Rupnik sigue celebrando Misa en público a pesar de las restricciones que le impuso la Compañía de Jesús
P. Marko Ivan Rupnik, sj

Concelebró el pasado domingo con otros jesuitas

Rupnik sigue celebrando Misa en público a pesar de las restricciones que le impuso la Compañía de Jesús

El «famoso» artista jesuita P. Marko Ivan Rupnik, acusado de abusar sexualmente de más de 20 monjas, está desafiando flagrantemente las estrictas restricciones que le ha impuesto la Compañía de Jesús. Y en esa tarea le acompañan otros jesuitas.

(Church Militant/InfoCatólica) El domingo, el jesuita acusado de haber abusado de varias religiosas concelebró misa en la Basílica de Santa Práxedes junto con jesuitas de alto rango asociados a la Pontificia Universidad Gregoriana. Les acompañaba la dirección del Centro Aletti, un centro de arte y espiritualidad cofundado por Rupnik.

Los jesuitas P. Milan Žust y P. Andrej Brozovic participaron en la celebración eucarística, junto con el jesuita argentino P. Matías Yunes, que pronunció la homilía, y la Dra. Alberta Maria Putti (profesora de teología dogmática en la Gregoriana), que dirigió el coro, informó el diario italiano Domani.

El equipo directivo, el personal y los estudiantes del Centro Aletti, entre ellos la directora Maria Campatelli, Michelina Tenace (profesora de teología en la Gregoriana), así como las artistas Eva Osterman y Maria Stella Secchiaroli, estuvieron presentes en la misa.

Según su biografía en Lipa (la editorial del Centro Aletti), desde 2018, la profesora Tenace es consultora de la Congregación para la Doctrina de la Fe -el dicasterio vaticano que desestimó los casos de abusos contra Rupnik alegando que habían «prescrito». De hecho, cada vez son más las voces dentro de la Iglesia que exigen que se aclare cómo es posible que se levantara tan pronto la excomunión a un abusador en serie que usó el sacramento de la confesión como instrumento para sus abusos, algo que encaja muy mal con la supuesta política de tolerancia cero ante los abusos.

El padre Žust, colega esloveno de Rupnik, es actualmente profesor en la facultad de Misionología de la Gregoriana y fue superior del abusador entre 2004 y 2017. Žust es uno de los 18 clérigos (en su mayoría jesuitas) y laicos que ignoraron una «carta abierta» enviada por «Anna», una religiosa que fue obligada por Rupnik a hacer un trío con otra monja.

En febrero, el P. Johan Verschueren, delegado que supervisa las casas de los jesuitas en Roma, anunció nuevas restricciones sobre Rupnik después de que 15 nuevas víctimas se presentaran para testificar contra el artista del mosaico, informó Church Militant.

El padre Verschueren reconoció que «el grado de credibilidad» de los testimonios de las víctimas «parece ser muy alto», ya que «muchas de estas personas no se conocen entre sí y los hechos narrados se refieren a periodos diferentes.»

«Como medida cautelar», la Compañía de Jesús «ha endurecido las normas restrictivas» contra Rupnik prohibiéndole «bajo obediencia cualquier ejercicio artístico público, especialmente en estructuras religiosas (como iglesias, instituciones, oratorios y capillas, casas de retiro o espiritualidad)», se señala un comunicado publicado por Verschueren.

«Estas restricciones se añaden a las ya en vigor (prohibición de cualquier actividad ministerial y sacramental pública, prohibición de comunicación pública, prohibición de salir de la Región del Lacio)», añadió.

No permitiremos transgresiones

Cuando Church Militant pidió al padre Verschueren que respondiera a la violación de las restricciones por parte del abusador, el superior dijo que «al padre Rupnik no se le prohíbe concelebrar misas en el contexto del Centro Aletti, que es su círculo íntimo, su comunidad».

«Todavía no he comprobado si esto tuvo lugar realmente y si fue visto en una misa pública o no, etc.», dijo Verschueren, explicando que estaba en «confinamiento Covid».

«Tendré que examinar de cerca lo que ocurrió exactamente el domingo pasado, pues no corro detrás de 'noticias' enmarcadas difundidas por ningún blog», subrayó el superior. «De ahí que, por ahora, prefiera no emitir juicios sobre cosas de las que no estoy absolutamente seguro».

