«Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas»

«Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas»

Hemos de ser claros y valientes: Sólo volviendo a Dios, Creador de todas las cosas, y obedeciendo su ley eterna será posible volver al orden social. A causa del pecado es cierto que es imposible evitar siempre la desobediencia a la ley de Dios.

Estamos viviendo una situación generalizada de violencia descontrolada, con las consecuencias de la prevalencia de la «ley de la selva«, esto es, del fuerte sobre el débil. La razón última de lo que está aconteciendo en tantas partes del mundo, en nuestra Patria y en nuestra Región es la ausencia de Dios en la conciencia de muchas personas y en la sociedad como tal.

La violencia inaudita de lo que está ocurriendo es fruto obvio de lo que dice el Salmo: «Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas»(127,1). Hay que estar ciego para no verlo.

Hemos de ser claros y valientes: Sólo volviendo a Dios, Creador de todas las cosas, y obedeciendo su ley eterna será posible volver al orden social. A causa del pecado es cierto que es imposible evitar siempre la desobediencia a la ley de Dios. Pero se puede respetar y hacer respetar el bien de cada individuo en un orden social de paz fundado en la verdad, el bien y la justicia solo cuando el conjunto de las personas y la sociedad como tal reconocen como referente absoluto de todas las cosas al Dios vivo y verdadero, personal y trascendente.

El Señor habla al hombre, haciéndole ver que en la obediencia a su Sabiduría está su felicidad, su plenitud de vida y su libertad. Pero cuando el hombre se pone como autorefente del bien y del mal, entonces no nos extrañemos de sus consecuencias. Conocemos lo que esto ha significado para la humanidad y para cada uno de nosotros. La desobeciendia a Dios esclaviza, destruye, divide, mata, deshumaniza.

El hombre intenta vanamente constituirse en el último criterio de la verdad, con una absurda e inútil pretensión de ser como un dios que con su mente es capaz de crear la realidad según el arbitrio de su voluntad.

Si el hombre deja de reconocerse criatura de Dios, usará su poder para volverse amo de los demás, pero haciéndose esclavo de sí mismo. Si deja de reconocerse hijo de Dios, entonces ya no puede ver en los demás a hermanos a quienes amar y servir. Como Caín, el hermano mata a su hermano. El que tiene más poder, aplasta al más débil. No otra cosa es la legalización del aborto y de la eutanasia. Si las autoridedes se sienten con el poder de aprobar el asesinato de niños, enfermos y ancianos, ¿por qué un joven no puede quemar edificios públicos si se siente con el poder de hacerlo? Ya lo decía Dostoyevsky: «Si Dios no existe, todo está permitido».

En Cristo está la única alternativa de recuperar nuestra humanidad y nuestra fraternidad. Volvamos a Cristo. Y los que creemos en Él, siguiendo su ejemplo y enseñanza, hagamos lo que está a nuestro alcance: oremos y ayunemos.

 

3 comentarios

Sergio Pereira
Excelente. Gracias a Dios
9/02/21 9:43 AM
Tito España
Gracias por exponer y tratar del verdadero plan de Dios para los seres humanos que creó a su imagen y semejanza.
9/02/21 2:58 PM
Pablo
Excelente, muchas gracias Monseñor por ser tan valiente.
16/02/21 2:45 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.