En el valle del alto Aller, mártires de Nembra

Celebramos el testimonio cristiano que dieron los que tuvieron que expresar su fe pagando el alto precio de su propia vida. No estamos ante un tipo de víctimas que sucumben sin más por el odio ante la raza o la cultura, la clase social o la afiliación política. Estamos hablando de personas que entregan la vida pudiéndose quedar con ella, en un gesto de suprema libertad con un santo heroísmo que sólo es posible por el auxilio de la gracia de Dios. Este es el tono de nuestra memoria hecha recuerdo y hecha oración, conmovidos por tan supremo testimonio de quienes creyeron con fe hasta el extremo, que se torna en testimonio no sólo de fe, sino también de amor al morir perdonando a quienes les arrancaban absurdamente la vida.

Por primera vez en Asturias, va a tener lugar una beatificación. Serán mártires cuyos familiares y amigos todavía viven, dado que los sucesos ocurrieron hace ochenta años en la localidad de Nembra en el hermoso valle del alto Aller. Celebramos el testimonio cristiano que dieron los que tuvieron que expresar su fe pagando el alto precio de su propia vida. No estamos ante un tipo de víctimas que sucumben sin más por el odio ante la raza o la cultura, la clase social o la afiliación política. Estamos hablando de personas que entregan la vida pudiéndose quedar con ella, en un gesto de suprema libertad con un santo heroísmo que sólo es posible por el auxilio de la gracia de Dios.

La historia cristiana de España relata una historia paradójica también en la carne de sus mártires: la bienaventuranza de la vida que sobrevivió para siempre jamás a la muerte maldita en aquellos mártires cristianos (matados por el odio a la fe) que entre los años 1934 a 1939 fueron víctimas de una terrible confusión, una persecución enloquecida, una represión que en nombre de la libertad se trocó en liberticida. Cuando la Iglesia los beatifica no relata el escarnio de mofa y befa que sufrieron antes de morir, ni se quiere reconstruir aquel terrible escenario, ni siquiera se pronuncia el nombre de los verdugos, sus enseñas y sus siglas.

Nuestro recuerdo no nace del resentimiento ni pretende reescribir la historia con injusto ajuste de cuentas. No esgrime la provocación sino que busca el reconocimiento de la gratitud y la reconciliación que en estos mártires aprendemos. En el paredón del odio de ellos no salió queja alguna, murieron amando a Dios testimoniando su belleza, y como hizo el Maestro, mirando a quienes no sabían lo que hacían, imploraban a Dios para ellos el perdón y la clemencia.

Su ridículo presunto delito en la mente de sus asesinos fue la fe que los mártires abrazaron, su vocación vivida, el testimonio cristiano en todas las vías. No se les encontró en sus hábitos y ropas un carné de partido porque nunca militaron en política, ni armas defensivas quienes eran instrumentos de paz rendida, ni odio en su mirada quienes se asomaban a la vida desde los ojos del Señor, ni siquiera una resistencia legítima que hubiera podido resolver la tragedia con una comprensible huida.

Así fue en Nembra. Un párroco bueno y entregado a su pueblo. Dos mineros padres de familia. Un estudiante de magisterio. Sencillamente habían encontrado a Dios en sus vidas, escucharon el susurro de su llamada y dijeron un sí grande a lo que en la Iglesia el Señor les proponía. Este es el tono de nuestra memoria hecha recuerdo y hecha oración, conmovidos por tan supremo testimonio de quienes creyeron con fe hasta el extremo, que se torna en testimonio no sólo de fe, sino también de amor al morir perdonando a quienes les arrancaban absurdamente la vida.

Se podrán escribir panfletos, rodar películas, vociferar en tertulias y dictar leyes que reabren las heridas, pero todo eso caduca con el implacable paso de los días cuando lo que se dice, se escribe o se filma no hace las cuentas con la verdad. Y al final sólo quedan los nombres laureados con la corona de la santidad y la palma del martirio de estos hermanos nuestros. Con dulzura, sin acritud, sin revancha, ellos han escrito con su sangre la página impresionante de una humanidad nueva y redimida por aquel primer mártir cristiano que dio su vida en la cruz.

Nuestra Diócesis saluda y venera en estos mártires de Nembra, el regalo que nos despierta la fe y nos emplaza a testimoniarla en la trama de cada día.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Oviedo

3 comentarios

Manuel Argento
No entiendo su lenguaje tibio. Una cosa es el perdón a aquellos que hicieron el mal, otra es pedir perdón por expresar la Verdad.
"...fueron víctimas de una terrible confusión,..." fueron víctimas del odio a Cristo, diga las cosas como son.
"...una represión que en nombre de la libertad se trocó en liberticida." La represión fue en nombre de satanás. ¿Tanto miedo?
Por pastores tibios está la Iglesia así.
Se perdona al pecador, se condena el error
12/10/16 3:25 PM
Eduardo
Con todos mis respetos y cordialidad hacia esos sacerdotes y laicos asesinados cruelmente y sin sentido me gustaría matizar la postura oficial de la Iglesia Católica Romana. Murieron cruelmente y arbritariamente por sus creencias religiosas como los "sacerdotes" o pastores protestantes evangélicos que como sus homólogos católicos iban evangelizando con su vida y su entrega (serian sus iglesias escasas pero activas) sus templos cerrados en la medida que el ejercito franquista y rebelde avanzaba. Incluso después de 1945 tenían sus centros de enseñanza cerrados o seminarios y sus miembros fichados o algunos seminarios se tuvieron que exiliarse* para profundizar sus estudios teológicos. Para la Iglesia eran herejes y tuvo que venir el Con.Vaticano II y convertirse en hermanos separados y compartieron juntos la palabra dialogo ecuménico y reconciliación
Prefiero la palabra Memoria que amnesia historica. Sobre el tema pueden leer a Julian Casanova, historiador aragonés que conoce la obra de D Antonio Montero. En Aragon tenemos los Santos de Barbastro. Y en Guernika murió población civil inocente como ahora Alepo.
12/10/16 11:36 PM
Manuel Argento
Eduardo...soy Argentino, y conozco el mal que hacen las iglesias separadas, no justifico las muertes pero si quierenn hacer daño o mejor es que se vayan a otro lado. Franco lo tuvo bien claro y lo hizo. La única Iglesia verdadera es la Santa Iglesia Católica, los demás son falsos pastores,
13/10/16 12:51 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.