No es un lugar en el espacio

Benedicto XVI asegura que el purgatorio es «un fuego interior que purifica el alma del pecado»

El Papa Benedicto XVI aseguró este miércoles que el purgatorio no es un lugar del espacio, del universo, «sino un fuego interior, que purifica el alma del pecado». El Pontífice hizo estas manifestaciones ante unas 9.000 personas que asistieron en el Aula Pablo VI a la audiencia pública de los miércoles, cuya catequesis dedicó a la figura de santa Catalina de Génova (1447-1510), conocida por su visión sobre el purgatorio.

(Agencias/InfoCatólica) Benedicto XVI señaló que Catalina de Génova en su experiencia mística jamás hizo revelaciones específicas sobre el purgatorio o sobre las almas que se están purificando, frente a la imagen de la época que lo representaba siempre ligado al espacio.

“El purgatorio no es un elemento del paisaje de las entrañas de la Tierra, es un fuego no exterior, sino interno. Esto es el purgatorio, un fuego interior. Es el fuego que purifica las almas en el camino de la plena unión con Dios”, afirmó el Papa. Explicó que la santa no parte del más allá para contar los tormentos del purgatorio e indicar después el camino de la purificación o la conversión, sino que parte de su experiencia interior:

“Hemos escuchado sobre el momento de la conversión, donde Catalina siente de repente la bondad de Dios, la distancia infinita de su propia vida de esta bondad y un fuego abrasador dentro de ella. Y este es el fuego que purifica, es el fuego interior del purgatorio”.

La purificación por el amor de Dios

Benedicto XVI siguió explicando que, según santa Catalina de Génova, “Dios es tan puro y santo que el alma con las manchas del pecado no puede encontrarse en presencia de la divina majestad” y el alma que “se presenta ante Dios aún ligada a los deseos y a la pena que derivan del pecado” conoce que eso le imposibilita gozar de la visión de Dios:

“También nosotros nos damos cuenta de cuán alejados estamos, cómo estamos llenos de tantas cosas, de manera que no podemos ver a Dios. El alma es consciente del inmenso amor y de la perfecta justicia de Dios y, en consecuencia, sufre por no haber respondido de modo correcto y perfecto a ese amor, y por ello el amor mismo a Dios se convierte en llama, el amor mismo la purifica de sus escorias de pecado”.

Finalmente el Papa recordó que la santa utiliza, para explicar la purificación como elevación hacia Dios y abandono a su voluntad, una imagen de Dionisio el Areopagita, la del hilo de oro que une el corazón humano con Dios mismo”. Dios purifica al hombre atándolo con el hílo de oro que es su amor y atrayéndolo “hacia sí con un afecto tan fuerte, que el hombre se queda como “superado y vencido y todo fuera de sí”.

El Pontífice invitó a los fieles a rezar por los difuntos para que puedan gozar de la visión de Dios y les exhortó a la caridad y a prestar una mayor atención hacia los pobres y más necesitados. 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

29 comentarios

Luis Fernando
Difícilmente puede ser un lugar físico allá donde no van los cuerpos sino sólo las almas.
12/01/11 1:13 PM
Francisco Javier
¿Alguien puede explicar con lujo de detalles que es lo que sucede?

Es decir. ¿Después de la muerte, qué pasa si entro en el purgatorio?

¿Dónde está mi alma mientras "me purgo"? O como dice San Pablo, mientras "paso la prueba del fuego".
12/01/11 1:35 PM
Savonarola
Siguiendo su razonamiento, y dado que la resurrección de la carne sólo se producirá al final de los tiempos, el infierno tampoco puede ser un lugar físico. Por estos caminos ya anduvo Juan Pablo II, no sin escándalo de muchos.
12/01/11 1:36 PM
Atanasio
Savonarola, pensaba que había sido Vd. excomulgado por causa de indisciplina, pero ha de añairse a ella la herejía.

