23.12.19

La cualidades del buen comunicador católico

DEPENDE DE TÍ QUE LOS MEDIOS CORRUPTORES Y PERVERSOS (CINE, TV, RADIO, PRENSA, TEATRO…) SUBSISTAN Y SIGAN PROPAGANDO EL MAL: SOLO TIENES QUE OPONERTE A ELLOS,NO PARTICIPANDO DE LOS MISMOS. NO DES UN SEGUNDO DE TU VIDA VIENDO ESTAS ZAFIEDADES. DE TODO SE TE PEDIRÁ CUENTA)

Lo que hace a un hombre ser un buen profesional en cualquier rama del conocimiento humano, no está tan sólo en conocer y dominar el arte en cuestión, sino en la voluntad de utilizar esa ciencia para dar GLORIA A DIOS. Los medios de comunicación, por lo general están en manos de desalmados, de corruptores y difusores de lo zafio, de lo vicioso: son heraldos del pecado cuando deberían ser heraldos del Evangelio y de las virtudes cristianas.

1 comentario

  
Gerardo S. I.
Un ejemplo de un excelente medio de comunicacion es Aciprensa y Alejandro Bermudez es un digno ejemplo de un buen comunicador; yo estoy convencido de que un Catolico que quiera crecer en su Fe, deberia escuchar su "punto de vista" (podcast diario).
23/12/19 7:23 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

15.12.19

El próximo 5 de enero los Reyes Magos van a Misa al Real Monasterio de Santa Isabel de Barcelona

En estos tiempos recios en donde el laicismo es cada vez más feroz despojando a la Navidad de su sentido religioso y convirtiéndola en una fiesta mundana y comercial, es importante que los católicos den testimonio de lo que es la verdadera Navidad. En ese sentido felicitamos al colegio de Santa Isabel de Barcelona que vuelve a tener una magnífica iniciativa en su Real Monasterio.

El 5 de enero del año pasado se organizó una Adoración al Santísimo con los Reyes Magos, que vinieron a adorar al Niño que nos va a nacer. 

Este año desde el  Regnum Christi nos invitan de nuevo a celebrar la llegada de los Reyes Magos a Barcelona el domingo 5 de enero acompañando a sus Majestades, que acudirán a la misa de 12h en el Real Monasterio para adorar al Dios que se hace allí presente.

Tras la ceremonia, los Reyes recibirán a los niños en el Auditorio del Monasterio, recogerán sus cartas y entregarán caramelos a los niños en una fiesta que será endulzada con los tradicionales roscones de reyes de la pastelería FARGA de Barcelona.

La parroquia de Sarrià - próxima al Monasterio-  se suma también este año a la iniciativa, celebrando una Hora Santa con los Reyes tras la misa dominical de las 11:30h. Ojalá cada año sean más las parroquias que convoquen celebraciones similares para ayudar a recuperar el sentido cristiano de la Navidad y sus tradiciones.

Toca ir haciendo la carta. Y toca pensar especialmente en qué ofrenda presentaremos al Niño junto a los Reyes.

Javier Navascués Pérez

1 comentario

  
Gabriel Araceli
Pues me parece muy propio y hasta de cajón que los REYES asistan a Misa en un REAL monasterio, aunque sean los Reyes Magos y mucho más siendo en la ciudad sede de la Generalidad y con la que está cayendo.
22/12/19 10:32 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

9.12.19

Francisco de Vitoria sería anti-liberal

Daniel Marín Arribas es profesor universitario y economista en ejercicio, máster en Escuela Austriaca de Economía y en Doctrina Social de la Iglesia. Desde hace varios años protagoniza y encabeza iniciativas para dar a conocer a los doctores católicos de la llamada Escuela de Salamanca. En su haber están trabajos como el «Decálogo Antimodernista de la Escuela de Salamanca» (2015), el documental «Escuela de Salamanca. Defensores de la Fe» (2016), o su último libro publicado con ocasión del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, «Destapando al Liberalismo. La Escuela Austriaca no nació en Salamanca» (2018). Se autodefine como economista católico y se declara confeso anti-liberal.

D. Daniel, ¿por qué tanto fervor por la Escuela de Salamanca?

El fervor que denota usted por mi andadura debo decir que toca lo personal, pero también lo trasciende.

En lo personal, Francisco de Vitoria primeramente, y después su reguero de discípulos y resto de escolásticos de nuestra Edad de Oro, fueron los vehículos de los que se sirvió el Señor para darme la Luz de la Fe. Luz que viene envuelta en la llama de la Caridad, de ahí el fervor, el ardor. Algunos lo llaman “radicalismo”, y si nos fuéramos al sentido estricto de la palabra, sería correcto, pues hay que ir a la raíz de las cosas. La sociedad modernista es justo todo lo contrario: superficial y tibia. Y ya sabemos lo que hará Nuestro Señor con los tibios…

En este punto, unos frailes, sacerdotes, santos, y docentes de hace 500 años, me dieron el tesoro más valioso que tengo en mi vida. Y ahí conecto con el elemento que hace trascender lo personal: La Tradición. Una de esas frases cortas y precisas que resumen muy bien una cuestión, expresa que la Tradición es la transmisión (traditio) del fuego, no la adoración de las cenizas. Pues bien, creo firmemente que la Escuela de Salamanca tiene el fuego de un porvenir, y no las cenizas de un pasado glorioso pero muerto. En sus enseñanzas tan antiguas como perennes se concentra el saber más esencial sobre nuestra Fe y nuestra Patria. Por tanto, los buenos católicos y los buenos españoles deberían ir a buscar esa Luz y ese Fuego a los pozos de nuestra Tradición.

Quien olvida sus raíces no tiene futuro. Todo ser humano tiene su primera raíz en Dios, causa primera de su existir, y después en sus padres, en una línea sucesoria que conforma la historia de un pueblo. España no tiene futuro si deja de adorar a Dios y desconoce a los antepasados que la llenaron de virtud.

