El Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz pide políticas de apoyo a la familia y la educación

Mons. Arancedo: «¡Cuánta cultura de un hoy sin horizontes entretiene a nuestros jóvenes!»

Mons. José María Arancedo, advirtió en un mensaje radiado que cuando el trabajo «no alcanza para llevar el pan a la mesa de una familia crea, como se dijo en alguna copla, esa triste realidad de: ‘mendigos a jornal fijo’, que es signo de inequidad y compromete el futuro de una comunidad». El prelado argentino denunció que los gobiernos no hagan políticas de estado a favor de la familia y la educación.

(AICA) “No se trata de un tema que pueda quedar librado a una consideración privada o de mercado, sino que en cuanto hace al bien de la persona y de la sociedad se convierte en un tema social y político. Esta relación adquiere un relieve mayor cuando se la considera en un mundo globalizado; esta situación reclama gobiernos capaces de generar políticas que valoren y defiendan la dimensión humana, espiritual y cultural del trabajo”, subrayó el arzobispo en su reflexión semanal.

El prelado consideró que “para devolver al trabajo su importancia social y cultural es necesario partir siempre del hombre”, aunque reconoció que “muchas veces, sólo se considera el trabajo como parte de una cadena productiva. Esto, que es útil para determinar los costos de un producto, no alcanza para definir su significado”.

Mons. Arancedo afirmó que “la reflexión lleva, necesariamente, a un planteo más amplio que requiere de una concepción del hombre y su realización, como del bien común y la equidad de la sociedad. El trabajo es el centro de la cuestión social, porque es el hombre el sujeto que lo realiza. Por ello decimos que la mayor pobreza del hombre es no poder trabajar, o no tener trabajo”.

El arzobispo santafesino sostuvo que “hay una pobreza que siempre será objeto de asistencia, pero hay otra que necesita y espera la oportunidad de integrarse al mundo del trabajo. Aquí entra la presencia del Estado con su responsabilidad de generar políticas activas en la creación de trabajo con su necesaria capacitación. Es prioritario, por ello, recrear una cultura del trabajo”.

“La cultura es una realidad que se trasmite y vamos construyendo, somos deudores y protagonistas de ella. En nuestro caso diría que la cultura del trabajo tiene dos fuentes principales de transmisión que no siempre se valoran, me refiero a la familia y a la escuela. Estos ámbitos deben ser privilegiados por una sabia política de Estado, por ser lugares donde se promueve, se cuida y se testimonia el valor del trabajo”, indicó.

Y el prelado exclamó: “¡Cuántas veces las urgencias políticas de los gobiernos descuidan esta mirada de largo alcance, a cambio de réditos inmediatos! ¡Cuánta ausencia de testimonio de una cultura de trabajo reciben nuestros niños! ¡Cuánta cultura de un hoy sin horizontes entretiene a nuestros jóvenes!”

Por último, Mons. Arancedo estimó que “la cultura del trabajo necesita de ideales que merezcan el esfuerzo y de valores que den sentido a este esfuerzo. Apostar a la familia y a la escuela es asegurar el futuro y la equidad de la sociedad. Este sería el mayor logro de nuestra generación”, y elevó una oración a Dios por “los trabajadores, sobre todo por quienes no tienen trabajo”.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

1 comentario

Savonarola
Estimado Monseñor Arancedo:

No hable sólo de lo que todos están de acuerdo, como es la cultura del trabajo, y de la defensa de la familia y de la escuela; sea más explícito, por favor. Hable claramente acerca de la maldita revista de Educación Sexual que están repartiendo en los colegios del país, y que tergiversa el orden natural y los valores de la familia; hable de los proyectos de ley para aprobar el aborto, y llame a la ciudadanía a votar en conciencia según los valores no negociables enunciados por el Papa Benedicto XVI... Hable más claro, y sin miedo al mundo: recuerde las palabras de Aquel que dijo: "Yo he vencido al mundo".
11/08/11 6:15 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.