2.08.22

Coronel Vara de Rey: “Ver caer de rodillas a mil peregrinos ante la Santina me marcará de por vida”

El coronel Carlos Martínez-Vara de Rey no ha querido perderse este año la peregrinación. Como militar y como gran devoto de la Virgen nos narra, con espíritu castrense, su experiencia, que ha sido inolvidable.

¿Qué ha supuesto para usted, coronel del ejército del aire, peregrinar a Covadonga por primera vez?

La ya épica “Peregrinación a Covadonga 2022” me ha llenado de esperanza al poder constatar la existencia de un remanente grupo humano muy leal a Nuestra Señora y que goza de una extraordinaria salud espiritual. Vivimos un periodo muy oscuro de la historia de la humanidad, particularmente difícil para España, por la desintegración y decadencia moral que padece. Sin embargo, esta brillante iniciativa ha ofrecido una oportunidad excepcional a ese consolidado Fiel Remanente para desagraviar a la Virgen María, y afianzar en comunidad nuestras raíces cristianas.

La peregrinación ha permitido que varias generaciones juntas diéramos testimonio inequívoco de la fe que nos trasmitieron nuestros padres y que forjó nuestra nación. Pero también rendir un sentido homenaje a Nuestra Madre, que tantos años lleva tutelando el devenir de nuestra historia. La ilusión y el entusiasmo compartido por los peregrinos, donde la juventud y profusa participación de familias completas sin duda han marcado esta segunda edición, abren una puerta de esperanza viva para el futuro de España y de la civilización cristiana.

De manera altruista y casi espontanea, como nacen las grandes gestas. Covadonga 2022 ha reunido a todo un ejército de valientes voluntarios para que adentrándose por las veredas de la montaña asturiana, durante tres largas jornadas, guiados por cruces verticales, estandartes y banderas al viento, alcanzáramos juntos un lugar sagrado, muy especial y emblemático de nuestra historia. Paraje simbólico por excelencia, precisamente elegido por nuestra propia Madre en otro momento también crucial para el pueblo español.

Tras el éxito del año pasado, este año se ha duplicado la participación y todo apunta a que esto no ha hecho más que comenzar y a que irá creciendo con los años…

Es muy positivo porque todo el que acudía lo hacía siguiendo una llamada. El mundo está siendo cribado en muchos aspectos. María quiere reunir a su ejército y la respuesta a esta peregrinación supone que muchos españoles han manifestado su particular compromiso con esa llamada.

Especialmente relevante ha sido la edad media de los peregrinos y la presencia de tantas familias. Familias que aun siendo atacadas por muchos flancos hoy en día, perciben que en la fe está la clave de la armonía y felicidad entre sus miembros, constituyendo ellas mismas la última trinchera de nuestra sociedad. Es el gran valor a proteger y está en serio peligro, pero tras esta gran experiencia, muchas han salido fortalecidas; volverán sin duda y serán referencia para que muchas otras sigan sus pasos. Han demostrado que María no ha predicado en el desierto.

En cualquier caso es bueno que la gente tenga hambre de autenticidad…

Es bueno constatar que esta sociedad siempre cuenta con un núcleo de audaces capaces de nadar contracorriente y salvaguardar los valores que históricamente han hecho grande a nuestra nación. La semilla está sembrada y sin duda germinará y dará fruto. Auguro que futuras ediciones de esta peregrinación cosechará nuevos y grandes éxitos.

Las plegarias que se han rezado y cantado estos días, caminando juntos en armonía y oración, ofrecidas a la Reina del Cielo, sin ninguna duda han llenado de gozo y alivio su Corazón Inmaculado y con su bendición, veremos crecer la cosecha.

¿Cómo ha sido el fervor y el entusiasmo que ha palapado entre los peregrinos?

Sincero y espontaneo. Precisamente en esa entrega altruista y desinteresada está la clave del éxito de esta iniciativa. La ilusión y la fe que compartían tanto organizadores como peregrinos invitados, ha demostrado ser lo suficientemente profunda como para poder estar seguro que este evento ha quedado consolidado y por lo tanto se repetirá con participación creciente en próximas ediciones.

La impecable organización logística ha contribuido sin duda a la óptima atmósfera creada y al permanente ambiente de compañerismo. Pero detrás de cualquier comportamiento comunitario ejemplar, siempre hay que buscar las claves en el liderazgo. Además de organizar es preciso motivar, entusiasmar, lograr que todos sumen dando lo mejor de cada uno. Y en esta ocasión ese liderazgo lo ha llevado a cabo nuestra Capitana. Es apasionante poder constatar el fervor y la devoción que María es capaz de despertar en jóvenes, niños y mayores. Las largas colas para confesar, el recogimiento durante las celebraciones litúrgicas y en general el extraordinario espíritu de camaradería reinante han sido pruebas irrefutables de esta realidad.

¿Y el momento que más le ha tocado el corazón?

La culminación del recorrido, alcanzando la planicie de la Basílica de Covadonga, con Pelayo como testigo y rodeados de aquellas escarpadas crestas, testigos de tantos hitos épicos, ha sido apoteósica.

En ese momento, ver caer espontáneamente de rodillas a la vez a mil peregrinos ante la Santina, después de tres largas extenuantes jornadas, y comenzar a entonar al unísono el LAUDATE MARIAM, ha sido algo que me marcará de por vida. De repente, todo el cansancio había desaparecido, desbordado por la emoción y la satisfacción de haber cumplido el objetivo; estar en ese lugar tan especial, elegido por María, con las “manos llenas” por la superación del esfuerzo, para decirle alto y claro, todos a una: MADRE, AQUÍ ESTAMOS, POR TI Y PARA TI.

Ha llamado mucho la atención la Santa Misa Solemne en la Basílica, muchos se han emocionado ante la belleza de la liturgia. ¿Fue tan impresionante como cuentan?

Lo fue. La viví con enorme júbilo, porque pude disfrutar de la solemnidad de la celebración, con recogimiento y meditación, muy consciente del gozo que estaría tocando al Corazón de nuestra Madre. La espiritualidad del lugar unida a la imponente ejecución del culto eucarístico nos permitió vivir con auténtica unión fraterna un momento de gloria sublime.

La celebración tradicional de la Misa, además de unirnos por tantos siglos a nuestros antepasados, despierta una sensibilidad espiritual muy especial que facilita la comunicación entre almas presentes, purgantes y triunfantes, quizás por compartir un mismo rito. Misteriosamente se profundiza aún más en el propio Sacrificio que está teniendo lugar, revistiendo el Altar y su entorno de una solemnidad y recogimiento que contribuyen a que la unidad de los fieles presentes perciba con una fuerza muy especial el milagro de la Transustanciación y participen con mayor implicación y reflexión.

