a la crianza de los niños. Sin importar que el hombre quiera compartir todas las cargas de la familia, él nunca sentirá nauseas ni deberá cargar por meses con el bebé, y el niño que se despierta en la noche porque le duele la barriga  siempre pedirá que sea su mamá la que se levante. Por eso, nada de lo que yo hiciera podría acercarse a una situación similar a la que deben soportar las mujeres en este sentido.

Dado este escenario, lo único que nos queda a los hombres es la gratitud. Y el matrimonio es eso, una expresión formal y pública de que esa mujer se ha dignado abrirte las puertas a un nuevo nivel de vida, de ternura y felicidad, al que no tienes derecho y que no podrías alcanzar de otra manera, de modo que tu respuesta, en gratitud, no puede ser otra que entregar tu palabra de hombre, tu honor, en el voto de estar junto a ella y servirla en todo lo que pueda necesitar, hasta que la muerte los separe.

Sirve casarse, porque es necesario.

Toda pareja comienza con grandes esperanzas y proyectos, ambos se aman, y sienten que mientras se tengan uno al otro, nada realmente malo puede ocurrirles, de alguna forma saldrán adelante. Sin embargo, donde solemos equivocarnos es en ver esos proyectos como una certeza basada en el amor, una mera cuestión de tiempo, cuando en realidad toda pareja que se proyecta al futuro está ante una aventura, y como tal, siempre existe el peligro de fracasar. Y no simplemente porque dejen de amarse, que sería lo más obvio y cínico, sino también por enfermedades que los afecten a ellos o a los hijos, mala voluntad de familiares o amigos, debilidades en la fidelidad de alguno de ellos. Nada es seguro en este viaje de toda la vida.

Cuando vengan los tiempos difíciles (que los habrá, nadie dude de eso), vas a necesitar una buena razón para seguir adelante en medio de las dificultades de esta aventura, y ese motivo no puede ser tu esposa o esposo, porque no será la misma persona que ves hoy. Desde luego, habrá envejecido (uno, en cambio, siempre se siente joven ¡es un milagro!), pero también cambiarán sus ideas, sus proyectos y sus prioridades. Con algo de suerte y buena comunicación, podrán ajustar las cosas juntos en el camino, pero tampoco hay certeza de que pueda ser así, y en ese momento lo más fácil será decir “no le necesito, puedo seguir adelante solo/a”.

Si no estás casado, no tienes que pedir permiso ni dar explicaciones por terminar la relación, simplemente te vas. Pero eso sería un error, porque estás dejando que la aventura fracase. En cambio, si te has comprometido en frente de tus familiares y amigos, al menos tendrás que pensar en qué les dirás, luego que les habías dicho a todos que ella era una persona maravillosa, la indicada para ti. Si estás casado, podrás contar con que ellos aporten su perspectiva acerca de lo que anda mal en la relación y, si tienes suerte, con su mediación.

Para qué decir si ese mismo compromiso lo tomaste ante Dios. Se critica a la Iglesia por ser inflexible en cuestiones de matrimonio, por no dejar a las personas rehacer sus vidas, pero no es el fanatismo o rigidez lo que la lleva a actuar así, sino la esperanza. La Iglesia tiene esperanza en que los cristianos podemos alzarnos sobre nuestra condición humana, que es débil y traicionera, para cumplir los compromisos que voluntariamente adquirimos un día. O bien, si cometim os un error y no estábamos preparados para pronunciar esos votos, poder reconocer y superar esos defectos, y no simplemente esconderlos y pretender que aquí no ha pasado nada, porque inevitablemente volveremos a tropezar con la misma piedra.

Bueno, brevemente esas son las razones que he descubierto en estos años de estar casado. Si encuentro otras, se los comento.

