El cardenal Koch explica en detalle a los luteranos las razones para no admitir la intercomunión

Y de paso se lo explica a los obispos católicos alemanes

El cardenal Koch explica en detalle a los luteranos las razones para no admitir la intercomunión

En una carta abierta dirigida al presidente protestante del Grupo de Trabajo Ecuménico (ÖAK), el historiador eclesiástico de Tubinga Volker Leppin, el cardenal Kurt Koch, responsable del ecumenismo en la curia romana, explica por qué no es posible que católicos y luteranos comulguen juntos. Entre otras razones, recuerda que los luteranos no creen imprescindible los ministros ordenados para poder consagrar y admiten dar la comunión a no bautizados.

(Katolische/InfoCatólica) El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el cardenal Kurt Koch, ha escrito una carta abierta en respuesta a la entrevista que katholisch.hizo al presidente protestante del Grupo de Trabajo Ecuménico (ÖAK), el historiador eclesiástico de Tubinga Volker Leppin.

En la carta el cardenal se revuelve contra el reproche de Leppin de que existe una «negativa a hablar». El cardenal agradece «cuando un grupo de trabajo ecuménico invierte mucha energía y corazón en superar las cuestiones previas que dividen a la Iglesia». Pero esto sólo puede ocurrir «de forma realista y responsable» si este trabajo también se «confronta con la realidad concreta en las iglesias, si con ello se plantean las preguntas necesarias a la teología y a la práctica en las iglesias y si se inicia un proceso de recepción en las iglesias», indica Koch en su misiva..

El punto de partida del debate fue el documento «Juntos en la mesa del Señor», que trata de la participación mutua de protestantes y católicos en la Eucaristía y la Cena del Señor. El Vaticano ha rechazado el documento. Seguidamente la ÖAK hizo una nueva declaración sobre dicho rechazo. El cardenal Koch había expresado su irritación por su forma y contenido. «Estoy asombrado por el estilo y el tono de la declaración», dijo Koch tras la publicación del documento. Se preguntaba «hasta qué punto los autores de la declaración se tomaban realmente en serio su disposición a proseguir las conversaciones». La declaración era ya la postura del ÖAK «en el ámbito puramente académico» sin acoplarse «a la realidad eclesiástica concreta».

En la entrevista con katholisch.de Leppin, que junto con la teóloga en dogmática católica Dorothea Sattler de Münster es el director teológico del ÖAK, respondió el pasado miércoles que percibía en las reacciones del Consejo de la Unidad «básicamente un rechazo al diálogo».

Cree que la pelota está todavía en el tejado de Roma: «Me alegraría si por parte del cardenal viniera quizás todavía una reacción sustantiva y no sólo un rechazo brusco», dijo Leppin, que al mismo tiempo también rechazó el reproche de una «falta de fundamento».

En su nueva carta, el cardenal curial profundiza en el disenso de fondo. Entre otras cuestiones, le recuerda al luterano Leppin que en su iglesia admiten a la comunión incluso a los no bautizados:

«Con gran asombro debo leer entonces en la página oficial de la Iglesia Protestante de Hesse y Nassau: "En las congregaciones de la EKHN todos los que participan en el servicio son invitados a participar en la Cena del Señor. Incluso aquellos que no están bautizados o pertenecen a otra denominación cristiana y desean recibir la Cena del Señor son bienvenidos"».

Igualmente le indica que entre los luteranos se admite que los ministros no ordenados pueden consagrar válidamente en caso de emergencia, lo cual es inaceptable desde el punto de vista de la fe católica:

Para mencionar de nuevo a la Iglesia Evangélica de Hesse y Nassau como ejemplo, hay que leer en su «Ordnung des kirchlichen Lebens» del 15 de junio de 2013: «Si los cristianos que se encuentran en situaciones de emergencia desean recibir la Cena del Señor y no se puede contactar con ningún pastor, cualquier miembro de la iglesia puede servir la Cena del Señor. Al mismo tiempo se pronunciarán las palabras de la institución y se servirá el pan y el vino».