¿Por qué es importante que durante el año se persevere en esa militancia católica?

Porque en estos momentos España y el mundo necesitan que se mantengan estos valores. Hay que continuar dando testimonio para que aumente la fe de nuestra sociedad. Necesitamos hombres y mujeres que valientemente cojan el testigo de nuestros padres, para convertirse en héroes anónimos al servicio de María. Ella prometió reinar con predilección en “las Españas” y solo tenemos que ayudarle y seguir su tutela. Por otra parte será una mera confirmación de la autenticidad de la fe y el compromiso vividos en estos días.

Hay un trabajo de muchas personas detrás para que todo salga bien, no solo en la organización sino a nivel de Capítulo.

Me apunté a un Capítulo que no conocía por amistad con uno de sus miembros. Tengo que reconocer que me he “dejado querer” y no aporté nada a la organización pues nos conocimos en la puerta de la Catedral de Oviedo. Pero pronto pude percatarme que sin la implicación personal de D. José Manuel y los que directamente le han apoyado, no hubiera sido posible que nuestro Capitulo sumara como uno más y a veces llevando incluso la batuta. Las plegarias, canticos y meditaciones han unido a todo el grupo para que como un solo hombre superáramos los momentos más difíciles de la caminata.

Particularmente reconfortante para mí fue poder portar la Cruz del Capítulo de El Sagrario durante varios km. Es una experiencia única que llena de satisfacción al poder sentir el privilegio de estar abrazando la Cruz a la vez de sentirte parte del equipo.

¿Cómo valora que Mons. Sanz haya bendecido a los peregrinos?

Es muy positivo que la jerarquía de la Iglesia apoye este tipo de iniciativas. La carta apostólica Traditionis Custodes promulgada por el Papa Francisco hace un año (16 de julio de 2021) en la que limita la celebración de la Misa Tridentina por requerir desde entonces aprobación del Obispo correspondiente, ha fomentado cierta confusión entre los fieles. Siempre es positivo que los dirigentes de la Iglesia manifiesten claramente su apoyo a la celebración de un rito que está dando tantos frutos espirituales y que sin duda agrada a nuestro Señor.

¿Merece la pena volver al año siguiente?

Que vivimos momentos cruciales donde María va reuniendo a su ejército y saber decirle “sí” tiene su galardón ya en esta vida pero sobre todo en la eternidad. Todo aquel que sienta esa llamada, que no dude en plantearse participar porque es todo un privilegio y María y España nos necesitan.

Nos ha tocado elegir entre apostasía o santidad. Cualquier opción intermedia la aprovecha el maligno. La tibieza y el conformismo de los dirigentes están haciendo mucho daño contribuyendo directamente a la degeneración de nuestra sociedad. Es relevante que haya pastores de la iglesia que sin miedo sepan apostar por ese camino de santidad donde el respeto a las tradiciones y a la fe de nuestros padres sea la bandera que guie al pueblo de Dios.

Nuestro futuro está en manos de hombres y mujeres comprometidos. De familias que vivan la fe y sean capaces de trasmitir valores a su descendencia. La peregrinación a Covadonga, tal y como está concebida, constituye un marco ideal para vivir y fomentar ese compromiso y esos valores. La dirección y coordinación logística ya están engrasadas. Los lugares de acampada son excepcionales y aún hay espacio remanente para duplicar o triplicar el número de tiendas. E incluso las opciones alternativas para el recorrido de familias o alojamientos paralelos son innumerables. Solo hay que sumarse y la Capitana proveerá. ¡Con que poco se puede lograr tanto!

Por Javier Navascués

4 comentarios

  
María Hernández
¡Millones de gracias por su testimonio!. ¡Ojalá muchos militares le imiten para la gloria de Dios, la Virgen y España!.
03/08/22 1:24 AM
  
JUAN NADIE
Magnifica entrevista.
Impresionante testimonio.
Certero, preciso. Un ejemplo para todos.
03/08/22 11:12 AM
  
Priscilo
No he estado en la peregrinación, pero un testimonio tan profundo, vivo y emergente, solo me hace pensar y desear formar parte de esa marea de fieles en la próxima edición, como militar, como cristianó y como amigo y seguidor tuyo ... Carlos. Enhorabuena. Con gente como tú y por María, hasta donde sea preciso y como sea preciso.
Un fortísimo abrazo y enhorabuena a todos los que ya habéis participado.
YA OS ENVIDIO
03/08/22 4:34 PM
  
Juan Andres Oria de Rueda
Magnífica entrevista:
nos vemos a la próxima, mi coronel
06/08/22 6:11 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Una familia recorre el perímetro de España rezando el Santo Rosario sin interrupción

Una familia española, que quiere permanecer en el anonimato, me ha hecho llegar una iniciativa que me parece muy edificante y que comparto con ustedes: recorrer el perímetro de España rezando el Santo Rosario sin interrupción para pedir por España y prevesarla contra las muchas amenazas que se ciernen sobre ella.

Dejemos que ellos mismos nos cuenten con más detalle la razón de ser de esta inspiración.

“La iniciativa surgió de la necesidad de hacer algo para defender nuestra querida España de los proyectos del mal contra ella. Las palabras de Nuestra querida Madre del Cielo, la Virgen María, en Lourdes, Fátima y Garabandal pidiéndonos que recemos el Rosario y que hagamos penitencia inspiraron este proyecto un día durante la oración en familia.

De ese rato de oración nació la idea de recorrer el perímetro de España en coche rezando el Rosario sin parar, enlazando un Rosario con otro, mientras el coche rodara y además, rezar rosarios especiales en los puntos geográficos extremos de nuestra península y en los puntos más próximos a las Islas Canarias, Islas Baleares y América, teniendo en cuenta cualquier parte del mundo donde España llevó el Evangelio de Cristo. El punto de salida y el punto final de llegada sería la Catedral de Barcelona, en concreto, la Capilla del Cristo de Lepanto, que protagonizó la victoria gracias a la cual hemos nacido en familias católicas. Los puntos de descanso para cobrar ánimo vendrán, como tantas veces en la vida, de la mano de María en Lourdes, Garabandal, Santiago de Compostela, donde llegó el Apóstol Patrono de España después de recibir el aliento de María en Zaragoza y, por supuesto, en Fátima. Este es exactamente el proyecto que pusimos en marcha a principios de julio y que, gracias a Dios, pudimos culminar el día 18 en la Catedral de nuestra ciudad”

1 comentario

  
Mariana


GRACIAS, por lo que toca a América!!!
03/08/22 10:13 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

1.08.22

Ángeles de chaleco azul. Homenaje a los voluntarios de la peregrinación a Covadonga

Comparto por su interés un interesante testimonio de una voluntaria anónima

Llegaba el 25 de julio, un año después de aquellos días del 2021 durante los que participé en la I peregrinación de Nuestra Señora de la Cristiandad. Mi corazón impaciente anhelaba reencontrarse con los hermanos en la fe y especialmente con nuestra querida Santina. Pero unas semanas antes, pasó una de las peores cosas que le puede pasar a un peregrino, mi rodilla comenzó a fallar. Dios no podía permitir aquello… me dio un bajón total y escribí al jefe de mi capítulo: “Tomás, no puedo ir, no puedo andar casi”. Él me respondió: “te necesitamos para el transporte, no puedes fallarnos, llevamos un mes sin parar de cambiar planes para poder llegar”.