«Sé, sin embargo, que cuando se produce una transgresión de alguna de las medidas (y se atestigua que es real), podrían adoptarse nuevas medidas y procedimientos», subrayó Verschueren. «Permítanme repetir que no permitimos transgresiones».

El P. Hans Zollner, jefe de estudios interdisciplinares sobre dignidad humana y cuidado en la Gregoriana, dijo a Church Militant:

«Espero que todas las órdenes religiosas y congregaciones dentro de la Iglesia, incluida la Compañía de Jesús, sigan los procedimientos adecuados.»

La concelebración de Rupnik en la Misa pública ofrecida en la histórica Basílica de San Práxedes -a un tiro de piedra de la Basílica Papal de Santa María la Mayor- viola claramente la «prohibición de su superior de cualquier actividad ministerial y sacramental pública», dijo a Church Militant un abogado canónico y sacerdote (que pidió el anonimato).

Rupnik se vistió con sus ornamentos para la misa y extendió la mano durante la consagración de los elementos sagrados en un servicio litúrgico celebrado en una basílica abierta al público, añadió el canonista.

Irónicamente, las restricciones permiten a Rupnik permanecer en el Centro Aletti a pesar de que, según los informes, abusó de algunas de sus víctimas dentro del centro, e incluso organizó un trío con dos hermanas de la Comunidad de Loyola en las instalaciones del centro.

El sacerdote depredador, que fue excomulgado por absolver a un cómplice sexual en la confesión sacramental pero rápidamente rehabilitado por la Santa Sede, también desafió las restricciones que se le habían impuesto anteriormente, informó Domani, predicando en la Basílica de San Práxedes hasta el 22 de enero.

Además, el abusador jesuita estuvo recientemente en la Archibasílica Papal de San Juan de Letrán «para ilustrar a un grupo visitante los mosaicos que realizó en la capilla del Pontificio Seminario Mayor» de Roma, reveló el periódico.

Significativamente, una declaración ambiguamente redactada del Centro Aletti, publicada en la página web del centro a principios de marzo, aseguraba a los benefactores que «el trabajo artístico que hemos iniciado y llevado a cabo durante tantos años continuará».

La carta no hacía referencia alguna a Rupnik y no ofrecía ni siquiera un atisbo de disculpa por las atrocidades del cofundador del centro. Tampoco mencionaba a las víctimas del jesuita.

Firmado por la directora Maria Campatelli y el equipo del Centro Aletti, el comunicado no reconocía la destitución de Rupnik, pero afirmaba que el centro «está ahora dirigido por un equipo directivo, capaz de asumir la responsabilidad de un taller desde el punto de vista teológico-litúrgico, artístico-creativo y técnico-administrativo.»

Mientras tanto, el Centro Aletti sigue incluyendo a Rupnik en su página web como director de la institución. El equipo directivo del centro no respondió a la petición de comentarios de Church Militant.

Rupnik no respondió a las preguntas de un reportero de Domani cuando se le abordó después de la Santa Misa en la Basílica de Santa Práxedes.

17 comentarios

Fulgencio
En este asunto de los abusos del jesuita Rupnik me hago una pregunta o varias: ¿Cómo eran esos abusos? ¿Las amenazaba? ¿Las drogaba? ¿Las hipnotizaba? No me cabe en la cabeza que esas religiosas fueran obligadas a esos menesteres sin que ellas no pudieran hacer nada. ¿Son ellas del todo inocentes? Por supuesto que creo en la culpabilidad de este señor, pero me cuesta creer en la inocencia de las abusadas.
8/03/23 9:40 AM
maru
Vaya tropa! Y por encima de la dirección jesuita no está el Papa, para poner fin a todo este circo?
8/03/23 9:55 AM
Pacomio
Es lógico, " entre bueyes no hay cornadas".
Lo importante es que no celebre la Tridentina, ni sea rígido.
8/03/23 10:48 AM
Víctor
Esta dichosa orden debería de ser fulminada totalmente. Que se dediquen como seglares a la enseñanza, pero como Orden, fuera de la Iglesia porque es un auténtico escándalo desayunar se con esta gente que han profanado la Iglesia salvajemente.

