Exorcismos en el siglo XXI

Cualquier persona que haya leído los evangelios, se da cuenta que para Jesucristo la lucha contra el pecado y contra el demonio es algo primordial, hasta el punto que en todos los sinópticos, pero especialmente en Marcos, los exorcismos cualifican la misión de Jesús.

Acabo de leer en un periódico un artículo titulado “Exorcismos en el siglo XXI”, del que entresaco los siguientes párrafos: “Cuando pensábamos que el diablo era solamente un personaje de película americana o de Alex de la Iglesia, nos cuentan que en Valladolid han realizado ritos católicos para sacar al maligno, supuestamente, del cuerpo de una chiquilla. Sí, la sombra del oscurantismo es alargada y, aunque parezca mentira, todavía hay personas que creen en los exorcismos y otras que los permiten. Aunque casi nadie tema ya a las calderas de Pedro Botero, aún quedan sacerdotes que practican exorcismos para sacar a los demonios del cuerpo de alguna joven”… “Sí, está muy bien el demonio… en la literatura, pero someter a una joven, además menor, a trece sesiones de exorcismos, me parece de juzgado de guardia. Y es que ahora que se habla tanto de los ultras en el fútbol, el ultracatolicismo hace también mucho daño. Sinceramente, me parece mucho más hermoso pensar que Dios, si existe, es amor que creer que permite a los demonios meterse en el cuerpo de la gente, para amargarles la vida y robarles la salud”.

Es evidente que como católico, no puedo estar de acuerdo con ese artículo. Cualquier persona que haya leído los evangelios, se da cuenta que para Jesucristo la lucha contra el pecado y contra el demonio es algo primordial, hasta el punto que en todos los sinópticos, pero especialmente en Marcos, los exorcismos cualifican la misión de Jesús. Para Él la existencia del demonio y del infierno es una realidad, como vemos en el episodio del Juicio Final: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el demonio y sus ángeles” (Mt 25,41).

La actitud de la Iglesia Católica actualmente frente al exorcismo la encontramos en el Catecismo de la Iglesia Católica nº 1673, que dice así: “Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio, se habla de exorcismo. Jesús lo practicó (cf Mc 1,25-26; etc.), de Él tiene la Iglesia el poder y el oficio de exorcizar (cf Mc 3,15; 6,7.13; 16,17). En forma simple, el exorcismo tiene lugar en la celebración del Bautismo. El exorcismo solemne llamado «el gran exorcismo» sólo puede ser practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo intenta expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco gracias a la autoridad espiritual que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades, sobre todo psíquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de una presencia del Maligno y no de una enfermedad (cf. CIC canon 1172)”. Es decir, siempre que haya una explicación natural, hay que descartar la sobrenatural. Pero la existencia del Demonio es una constante en la enseñanza de la Iglesia.

Hace unos años, tuve una conversación con el Padre Pilón, jesuíta ya fallecido y muy metido en el mundo de lo paranormal y lo parapsicólogico. Me dijo: “Pedro, dile a tus alumnas que no jueguen al juego del vasito, porque mi amigo el Doctor X, un conocido psiquiatra de Madrid, está hasta hasta las narices de ese juego, porque tiene la consulta invadida por adolescentes como consecuencia de ello. Y es que pueden liberarse unas fuerzas que no sabemos bien qué son, pero pueden resultar peligrosas”.

En un libro del P. Amorth, exorcista de la diócesis de Roma, he leído: “Satanás tiene también un poder extraordinario sobre el hombre. Con este poder puede ocasionar males... que culminan en la posesión. Estos males están dirigidos a un número muy limitado de personas. Pero hoy este número va en aumento porque, dado que cada vez falta más la confianza en Dios, la gente se entrega al ocultismo, al satanismo, a hacer maleficios o consagraciones a Satanás”.  Madrid, Barcelona, Milán han aumentado recientemente el número de exorcistas, mientras otros, como el de Copenhague, se quejan que no dan abasto. Por cierto con frecuencia los exorcismos requieren bastante tiempo y los poseídos pueden ser gente de cualquier edad, incluidos niños víctimas de maleficios y magia negra. Personalmente, confesando este verano fuera de España, en Medjugorje, he tenido varios casos de personas, además de distintos países, que me han expresado su preocupación porque en sus familias, personas cercanas a ellos, han empezado a frecuentar círculos de brujos o sospechosos de satanismo, con sus consecuencias de rupturas de familia y posibles posesiones diabólicas. Por supuesto hay que ser cautos, pero el problema es real. La oración y los sacramentos son los mejores medios para evitar que el diablo pueda hacer presa en nosotros.