Y añade:

«También hay que recordar que durante la primera fase de la crisis por la pandema, el año pasado, algunas iglesias regionales, como la de Württemberg, permitieron a sus miembros celebrar la comunión en casa sin ministros ordenados».

El purpurado suizo pone otros ejemplos que demuestran que entre los luteranos no es requisito imprescindible ser ministro ordenado para celebrar la Eucaristía. Algo que la Iglesia Católica jamás aceptará. 

Y sentencia:

Que tales regulaciones no son excepciones lo demuestra la declaración de principios del Consejo de la Iglesia Evangélica en Alemania en su escrito para la conmemoración de la Reforma en 2017, según la cual la Reforma condujo a una «completa reorganización de la naturaleza de la iglesia» en el sentido de que: «En principio, todo cristiano puede administrar los sacramentos, es decir, administrar el bautismo y distribuir la Cena del Señor. Sólo en aras del orden hay pastores que ejercen las tareas que tienen todos los cristianos de manera especial, es decir, cualificados para ello y llamados públicamente a ello»

El cardenal Koch da otros ejemplos de diferencias sustanciales -p.e, la epíclesis- entre la teología y la praxis católica y luterana.  E indica:

«No puedo ocultar mi asombro por el hecho de que tales discrepancias entre los supuestos consensos ecuménicos y la realidad de hecho en las iglesias protestantes no sean tomadas en cuenta por los miembros del ÖAK o, si es el caso, no sean expresadas, al menos de manera mínima».

Finalmente, tras asegurar que ve con buenos ojos los intentos de alcanzar un acuerdo ecumémico en estas cuestiones, advierte que no se puede ignorar la realidad de la práctica en las iglesias luteranas, de forma que los documentos aprobados sean una mera declaración de intenciones no conforme con los hechos.

Además explica que la aprobación por parte de Mons. Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, del texto de la ÖAK agrava la situación y provoca la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe:

«Por esta razón, le ruego que comprenda que el voto del ÖAK ha vuelto a adquirir una calidad diferente cuando el obispo Bätzing, como presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, adoptó este voto como propio y lo aceptó como base para una decisión en la Conferencia Episcopal Alemana, también en lo que respecta a la introducción de la práctica de la participación mutua en la Eucaristía católica y la Cena del Señor protestante en el Tercer Congreso Ecuménico de la Iglesia, tal como exigía el ÖAK. Así, el voto del Grupo de Trabajo Ecuménico se ha convertido en una opinión experta a la atención de la Conferencia Episcopal Alemana y se ha elevado al nivel de la autoridad docente de los obispos. Para la Congregación para la Doctrina de la Fe ha llegado el momento de pronunciarse. Lo ha hecho frente a la Conferencia Episcopal Alemana; y, por tanto, no hace falta decir que también espera una respuesta por su parte, pero no sólo a las cuestiones que he abordado en esta carta en una óptica específicamente ecuménica, ya que usted es el director científico de la ÖAK por la parte protestante y esperaba una respuesta de fondo por mi parte».

El cardenal Koch termina su carta pidiendo a Leppin que al menos acepte que plantear objeciones doctrinales al texto ofrecido por la ÖAK no significa que la Iglesia Católica no quiera avanzar el camino ecuménico.

26 comentarios

Chico
Y no dice nada de la transustanciacion eucaristica. Me da que a los sajones santo Tomas les suena a chino.
9/02/21 10:46 AM
Maximiliano
¡¡¡ UNA LARGA CAMBIADA ¡¡¡. Os han quitado las llaves oxidadas de la sacristia. Y de paso el diablo se ha quedado a dos velas.

Jaque mate.
9/02/21 11:21 AM
Juan de Barcelona
¿ Cómo estar en comunión con quienes no admiten la Presencia Real del Señor en la Sagrada Eucaristía ( en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, como dicen los Escolásticos), la cual es un Misterio bendito de Su Gloria y por tanto inasequible a los sentidos humanos , salvo para el oído que humildemente se presta a la Fé ( como asevera el Pange Lingua Gloriosi).