Sin pensarlo mucho escribí a uno de los organizadores que conocía de Valencia diciéndole que no podría andar mucho, que me empleara en lo que necesitasen. No pasaron ni dos horas y tenía una respuesta de ella, de Diana, la cabecilla del equipo, ya tenía una tarea para mí. Así que partí hacia Oviedo, triste por no poder andar e intrigada por lo que me tocaría hacer. Tres días después, el 23 de julio, sin comerlo ni beberlo me encontré entre Oviedo y el Remediu enfundada en un chaleco azul. No se si Diana se equivocó de color, después de lo vivido estos días me considero totalmente indigna de haberlo portado, pero debo agradecer a esa sencilla prenda el lugar privilegiado que me otorgó para ver a ese fantástico equipo revolotear, organizar, ordenar, sufrir y disfrutar… todo ello sin parar de sonreír. Me refiero al equipo organizador. Yo los llamo ángeles de chaleco azul.

Los ángeles de chaleco azul son las personas que mueven el motor de esta peregrinación

Nuestra pequeña gran Diana, con esa cabeza que no para de trabajar, con la fuerza y ánimo de 100 mujeres, a mis ojos la Juana de Arco Española, al frente de las huestes en la batalla contra la maldita modernidad. Daniel hace posible que las familias, con esos niños impresionantemente buenos y educados a la cabeza, la esperanza de nuestra sociedad, compartan unos kilómetros al día con el resto de peregrinos. El otro Daniel es el director de ese coro que nos transporta al cielo en las Eucaristías y, apoyando el excelente trabajo del Padre Carlos, cuida con esmero que cada altar y ornamento estén en su lugar, como Dios manda. José María es el ángel que, pegado a un móvil, cuida de que no se quede nadie atrás organizando los transportes para rezagados y asegurando que los cruces estén marcados para que ningún caminante se pierda. Balles prepara y pone en orden el campamento, para que el cuerpo y el alma de los viajeros puedan encontrar reposo tras 30 kilómetros de marcha extenuante. Afanado en el campamento podemos encontrar también a Javier, el ángel que más discretamente trabaja, el que ordena la logística de la peregrinación, esa tarea tan pocas veces agradecida, pero tan necesaria.

Cada uno de estos chalecos azules coordina a varios voluntarios. Dios derrama su Gracia, pero necesita de las manos, cabezas y pies de los organizadores y voluntarios para que el fruto de esta peregrinación arraigue y brote en el corazón de cada persona. Andando y ordenando la marcha y paradas, cocinando, cuidando la salud (sanitarios), cargando, montando y desmontando campamentos, cantando, acolitando o conduciendo, supervisados por el equipo organizador, los voluntarios funcionan como un reloj (casi siempre en hora) y hacen posible que la peregrinación avance segura, siguiendo la dirección que marca la Tradición, por el camino hacia la Madre de Dios que no es otro que el camino hacia su Hijo.

Es precioso ascender con la vista puesta en María y en su Hijo, pero no es menos la forma en que el alma se reconforta y llena de plenitud cuando ayuda a otros a recorrer este camino, el camino al cielo que pasa por Covadonga. Este fin de semana he redescubierto el tesoro del servicio, y animo a muchos más (porque cada año se necesitarán más voluntarios) a vivir esta experiencia del voluntariado en la peregrinación. El servicio no es fácil, fue muy duro tener que mantenerme en el exterior de la Basílica a cargo de las mochilas mientras casi todos disfrutaban del pedacito de cielo que fue la Santa Misa en Covadonga, pero recordad, Dios nos devuelve el ciento por uno por cada pequeña cosa que damos.

No quiero concluir sin acordarme de los mayores servidores de la peregrinación, nuestros Sacerdotes. Decenas de ellos, además de celebrar Eucaristías, han caminado, rezado y meditado junto a los peregrinos, han cantado, reído y llorado, y cuando ha sido necesario han escuchado en confesión o han mantenido una edificante charla, todo ello mientras los pies no paraban de avanzar firmes, paso a paso, rumbo a la cueva de la Santina. A todos ellos, gracias, no hay palabras para expresar el bien que nos hacéis. Especialmente quiero dar las gracias a los Padres D. José Miguel y D. Francisco J. Delgado, que con tanto cariño han acompañado a mi capítulo, Nuestra Señora de los desamparados.

Que Dios bendiga a los Sacerdotes, a los voluntarios y a los ángeles de chaleco azul. Gracias a todos por haber hecho posible esta experiencia que ha llevado a muchos a un pasito más cerca de la santidad.

LAUS DEO.

Firma: Una peregrina frustrada pero una voluntaria inmensamente bendecida.

3 comentarios

  
Mjbo
Qué bonito!
Enhorabuena!
01/08/22 10:45 AM
  
Javier López
En honor a la verdad sin los ángeles de chaleco rojo, amarillo, negro, y algunos ángeles que no llevaron chaleco, pero que puedo asegurar que trabajaron como ningún otro, como Arturo y Marta, quedándose sin comer y sin Misa en Covadonga, Fernando Oria, Pedro, y muchos otros (no quiero olvidarme de ninguno), nada hubiera sido posible. El agradecimiento va para ellos.
01/08/22 2:19 PM
  
Enrique Aranda
Qué alegría para el espíritu, leer este comentario de homenaje a los chalecos azules y seguro a muchas mas personas de esa peregrinación a Covadonga, cuna de la Reconquista.
Doy gracias a Dios y pido por todos vosotros. Sois la esperanza de la Iglesia en España. Seguir perseverando en el camino de la fe que actúa con amor. Paz y bien en el Señor, para todos vosotros, laicos y sacerdotes, todos unidos en el amor al Señor y al prójimo. Gracias.
01/08/22 10:41 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

31.07.22

Erika Prieto: “Covadonga fue un soplo de aire fresco y hálito de fe, el amor de Dios, ver que no estoy sola”

Erika Prieto es una joven estudiante de Ingeniería Industrial que ha venido por primera vez a la peregrinación a Covadonga. Comparte con nosotros la experiencia.

