Neiva Cordeiro publicó su impactante testimonio de fe y el libro llegó a ser best seller

Neiva Cordeiro Gottschall es una católica brasileña que escribió un libro sobre su testimonio de fe, que  y por esas cosas de la Providencia se convirtió en todo un best seller, superando todas las expectativas. 

Un testimonio impactante que llegó a tocar los corazones de mucha gente y que sigue encontrando muchos nuevos lectores cada día.

Se trata del libro Neiva caminando con Jesús y María, libro disponible en Amazon, que ya ha sido publicado en portugués, español e inglés.

https://cutt.ly/ZGu3fVL

En esta entrevista analiza los aspectos principales del libro, basados en sus vivencias espirituales, nada comunes, pero que pueden ayudar a muchas personas.

¿Como fue en su caso el amor y la intimidad con Cristo desde la infancia?

La intimidad con Cristo desde mi infancia, desde muy pequeña, me acuerdo que tendría 4 o 5 años; me ponía debajo de la cama muy afligida, agobiada y con miedo, y allí lloraba mucho, y en este sitio, le reclamaba por los malos tratos y rechazos de mi familia adoptiva. Sentía la presencia, en espíritu, de Jesucristo; sentía calor, sentía amor, sentía consuelo, y eso era un hábito. También por las noches, cuando iba a dormir, a los pies de mi abuela/madre, compartía la cama con ella; me agarraba a sus pies y piernas y tenia la sensación de estar agarrada a los pies de Jesús. Este era el mejor momento del día o de la noche porque me sentía amada, consolada y reconfortada.

También siente una gran intimidad con María Santísima…

No recuerdo explícitamente cuando empezó la intimidad con la Virgen porque, para mí, todo era Jesús. Pero la Madre no estaba excluida, porque mi abuela/madre siempre me enseñó a rezar el Padrenuestro y el Ave María. Fue ya en Barcelona cuando tomé más conciencia de María, aunque siempre supe que era la “mamá” de Jesús. En el retiro, en Barcelona, sentí la presencia de María, y en mí casa y en la Iglesia. Sentí también la paz de la Virgen, su voz en mi corazón, el olor de las rosas de María como algo fresco y con un perfume dulce, suave y exquisito. Siento la presencia de Jesús y la presencia de María, como algo diferente; el mismo amor y ternura, pero diferente al mismo tiempo, diferencia que puedo distinguir. La Madre siempre es tierna. Jesús es también muy amoroso, pero sorprende porque, a veces, te llama la atención. María sólo es ternura. He hecho mi Consagración a la Esclavitud Mariana de Amor, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, en Barcelona, 25 de marzo del 2014, según San Luis María Grignion de Montfort, época en que era adoradora nocturna en el Tempo del Tibidabo y, continuo actualmente como adoradora diurna en el Templo del Sagrado Corazón de Jesús- Tibidabo, por las mañanas. Y también hago la adoración eucarística con los hermanos del Movimiento “Christifideles Laici”, en el turno rojo.

¿Cómo le ayudó está fe profunda en los momentos de sufrimiento en su infancia y juventud?

¿Cómo me ayudó? Simplemente me salvó de los rechazos, burlas, abusos (en el sentido de exigencias de servicios, impropias y exageradas para una niña de pocos años, obligada a ser sirvienta de mis hermanas y sobrinos), porque en mi intimidad con Jesús no sólo encontré consuelo, sino también esperanza en un futuro que sería diferente. Y en esta fe profunda e intimidad con Jesús, encontré la fortaleza y resiliencia para superar mi baja autoestima, mis miedos y los prejuicios que me inculcaba esta familia adoptiva.

Igualmente, cuando fue adulta no tuvo una vida fácil.