Juan de Mariana S.I. decía que no hay «nada más disolvente que dejar de adorar a Dios como le adoraron nuestros padres». A la vista de los resultados está que no se equivocaba. Hoy en día todo está disuelto y enfrentado… en la Iglesia, en la Patria, en la Política, en la Economía, en las Familias… El liberalismo rompe los límites de lo bueno y lo malo, y el marxismo crea las falsas dialécticas para enfrentar lo que por naturaleza es armónico (sacerdotes y seglares, empleados y empleadores, hombres y mujeres…).

D. Ramón Nocedal no se equivocaba cuando denunció que «encontraron (los liberales y socialistas) un pueblo lleno de fe, unido, honrado y vigoroso, capaz aun de triunfar de Francia en el Rosellón, de caer con gloria en Trafalgar, de llevar a cabo la epopeya de nuestra independencia; y ellos lo dividieron, lo llenaron de herejías y discordias, levantaron escuela contra escuela, partido contra partido, clase contra clase, abatieron sus bríos, quebrantaron sus fuerzas, le apartaron de Dios y le hicieron ludibrio de las naciones».

¿El liberalismo y el marxismo son ajenos a España?

De una manera radical.

Si atacamos la cuestión desde un punto de vista filosófico, es evidente que los más íntimos principios del liberalismo, de libertad licenciosa y propiedad privada absoluta, y los del socialismo, de igualdad arbitraria y praxis estatólatra, chocan frontalmente con los de la Cristiandad hispana, donde se entiende que la libertad para el mal no tiene derechos, la propiedad se enmarca en el destino universal de los bienes, debe haber armonía en una sana desigualdad, y la potestad del gobernante tiene sus límites bien enmarcados por su origen (en Dios mediatamente) y por su ejercicio (en la ley divina y natural, en los representantes en Cortes con mandato imperativo y juicio de residencia, y en los usos y costumbres). Y estos son sólo algunos ejemplos para dar una panorámica general.

Desde el punto de vista histórico nos encontramos la misma oposición. El liberalismo y el socialismo, salvo en la Transición, y por motivos que no compete aquí comentar, han entrado en España no sin terribles conflictos y derramamiento de sangre. El dogma revolucionario de “Libertad, Igualdad, Fraternidad”, se ha impuesto sin libertad, ni igualdad, ni fraternidad. De hecho, en España había más libertad, más igualdad y más fraternidad con los Reyes Católicos o con Fernando III el Santo que ahora.

¿Y Francisco de Vitoria sería anti-liberal?

En efecto, de vivir en nuestros días, Francisco de Vitoria sería anti-liberal. No podemos caer en el anacronismo y llevar a nuestro burgalés a tiempos presentes, pero desde luego sí que podemos afirmarlo en virtud de su doctrina.

Vitoria supone la docencia tomista en una época donde el nominalismo, germen del liberalismo, era la moda. Y gracias en relevante parte a este providencial hecho, pudieron florecer obras como la defensa de la Unidad Católica en España, el Concilio de Trento, o la Compañía de Jesús, además de la ingente cantidad de obras misionales de evangelización en el Nuevo Mundo y santos tan importantes como Santa Teresa de Jesús, uno de cuyos confesores fue Domingo Báñez, dominico en San Esteban.

Bartolomé de Medina O.P., también compañero de Vitoria, hablaba de él como «hombre de preclaro ingenio, erudición, elocuencia, como intérprete de santo Tomás en la Universidad de Salamanca», y más contemporáneamente los padres Guillermo Fraile y Teófilo Urdanoz en su Historia de la Filosofía Española indicaron decididamente que «la doctrina jurídica de Vitoria no es más que una aplicación práctica de los principios cristianos y tomistas»

Dios es el centro en lo personal y en lo social, para todo buen cristiano, y desde luego para el tomista, que lo sabe defender con la Luz de la Fe y las armas de la razón. Para el liberal, en cambio, el centro es la libertad; una libertad que incluso es falsa, una libertad que es licencia y libertinaje.

Dios no quiere y está mal, por ejemplo, abortar, prostituirse, especular con la vivienda, o prestar con usura. Vitoria no defendería la “libertad” para abortar, la “libertad” para tener relaciones sexuales fuera del matrimonio y por dinero, la “libertad” para engordar desmesuradamente el precio de la vivienda con burbujas especulativas, o la “libertad” de prestar dinero con intereses sin títulos justos que los sancionen. El liberal hablaría en estos casos de “libertad sexual” o “libertad de mercado”, pero lo cierto es que serían tiranías; falsas libertades que no deberían consentirse. «Castigo de los malhechores y elogio de los buenos. Tal es la voluntad de Dios… como libres y no como quien tiene la libertad cual cobertura de la maldad», sentencia Vitoria en su Relectio De Potestate Civili, haciéndose eco de San Pedro. Y en su Lectio De Legibus, sobre las leyes, enseña de la misma forma: «Los príncipes han establecido leyes que guardan relación con el bien moral, como, por ejemplo, prohíben la blasfemia, la sodomía, etc. Luego todas las leyes deben referirse a los actos virtuosos. De otro modo de nada valen».

En efecto, las leyes que permiten el mal y prohíben el bien “de nada valen”, pues una ley injusta no es ley, tal como ilustra la doctrina tomista y Francisco de Vitoria como uno de sus exponentes. El liberalismo, en cambio, da todos los derechos al mal, amparándose en una idea errónea y falsa sobre la libertad.

Hace poco he visto un enorme cartel cerca de una universidad madrileña que reza: “Francisco de Vitoria sería Anti-Liberal”. ¿Qué nos puede decir del mismo?

Es una nueva iniciativa que he lanzado para esta Navidad 2019, en línea con la campaña que estoy llevando a cabo en la medida de mis modestas posibilidades para dar a conocer a Francisco de Vitoria y sus discípulos.