¿Qué ha supuesto para usted poder peregrinar a Covadonga por primera vez?

Como para cualquier joven fiel a la liturgia romana tradicional, poder entregar estos días de penitencia a la Santísima Virgen acompañados de la Santa Misa Tradicional ha sido una verdadera bendición.

Recuerdo cuando el año pasado me comentaron superficialmente la existencia de este nuevo proyecto. pues lamentablemente no pude acudir, pero a la llegada de aquellos conocidos que tuvieron el honor de asistir, tras ver su testimonio y las imágenes que captaron, daba por seguro que este año tenía que ir. Fue tan esperanzador ver a aquellas 1000 personas, tanto familias, jóvenes como no tan jóvenes, ofreciendo cada paso con tanta devoción. Puede imaginarse, por tanto, la grandísima e indescriptible satisfacción que supuso para mí ser partícipe de estas jornadas.

En el segundo año se ha visto que la participación va en aumento y que esto es imparable…

¡Y tanto!, y espero que Dios mediante cada año se duplique la participación de esta. Estoy segura de que esto solo es el inicio, tan solo hay que ver el revuelo que está habiendo en redes sociales. Tenemos que seguir apostando por la tradición y solo así seremos capaces de atraer a la máxima gente posible.

En cualquier caso es bueno perseverar para que siga creciendo si es voluntad de Dios.

No hay ninguna duda de que esto solo va a ir a más. Esto lo podemos apreciar en nuestro propio entorno, yo misma lo he vivido. Actualmente, en las parroquias la edad media de los fieles es obvio que va en aumento, en cambio en aquí cada vez hay más jóvenes que llegan y valoran la belleza de la liturgia tradicional. Nuestro deber es extenderla y darla a conocer, el resto ya viene por sentado.

¿Cómo ha sido el amor a Dios que ha percibido?

¡Maravilloso!, y muy alentador. no solo por parte de los laicos sino también por parte de los sacerdotes. Más de 40 sacerdotes caminaron hasta desgastarse, siempre con una sonrisa en la cara, para llegar al campamento y ponerse a confesar horas y horas.

Verdaderamente, estos días han sido un soplo de aire fresco y un hálito de fe, días en los que realmente he podido ver y sentir el amor de Dios. Ver que no estás solo, sino que realmente hay muchas personas en el mismo camino que tú.

¿Y el momento qué más le ha llegado al corazón?

Me resulta muy difícil escoger un solo momento, pero yo me quedaría con la Santa Misa solemne en la basílica. Personalmente, estoy acostumbrada a escuchar la Santa Misa Tradicional en capillas muy humildes y ver su majestuosidad en una basílica de esta magnitud ha sido indescriptible.

Pese a que todos estábamos exhaustos después de la larga peregrinación, la basílica estaba a rebosar. se podía apreciar gente de pie sin ningún tipo de visión intentando seguir la Santa Misa como buenamente podían, sacerdotes confesando pese a las dificultades de acceso al confesionario y colas muy largas para poder comulgar de rodillas y en la boca.

También cabe destacar la belleza del momento de la consagración al sonido de la marcha real.

Efectivamente muchos coinciden en que la Misa final fue lo mejor…

Es evidente que esta peregrinación no hubiera sido lo mismo sin la Santa Misa en el centro de ella. No es una sorpresa que cada vez más personas (sobre todo jóvenes) aprecian y buscan la verdadera belleza de la liturgia de la Santa Misa Tradicional. Y aunque bien es cierto que no es tan accesible como nos gustaría, no puede limitarse a tan solo unos pocos días al año. Estos actos los tenemos que aprovechar para dar visibilidad y concienciar al clero español de que la liturgia tradicional no solo está presente en un círculo reducido de nostálgicos.

¿Por qué es importante que el espíritu de la peregrinación tenga continuidad a lo largo del año?

Es importante porque en la peregrinación vivimos realmente esa oportunidad para acercarnos más a Dios, pero para crecer espiritualmente es fundamental mantener este espíritu a lo largo de todo el año. Juntarnos y mantenernos esperanzados. Cada vez hay más católicos comprometidos, no podemos flojear ahora.

Para que salga todo bien, siempre hay un duro trabajo detrás, que a veces puede pasar desapercibido. ¿Cómo valora este trabajo tan necesario?

Afortunadamente en mi capítulo se respira un ambiente de compañerismo, sacrificio y servicio muy bueno. nuestro jefe de capítulo ha estado siempre dispuesto a resolvernos todas las dudas posibles y no solo a eso, sino a podernos facilitar las tareas para poder vivir la experiencia como es debido. No todos tienen la facilidad ni accesibilidad pertinente para poder acudir, pero siempre nos las arreglamos para que aquellos que lo deseen puedan participar.

¿Hasta que punto ha sido importante la presencia del arzobispo de Oviedo bendiciendo a los peregrinos?

La presencia de Mons. Sanz al inicio de la peregrinación bendiciendo a los peregrinos pienso que fue capital por una simple razón. Todos nosotros, fieles a la liturgia romana tradicional, no queremos sentirnos excluidos sino acogidos asegurando una rectitud doctrinal que nos haga sentir cómodos y dentro de la Iglesia. La vuelta a la tradición es la solución a muchos males que a día de hoy la Iglesia carga a sus espaldas y cada vez más gente es consciente de ello. No tiene ningún sentido que la intenten limitar.

¿Qué diría a los lectores para que se animen a peregrinar el año siguiente?

Les diría que es una experiencia y ocasión única para vivir el espíritu de la fe. que sean conscientes de a donde vienen y que no vengan con ninguna expectativa mundana y que lo aprovechen al máximo espiritualmente. Una vez se animen a venir, no fallarán ningún año más.

Por Javier Navascués

24 comentarios

  
Mosén Pujol
Una entrevista magnífica! El testimonio de esta chica es como una bocanada de aire fresco y es muy edificante!
31/07/22 11:21 AM
  
sofía
Estupendos comentarios de la "peregrina".

Lástima que junto al trigo crezca la cizaña.
Deberían responder Uds mismos a los extraños compañeros de viaje cismáticos, sedevacantistas y heréticos que se manifiestan sin cortapisas en este blog, denigrando y calumniando a la Iglesia.
31/07/22 11:21 AM
  
AJ
Sofía:

Con lo fácil que hubiese sido alegrarse y punto.