Es doctrina católica que la resurrección de los cuerpos, tanto de aquellas almas salvadas como de las condenadas, se dará cuando el fin del mundo (que no es lo mismo que el finde lso tiempos).

Siguiendo su razonamiento, los cementerios no albergarían ahora mismo cadáveres, salvo quizás aquéllos cuyas almas moran en el purgatorio, lo cual a todas luces no es cierto.

Lo que ha dicho el Papa no es sino la verdad que todas las revelaciones acerca del Purgatorio han confirmado: que, a diferencia del Paraíso y del Infierno, no se trata de un lugar físico, sino del estado de alma que, ante su pecado, quiere por sí misma limpiarse antes de alcanzar la visión beatífica. "Físicamente", tales almas se encontrarían de algiuna manera atadas a los lugares que más relación guardan con sus pecados. El Purgatorio desaparecerá obviamente cuando el fin del mundo; su "provisionalidad" explica su falta de concreción física.

Saludos cordiales.
12/01/11 1:47 PM
Francisco Javier
¿Alguien puede explicar con lujo de detalles que es lo que sucede?

Es decir. ¿Después de la muerte, qué pasa si entro en el purgatorio?

¿Dónde está mi alma mientras "me purgo"? O como dice San Pablo, mientras "paso la prueba del fuego".
12/01/11 1:50 PM
Flavia
Francisco Javier,

recomiendo la lectura de la Escatología del Card. Ratziger y de la encíclica Spe Salvi, ya siendo Benedicto XVI. En estos escritos se nos ofrecen páginas clarividentes sobre el Purgatorio. Impresiona y convence. No voy a repetir aquí lo que allí dice.

El Papa, en ambas obras, insiste en que oremos por las almas del Purgatorio. Dice, en efecto, en frase bellísima que " nunca es tarde para llegar al corazón del otro ", a fin de que esas almas, purificadas bajo la mirada de Cristo, acepten con total rapidez y entrega esa mirada salvadora y purificadora. Dice también que ese proceso no puede medirse con nuestros parámetros temporales.

Les aconsejo que lo lean. Será una inmensa luz para todos y se incrementará su confianza en la infinita misericordia de Jesucristo para quienes acepten la Salvación que Él ofrece.
12/01/11 1:55 PM
Savonarola
No tengo problema alguno en corregirme, Atanasio, porque efectivamente he tenido un lapsus, aunque no sé si llega a herejía. Donde he escrito final de los tiempos, escriba usted día del Juicio Final, para ser enteramente precisos, pero en todo lo demás me ratifico.

Y le recuerdo las palabras de Juan Pablo II en audiencia general, celebrada el 21 de julio de 1999: El paraíso, dijo el Papa, no está entre las nubes del cielo sino que es un estado de relación inmediata, intuitiva, con Dios, que realiza la plena beatitud eterna de los justos. El cielo no es una abstracción ni un lugar físico, sino una relación viviente y personal con la Santísima Trinidad: Dios, Cristo y el Espíritu Santo.

Y sobre el infierno, en la misma fecha:el infierno existe, es una real posibilidad, pero que más que un lugar físico es un estado de separación para siempre de Dios... No hay que atenerse a la interpretación literal del infierno de la Biblia, que en el Nuevo Testamento lo describe como un horno ardiente, que es llanto y rechinar de los dientes. Se trata de imágenes simbólicas, dijo el Papa.

Éstas son palabras textuales, y van por los mismos caminos que los recorridos ahora por el actual Pontífice.
12/01/11 2:21 PM
González C.
¿ Por que no leen todos el "Tratado del Purgatorio" de Santa Catalina de Siena ? Es una obra corta, pero bellísima. Es uno de mis libros, preferidos para regalar a los adelantados y todo el que la lee ve la luz . Creo que la pueden descargar de GRATIS DATE o comprarla ahí mismo, si no recuerdo mal. Merece la pena, es puro oro, aunque da por supuesto en el lector un conocimiento, que por lo que veo la mayoría no tiene: la diferencia entre pena y culpa.