 

P. Pedro Trevijano, sacerdote

 

InfoCatólica cuenta con tu ayuda, haz clic aquí

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

11 comentarios

jd
Yo creo que hay una gran actividad diabólica,posesiones obsesiones ser exclavo del demonio. Mucha gente es su presa sin que el lo sepa.Odios que te inclinan a desear la muerte etc
23/12/14 11:29 AM
Ruben Giraldo
Cada vez hay más personas que ignoran esto o creen en satanás como el personaje de una fábula. Esta ha sido precisamente su mayor victoria en estos tiempos, ha logrado que no crean en el; quien se prepara para un enemigo que no ve venir? si se mostrara tal como es, todos saldrían despavoridos, pero no, siempre se mostrará agradable y placentero. Sin embargo, seguirá siendo un títere, solo hasta donde Dios lo permite el actúa y será en muchos casos camino de santificación para quienes rectifiquen su vida mundana.
23/12/14 2:58 PM
Franco
Los que no crean en Satanás que no se preocupen. Cuando mueran sí van a creer.
23/12/14 4:25 PM
Luis López
"Sinceramente, me parece mucho más hermoso pensar que Dios, si existe, es amor que creer que permite a los demonios meterse en el cuerpo de la gente, para amargarles la vida y robarles la salud”

Ahí tenemos la confirmación de la mentalidad adolescente y pelagiana de nuestro tiempo. No debemos ver la realidad, sino negarla con buenismos y falsificaciones pías.

Dicho de otro modo, confirma la obra maestra del demonio en nuestro tiempo: hacer creer a muchos que no existe.
23/12/14 5:23 PM
voy
En cualquier mal que sufre el hombre, de algún modo está el diablo ahí. ¡ Cuánto más en personas muy pecadoras !. Y el diablo afecta a toda la persona: alma y cuerpo a la vez. Y ya puede ir a médicos, y medicinas, que si no rezan a la Virgen , ni se confiesan frecuentemente, ni comulgan, esos males jamás se les curarán. Jeuscristo y la Virgen son causa de sanidad total, en cuerpo y alma. Y del diablo no están exentos ni aun los curas y monjas. He leído que hasta en religiosos que viven en Comunidad se dan casos de posesión diabólica. ¡ Terrible !.
24/12/14 1:33 PM
Roberto
Hemos pasado de ver al diablo hasta en la sopa (sobre todo con pecados relacionados con la castidad, la pureza, el sexto mandamiento) a no hablar apenas de este ser en predicaciones, catequesis, clases de Religión como si no existiera. Y ni tanto ni tan calvo.

la verdad es que aunque la doctrina sobre este tema es bastante clara (hasta donde puede serlo), creo que no pocos pastores, y ya no digamos fieles, lo tienen tan claro. No me importaría saber si sobre esta realidad se habla en los seminarios a los que van a ser futuros presbíteros.