Por cierto, a los alemanes heterodoxos que no aceptan la fe católica y otros católicos de misa dominical, los que dicen "yo soy católico pero..." De esos no dices nada, verdad? Y esos no rompen la comunión con la Iglesia? Pues esos van al Novus Ordo... En fin, los prejuicios de algunos son increíbles. Va una peregrinación de jóvenes, recibida por el propio arzobispo de Oviedo para rezar "por el Papa y por España" y a usted solo se lo ocurre esto. Luego nos preguntamos por qué la Iglesia está como esta
31/07/22 12:52 PM
  
Juan
Tiene novio?
31/07/22 1:57 PM
  
sofía
AJ,
Ya me gustaría poder estar contenta, como cuando se habló de esto el año pasado.
Yo no tengo nada qué criticar al vetus ordo.
Y tampoco consentiría que esos "alemanes" que UD dice (y que nada tienen que ver con ningún ordo) se dedicaran a decir barbaridades aquí.

Pero es en este blog, en uno de los posts sobre este tema, en donde he tenido que leer la cizaña de toda clase de calumnias y falsedades sobre concilio y papas, además de insultos a la Santa Misa celebrada novus ordo, por parte de unos individuos que dicen ser de los vuestros sin que ninguno de Uds se moleste en distanciarse de ellos ni llamarles la atención.
Es lo que digo. A qué esperan?
31/07/22 3:11 PM
  
Egomet
No hagan caso a Sofía. Solo busca reventar la noticia con sus exabruptos.
31/07/22 3:53 PM
  
sofía
Egomet,
Yo no busco reventar nada. Simplemente manifiesto mi asombro por su falta de reacción ante las calumnias heréticas de sus compañeros de viaje en otro post.
Allí tiene mi respuesta.
Y si esa cizaña ahoga el trigo, avisados quedan.
Por mi parte el año pasado manifesté muy contenta mi deseo de participar en la siguiente peregrinación a Covadonga. Pero eso fue antes de descubrir los compañeros de viaje que tienen. Si no se desmarcan, qué se puede pensar?
31/07/22 5:40 PM
  
Egomet
Repito: por favor, no contesten a Sofía o todos los comentarios se convertirán en una discusión sin sentido. Sería un pena, a la luz del bonito testimonio de Erika. Céntrense en su testimonio.
31/07/22 6:09 PM
  
sofía
Desde luego, eso espero, que no me contesten puesto que no creo que haya nada que añadir a lo dicho.
Lo que sí que me gustaría es que Egomet, en el otro post contestará adecuadamente a esos herejes en vez de contestarme inadecuadamente a mí.
O es que él comparte sus barbaridades?
31/07/22 6:32 PM
  
Joaquín
Sofía, el futuro está en la Tradición. Cuando antes lo acepte mejor. Hágase el ánimo en aceptarlo. Lo demás morirá tarde o temprano.

Y muchas gracias a Erika por su testimonio.
31/07/22 8:20 PM
  
Juan Mariner
Sólo hacía falta que Roma les dijera a los "tradis" que no ondearan banderas políticas y que no tocaran himnos nacionales en la consagración, con un toque de campanilla es suficiente.
31/07/22 9:53 PM
  
sofía
Joaquín,
Así podría ser si no se mezclaran con herejes cismáticos y sedevacantistas, de los que he visto en otro post que no se molestan en distanciarse. Luego dime con quién andas y te diré quién eres.
Ojalá se dieran cuenta de una vez que por ese camino se tiran piedras contra sí mismos.
Y recuerde, no hace falta que me conteste.
31/07/22 10:02 PM
  
Bea
Sofía! Te puedes ir con Bergoglio a adorar a la Pachamamá.
Gracias Erika por tu testimonio.
31/07/22 10:50 PM
  
Akathistos
Lo que dice Sofía parece un aviso muy prudente y bien traído. Tengan caridad con ella y no formulen con tanta soltura juicios temerarios sobre sus intenciones.
01/08/22 5:40 AM
  
sofía
Bea,
UD misma puede hacer eso que propone. O se puede ir con Belial a adorar el Pacharán. Pero sin mezclar a Erika en sus turbios asuntos. De eso se trata.
Y recuerde que no hace falta que me conteste, gracias.
01/08/22 8:58 AM
  
AJ
Akathistos

No, no es prudente. Para ser una respuesta prudente uno tiene que conocer a las personas que van a la peregrinación. No guiarse por cuatro comentarios de un blog, sinceramente. Me parece muy injusto y no, no soy tradi pero cada día me dan más ganas de serlo... Será la rebeldía de la juventud.

Juan Marinero

Si por signos políticos te refieres a la bandera nacional que nos representa a los españoles y poner el himno nacional en la consagración (como se hace en miles de pueblos de España) no sé si lo que realmente fastidia es que sea España. Cómo os repatea a algunos. Lo que se ve en las imágenes es que la gente lleva la bandera de su país o su región. Cómo en la Plaza de San Pedro cualquier domingo en el Ángelus... De verdad, que problema hay?
01/08/22 10:13 AM
  
AJ
Si alguno duda de si está peregrinación está en comunión con la Iglesia o no, solo hace falta ver lo que dicen los organizadores y voluntarios. O el último capítulo de la Sacristía de la Vendée. Yo ya estoy deseando ir el año que viene, Dios mediante, a rezar por España, el Papa y toda la Iglesia
01/08/22 10:36 AM
  
Ronin
Madre mía como anda el rebaño de revuelto.

Más vale que Jesus se traiga un cayado de avellano que falta le va a hacer.
01/08/22 11:56 AM
  
sofía
AJ,
Yo no he dudado de que hoy por hoy esta peregrinación esté en comunión con la Iglesia.

Pero evidentemente no todos los q participaron lo estaban, pues una mínima parte está representada por los comentaristas que blasfeman sobre la Santa Misa celebrada del modo ordinario, citando palabras de su adorado Lefebvre y añadiendo calumnias heréticas sobre un concilio ecuménico y varios papas.
Que esos no sean cizaña que ahogue el trigo es algo que no se va a resolver mientras que usted, en el post donde ocurren estás cosas, calle como un muerto, porque quien calla otorga. Por eso he pedido que de desmarquen.
Y si se está en comunión con la Iglesia no se pueden admitir ciertos compañeros de viaje contaminando esa comunión con ideas cismáticas sedevacantistas y heréticas.
Recuerde que no tiene por qué contestarme.
01/08/22 12:19 PM
  
AJ
Sofía:

Pues como, lamentablemente, la gran parte de católicos no cree lo que la Iglesia enseña. Nada más que vea en el tema de la contracepción... ¿Cuántos católicos niegan la doctrina de la Iglesia sobre esto? Salieron de nosotros, pero no son de los nuestros... Y, ¿Quién les corrige? Y así con muchos temas. Sin ir más lejos, el 70% de los "católicos" estadounidenses no creen en la Transubstanciación. ¿Eso no es oponerse a la doctrina católica? La cizaña convive con el trigo muchas veces, es así... Y, ¿por eso vamos a levantar la sospecha contra todos?