Y luego, la obra más aconsejable plenamente ortodosa, imperdible, bñasica en la biblioteca, genial, que les aconsejo leer es "Teología de la Salvación", de Royo Marín. Oro puro ´¿ Qué digo? diamante pulidO. Doctrina de siempre.

Algunos de los comentarios, revelan el paupérrimo estado de la actual catequesis y catecumenado postconcialiar; los que tienen dudas no tienen ninguna culpa.
12/01/11 2:31 PM
Francisco Javier
¿Alguien puede explicar con lujo de detalles que es lo que sucede?

Es decir. ¿Después de la muerte, qué pasa si entro en el purgatorio?

¿Dónde está mi alma mientras "me purgo"? O como dice San Pablo, mientras "paso la prueba del fuego".
12/01/11 2:32 PM
Juan Pedro
Una cuestión importante...

Entonces si el Infierno y el Paraíso es un lugar personal y solo será dado al final del mundo (no al fin de los tiempos)... Me surgen un par de preguntas:

Cuál es la diferencia entre el fin del mundo y el final de los tiempos?

Qué pasa después de la muerte? Puesto que mi cuerpo no ha resucitado... Adónde voy?

Voy al Infierno o al Cielo? y Al final del mundo asciende mi cuerpo con mi alma? Entonces no habría juicio final... porque ya fui juzgado particularmente a mi muerte y no tiene sentido para mí el Juicio Final... ¿O sí?

Le agradecería a alguien la respuesta a todas estas preguntas... Soy muy dudoso todavía porque no conozco la Fe plenamente.

La verdad, sinceramente en mi opinión hoy en día el cristianismo se ha basado en hablar mucho de "este tiempo" tal y como pide este mundo (soluciones para el aquí y ahora!) y a abandonado un poco su discurso escatológico y los novísimos que era lo que atraía maravillosamente al Hombre.

Gracias por las respuestas!!
12/01/11 2:40 PM
Dani
Todo lo que no sea una unión con el cuerpo, ya sea el de ahora o el glorioso resuscitado, tiene que ser un estado del alma. Es difícil imaginárselo, explicarlo o entenderlo. Yo siempre me lo he imaginado con la siguiente sensación. Cuando uno hace algo mal y ve el daño que ha causado, por ejemplo una mentira que ha sido descubierta, o te has llevado algo que no era tuyo y te han pillado, o simplemente has discutido insultado o pegado a alguién sin razón. Cuando el afectado te perdona, te dice que no pasa nada o simplemente te mira con misericordia, uno siente en el corazón un dolor y una angustia que a la vez es esperanzadora y reconfortante. El purgatorio es ver lo malo que has hecho a la vez que ves el perdón de Dios, y eso duele y sana, oprime pero da esperanza.
12/01/11 3:45 PM
rastri
Así como el infierno es un lugar físico; más bien diría energético donde se consume la parte y el todo de lo que del hombre se define como oscuridad y muerte,dicho sea pecado, se encuentra en el núcleo del astro Sol. Así el purgaqtorio se encuentra en el núcleo del astro planeta Tierra.

Y así como el morador del Planeta Tierra morirá y resucitará; así el purgatorio desaparecerá. Mientra el infierno Solar perdurará. Hasta el gran fin final.

Y no me extiendo más porque vuestra ignorancia me lo borrará
12/01/11 4:56 PM
Hermenegildo
¿Dónde están, por tanto, las almas del Purgatorio? ¿En este mundo, quizá? ¿Es lícito, por tanto, hablar de almas en pena que vagan por este mundo esperando ser purificadas?
12/01/11 5:48 PM
González C.
Juan Pedro, Fco Javier:

Hay un "juicio que todos y cada uno de nosotros habremos de sufrir en el momento mismo de nuestra muerte, y en el que contemplaremos 'la película sonora y en tecnicolor' de toda nuestra vida, de todo cuanto hicimos a la luz del sol y en la oscuridad de las tinieblas en nuestra niñez, adolescencia, juventud, edad viril y hasta en los años de nuestra ancianidad y vejez". Ahí, en ese juicio se decide nuestro destino.