Uno de los grandes impedimentos de alinear una respuesta verdaderamente sanadora a los males modernistas que han arraigado fuertemente en la decadencia de nuestras sociedades, lo señaló muy acertadamente el dr. Javier Barraycoa en el prólogo de mi última obra, Destapando al Liberalismo. La Escuela Austriaca no nació en Salamanca: La tergiversación «burda pero eficaz» de nuestro pensamiento tradicional hispánico para hacerlo pasar por semillero del liberalismo, y así «cerrar definitivamente» una manera distinta y acertada de entender la economía, el derecho, la política etc. fuera de fórmulas más o menos liberales conservadoras por oposición a libertarismos y socialismos.

Francisco de Vitoria sería anti-liberal, así como sus discípulos, y animo a descubrirlo esta Navidad con el libro mencionado. Un regalo que hará mayor bien al alma que las banalidades que se suelen dar en estas fechas, que se han convertido en una excusa más de la sociedad capitalista para el consumismo desenfrenado.

Además, para los primeros que encuentren el cartel, se hagan una fotografía con él, y la envíen a la siguiente dirección de correo electrónico adjuntando la evidencia y los datos personales: [email protected], podrán recibir diversos obsequios gratis relacionados con la Escuela de Salamanca.

¿Y tiene en mente algún proyecto más próximamente?

Sí, por ahora puedo comunicar que en el 2020, Dios mediante, saldrá a la luz la 2ª Edición de Destapando al Liberalismo. La Escuela Austriaca no nació en Salamanca.

El libro ha gozado de buena recepción, e incluso he tenido el honor de entregárselo en mano a algunos obispos y sacerdotes, de entre los que se encuentran Mons. Reig Pla. Entre sectores liberales, como era de esperar, han salido algunas “erupciones” y “sarpullidos”, pero, curiosamente, y AMDG, me he encontrado con preciosos casos de conversión testimoniados en primera persona en algunas de las conferencias que he dado. Esto anima en gran manera a continuar con el apostolado, pues mi objetivo, a parte de dar a conocer a los católicos uno de nuestros enormes tesoros de la Tradición Católica, es descubrir las vergüenzas del liberalismo, y que los estafados se den cuenta del engaño, aunque por lo menos sea en un plano meramente natural y no sobrenatural. Una Fe sólida empieza con una actitud humilde acompañada de una recta filosofía.

Comentar adicionalmente que en esta segunda edición se incluirá la disputatio pública que mantuve en la Casa de las Conchas de Salamanca contra algunos liberales que me increparon en el turno de preguntas, y que está subida en el canal de Youtube de Agnus Dei Prod. Por otra parte, anunciar también que el año que viene saldrá a la luz mi próxima obra: Juan de Mariana y la defensa de la Cristiandad Hispana. Fruto de una ponencia que tuve el gusto de impartir en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos, en el Congreso “Desde donde sale el Sol hasta el ocaso: Reflexiones sobre el Imperio Hispánico en el V Centenario de la primera vuelta al mundo”. Agradezco al director del mismo, d. Álvaro Silva, la invitación y calurosa acogida.

Para terminar, ¿una cita que quiera reseñar de Francisco de Vitoria?

«Todos tenemos un Señor común ante cuyo tribunal tendremos que dar cuenta»

Francisco de Vitoria O.P.

Javier Navascués Pérez

No se pierda la Disputatio vs liberales: Destapando el liberalismo en Salamanca

 

 

2 comentarios

  
Tito España
Magnífico. ¿Qué ditorial edita sus libros? Gracias.

Editorial SND Sierra Norte Digital
09/12/19 11:32 PM
  
David PM
Buenas. Magnífico autor divulgador de la Escuela de Salamanca. Por cierto, en mi caso ya localicé el cartel está mañana y envié las fotos de marras al correo electrónico pero aún no recibí respuesta. A ver si me responden pronto y me dan una alegría.

AMDG
11/12/19 4:32 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

8.12.19

María Inmaculada, la mujer más bella de toda la historia

Santa Bernadette Soubirous tuvo la dicha de contemplar la incomparable belleza de la Santísima Virgen. Al no poder describirla, por la limitación del lenguaje humano, dijo: “Es tan hermosa que cuando se le ha visto, aunque sea una vez, quisiera una morirse para volver a verla”. Cuentan sus biógrafos que cuando la santa intentaba imitar la sonrisa y expresión de la Virgen, su rostro se volvía bellísimo y angelical, causando gran asombro en los presentes.

Celebramos con gozo una gran solemnidad mariana en honor a su Inmaculada Concepción. El dogma de fe declara que, por una gracia especial de Dios, Ella fue preservada de todo pecado desde su concepción. Fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus. Siglos antes en España ya existía una gran devoción a la Inmaculada.

La Virgen no tiene mácula de pecado. Es bella sin parangón porque Dios la preservó de toda fealdad y corrupción, consecuencia del pecado original. Algunos santos veían el auténtico aspecto, terrorífico y hediondo, de las almas que no estaban en gracia. No hablemos más de la fealdad del pecado. Cantemos la belleza de Aquella concebida sin pecado, que aplastó la cabeza a la sierpe infernal. Meditemos sobre su belleza, no sólo la interior, manantial de todas las virtudes, sino sobre su belleza física indescriptible. Limitados para comprender misterios tan inefables vamos a hacerlo a través de los santos, los que mejor han expresado su hermosura.

El historiador D. Rafael María Molina, gran devoto de la Virgen, comparte con nosotros las principales reflexiones de los santos en torno a la belleza de Nuestra Madre del Cielo.

¿Por qué es tan difícil describir la belleza de María?