Bienaventurados los que creen ,dice el Señor , pues ellos no pecan, mientras que los que lo confían todo a sus razonamientos y discursos mentales propios , Dios los entonteció aún más por su soberbia e ignorancia.
9/02/21 11:37 AM
Rodrigo
El problema, Chico, es que no has sabido interpretar bien. Si el texto distingue Eucaristía católica y cena del Señor protestante; si el texto tiene tantos reparos en la relación a la intercomunión; si Mons. Koch reprocha las prácticas luteranas de dar la comunión incluso a no bautizados, etc, etc... entonces es EVIDENTE que los luteranos no se hacen problemas con no tener ministros ordenados y, si no los tienen, no performan la transustanciación. El término no ha sido usado en las partes seleccionadas por la noticia, pero si dejas la crítica por el mero hecho de criticar, sabrás que el fondo de todo ello es el sacramento del Orden y el de la Eucaristía que realizan la transustanción por gracia de Dios.
9/02/21 11:53 AM
Fernando
La Iglesia, tanto laicos como sacerdotes y religiosos es atacada en todo los frentes por los lobbys de los filantropos. ¿ Y saben porque ?, porque la Iglesia es una empalizada o muralla que impide sus objetivos, que se reducen a disminuir la población mundial. ¿ Y porque ?, pues porque odian a DIOS, y se creen dioses de la humanidad, y se les ocurrio estos como podría ser otra maldad.

Y ante este panorama, donde los humanos pueden llegar a ser peores que el maligno, satanás o el diablo ( que son lo mismo ), pues " el padre de la mentira " entra en escena, y como carroñero aprovecha la conyuntura para incitación al pecado en cuanto le sea posible. ¡¡ Y son poco en la Iglesia que alzan la voz ¡¡. No hay que bajar la guardia ante el maligno ni ante los demonios humanos.

Pero que aún encima que se ataque a la Iglesia desde dentro, se torna intolerable. ¡¡ Magnifica la respuesta del Vaticano y un movimiento inteligentísimo ¡¡.
9/02/21 12:09 PM
Un lector
Creo muy grave que no se diga una sola palabra sobre el dogma de la transubstanciación y el carácter sacrificial de la Misa.
¿Le parece a Roma que esos son temas menores?
Y en cuanto a lo de los ministros ordenados, ¿acaso la Iglesia admite la validez del sacramento del orden entre los luteranos?
No
Entonces, ¿a qué viene esta farsa?
9/02/21 12:37 PM
Solo Dios basta
Para Juan de Barcelona: que la presencia real de Jesús en la Eucaristía sea con su cuerpo, sangre, alma y divinidad no sólo lo dicen los escolásticos: está recogido en la enseñanza de la Iglesia como dogma de fe (CONCILIO DE TRENTO, Sesión XIII, Decreto sobre la Eucaristía, capítulo 3, 11-10-1551). No es una corriente teológica: es fe de la Iglesia.
Para Chico: el término "transubstanciación" no es sólo de Santo Tomás. Es un término bastante anterior a él y también usado por la Iglesia en el Concilio de Trento a la hora de fijar el dogma eucarístico. Es, por lo tanto, una palabra que trasciende el uso de las escuelas o autores teológicos porque se ha convertido en un término unido a una verdad de fe. Lo explica muy bien San Pablo VI en la preciosa encíclica "Mysterium fideo" sobre la Eucaristía. No juguemos al juego que juegan ellos, que así empieza todo: convirtiendo los dogmas de fe en juegos de palabras según los autores o corrientes teológicas. Lo que es de fe ya no es escolástico ni de Santo Tomás. Es de fe y punto.
9/02/21 1:03 PM
Jordi
Noche podía haberlo dicho más sencillo: los luteranos son heresiarcas en grado gravísimo, pues no aceptan una multitud de dogmas sacramentales, eucarísticos, cristologicos y celestiales, por ello, no tienen el rite dispositus necesario para comulgar, igual que los ortodoxos, los cuales sólo pueden comulgar si aceptan todas las pocas verdades de fe catolica que les faltan, como el Filioque, la Iglesia Purgante, el Primado de Pedro y su infalibilidad, momento de la transubstanciación, aceptación de la Inmaculada Concepción y de la Asunción en cuerpo y alma.
9/02/21 1:03 PM
Margalith
¡Cuánto me apena que sólo hablen de la Santa Eucaristía como cena del Señor!. El Señor cenó con sus apóstoles el cordero pascual según la legalidad del rito hebreo, y después de esta cena fue cuando instituyó la Santa Eucaristía, con las palabras de Consagración que se usan todavía y pidió que lo hicieran en Memoria suya. La Santa Misa es el memorial de esa institución de la Eucaristía pero sobre todo es el santo sacrificio del altar porque Jesús es el Cordero de Dios, es nuestro Cordero Pascual y en la Eucaristía no sólo está Dios, la Eucaristía es Dios mismo en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, y como a Dios le debemos reverencia en espíritu y también en cuerpo porque los hombres tenemos espíritu y cuerpo también.
9/02/21 1:58 PM
Fernando Cavanillas
"...Entre otras razones, recuerda que los luteranos no creen imprescindible los ministros ordenados para poder consagrar y admiten dar la comunión a no bautizados."