Pero ese juicio particular no basta. El hombre no es solamente una persona particular, sino también un miembro de la sociedad, y, como tal, debe sufrir un juicio público y solemne ante la faz del mundo. Esto, que no puede ser más razonable ante la simple razón natural, nos lo asegura terminantemente la fe. Al fin de los tiempos tendremos que comparecer todos juntos ante Dios en la asamblea más solemne y grandiosa que jamás habrán visto los siglos: el juicio final.

Pero antes del juicio final se producirá otro hecho tremendo, que constituye también un dogma de nuestra fe católica: la resurrección de la carne. Y ahí tenéis los dos puntos que, a la luz de la teología católica, os voy a exponer brevemente en la presente conferencia: la resurrección de la carne y el juicio final.
Cuando la guadaña de la muerte derribe por el suelo el viejo árbol de nuestro pobre cuerpo, nuestra alma volará a la inmortalidad, porque tiene vida propia y no necesita del cuerpo para seguir viviendo.

El alma... comparecerá delante de Dios y será juzgada
12/01/11 5:57 PM
rastri
Gonzalez

Por otra parte, nunca ha sido dogma de la Iglesia que el purgatorio tenga dimensiones físicas ( alto, ancho, largo )...
12/01/11 4:58 PM

____________

-Pues ya es hora de la Iglesia se preocupe y dogmatice tales dimensiones.

-Pues así cómo todo lugar espacial celestial, -y aquí: la Ciudad Nueva Jerualén (Ap.21,1-27)- tiene su específica dimensión cúbica alto,ancho, largo;

Así toda dimensión espacial infernal tiene su propia dimensión que la define como tal.

La diferencia entre la dimensión espacial celestial y la infernal es que en la primera todo es Luz y Vida que de Dios procede. Y en la segunda todo es oscuridad y muerte que niega a Dios.
12/01/11 6:28 PM
Dani
González C.
Si Dios nos perdona los pecados en la confesión y nos da la indulgencia plenaria cuando cumplimos los requisitos, ¿que sentido tiene volver a ver nuestra vida en "Cinemascope"?¿qué clase de sacramento de la reconciliación ha diseñado? ¿Qué pasa que Dios perdona pero no olvida?
Yo siempre he creido que en el momento de la muerte, Cristo viene a preguntarnos si queremos estar con él o no. Y cada cual que eliga, no creo que Dios niege la salvación a nadie, salvo que se lo diga cara a cara.
12/01/11 6:35 PM
rastri
Hermenegildo
¿Dónde están, por tanto, las almas del Purgatorio? ¿En este mundo, quizá? ¿Es lícito, por tanto, hablar de almas en pena que vagan por este mundo esperando ser purificadas?
12/01/11 5:48 PM
____________________

A ver si te aclara algo esto:
"Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido degollados por la palabra de Dios, y por el testimnio que guardaban. Clamaban a grandes voces, diciendo: ¿Hasta cuando Señor, Santo, Verdadero, no juzgarás y vengarás nuestra sangre en los que moran sobre la tierra (el plnaeta Tierra se entiende) (Ap.6,9-10)