Tener una fe profunda no implica que mi vida de adulta fuera fácil, porque, cuando vivimos con estas cargas desde la infancia y adolescencia, se arrastran inseguridades, miedos, prejuicios, indiferencias en relación al prójimo y a la propia persona… ¿Dónde está la verdad, o la mentira? Simplemente iba huyendo, sin pensar ni discernir sobre las consecuencias. No tenía noción de las consecuencias del matrimonio, de la maternidad, del entorno social en que convivía, de mi situación personal. Pero la fe me libró de las drogas; de la prostitución, de las malas costumbres y, por eso, la fase adulta fue más que victoriosa en Cristo, porque Él siempre me salvó.

¿Por qué experimentó el deseo de cambiar de vida radicalmente e irse a vivir a un país como España?

Desde mis 15 años, salir de Brasil fue para mí la ilusión de mi vida. Oraba al Señor todos los días al ver los aviones volar en el cielo y le pedía que me ayudara a salir. A los 39 años llegué a Barcelona. No tenía idea de a qué país iba, fue el Señor quien me abrió caminos. El deseo de cambiar de vida era dejar atrás mi pasado: mi entorno, mi familia, amistades, trabajo… También necesitaba empezar una vida nueva, tener libertad personal y financiera. Sobre todo, ser una nueva persona: nacer de nuevo, renovarme como persona, salir adelante con mi hijo. Y Dios provee. Ha sido muy bueno conmigo y con mi hijo.

¿Cómo la soledad le ayudó a profundizar en la intimidad con el Señor?

En Barcelona me sentí sola, sin dinero, sin amigos, sin trabajo, sin papeles…Entonces miraba adelante, atrás, a un lado y a otro… y no veía a nadie, pero miraba al cielo, decía al Señor: Tú estás conmigo, nada me falta, sólo tú bastas. Te tengo a Ti y esto es suficiente: Yo en Ti y Tú en mí. Y el Señor me envió ángeles en forma de amigos, o amigos que fueron ángeles en mi vida. Así Dios proveyó ya una habitación, amigos, trabajos y la venida de mí hijo a Barcelona. Y me dio mucha fuerza para trabajos duros en la limpieza. También nos allanó el caminó para obtener la residencia de mi hijo y la mía propia en Barcelona. Fue tan generoso el Señor conmigo, tan abundante en sus dones, que me permitió pagar todas mis deudas en Brasil y adquirir mi piso. También mi hijo, y eso es muy importante, ha adquirido la nacionalidad española, un país que lo acoge y le da una seguridad para su futuro. Y todo este trayecto consolidó mi intimidad con el Señor.

Hubo un retiro que le cambió la vida, teniendo un encuentro personal con el Señor. ¿Cómo le marcó esta experiencia?

He asistido a varios retiros y todos han sido muy buenos y me han ayudado. El último me ha marcado mucho porque, sola en la habitación, leyendo la Biblia…empecé a elevarme en el aire y, mirando abajo, me di cuenta que había muchas personas que caminaban como formando un hormiguero que, poco a poco, salían y quedaban poquísimas. En el centro, desde arriba, vi a Jesucristo crucificado. Entonces continué subiendo al cielo y, cuando llegué, vi un azul muy lindo diferente del de la tierra. María Santísima estaba detrás de mí; no necesitaba voltearme ni hablar con ella porque nos comunicábamos en espíritu y en verdad. La veía muy bella y con una hermosa sonrisa. Muy a lo lejos había un trono de cristal, todo transparente, de espaldas a nosotras, y de repente escuché una voz fuerte como un trueno que decía a María: “¿Quién quiere hablar conmigo?” El trueno entonces se giró hacia nosotras y salió de Él una espada de dos hilos que vino muy rápidamente hacia mí. Era una espada de fuego. Yo cerré los ojos automáticamente y pensé: “No me va a hacer daño”. La punta de la espada me tocó en el centro del pecho, entre los senos. Cuando abrí los ojos ya estaba en mi habitación. En este momento me di cuenta que mi cuerpo estaba en la cama con la Biblia y mi alma penetró en mi cuerpo, y pude moverlo. En este retiro tuve otras experiencias que están descritas en el libró, donde cuento con detalles como el Señor sanó todas mis heridas internas y no dejó ni cicatrices. ¡Soy totalmente feliz en Cristo!