10 comentarios

  
Alfredo
Cierto. El matrimonio no es sólo un papel. Se descubren a lo largo de la vida muchas razones por las que descubrimos que habernos casado fue una gran idea. He oido varias veces que el amor dura unos ¡¡¡ dos años !!!, lo que dura cierta hormona en nuestro cuerpo. Pero eso es una mentira màs de nuestro mundo. Yo, despues de 11 años de casado (y 9 de novios -demasiados-) descubro cada día que el amor en nuestro matrimonio aumenta a pesar de las dificultades. Simplemente tratamos de cuidarlo y ... rezamos por ello.
Un saludo.
20/12/13 7:55 PM
  
Maricruz Tasies
Soy mujer soltera pero no por eso desprecio la experiencia. Tu entrada me parece utilísima.
Gracias,
20/12/13 10:54 PM
  
Lucia

Qué bonito Juanjo. Cuando leo lo hermoso que es el matrimonio, sé lo hermoso que es, porque yo, que estuve casada, tuve que romper mi matrimonio. En él sólo había maltrato desde el primer día de casados. De hecho, el maltrato empezó en el noviazgo, pero como se trataba de un caso de maltrato psicológico y en esos años ni se hablaba del asunto en los medios, yo, que era una inocente de 21 años, no tenía ni idea de dónde me estaba metiendo. Por supuesto el maltrato fue agravándose con los años. Hasta ser bestial. Por eso me da tanta pena leer sobre la alegría del matrimonio, y también tanta felicidad, porque sé que existe. Y eso me alivia.
Un saludo
Lucía.
20/12/13 11:45 PM
  
Pato Acevedo
@ Alfredo: Yo estuve 7 años y medio de novio, y ahora me gustaría haber tenido la oportunidad de casarme antes.

@ Maricruz: Sabes que aprecio mucho tu opinión.

@ Lucia: Gracias a ti, por tu testimonio. Estoy seguro que es un gran ejemplo para las parejas que saben de él.
22/12/13 12:16 AM
  
laurs
es hermoso lo que escribiste! yo tengo un hijo y estoy conviviendo con el Papa de mi bebé hace un año y medio, me vine esperanzada en algún momento casarnos pero el todo el tiempo me dice que para el es insignificante casarse, y la verdad es que es algo que yo amaría hacer. Ojalá el pensara así !
15/08/16 6:25 AM
  
Enrique
Hace aproximadamente 15 días una compañera e trabajo comentó: El proximo año me voy a casar, ya se me está pasando el tren (tiene solo 26 años); además mi madre ya quiere ser abuela.
Ante lo anterior le respondí: El matrimonio es muchísimo más que solo el medio para tener hijos, debe tomarse tal decisión en el amor y con la plena conciencia de su significado....
06/10/16 2:16 AM
  
Zoen
El casamiento no sirve para nada, simplemente para mantener las viejas costumbres paternalistas que la sociedad intenta recrear y reproducir constantemente a través de los años.
Quienes se aman de verdad, no necesitan casarse. Simplemente es un movimiento de cine, y muy subjetivo, con el que se le lava la cabeza a la gente.
Hace 4 años estoy en pareja, tengo 25 y ni mi novia ni yo queremos casarnos. Estamos esperando un hijo. A no ser que del casamiento saquemos un beneficio económicos.
Hay que sacarle el pensamiento absurdo a la gente de encima de casarse, que simplemente es para gastar dinero, y darle trabajo a los curas y organizadores festivos jajaja
25/04/17 2:15 AM
  
Gloria Legarda
El matrimonio es una ligadura innecesaria, una mujer puede procrear por inseminación artificial, a las mujeres nos va muy mal en el matrimonio, el hombre es incapaz de equilibrar las cargas, estoy de acuerdo con Zoen, fuí casada, hoy tengo mi novio y no quiero volver a compartir me techo con un hombre, ya que solo somos las esclavas de ellos, es mejor que cada uno esté en su casa y haber a quien van mandar, que laven su ropa, que hagan su comida, que se vayan a joder a otra parte.
13/06/17 4:08 PM
  
Zoen
Zoen de acuerdo contigo

Además, se persigue que cada persona tenga a otra que se encargue de ella si una se queda desamparada por enfermedad, adicción, problema mental, ruina, o lo que sea. Así, no tendrá que ocuparse el gobierno de. Esa persona, sino su marido o mujer, en caso de no tener más familiares directos (padre madre...)
09/04/18 6:19 PM
  
Joseling
Me encanto la primera parte las mismas palabras me dicen, me ayudo bastante 😉
06/04/20 5:40 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.