¿Qué dónde están las almas del Purgatorio? hasta que no salgan de allí, allí estarán.
Y después, una vez salidas, estarán como todas las demás están.
En dimensión energética positiva en el espacio sideral terrenal: Unas esperando a que "el sexto sello se abra" Y resuciten unas, las menos, para poseer la Tierra.
Y otras, las más, definiendo su muerte y condenación.
12/01/11 6:50 PM
Luis López
Dani, el purgatorio es una bendición de Dios a las almas salvadas, pero llenas de imperfecciones todavía por apego a los bienes del mundo. Bendición porque un alma con cualquier atisbo de imperfección no puede ponerse delante de la presencia de la Trinidad. El purgatorio es misericordia pura, pues el mismo Dios nos limpia para que cualquier atisbo de imperfección que quede en nuestra alma, porque, como dice la Biblia, "nada impuro puede ver a Dios". Fíjese en el caso de los condenados, que no pueden ver a Dios porque se han cerrado a su amor. Las almas del purgatorio no se han cerrado al amor de Dios -por eso están salvadas- pero tampoco se han limpiado las costras, por lo que en el tiempo de lavarse tampoco ven a Dios.
12/01/11 6:54 PM
vicente
ver la palabra purgatorio en el Catecismo.
12/01/11 8:00 PM
González C.
Dani
Mi explicación, que es la de Royo Marín, era más larga, lo que pasa que debe haber un límite de palabras para comentar y ha cortado mucho más de la mitad,

Dios perdona y 'olvida', sí. Pero hay que distintinguir entre culpa y pena. En el plano natural, p. ejemplo, si tú bebes 2 litros de alcohol al día, cometes un exceso. Claro está que tú puedes arrepentirte y dejar de beber, pero la cirrosis no la vas a quitar. Pues bien, cuando el hombre comete un pecado mortal queda fuera de la amistad de Dios, toda la gracia habitual o santificante la pierde y sólo, por miserficordia de Dios, recibe la gracia actual del arrepentimiento para poder salvarse.Pero además pierde todas las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo, que le auxilian en el camino de perfección. Si tú amas a uan mujer casta y pura muchísimo con la que te deseas casar, pero resulta que tu vida ha transitado por prostitutas y te han contagiado una enfermedad contagiosa, ¿que harías? Si realmente la amas d everdad, harñias todo lo posible, se someterías a los tratamientos más dolorosos que te curasen cuanto antes, para que una vez limpio y purificado tu cuerpo, pudieses lograr aquella unión que anhelas. Fijáte bien, que tu mismo te someterías a tal tratamiento doloroso por amor. eso es el purgatorio. Creo que si sigo escribiendo se corta. Busca en internet el Misterio del más allá, de Royo Marín y lo descargas.
Es decir, por amor, que Dios pone en ti mocvinedote a Él, te perdona tus andanzas por prostí
12/01/11 8:10 PM
Gato Sentado
Hey, hey el Papa no dice en la audiencia NUNCA que el Purgatorio no exista, o que no sea un lugar, hace una referencia a lo que la Obra de Santa Catalina de Genova expone, dice claramente, "En la Obra de Catalina de Genova, no se presenta el purgatorio como un lugar físico, como hasta entonces era común ocurrencia, si no que hace referencia a un fuego interior" (entiéndase la dispocision del alma en el encuentro purificador)dice ademas "No se parte de la narración de los tormentos o la indicación del camino para la purificación, si no de la experiencia interior del ser humano en su camino a la Eternidad" pero NUNCA el Papa dice que el purgatorio no sea un lugar o cambie nuestro concepto dogmático. Mucho ojo... por que parece que están algunos deseosos de que se tiren los dogmas de nuestra Fe a la basura...
12/01/11 8:18 PM
González C.
Es seguro, que por la antecedente voluntad salvífica de Dios, da a todos los medios para salvarse, pues quiere que todos los hombres se salven, y por eso ha entregado a su Hijo, más no todo el mundo se salva, no por Su voluntad, sino por la d elos hombres.