¡¡¡¡Pero si los luteranos no creen que exista la Consagración!!!!, ¡¡¡no creen en la comunión!!!, sólo los católicos nos unimos verdaderamente al Cuerpo y a la Sangre de Cristo (y a Su Alma y Divinidad), cuando comulgamos válidamente el Santísimo Sacramento consagrado en la misa católica.

Los herejes hacen un teatrillo llamado "la cena" ó algo así, del que ellos mismos insisten en que es un mero símbolo, sin ninguna sacralidad (ya que ellos niegan los Sacramentos y los rechazan), por lo que en su "cena" no influye el estar ordenado ó no, y tampoco el estar bautizado. Es un simple trozo de pan sin ningún carácter sagrado. Un teatrillo.

Un párrafo absurdo. Inexplicable viniendo de un cardenal de la Iglesia católica... debe de ser algún tipo de mala traducción ó algo así.
9/02/21 2:12 PM
César Buendía
Los luteranos creen en la presencia de Cristo en la eucaristía. Se le llama consubstanciación porque dicen que está el pan y el vino y también Cristo. La diferencia está en la ordenación. Se cortó la sucesión y la ordenación por creer que equivalía el sacerdocio bautismal al sacerdocio ministerial y que, por tanto, todo bautizado puede consagrar. Lo demás viene de una concepción equivocada de la eucaristía como banquete. Al perder el carácter de sacrificio en el luteranismo se pierde también la participación en el sacrificio por parte del fiel. Comulgar significa sacrificarse por Cristo, la posibilidad de lo cual es la gracia del bautismo. Porque en el bautismo nos entregamos a la muerte de Cristo....
9/02/21 3:15 PM
Juan de Barcelona
Para Solo Dios basta:

Acaso se deduce de mis palabras que un servidor duda del dogma de Fé tridentino? Solo he dicho que tal definición la dieron Santo Tomas y la Escolástica medieval primero y luego fue declarado dogma de Fé de la Iglesia Universal.
9/02/21 3:19 PM
SS
San Vicente Ferrer, los convertía a todos.
9/02/21 3:26 PM
Pablo
Una falsa noticia como tantas otras, por ser medio verdad.



Nunca se ha planteado ofrecer la Eucaristía a los protestantes. Todo surgió de la posibilidad de que en los matrimonios mixtos protestante-católico pudiese el consorte protestante acercarse a comulgar tras ser consultado el Obispo de la diócesis, quien recabaría la idoneidad (aceptación de los dogmas de la Iglesia) del solicitante.
---