¿Cómo procura irradiar ese amor de Dios en el día a día?

Creo que irradio este amor en mí alegría, en mi trato con los demás dando consejos y en mis oraciones para llevarlos a Cristo, procurando que mi vida sea testimonio de mis vivencias, viviendo en la presencia de Dios, alabándole, dándole gracias, buscando fuerzas en la adoración eucarística, en mis confesiones, y comunión diaria en la Santa Misa. Estoy preparada para cuando el Señor me llame a estar en su presencia, hago todo para que mi vida sea agradable al Señor.

Háblenos de la importancia de la adoración eucarística en su vida.

Es un gozo constante en mí interior, el sentir la presencia del Señor dentro de mi ser, escuchar su voz en mi corazón, es mi llorar de alegría al sentir el amor de Dios por mi persona, es mi conversión diaria, es el sustento de mi castidad y fidelidad al Señor, es mi renovación diaria y perseverante, todo lo que soy y todo lo que tengo, mi hijo y mi vida todo lo doy al Señor. Es mi esperanza, mi motivación para ser cada día una persona mejor, para no apartarme nunca de Él.

¿Por qué sintió la necesidad de plasmar todas estas vivencias en un libro?

Porque, desde pequeña, siempre tuve el sueño de escribir un libró para que todos supieran mis sufrimientos, mis dolores, mis rebeldías internas. Desde que aprendí a escribir en la escuela, registraba todo lo que ocurría en mi insignificante vida. Siempre escribía mi diario. Tanto es así que amigas de infancia y de la universidad me envían cosas escritas de mi vida y también cartas con consejos para ellas. Independientemente de mi situación, yo siempre he tratado de infundir ánimo, esperanza, alegría, amor y fe a mis amigas, y también a desconocidos que expresan su tristeza o lloran por las calles. He decidido publicar todo eso en un libró en que cuento sin victimismo lo que realmente sucedió en mi vida. Para que los lectores comprendan y reflexionen sobre sus vidas y actitudes en relación a estos temas que ocurren en la vida de cualquiera de nosotros, con el objetivo de incentivar la conversión a Dios, para su ayuda y apertura de su corazón a conocer y a recibir el amor de Jesús y María en sus vidas.

Por Javier Navascués

5 comentarios

  
Myriam Maya
Me encantó esta obra
Muy bien explicado
La autora es un referente para la familia, una mujer perseverante que ha logrado superar situaciones impactantes, mis respetos!
También ha sacado a su hijo adelante ella solita, me encanta como su familia espiritual la ha apoyado.
Gracias por su espiritualidad.
Exelente reportaje.
02/07/22 10:04 PM
  
Jaume
Sin duda, me recuerda a la Mariam, la pequeña árabe.
03/07/22 9:19 AM
  
Maria M.
Muchas gracias por dar a conocer este testimonio de las presencias reales y vivas de Jesús y María en nuestras vidas. El mundo no lo sabe. El Cielo lo tenemos ya aquí cuando necesitando a Dios, le llamamos y el mundo ni lo sabe ni le interesa, por lo tanto enferma y sobrevive como puede sufriendo hasta la muerte....
Pero Dios es Padre, nos ama y nos sana, nos ayuda y da todo lo que necesitamos, repito, el mundo no lo sabe....Gracias por este Maravilloso testimonio....
05/07/22 10:29 AM
  
Indiira Rincon
Doy testimonio de mi querida, amiga neiva he caminado con ella en renovacion Carismática de España, la felicito por este testimonio de Fe y Amor a Jesús y Maria, Dios los bendiga Indira
06/07/22 9:52 AM
  
Luz Adriana
Buen testimonio de vida y demostración del gran amor de Dios para nuestras vidas 💛 . !en buena hora Neiva!
14/07/22 7:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.