Porque es un osado propósito hablar con lenguaje humano sobre la exquisita hermosura de la Virgen María. En este punto se detiene la lengua y se frena la escritura. Porque no es posible expresar algo tan sublime, que no puede ser comprendido por nuestro limitado entendimiento. No obstante, algo hemos de decir, como niños pequeños, si deseamos bosquejar el retrato y álbum de las perfecciones de la Virgen. Sus admirables virtudes realzan todavía más la hermosura de su naturaleza y de sus gracias y son las joyas con que se adorna.

Santo Tomás de Aquino, el doctor angélico, insiste en el principio de que cuanto más cerca está una cosa de su origen tanto más participa de su bondad, de su verdad y de su hermosura soberana. En virtud de esta enseñanza, queda claro, que la Madre de Dios es la criatura más cercana a la Divinidad, más emparentada con la Trinidad Beatísima y por eso le convenían todas las perfecciones, incluida la belleza exterior. Además la Santísima Virgen conservaba toda la hermosura, que nos está privada a los demás por el pecado original. Y todavía la aumentó inmensamente con la gracia de su Inmaculada Concepción.

¿Por qué convenía que la Virgen fuese bella, no sólo espiritual, sino físicamente?

Porque el cuerpo de la Virgen fue ordenado para que preparara carne divinísima al Verbo de Dios. Por ello convenía que su cuerpo estuviera perfectísimamente formado y que la materia fuera la idónea para obra tan grande como la que se había de edificar. Cristo, careciendo de padre terreno, fue totalmente semejante a su Madre con la lógica diferenciación de sexos. Afirma Santo Tomás de Villanueva que Cristo fue enteramente parecido a su Madre no sólo en el aspecto sino en las costumbres, palabras y porte de una elegancia y majestuosidad natural pero humilde al mismo tiempo.

San Antonino dice al respecto: “La Santísima Virgen tuvo una apariencia óptima y una complexión corporal perfectísima”. El alma de María, adornada con las más excelentes dotes, exigía un cuerpo exquisito en el que se reflejara la plenitud de la Gracia que había recibido.

Explica el famoso autor mariano padre Alastruey que Dios al formar al primer hombre tenía en su mente a Cristo, cuyo origen tenía que venir de Adán. Tertuliano imagina a todo un Dios ocupado y consagrado con manos, sentido, obra y sabiduría trazando los rasgos de la Virgen y el afecto con que lo hacía. Si Dios formó con tal cuidado el cuerpo de Adán porque de él, después de muchas generaciones, tomaría carne el Verbo, mucho más cuidado, consejo, providencia y afecto habría de tener en la formación del cuerpo y del rostro de María, de la cuál iba a nacer en una única generación.

¿Cómo describen los santos teólogos la belleza de María, irradiación de sus virtudes?

Todos los teólogos santos han sido muy devotos de María y serían interminables las referencias a su belleza y hermosura en todos los órdenes. A modo de pincelada podemos citar algunas:

San Ambrosio escribió un excelente retrato sobre la hermosura de la Virgen: “Nada de sombrío ni de duro en su mirada; ni el más mínimo atisbo de orgullo en su gesto ni en su forma de caminar. Nada de inmoderado en sus palabras ni en el tono de su voz. En todos sus movimientos había algo tan sublime que al andar parecía no tanto apoyarse sobre la tierra, como ascender a cada paso un nuevo peldaño de la perfección”.

Santo Tomás de Villanueva expresó con precisión otra de las condiciones de la belleza pura de nuestra Santísima Madre: “La pura Inmaculada Virgen hacía vírgenes a los que la miraban: era una virginidad fecunda en virginidades”

Lo mismo expresó San Buenaventura, quien recibió esta doctrina de su maestro Alejandro de Arles, quien enseñaba: “La Bienaventurada Virgen por su solo aspecto extinguía en los que la miraban toda impresión de concupiscencia”. San Ambrosio escribió: “Tan grande era su gracia que no sólo conservaba en ella la flor de su virginidad, sino que inspiraba también a todos los que se acercaban, el amor de la castidad. Como Ella visitó a San Juan Bautista, no es extraño que este dichoso Niño quedase puro de cuerpo, pues que la Madre del Señor le había embalsamado durante 3 meses con el aceite de su presencia y el perfume de su hermosura”.

San Juan Damasceno abundó en la misma idea: “¿Cómo describiré la belleza de vuestro rostro, vuestra dulce alegría y conversación amable que emana de un corazón todo bondad?”

San Francisco de Sales ponderaba la belleza de la Virgen llamándola aurora del día eterno: “Ayer me di cuenta de la dicha de ser hijo, aunque indigno de nuestra gloriosa Madre, estrella del Mar, hermosa como la luna”.

¿Cómo la describen los santos que han tenido el privilegio de haberla visto en vida así como los videntes de las apariciones reconocidas por la Iglesia?

Lucía de Fátima la describió así: “Llevaba un vestido blanco que le llegaba casi hasta los pies. Le cubría la cabeza un manto blanco y de la misma largura. Su vestido tenía dos cordones dorados que caían del cuello y se juntaban en una borla dorada a la altura de la cintura. La edad que representaba era de unos 15 años. El resplandor que la envolvía era muy brillante y más bonito que la luz del sol. Sus pies eran de color blanco, creo que llevaba medias”.

Maximino Giraud y Melanie Mathieu (los niños de la Salette): “La Señora era alta y de apariencia majestuosa. Tenía un vestido blanco con un delantal ceñido a la cintura, no se podría decir que era de color dorado pues estaba hecho de una tela no material, más brillante que muchos soles. Sobre sus hombros lucía un precioso chal blanco con rosas de diferentes colores en los bordes. Sus zapatos blancos tenían el mismo tipo de rosas. De su cuello colgaba una cadena con un crucifijo. De su cabeza una corona de rosas irradiaba rayos luminosos como una diadema. En sus preciosos ojos, las lágrimas rodeaban sus mejillas. Una luz más brillante que el sol pero distinta a éste le rodeaba.