FELIZ NAVIDAD A TODOS
24/12/14 4:06 PM
Elías
Fíjese, don Pedro, que la gente sigue muriéndose de enfermedades que salen en las películas americanas o de Álex de la Iglesia. Enfermedades viejas, oscurantistas... Desgraciadamente buena parte de la clase periodística (no solamente) debería volver a la escuela... en otro país.
25/12/14 11:28 PM
LIDIA MORALES
Efectivamente Dios es Amor y no permite la possesion del demonio en una persona para fastidiarle la vida, pero en el caso del posseso de Michoacan, la persona se ofrece en reparacion del aborto legal en Mexico, y Dios permite la possion de 4 demonios con nombres de "deidades aztecas"q' durante el exorcismo practicado a esta persona,nos hacen saber q' MARIA SANTISIMA, los habia hechado de nuestro pais desde q' ella se le aparecio a Juan Diego, y q' nosotros por "estupidos"(los mexicanos)les hemos vuelto a abrir las puertas con la legalizacion del aborto ("DIOS ORDENA a los demonios decir porq' estan en ese cuerpo, y porq' regresaron a nuestro pais y como y cuando ellos se iran DIOS COMANDA, DIOS PERMITE) y con este mensaje DIOS NOS AMA Y NO QUIERE PERDERNOS, por causa de las malas decisiones tomadas en nuestro pais.por otra parte hay quienes quieren libremente servir al demonio incluso hasta adorarlo y bueno el q' "busca encuentra" DIOS NOS DA EL LIBRE ALBELDRIO , de amarlo aunq' debieramos de estar oligador por nuestro propio bien."IR AL CIELO CUESTA, IR AL INFIERNO CUESTA MAS"
26/12/14 4:50 PM
sol
Lo que creo es que hay mucha falta de cultura, más que religiosa, espiritual. Y que no se sabe lo que produce una invocación, invocar es llamar, y el poder del pensamiento, de la palabra es muy importante.
La Ouija, en mi opinión, es una especie de canal; no me pregunten cómo, ni de qué manera. Es como hacer una llamada al hazar, no se sabe lo que puede pasar. O como pedirle a cualquier persona que vaya por la calle, que entre en un domicilio particular; o como pedirle a un asesino en serie que vaya a comer a tu casa. Puede pasar cualquier cosa.
27/12/14 1:08 PM
Julio
Esta bastante claro para mi,que negar la existencia del Mal (este no es un ente abstracto,tiene nombre) es la consecuencia corregida y aumentada de relativismo moral imperante.
La Historia de la Salvacion no deja de ser una lucha permanente entre el Bien y el Mal.Con la ventaja para nosotros creyentes que sabemos de antemano quien va a ser el ganador de la batalla:Cristo y su iglesia.
El Enemigo,astuto e inteligente aprovecha todos los cauces posibles para ganar adeptos y llevarlos sin que ellos lo sepan a la condenación eterna.
La jerarquia Eclesiastica deberia tomar cartas en el asunto y promover y facilitar la formacion de más exorcistas.Con el Papa Francisco parece ser que la cosa va por buen camino.El Padre Amorth ha hecho una labor de difusión admirable con sus numerosos libros y también sufrió la incomprensión de algun que otro Cardenal,que le manifestó sus dudas sobre la existencia del Maligno.
Tenemos las armas que nos dio Jesuscristo para la batalla: usémoslas.
27/12/14 1:11 PM
Julio
Esta bastante claro para mi,que negar la existencia del Mal (este no es un ente abstracto,tiene nombre) es la consecuencia corregida y aumentada de relativismo moral imperante.
La Historia de la Salvacion no deja de ser una lucha permanente entre el Bien y el Mal.Con la ventaja para nosotros creyentes que sabemos de antemano quien va a ser el ganador de la batalla:Cristo y su iglesia.
El Enemigo,astuto e inteligente aprovecha todos los cauces posibles para ganar adeptos y llevarlos sin que ellos lo sepan a la condenación eterna.
La jerarquia Eclesiastica deberia tomar cartas en el asunto y promover y facilitar la formacion de más exorcistas.Con el Papa Francisco parece ser que la cosa va por buen camino.El Padre Amorth ha hecho una labor de difusión admirable con sus numerosos libros y también sufrió la incomprensión de algun que otro Cardenal,que le manifestó sus dudas sobre la existencia del Maligno.
Tenemos las armas que nos dio Jesuscristo para la batalla: usémoslas.
27/12/14 7:49 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.