Y tampoco entiendo muy bien por qué tengo que decir yo algo. Le vuelvo a repetir, yo suelo ir a Misa Novus Ordo. Y no pone en duda que la peregrinación esté en comunión con la Iglesia. Pero levanta la sospecha. Yo veo más sano pensar que la mayoría de los que van son jóvenes y rezan, que quiere que le diga. Por mi parte lo dejo ya. Saludos, y rezo por usted
01/08/22 2:07 PM
  
sofía
AJ,
Gracias por su contestación.
Claro que hay muchos católicos que no son buenos católicos, o que son herejes.
Y si me los encontrara en un post, comentando barbaridades les contestaría adecuadamente, sobre la transubstanciación o sobre lo que fuera.
Pero aquí los que han dicho barbaridades contra el novus ordo, un concilio y varios papas dicen ser de los vuestros y resulta extraño que no les pongan en su lugar y no sólo eso, me desaprueban cuando les respondo yo.
Lo normal habría sido una reacción y un desmarque por parte de los que estaban en ese post contra esos "compañeros de viaje". Eso es lo que he señalado. Con la mejor intención. Porque no deseo en absoluto que crezca la cizaña.
En todo caso, gracias por sus buenas intenciones y yo también lo dejo ya.
Paz y bien

01/08/22 4:03 PM
  
Juan Mariner
AJ: no, no se confunda. me ofenden tanto los himnos y banderas españolas como catalanas; la Iglesia no es lugar para la política. La política en los parlamentos, ayuntamientos y sociedad civil, no en las iglesias y recintos eclesiásticos. Así nos va...
01/08/22 7:39 PM
  
Bea
Sofía;
Dado que percibo que dotes mágicas para cagarla en cada respuesta que estás dando, te recomiendo que te vayas a bailar danzas tribales con los protestantes, que seguro que te acogerán mejor que en la Santa Iglesia.
01/08/22 10:56 PM
  
sofía
Los protestantes tienen bastante más en común con los cismaticosedevacantistas que practican el libre examen de la tradición y el magisterio como UD.

Las blasfemias continúan en el post al que me referí. Con una curiosa falta de reacción por parte de quienes se supone que son fieles católicos.
Y además con un cierto rechazo hacia quien, como yo, defiende la fe Católica.
Extraña facilidad para publicar sus blasfemias y retraso ostensible de la publicación de comentarios de quien protesta de ellas dando la explicación correspondiente.
02/08/22 3:55 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

30.07.22

6 sacerdotes reflexionan sobre la bendición que supuso la peregrinación a Covadonga

Seguimos ofreciendo testimonios de la peregrinación a Covadonga, que esperamos sean de su agrado y les edifiquen. En esta ocasión continuamos con más sacerdotes, aunque irán saliendo a la luz también los de varios seglares, voluntarios…

P. Pablo Pich-Aguilera

Después de una exitosa primera edición, no podía faltar a la segunda de esta maravillosa iniciativa de peregrinar a la Santina de Covadonga. Unidos en María, Madre de la Iglesia, hemos marchado durante 90 kilómetros para pedir por la Iglesia y por España.

Fue una alegría saludar a tantos que repitieron y ver rostros nuevos. Muchos de ellos jamás habían ido a Misa Tradicional, otros solamente habían oído hablar de ella. De nuevo, como en la primera edición, se respiró un aire de amor a la Iglesia y a la Santa Misa, alejados de toda polémica.

El camino se hizo, este año, más arduo que el anterior, ya que tuvimos que andar dos días bajo un sol abrasador. El sufrimiento de muchos se palpaba en rostros y en maneras de andar, pero la alegría de sus rostros hacían notar ese espíritu penitencial.

Para mí ha sido profundamente edificante en varias historias de personas con las que he coincidido y a las que el Señor ha tocado el corazón. Uno, incluso sin bautizar, quedó profundamente tocado por lo que hemos vivido estos días.

Doy profundas gracias a Dios y a la Santísima Virgen de Covadonga por este grandísimo regalo. Esperamos ya con ansia la tercera edición. ¡Laudate, laudate, laudate Maria!

Mn Emmanuel Pujol

Grande, sublime y católico. Muy católico… Genuinamente católico. Descaradamente católico. Un faro de esperanza y un movimiento que todavía ha de dar muchos más frutos. El acontecimiento más esperado del año para todos los que amamos la Santa Misa tradicional y el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo.

No ha decepcionado. De nuevo, otra vez, un reclamo unánime, inspirado en los ánimos juveniles de estos mil peregrinos que simplemente anhelan lo sagrado y que vibran con los Ideales que llevaron a nuestros mayores a legarnos la fe en un cuerpo social. Eso es lo que significa para todos Covadonga: es la Cristiandad, defendida bajo el amparo maternal de María, Auxilio de los cristianos, por una pequeña pero irreductible resistencia, al grito de «¡Santiago y cierra, España!». Y de nuevo defendida en tantas batallas en nuestros reinos y ante tantos enemigos externos e internos con idéntico espíritu católico.

Hoy pues, una nueva generación de jóvenes se ha vuelto a conjurar para estar a la altura de las grandes gestas, la épica y el heroísmo de los españoles que nos han precedido en esta titánica pelea. Conjurados de ahora en adelante, conforme a nuestra vocación nacional, a restaurar la Cristiandad en todas las Españas y en el mundo entero, confiados en el Dios que dio la Victoria a David frente a Goliat y en el carácter patrio que nos inclina a preferir la muerte a la capitulación.

¡Cuantos admirados han descubierto la Misa y la doctrina de siempre entre un sentimiento encontrado de gratitud y rabia! Gratitud a Dios y a la Iglesia, que nos dio este maravilloso Tesoro, y rabia ante aquellos que sin ningún derecho nos han privado de él durante demasiado tiempo. De nada servirán ya las “doctas” explicaciones que en vano intentarán convencerles de que es mejor lo nuevo, lo moderno y el producto artificial de una camarilla de sabiondos. Ellos ya han probado la realidad y fruto de un instinto genuino de fe que les hace discernir infaliblemente la verdad del error (el sensus fidei), tienen un veredicto que no da lugar a dudas: preferimos el venerable tesoro acrisolado en los siglos, el patrimonio sagrado que nos corresponde y que nadie nos puede arrebatar, eso que llamamos, con mayúscula, Tradición.