Santa Catalina Labouré: “Creí oír un roce como de un vestido de seda y vi a la Santísima Virgen. De mediana estatura, su rostro era tan bello que no podría describirlo”.

Santa Faustina Kowalska vio así a la Madre de Dios: “Entre una gran claridad vi a la Santísima Virgen con una túnica blanca, ceñida de un cinturón de oro, y unas pequeñas estrellas también de oro en todo el vestido. […] Tenía un manto de color zafiro, puesto ligeramente sobre los hombros. En la cabeza tenía un velo liviano transparente, el cabello suelto arreglado espléndidamente y una corona de oro” Otro día la vio bajo un aspecto ligeramente diferente “Durante la Santa Misa vi a la Virgen Santísima tan resplandeciente y bella que no encuentro palabras para expresar ni siquiera la más mínima parte de su belleza. Era toda blanca, ceñida con una faja azul, el manto también azul, la corona en su cabeza. De toda la imagen irradiaba un resplandor inconcebible”.

Santa Teresa de Jesús describía así a la Reina del Cielo: “Era grandísima la hermosura que vi en Nuestra Señora, vestida de blanco con grandísimo resplandor que no deslumbraba porque era suave. Me parecía Nuestra Señora muy Niña…”

Para concluir estas reflexiones sobre su belleza, ¿El gozo de los bienaventurados en el cielo se aumenta por la presencia y visión de la gloriosísima Virgen María?

Efectivamente. Por ejemplo Dionisio el Cartujano, importante asceta medieval, afirmaba: “la presencia y la vista de la Virgen en el Reino de los Cielos aumenta inefablemente el premio de los bienaventurados”.

La famosa obra mariana, Tratado de la Virgen Santísima del canónigo Gregorio Alastruey, uno de los mayores textos marianos en español del siglo XX, insiste

en este punto. Como el gozo nace del amor, cuanto más se ama a alguien, más se goza en su presencia en contemplación y estando en su compañía. Las almas salvadas saben, y tienen conocimiento de ello en el cielo, que en orden a su salvación han debido más a la Santísima Virgen que a todos los santos juntos. Además las almas salvadas experimentan que el amor maternal que la Santísima Virgen siente por cada una de ellas es inmenso (algo que ahora en nuestra vida terrena apenas podemos atisbar) y excede en gran medida al amor que los bienaventurados se tienen entre sí, lo cual les causa un gozo extraordinario.

Además, el conocer, como sabremos entonces, que en tantas ocasiones nuestra querida Madre nos salvó de peligros para la vida y para el alma así como de ocasiones de pecados, nos llenará de gratitud hacia Ella. El saber que tal vez íbamos a morir en pecado grave, que nuestra condenación estaba muy próxima y era casi cierta pero que su intercesión nos concedió tiempo de conversión, hará que la amemos con gran intensidad filial, como hijos perpetuamente agradecidos. Y ello nos hará inmensamente felices disfrutando además de su eterna compañía de una forma parecida a como un niño muy pequeño se siente inmensamente feliz sólo con saber que tiene a su madre cerca. Además la Virgen se siente muy feliz con cada alma que se salva de la misma forma que una madre en nuestro mundo se siente muy contenta con los éxitos de sus hijos.

San Leonardo de Porto Mauricio, extraordinario predicador del siglo XVIII decía que cuando entremos en el Cielo “veremosa nuestra soberana Emperatriz acogiéndonos con una amabilísima sonrisa y fijando en nosotros una de esas miradas que enamoran al Paraíso. Llena de alegría nos dirá: “Venid que yo también quiero bendeciros”. Echándonos sus brazos al cuello nos dará un abrazo de Madre”.

Javier Navascués Pérez

12 comentarios

  
Tyto Alba
Tota pulchra es!

Acércanos, Madre, la Gracia de parecernos a ti en todas tus virtudes. Aunque no seamos unos Adonis..... (jejeje...)
07/12/18 12:07 PM
  
Fernando Martín López Avalos
Virgen pura,
Virgen de celestial hermosura,
Virgen en quien se encarnó el Amor.

Virgen medianera de todas las gracias,
Virgen bella porque es inmaculada
desde toda la eternidad.

Sierva de Dios,
enamorada del Amor,
Madre de la Palabra en la historia.

Son palabras que hoy me nacen del corazón, porque su artículo hizo que mi corazón ardiera apasionadamente contemplando a nuestra Inmaculada.

07/12/18 2:56 PM
  
María de las Nieves
Muchas gracias.Un artículo precioso y documentado con visiones de los santos que la han visto tan radiante como el sol.

¡Qué grande tener esta madre! Es un inmenso regalo ,
es la Virgen Inmaculada es la Theotokos es la que con su Si nos trajo al Verbo eterno y permitió su Encarnación.
Es la que al pie de la cruz nos la regalaron como Madre y es la Madre de la Iglesia.
Es la que estaba con la Venida del Espíritu Santo con los Apóstoles.

Es la que nos indica "Haced lo que El os diga"

07/12/18 6:45 PM
  
GS
En completo desacuerdo con este articulo. Este tipo de idealizaciones terminan a mi modo de ver por alejar a la virgen María de la realidad histórica y la desvirtúan como modelo de vida concreta y cercana para los creyentes. ¿En verdad se necesita concebir a María hermosa, para considerarla llena de gracia? o ¿a Jesucristo más parecido a cualquier anglosajón que a un judío de su época? acaso la fealdad física significa, que Dios no está con el feo?
Todo lo contrario, María, José y Jesucristo, tuvieron que ser como todos en la época, con su piel quemada por el sol, con unos dientes ajenos a toda "sonrisa pepsodent", con las marcas de una vida dura, sin mayores comodidades, una vida de trabajo de sol a sol, de pobreza, polvo en las sandalias, sin pedicures, ni manicures, ni spas, con facciones propias de su raza, de su momento.
Esas personas del común son mas valiosas, que imaginárselas como modelos de cine, cuya única verdad de su figura es el photoshop, así sea en cuadros de mil años o en visiones cargadas de imaginación.
08/12/18 12:27 AM
  
Javier Navascués
GS Ese es un razonamiento muy humano, pero no es conforme con la Tradición de la Iglesia. Por explicarlo de una manera sencilla: De la misma manera que Jesucristo es perfecto Dios y perfecto hombre y modelo de todo hombre, convenía que tuviese esas perfecciones en cuanto a hombre, lo mismo se puede aplicar a su Madre Santísima, Reina y Señora de todo lo creado. Y así de espectacularmente bella la vieron los vientes en Lourdes o en Fátima. Esto no quiere decir que Dios no quiera a los feos físicamente, pues la belleza que cuenta es la interior.

