InfoCatólica / Caballero del Pilar / Archivos para: 2021, semana 0

1.01.21

España, de reserva espiritual a albañal de Europa

Amadeo Aureliano Valladares Álvarez, es maestro de artes marciales, empresario, servidor público y presidente fundador del movimiento cultural, social y moral Nuevos Tercios, del que es muy conocida y activa su división cultural (Idearium) (www.ideariumhispanidad.com) y juvenil (Cruzados). Es hijo del eminente científico humanista D. Ysidro Valladares Sánchez.

Su libro España, de reserva espiritual a albañal de Europa (SND) nos habla con mucha pasión de la grandeza de España y su decadencia actual. Un libro, especialmente dirigido a los jóvenes, que recopila a la perfección las palabras más enjundiosas de los sabios que nos precedieron, unificadas, armonizadas y proyectadas por las reflexiones del autor, que las vivifica y actualiza, haciéndolas presente permanente, activas e intemporales. También lo enriquecen las palabras de algunos autores coetáneos.

¿Por qué decidió escribir un libro sobre la grandeza y la actual decadencia de nuestra patria?

El libro es un ensayo histórico moral sobre España, con la característica singular del apoyo y aportación de la ciencia etológica al mismo. La obra es un impulso del alma por el dolor causado al ver a la patria ultrajada, envilecida por todos sus enemigos de siempre, hoy unidos en lo que se llama Nuevo Orden Mundial, y miserablemente abandonada por sus hijos, por aquella generación de estos a los que correspondía el honor y la satisfacción de su defensa, imbuidos en la falaz idea de la arcadia feliz de la democracia liberal, que asomaba con su luz magnánima en el horizonte de una nueva y renovada España, solaz de propios (los españoles) y extraños (las democracias liberales del mundo).

Nadie (casi nadie) parecía advertir que las aparentemente pequeñas renuncias a los valores y principios eternos y permanentes que conformaban la esencia social e individual de España, por cobardía, por miedo a ser rechazados y tachados de inmovilistas perversos, por abulia del alma adocenada en la comodidad de la moda, era el camino cada vez más amplio en el que se encaminaba la decadencia patria. Nuestra situación no es producto de un acaso repentino, sino nuestra posición en el camino progresivo de la degeneración.

Decía acertadamente D. Jaime Balmes, que la verdad es la vida de las sociedades, renovar y revitalizar el alma de España con ella, es recuperar la patria y la paz. El contraste entre la grandeza y la decadencia mostrado en la obra, es un medio para despertar conciencias, al menos la de los mejores.

Leer más... »

29.12.20

España debe ser un clamor pidiendo la dimisión de la blasfema Sandra Gómez, indigna de un cargo público

Recientemente hemos tenido que sufrir con dolor la abominable blasfemia de la vicealcaldesa socialista Sandra Gómez que repugna y escandaliza a muchos creyentes con su diabólica burla en Navidad a un hecho tan sagrado y algo tan digno de defender como la pureza y el buen nombre de nuestra Madre, María Santísima.

Esto no se puede tolerar más, estas energúmenas, mal llamadas feminazis, muy crecidas tras criminalizar y denigrar al varón con el beneplácito y apoyo del Ministerio de Igualdad, con el dinero de todos los españoles, se permiten el lujo de blasfemar contra lo más sagrado. España, Tierra de María Santísima, no merece que politicastras de tres al cuarto blasfemen ocupando un cargo público.

Por eso, el día posterior a los Santos Inocentes, cuya sangre angelical derramó herodes como la de millones de niños abortados en todo el mundo, sangre de la que hace bandera el feminismo, quiero hablar de la blasfemia y de su gravedad para que esta tipa medite la gran responsabilidad que tendrá el día del juicio si no se arrepiente públicamente y desagravia tan repugnante y ofensivo acto.

La Tradición de la Iglesia inmisericorde con el blasfemo no arrepentido

San Juan Crisóstomo afirma en las XXI Homilías de las estatuas I-12, p.28): Si vieres a alguno que blasfema de Dios en la calle o en la plaza, acércate, repréndele: y si hay que aplicar (castigo) azotes, no rehúyas; abofetéale la cara, rómpele la boca, santifica tu mano con el golpe”.

Con la mentalidad irenista de nuestro siglo escandalizan estas palabras, tanto a los propios blasfemos, que están desatados y vomitan de su viperina boca todo tipo de ultrajes contra Dios y sus santos, como a los católicos light, que aunque saben que es algo monstruoso no tienen coraje para oponerse con contundencia a tales atropellos. Ya es hora de decir basta y parar los pies a los hijos de Satanás.

Leer más... »