Rodrigo Menéndez Piñar, pbro

Esta segunda edición de la peregrinación nos ha confirmado que la liturgia romana tradicional y la cosmovisión católica que ha ha fecundado los siglos no son el culto a unas cenizas, sino la preservación de la llama. Un fuego que sirve para provocar el incendio que Nuestro Señor quiso para la Tierra (cf. Lc 12, 49-53).

Uno se encuentra en ella con almas que padecen las mismas luchas, que sufren las mismas dificultades, que perseveran en la fidelidad a Jesucristo frente a las potencias de este Mundo, que, como nos enseñó el Primero después del Único, combaten bien su combate, corren hasta la meta, mantienen la fe (cf. 2 Tm 4, 7). Y todo ello con una esperanza fuerte, llena de alegría, porque escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica: in patientia vestra possidebitis animas vestras (Lc 21, 19). Es lo que el Evangelio llama hypomoné y los Padres de la Iglesia comentan ampliamente:virtud cristiana fundamental en la que deberíamos ahondar toda nuestra vida, la más específica del libro de Apocalipsis y la más propia de los últimos tiempos de la historia.

Y este encuentro fortalece a todos porque nos ayuda a hacernos espaldas unos a otros, al decir teresiano. Dios siga bendiciendo sus frutos y nosotros sigamos trabajando por ellos.

Fray Xavier Catalá O.P.

Un acontecimiento modélico en formato y en contenido. Se ven cosas más bullangueras o más formales, pero la peregrinación de Nuestra Señora de la Cristiandad tiene personalidad propia: un gozoso camino de penitencia para aterrizar a los pies de la Virgen María y pedirle por el matrimonio indisoluble de la fe cristiana y nuestra patria. Nuestra patria se fragmenta. Parece que la Iglesia también. España sucumbe como drogada ante ideas que no cuentan con la grandeza de su historia y políticas que no auguran un próspero futuro en la unidad y en la paz. Por no hablar de las ideologías, que infectan mortalmente cuanto tocan. La Iglesia sufrió una ruptura litúrgica –que no reforma- y cambió la seda por el percal ocasionando ambigüedades, desconcierto, fealdad y zozobra.

Los católicos, orgullosos de serlo, han mantenido un difícil equilibrio entre obediencia y principios durante décadas. Ahora ya no es tabú ser tradicional: es como ser madrileño y del Barça. Se puede tolerar y respetar, pero no parece muy “católico". La peregrinación vivida este año ha vuelto a dejar un buen sabor de boca, pero no permite todavía aventurar grandes conclusiones futuribles (la peregrinación cuenta dos años ¡es una baby!) pero cumple con su más importante misión: visibilizar y normalizar la tradición que nunca se perdió del todo y que es la que hace que la Iglesia tenga una verdadera e inconfundible identidad. Algunos indicios nos permiten ser optimistas: cada vez somos más, todos jóvenes, y sabemos que lo que pretendemos es legítimo y santo.

Resumiendo: la peregrinación es: cansancio y sudor, ampollas en los pies, cuestas interminables, miembros entumecidos, horarios que no cuadran, frailes que resoplan, regueros de salitre en las negras sotanas, madrugadas de bocinazos amenazantes, higiene incómoda y escasa, comidas desiguales (unos con potingues de conserva y otros con paellas al dente), relente abundante en la noche, sol inmisericorde en el día… y la gloria del culto católico, belleza al alcance de todos, mesura y armonía en el ambiente, latín vivo en los misales, cera goteando en los altares, sorpresa y alegría en los lugareños, el Dios creador alabado por sus siervos, las montañas vibrando con los cantos, rosarios engarzados paso a paso, crucifijos y estandartes ondeando al viento, gregoriano y polifonía que levantan a un muerto, cordialidad y convivencia en todo momento… y al final: Ella. Ya me apunto a la próxima.

Juan Miguel Corral Cano, Pbro.

Una peregrinación rebosante de gracia

Este ha sido el primer año que he participado de la peregrinación Nuestra Señora de la Cristiandad, animado por algunos amigos y, sobre todo, guiado por la Providencia y la inspiración del Espíritu, que me llevaron a conocerla. No puedo estar más agradecido a Dios por estos días benditos, en los que he recibido tantísimos ejemplos de fe y caridad. Sin duda, la gracia de Dios se ha derramado con enorme abundancia sobre los participantes en este evento. Destaco la piedad y espíritu de oración de los jóvenes que, con decisión y generosidad, se sobreponían al cansancio para jalonar cada tramo con el rezo del Santo Rosario, las meditaciones y los cánticos sagrados. Estos momentos de recogimiento se alternaban con otros de risa y jolgorio, dando muestra visible de que la unión con Dios es la fuente de la verdadera alegría. Así lo apreciaban también las gentes de los lugares por los que transcurría la peregrinación, que se asomaban de sus casas a contemplar con una sonrisa la interminable hilera de colores y cantos, consolados ante el espectáculo de una juventud llena de amor a Dios y a España. Destaco también el edificante ejemplo de virtudes sacerdotales que he recibido de parte de mis hermanos presbíteros que acompañaban la peregrinación. Me llevo de ésta mucha materia para reflexionar y aplicar a la propia vida.

P. Antonio Gómez Mir

La peregrinación de Covadonga es un verdadero acontecimiento del Espíritu Santo en la Iglesia actual. Nos recuerda algo: La meta de nuestra vida es el Cielo. No hay otra. Las etapas y seducciones intermedias por satisfactorias que puedan ser no nos valen porque nos dejan vacíos. En esta vida caminamos para seguirle a El, que es Camino, Verdad y Vida. Estamos aquí, de paso, para servirle a El, para hacer su voluntad, para darle gloria y construir su Reino. No existe otro objetivo vital que pueda levantarnos cada mañana de la cama con valentía y esperanza para ponernos en pie y caminar, si es necesario hasta la extenuación, pero sabiendo muy bien donde vamos.

El problema de muchos hombres de hoy, y también cristianos, es esta desubicación de no saber quienes son y para que están en esta vida. Esa crisis de identidad del que cree que ha sido creado por Dios para ser feliz en este mundo, para realizarse, para buscar paz y armonía…Hay que combatir esa perversión pseudo- cristiana contaminada por sentimentalismos románticos de origen protestante, por milongas orientales disolventes y promesas de paraísos lisérgicos.