Recuerdo las razones por las que convenía que María fiuese bella también exteriormente:

Porque el cuerpo de la Virgen fue ordenado para que preparara carne divinísima al Verbo de Dios. Por ello convenía que su cuerpo estuviera perfectísimamente formado y que la materia fuera la idónea para obra tan grande como la que se había de edificar. Cristo, careciendo de padre terreno, fue totalmente semejante a su Madre con la lógica diferenciación de sexos. Afirma Santo Tomás de Villanueva que Cristo fue enteramente parecido a su Madre no sólo en el aspecto sino en las costumbres, palabras y porte de una elegancia y majestuosidad natural pero humilde al mismo tiempo.
08/12/18 1:26 AM
  
Soledad
Hay un artículo en National Geographic sobte quien es la mujer más influyente de la historia. Ahí está Maria.
No somos conscientes de su influjo, i cluso en aquellos que están alejados de Dios en sus vidas.
Nuestra Señora en bonita por dentro y por fuera, pero a mi me enamora especialmente la
Virgen de Guadalupe. Embarazada, recogida, humilde, mestiza y preciosa, con el manto azteca. Su presencia providencial, como siempre, siendo el apoyo de sus hijos. Y así podríamos ir añadiendo advocaciones.

Llevo una temporada cambiando la imagen de la Virgen en la pantalla de inicio del teléfono. Ahora tengo a la Virgen Blanca de Vitoria. Me ayuda enormemente a pedirle a lo largo del día o simplemente decirle que la quiero. Mira que no miramos el teléfono.
Bendita sea la Madre de Dios!!
Madre, te amo. Ruega por todos nosotros!!
08/12/18 8:37 AM
  
Pedro Amate
Oh inmensas muchedumbre, que no se puede contar, eres tan numerosa, como la arena del mar ; bendita promesa de la Fe de Abraham.

Celestial Princesa, que en el Cielo éstas ; vestida del Sol,la luna por pedestal.

Tu eres la Iglesia, esposa de Dios ; fiel y leal ,que supiste decir Sí a la voz Celestial.

Olvidaste tu pueblo y la casa paternal ; el Dios de Israel, de Ti prendado está.

Llevas bajo tus píes a la descendencia de Ismael, hijo de Abraham ; luz que de noche, ilumina tu pedestal.

Por corona,doce estrellas,que brillan como el cristal ; son las doce Tribus del Israel Celestial.

Has concebido en tu vientre, la Palabra de Verdad ; al Verbo Divino que llevas con humildad.

Cuidado Mujer preciosa,que en el Cielo,sola no estás ; a tu lado hay un Dragón que es el diablo y Satanás.

Siete cabezas tiene, listas para devorar ,al fruto de tu vientre, que a Luz vas a dar.

Aunque el dolor te atormenta, Tu segura éstas.

El Dragón no te asusta ; Dios contigo está ; el fruto de tus entrañas Yave lo arrebatará.

Se hará fuerte y poderoso, como el León de Juda ; con sus garras poderosas, al Dragón vencerá.

Y Tu,por siempre serás dichosa ; Jerusalén Celestial.
08/12/18 3:20 PM
  
Spes
Creo que la belleza de la Madre de Dios, radica en su ausencia de pecado, más que en su físico, y no debe molestar decir que fue-es. hermosa, si no al contrario, qué mejor, ! Qué Mujer!
08/12/18 10:48 PM
  
Javidaba
GS:
...¡Ay!, ¡quién pudiera ser.. Dios!
para poder contemplarte
¡cómo!, Él miró a su Esclava
para, en tu vientre, amadrarse.

... y para feo, yo, gordo, viejo, calvo, desdentado, y toda una carga de etcéteras de taras, pero a mi Madre, ¡ni se t'ocurra llamarle ni cercanamente algo fea!.
... Y feo yo, que debiendo ser imagen suya y de su Hijo, acabo siendo un borrón... que con la cuenta nueva de la Confesión, Dios vuelve a mirarme guapo, precioso y bonito como el día en que me resucite para la gloria eterna -espero- y con lo guapo que a mí se me va a ver en aquella ocasión, ¿tú, crees, -perdona que te tutee- GS que mis modelos María y Jesús pueden tener alguna sombra de fealdad?. ¡Ni pensarlo!. Si hasta los tiznados que debieron aparecerle a la Virgen cuando limpiaba el fogón de la casa de Nazaret, le hacían aparecer graciosa, ¿o no?.
Y ¿no has visto esas imágenes feotas de Santa María a lo largo y ancho y alto de la geografía de las ermitas y pueblos y ciudades de España y del mundo?, pues hasta esas "fotos" de mi Madre me parecen preciosas. ¿Que sus manos enormes parecen de pelotari o picapedrero?, ¡pues claro, es la Madre que da a manos llenas!, y eso es Belleza, ¿Que la imagen de su Hijo es fea como la imagen de su Madre?, ¡pues claro, ¿cómo se va a atrever un pobre carpintero rural a quién pidieron allá por el mil ciento y pico, una imagen de la Virgen para la parroquia de su pueblo, a representarla como la veía Dios?...
Pero esa imagen y semejanza que Dios creaba para carnalidad de la Virgen y Su Hijo engendrado en sus entrañas, y que partía de Su perfectísimo conocimiento íntimo, no tiene más remiedio Dios de que le salgan .... ¡a tope de bien hechos!. ¿a que sí?.
Tú fíjate que si con el photoshop -o como s'escriba- las imágenes salen perfectas, el que estableció las leyes de la Física para que los photoshopes funcionaran tan bien, seguro que tiene un Divino "PHOTOSHOP" -con mayúsculas- que usa con María y Jesús, y ahí echa un órdago. ¿o no?
Y de la cantidad de piropos que podían dedicarse a la Virgen, en el Cantar de los Cantares, hay toda una colección de ellos, y es Palabra de Dios.
¿Que María y Jesús sabían vivir esa belleza con la paz, pudor, sencillez y naturalidad debidas?, pues claro, pero eso añadía además un toque superior a su belleza.
Resumiendo: para feo yo, y.... a lo mejor tú también, pero ¡nuestra Madre!, ¡ni hablar del peluquín!, ¿estamos?.
10/12/18 11:45 AM
  