Que este individuo que ha compartido cama y compañía con 200 monjas, habla muy a las claras, a la postración y humillación a la que han sometido a la Santa Iglesia y nadie dice nada. ¿Cómo es posible caer en tal envilecimiento y seguir como si aquí no hubiera pasado nada.

Con respecto a las monjas que han compartido Camacho placer con este infame señor, ¿siguen en los conventos o han sido expulsadas de el? ¿A quien quieren hacer comprender que acostándose con su confesor ya estaban perdonados sus pecados.

Yo, pobre pecador, suplico a la máxima autoridad de la Iglesia en nombre del Señor Jesucristo; que termine con este escándalo, porque en caso contrario, es imposible defender la santidad de la Iglesia. En este caso, nuestro Señor, sufre y el sigue siento el Santo de todos los Santos. Paz y Bien
8/03/23 10:51 AM
Pablo
Pues cuando quieren "disciplinar" a alguien bien que saben. Que se lo digan al padre Pavonne.
Se ve que éste y los que le acompañan, tienen bula jesuítica o algo.... No sé, se ve que hoy es peor ser Provida que abusador.
8/03/23 12:04 PM
madre
¡Por el amor de Dios! Alguien tiene que poner fin a todo esto...
8/03/23 1:21 PM
Martinna
Son pecadores que están enfermos.
A parte de señalarlos, habría que ponerles en tratamiento. Un asunto es caer en la tentación alguna vez por lujuria, y otro que estén enfermos.
No se puede entender que tengan tal comportamiento reincidente, teniendo formación Cristiana, de no estar mal de la cabeza, es inconcebible.
8/03/23 1:42 PM
Nestor
¿Saldrá otro comunicado más de la Compañía al respecto? ¿Y así "in infinitum"?

La credibilidad de la Compañía padece fuertemente con estos episodios.

Saludos cordiales.
8/03/23 4:54 PM
jandro
¿ Llamará la autoridad superior a Rupnik para decirle "Rupnik soy Fco. No digas más misas" ?

¿ No estaba la Iglesia persiguiendo los abusos o qué pasa que los abusos de puertas adentro y siendo monjitas dan igual ?

Demasiado mando intermedio y superior se inhiben en su autoridad por miedo a que otros les hablen de otras cosas

Claridad. Hace falta mucha claridad
8/03/23 6:00 PM
Martinna
El Papa bastante tiene con serlo y trabajar en ello, no puede estar llevándose disgustos cada vez que alguien mete la pata y tener que echarlo.
Si un jesuita cree en Dios pero se comporta, durante años, como si no creyera ¡Es ser un enfermo o un sinvergüenza! De nada servirá que le llamen la atención o le echen, porque pecado es una debilidad puntual, pero una manera reincidente de comportarse es un problema, ya es mayorcito para buscarse las soluciones, pero si no quiere… Que Dios le ampare.
8/03/23 8:42 PM
J.
¡Pobre Francisco! ¡Estar obligado a no hacer nada!
8/03/23 11:01 PM
Josep
podría celebrar en privado si se le permite.........
8/03/23 11:13 PM
gustavo perez
¿De cómo articular estos comportamientos del señor RUPNIK con LA Compañía de Jesús, de la que hace parte este individuo, violador de monjas y confesor de las violadas? ? Y cómo compaginar que el Papa -también jesuita- esté sin saber nada y pasando por alto tamaños desmanes? Se habla hoy mucho de la situación de la Iglesia, de su falta de credibilidad, pero con estos tamaños escándalos en su seno, creo que nadie es capaz de exonerarla, ni mirar para otro lado, como al parecer está haciendo el Papa jesuita...
9/03/23 2:51 AM
Jorge Cantu
Víctor:

"Esta dichosa orden debería de ser fulminada totalmente. Que se dediquen como seglares a la enseñanza,..."

Ni eso, ¡gracias!
9/03/23 5:46 AM
Lourdes
Este jesuita es otro como J. Martín, tendiendo puentes?
Hacen lo que quieren.
9/03/23 10:25 AM
Alejandra
Ojalá que las religiosas abusadas se acerquen a la justicia civil, para que este "sacerdote" vaya a la cárcel como corresponde
9/03/23 3:48 PM
Rafael Martínez Guizar
¿Cómo es que ese fulano no está en la cárcel?

----

LF:Porque los delitos han prescrito penalmente.
28/09/23 4:28 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.