El cristiano debe ponerse en pie y caminar con los pies llagados, redescubrir la lucha ascética de los padres del desierto, la vida de oración fundante de energías sobrenaturales, y el concepto épico y guerrero de los antiguos monjes, de los mártires, de los caballeros cristianos, de los misioneros intrépidos…

Todo eso brota de la Santa Misa, actualización del sacrificio de Cristo en la cruz. Y la peregrinación de Covadonga se construye sobre ese fundamento…No tenemos otro.

Por Javier Navascués

1 comentario

  
Josep María de Sanjuan Llop
Definición de secta:
Organización en la que todos siguen y obedecen al líder diga lo que diga, haga lo que haga, ordene lo que ordene, aunque se contradiga. Y quien se opone es despreciado, castigado o incluso eliminado.

Principio de no contradicción:
No puede ser verdad una cosa y su opuesta.

Hechos:
Antes del Concilio Vaticano II la Iglesia condenaba la libertad religiosa producto de la Ilustración. No hay nadie que pueda negar eso. Los textos pontificios son contundentes. ¿Qué hizo el concilio? No lo digo yo. Lo dijo Benedicto XVI, Papa, en su discurso a la curia de las Navidades del 2006:

«El mundo musulmán se encuentra hoy con gran urgencia ante una tarea muy semejante a la que se impuso a los cristianos desde los tiempos de la Ilustración y que el Concilio Vaticano II, como fruto de una larga y ardua búsqueda, llevó a soluciones concretas para la Iglesia católica... Se trata de la actitud que la comunidad de los fieles debe adoptar ante las convicciones y las exigencias que se afirmaron en la Ilustración... Es necesario aceptar las verdaderas conquistas de la Ilustración, los derechos del hombre, y especialmente la libertad de la fe y de su ejercicio, reconociendo en ellos elementos esenciales también para la autenticidad de la religión».

Es decir, la doctrina que la Iglesia condenaba antes del concilio, es asumida como propia en el mismo y tras el mismo. El principio de no contradicción salta hecho pedazos. El propio Benedicto XVI pretende justificar esa realidad hablando de la «hermenéutica de la reforma en la continuidad». Ojo a la palabra «reforma», que es clave. Lo explicó en el discurso a la Curia del año anterior, el 2005 (mayúsculas mías):

«Por una parte existe una interpretación que podría llamar “hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura”. A menudoha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la teología moderna. Por otra parte, está la “HERMENÉUTICA de la reforma”, de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino....
El Concilio Vaticano II, con la NUEVA DEFINICIÓN de la relación entre la fe de la Iglesia y ciertos elementos esenciales del pensamiento moderno, REVISÓ O INCLUSO CORRIGIÓ ALGUNAS DECISIONES HISTÓRICAS, pero en esta APARTENTE DISCONTINUIDAD mantuvo y profundizó su íntima naturaleza y su verdadera identidad».

Lo que Benedicto XVI llama decisiones históricas es ni más ni menos que el Magisterio pontificio unánime desde 1789 hasta el CVII. Es decir, para él la continuidad no es que se enseñen las mismas doctrinas basadas en la Revelación (Escritura y Tradición), sino que aunque se enseñe una cosa y la contraria, el sujeto, que es la Iglesia, sigue siendo el mismo. La continuidad no es doctrinal. Bien, afirmo sin el menor género de dudas que eso es propio de las sectas, que cambian sus enseñanzas pero siguen siendo lo que eran antes del cambio.

Esa hermenéutica se está usando para destruir lo que queda visible de la fe católica. De ello se encarga Francisco. Por ejemplo, allá donde Juan Pablo II enseñaba que los divorciados vueltos a casar no podían comulgar por estar en adulterio, Francisco dice que sí pueden. Allá donde Juan Pablo II enseñaba que hay actos que siempre son pecaminosos y no hay nada que lo justifique, Francisco dice, y cito de Amoris Laetitia (301):

«Ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante. Los límites no tienen que ver solamente con un eventual desconocimiento de la norma. Un sujeto, aun conociendo bien la norma, puede tener una gran dificultad para comprender «los valores inherentes a la norma» o puede estar en condiciones concretas que no le permiten obrar de manera diferente y tomar otras decisiones sin una nueva culpa».

¿Os acordáis de aquellos cardenales y obispos que salieron a decir, ante la evidente contradicción entre ambos Papas, que había que interpretar Amoris Laetitia bajo la hermenéutica de la continuidad? Otra vez la misma farsa, la misma excusa bastarda para justificar lo injustificable. En este caso el propio Francisco les dejó en evidencia al incluir en las Acta Apostolicae Sedis la carta por la que indicó que la ÚNICA interpretación de Amoris Laetitia es la que dieron los obispos de la región de Buenos Aires. Y esa interpretación es que los adúlteros pueden comulgar. ¿Saben ustedes cuál fue la reacción de los que apelaban a la continuidad? El silencio.

Se podrían poner más ejemplos y evidencias, pero con esas basta. Un concilio ecuménico enseñando como doctrina lo que la Iglesia había condenado antes y un Papa contradiciendo expresamente a los Papas anteriores en algo tan fundamental como la moral católica. Y sin embargo, en vez de levantarse contra él, como hizo San Pablo con San Pedro en Antioquía (ver Gálatas), todos, o casi todos, callan.

Es por ello que a día de hoy sostengo que, aunque la fe católica auténtica sigue siendo la misma (y ahí está la tradición como testigo), la jerarquía ha convertido a la Iglesia Católica, salvo un remanente fiel que solo Dios conoce, en la mayor secta que existe sobre el planeta tierra. A saber:

Tiene un líder al que prácticamente todos siguen haga lo que haga, diga lo que diga, cambie lo que cambie. Y al que se opone, tanto de palabra como de hecho, le declaran cismático.

¿Cómo se explica eso? Yo solo lo entiendo desde la escatología. Estamos, muy probablemente, ante la apostasía profetizada por San Pablo antes del fin. Solo puede apostatar quien antes ha estado en la verdad.

Una última cuestión. No tengo intención de discutir si lo que la Iglesia jerárquica enseña ahora es la verdad o lo era lo que enseñaba antes. Es decir, no voy a entrar en debate sobre lo que dice el CVII sobre la libertad religiosa y lo que dice Francisco en Amoris Laetitia. Lo evidente es que hoy se enseña algo que antes la Iglesia condenó.

María, destructora de las herejías, ruega por nosotros,
Paz y bien
31/07/22 2:03 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.