Tulkas
Et incarnatus est
DE Spiritu Sancto
EX Maria Virgine

Ojo con ese “EX”.

¿Cómo había de ser la carne de aquélla de la que el Eterno tomó su carne?

Cuanto más ortodoxa es la cristología más exaltada queda la Theotokos. Toda limitación de exaltación de la Theotokos es hija de error cristológico. No falla.
08/12/19 12:13 PM
  
ISABEL
Verdaderamente y reflexionando las ocasiones en que miro las imágenes q representan a la Virgen Maria, no encuentro palabras o manera de imaginar su belleza, su pureza y me digo a sí misma: si mi corazón tuviera q explotar por el solo hecho de mirarla, desearía q sucediera ya!!!!!
08/12/19 8:51 PM
  
Juana de Arco
La Sagrada Escritura llama a Nuestro Señor Jesucristo, “el más hermoso de los hijos de los hombres”. Así que la belleza humana le venía por Su Madre Santísima! En la tilma de San Juan Diego aparece absolutamente preciosa! Santa Bernardita también decía que cuando la miraba, quedaba sin resuello. Pues así es Ella. Hermosa, más allá de toda ponderación. Más que Tú, Madre mía, sólo Dios!
09/12/19 4:47 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

2.12.19

ESPAÑA Y SUS DEMONIOS, José Antonio Bielsa habla de su desgarrador libro

Aprovechando la aparición de su nuevo libro ESPAÑA Y SUS DEMONIOS, entrevistamos al escritor e historiador José Antonio Bielsa Arbiol. La distribución internacional del libro corre a cargo de Amazon, en cuya plataforma digital puede adquirirse.

Lo primero que llama la atención al tomar este libro es la portada…

Con razón. Muestra la mismísima representación del diablo, cuya primera estatua de homenaje se erigió aquí, en España, en un enclave tan característico además como el del madrileño Parque del Retiro. Pocos conocen esto, y como que dicha estatua está ubicada exactamente a 666 metros sobre el nivel del mar. El diablo no sabe de casualidades, por eso escogió España para desarrollar su más siniestro plan de infiltración y demolición.

¿Cómo surgió la idea de publicarlo?

El impulsor del proyecto fue mi amigo el poeta Javier Giral Palasí, a la sazón autor del prólogo. Desde hacía tiempo tenía pensado publicar un libro misceláneo de estas características, entre contestatarias y disidentes. Fue Giral quien apostó por la idea, permitiéndome utilizar su sello Almater, y posibilitándome así la aparición de mi trabajo más ambicioso.

¿Qué novedades incorpora esta obra con respecto a otras parecidas sobre el tema?

R.: Su absoluta rareza, su entidad reaccionaria en un contexto sobresaturado de libros ad hoc portadores de ideologías de diseño, materialistas y envilecedoras las más, financiadas desde la sombra. Este libro apela a los principios espirituales que han forjado la Tradición occidental, sin desdeñar otras licencias que me he tomado, todo ello encaminado hacia Cristo Alfa y Omega.

España y sus demonios no es una segunda parte de su anterior entrega sobre el Nuevo Orden Mundial, pero guarda una cierta continuidad con aquélla…

Exacto. Este libro no es una secuela de Cómo sobrevivir al Nuevo Orden Mundial: Un manual de trinchera, pero sí implica una suerte de contrapunto en clave española de aquél, un anexo expansivo si se quiere destinado a poner la lente de aumento sobre “España” en cuanto idea, unidad territorial, espiritual y de destino. Aquellas personas que se quedaron con ganas de más tras la lectura del previo, podrán apagar con éste su sed de información.

Sin circunloquios: ¿tiene salvación España?

Es un hecho innegable que conforme el tiempo avanza, las posibilidades de salvación reales para España disminuyen. Especialmente tras el traumático 24 de octubre pasado, dolorosísimo “Día de la Infamia” para España con la profanación de la tumba del Generalísimo Franco, y pórtico de acceso inequívoco a la Segunda Transición que el Nuevo desorden mundial quiere imponernos para terminar de desmantelar nuestra traicionada Patria. No soy optimista, pero tampoco pierdo la esperanza. El final del mal es un bien, sentenció La Rochefoucauld.

El libro consta de dos partes más unas adiciones. Resúmanos un poco su contenido, para que el lector se haga una idea del mismo.

Sí. La primera parte, la que da título al libro, es una aproximación a España (y su obra), pero muy en especial a los demonios que la circundan, a través de sus más variadas manifestaciones. La segunda parte reúne textos y ensayos críticos sobre historia de la cultura. Unas adiciones perfeccionan y redondean el conjunto, fruto de diez años de trabajo.