Pero sabiendo por experiencia lo que cuesta adquirir los hábitos buenos naturales, cuán difícil debe resultar al que conviviendo continuamente con el grave pecado y careciendo de los hábitos y virtudes infusas y de los dones del Espíritu Santo, por estar en pecado mortal, aceptar la gracia actual de la conversión en el ultimo instante, que sin duda Cristo ofrecerá ¡Piénsalo! Cada uno tenemos contados el número de pecados. ¿ Sabe alguien cuándo y cómo morirá?La deseperación es un pecado, pero la excesiva confianza atolongrada que nos hace caracer del mínimo santo temor de Dios para hacer lo que nos plazca, también es un grave pecado. El temor de Dios, por cierto, es un don del Espíritu Santo. Generalmente, según la clasificación de Isaís, está en el séptimo lugar.
Disculpa el tipeo rápido
12/01/11 8:23 PM
González C.
Rastri
No es este el adecuado sitio para responderte, además, no voy a aportar nada sobre el asunto a las ya históricas discusiones entre escolásticos y otras corriente, dado mi excasa ciencia.
Vuelvo a recomendar a Antonio Royo Marin O. P., en su 'Teología de la Salvación de la Bac o en este link puesde leer su libro completo 'Misterio del más allá'.
http://www.devocionesypromesas.com.ar/el_misterio_completo.htm
Es claro, tomista, nada hegeliano, imperdible.
12/01/11 8:29 PM
rocamador
Son muy interesantes las páginas de Charles Moeller en el Volumen I (El silencio de Dios) de su "Literatura del Siglo XX y Cristianismo", narrando la conversión de Julien Green, que coincidió con la lectura de un tratado espiritual de Santa Catalina de Génova sobre el Purgatorio; destaca la santa cómo el alma en el Purgatorio es la que anhela ser limpiada para poder mostrarse ante Dios, de modo que el Purgatorio no es una especie de "infierno" temporal, un "castigo" temporal, sino un estado de gozo sufriente (sufrimiento por no poder ver aún a Dios, pero también por las impurezas que aún no dejan estar junto a Él; y gozo porque el alma está ya salvada).
12/01/11 8:36 PM
Junco
Discúlpenme, no sé quien es responsable de esta nota y su titular pero quiero expresar mi desagrado por la falta de meticulosidad en el manejo de la información.
El Papa no ha expresado lo que él piensa, sino que ha hecho una exposición de la "teología del purgatorio" de Santa Catalina de Génova.El entrecomillado del titular NO ES TEXTUAL, y si la frase no es textual no debe llevar comillas, es deshonesto ponerselas.
La idea del titular está tomado de esta frase del papa:
"In Caterina, invece, il purgatorio non è presentato come un elemento del paesaggio delle viscere della terra: è un fuoco non esteriore, ma interiore".
(En Catalina, en cambio, el purgatorio no es presentado como un elemento del paisaje de las visceras de la tierra: es un fuego no exterior, sino interior)
Como ven no es el Papa quien lo "asegura" como falsamente dice el titular, sino que tal idea puede encontrarse "in Caterina".
Lo que el Papa piensa lo podremos deducir de otras partes del discurso, pero que no dan para estos titulares pseudosensasionalistas que manipulan la fe de la gente con tal de atraer la atención del público.
12/01/11 9:04 PM
Joaquín
Junco, lea usted la noticia en Zenit y verá que el titular es similar.
12/01/11 9:10 PM
Dani
González C.
Entiendo lo que quieres decir. Pero creo que las indulgencias plenarias borran toda la culpa y por lo tanto no se pena en el purgatorio, se empieza de cero. Si llegada la muerte esa alma no vuelve a pecar, no hay vida que ver ante nuestros ojos. Por mucho que hayas bebido, ya no hay cirrosis. Yo siempre hablo de las indulgencias plenarias, no de la confesión simplemente.
12/01/11 11:20 PM
Dani
Luis López
Estoy deacuerdo, pero también se sufre en él por los pecados que has cometido. Reitero que para mi es como el dolor que se siente ante una falta cometida, pero a la vez viendo el perdón del ofendido.
12/01/11 11:27 PM
Ernesto
Espero que alguien pueda ayudarme: Dios es quien juzga y no comete errores. El autor del veredicto del juicio particular es Dios, por lo tanto sin error, que caso tiene volver a juzgar la misma causa en el juicio final? la logica indica que el resultado volveria a ser el mismo que el particular. De antemano les agradezco por la ayuda
13/01/11 3:11 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.