La crítica al Régimen del 78 es implacable…

Desde luego: es la causa aparente de todos nuestros actuales males, aunque algunos trasladen estos orígenes a la década de 1960, con el aperturismo, o incluso a los fatídicos días de las Cortes de Cádiz…

El enfoque del libro, al menos en su primera parte, es abiertamente españolista y católico. Uno de los temas que denuncia es la apostasía de España. Explíquenos este fenómeno.

Pese la espantosa situación que atravesamos, España sigue siendo el brazo armado de Cristo. Nuestros enemigos internos y externos lo saben, por eso están trabajando muy duro por “fabricar” una novísima generación de indiferentes religiosos, e incluso ateos y cristófobos, me atrevería a decir. Por eso es importante aprehender que el problema de España no es tanto un problema político, económico o social, que también lo es, como teológico, por cuanto y por sobre todo lo es. Esta lectura donosiana que hago, que siempre tendrá su legión de detractores, es la correcta, y ya pueden estrujarse el seso los posibilistas filosóficos en la refutación de mi enfoque: sus argumentos fracasan siempre, porque no miran a las causas últimas.

Su faceta de historiador del arte y crítico cinematográfico también se ve colmada en una buena parte del libro…

El cine, en cuanto vehículo transmisor de ideas y modelos de conducta, como el grueso de la industria cultural en general, ha sido agente siniestro de este plan de infiltración perversa. Mi aproximación a los diversos medios de la cultura y del arte es crítica, pero también analítica, dedicando artículos a diversas problemáticas, del arco que va de la muerte de la novela como género literario a la subcultura del entretenimiento cinematográfico, de horrendos frutos.

El autor que más veces cita en su libro es Menéndez Pelayo. Usted es un buen conocedor de su obra inmensa. ¿Qué nos podría decir al respecto?

Desde mi juventud he vivido con los libros de don Marcelino siempre a mano. Sus obras completas, junto a las de Balmes, Donoso Cortés y otros autores, han sido por así decir el pan diario de mi formación intelectual católica y española. Pero han sido estos tres ingenios decimonónicos (a los que ya casi nadie estudia) los que me llevaron de las filosofías grises del error a la Luz de la Verdad, la misma que suministran Platón y San Agustín, Aristóteles y el Aquinate. ¿Comprende ahora el porqué de la insistente presencia del eximio montañés en mi obra?

¿A qué perfil de público va destinado este libro?

A un público español, patriota y católico preferiblemente, con unas edades comprendidas entre los 9 y 99 años. El resto pueden quedarse en sus tumbonas rumiando el Manifiesto comunista de Marx y Engels o Las 120 jornadas de Sodoma del Marqués de Sade, por no descender a otros “niveles” más bajos.

Por último, ¿qué podemos hacer para expulsar de España todos los demonios?

Como rubrica el viejo dicho: “a Dios rogando y con el mazo dando”. O expresado según los dictados de la corrección política: fomentando la acción, incentivando la formación y vigorizando la oración. Ya lo dijo el filósofo católico Peter Kreeft: nuestro tiempo vive una crisis de santidad: ¡necesitamos santos! España sólo recuperará el timón de su destino si consigue aunar, como San Ignacio, la Espada y la Cruz. En su proyecto de reconversión nacional y católica reposa el salvoconducto de su pervivencia en el tiempo.

No me gustaría terminar esta entrevista sin felicitarle, Javier, por su formidable epílogo al libro. ¡Gracias!

La distribución internacional del libro corre a cargo de Amazon, en cuya plataforma digital puede adquirirse.

Pinchar aquí:

https://www.amazon.es/ESPA%C3%91A-DEMONIOS-Textos-ensayos-escogidos/dp/0244232547/ref=sr_1_2?qid=1574444227&refinements=p_27%3AJos%C3%A9+Antonio+Bielsa+Arbiol&s=books&sr=1-2

Javier Navascués Pérez

 

4 comentarios

  
Nines
Estoy completamente de acuerdo en su queja sobre la profanación de la tumba de Franco, en que hemos conseguido “fabricar” una novísima generación de indiferentes religiosos, que son a la vez indigentes intelectuales, y que tenemos una crisis de santidad... pero si no son suficientes todos los que fueron martirizados durante la Guerra Civil... más que los que cayeron durante la persecución romana, y sin una sola apostasía...
Necesitamos mucha oración
02/12/19 10:44 AM
  
Luis López
Totalmente de acuerdo en que la cuestión de fondo es teológica más que política.

Ahora bien, de algún modo, desde hace unos meses se atisba una cierta esperanza. Se ha comenzado a ver muy claramente las orejas al lobo, y la España más auténtica (aquella que no se avergüenza de su ser, aunque vivía anestesiada por la estupidez progre reinante), comienza a desperezarse.

Por tímidos que sean sus pasos hoy, lo importante es que marque con claridad el camino inverso que nos ha llevado hasta aquí, y que venza las tentaciones de mirar atrás (en las que han caído millones de compatriotas). Pues "el que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios" (Lc. 9,26).
02/12/19 1:57 PM
  
Tulkas
Yo le decía el otro día en broma a un amigo, para empujarlo al Matrimonio, que no se preocupe por lo de casarse por la Iglesia si no cree, que hoy día es mejor que te case un alcalde de VOX que mucha clerigalla atea, roja y progre, o separstista, o filo-terrorista de por ahí. El cura no sabes si cree o no cree, el alcalde de VOX lo más problable es que SÍ crea.

Hoy escucho a Ortega Smith en Empel y ¡ya me gustaría! escuchar esas palabras de boca de los Obispos.
02/12/19 5:36 PM
  
Maria Teresa Caridad
cuanto me gustaria que España vuelva a ser el brazo armado de CRISTO,libros como este lo pueden conseguir
02/12/19 7:14 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.