LF:
Es usted el que no se entera. Lo de los matrimonios mixtos es OTRA cosa. Lo que ahora plantean es la intercomunión abierta, con cónyuges y sin cónyuges. A eso se opone Koch.
9/02/21 3:30 PM
Fuenteovejuna
El Cardenal Koch hace lo que puede. No obstante, cuando advierte que la aprobación del texto de la ÖAK luterana por parte de Monseñor Bäzing como presidente de la Conferencia Episcopal Alemana agrava la situación y exige la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe, está dando a entender que esto puede terminar muy mal.
Ayer mismo Infovaticana publicó que el "camino sinodal" alemán envió al Vaticano propuestas revolucionarias tales como que un Comité de laicos pueda dejar sin efecto decisiones impartidas por el obispo en la diócesis o el párroco en la parroquia.
Lo dicho pone de manifiesto que estamos ante una situación que más que alarmante es subversiva, porque confirma que el peligro del cisma alemán es una dolorosa realidad que no puede ser ocultada por más tiempo.
El Papa tendría que cortar por lo sano y advertir a Bäzing y los suyos que deben retractarse de sus herejías o serán excomulgados.
Sentarse a esperar que los alemanes aprueben y publiquen sus reformas será un suicidio anunciado.
Es cierto que siendo la crisis tan grave es probable que el cisma ya no se pueda evitar, pero hay que hacer algo urgente a ver si se puede aminorar el desastre. Esto no da para más.
9/02/21 3:52 PM
Pablo
No hablaba de lo que plantean los protestantes sino de lo que plantearon los obispos alemanes. El Bautismo protestante es válido para cualquier otra confesión cristiana y el fundamento teológico de la comunión del cónyuge protestante reside en el carácter unitivo y sacramental del matrimonio.

Si le pregunta a un protestante qué es aquello que rechaza de la Iglesia Católica comprobará que no difiere mucho de lo que muchos católicos opinan. No habría podido distinguir a un protestante de un católico meses antes de que Lutero hubiese clavado las 95 tesis sobre las indulgencias en la puerta de la Catedral de Wittenberg. Lo que vino después es similar a lo ocurrido con la Torá y el Talmud.

Hoy se dan acusaciones mucho más graves sobre los asuntos patrimoniales de la Iglesia que los ocurridos entonces sin haber, por ello, excomunión. Lutero no introdujo ninguna novedad con la Reforma. Más bien negó las enseñanzas de la Iglesia en determinados puntos como consecuencia del libre examen. Acepta la Sagrada Escritura pero niega la Tradición, acepta la Maternidad de María pero niega su Virginidad, acepta la existencia de obispos pero niega la primacía Papal, acepta la Última Cena pero niega el Santo Sacrificio en la Eucaristía, etc

Los luteranos no se separaron de la Iglesia Católica. Fue la propia Iglesia la que los separó, como era su deber. Por lo tanto, la iniciativa para la unidad de los cristianos debe partir de la Iglesia Católica. La perdición de Lutero viene por no retr
9/02/21 5:05 PM
Ipse venena bibas
Diálogo, diálogo y diálogo.
¿Acaso es el diálogo una virtud teologal?, ¿lo es cardinal?, ¿alguno de los artículos de la fe?, ¿uno de los diez mandamientos?, ¿de los cinco de la SMI?, ¿un dogma?
Respeto, cariño (sí, caridad), proselitismo-apostolado (si en mejores tiempos estuviéramos), todas y cada una de las obras de misericordia (v. gr. enseñar al que no sabe): así debiera ser el trato con los protestantes.
No imagino a Jesús, penitente y tentado en el desierto, en amable conversación con el diablo: "venga, vale, no me tiro por el barranco para que me rescate una legión angélica, si acaso, me tropiezo y que un par de querubines eviten que me parta los piños, ¿te parece, chaval?".
9/02/21 5:19 PM
Fernando Cavanillas
@César Buendía
Los luteranos NO creen en la presencia de Cristo en la Eucaristía (ellos no tienen Eucaristía).

El uso del término "consubstanciación" es una explicación bastante vericuetosa y retorcida que busca igualarse en algo con el Sacramento real, y es un término sólo simbólico (no real) respecto de la frase de Jesús "Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos", pero no hace falta ningún teatro de pan "simbólico" para que Jesús esté en medio de los que creen en Él. No tiene nada que ver.

No confundamos con términos que suenan parecido pero que no tienen NADA que ver, ni cualitativamente ni cuantitativamente. La TRANSUBSTANCIACIÓN del Cuerpo y la Sangre de Cristo en el Santísimo Sacramento es el hecho más maravilloso que se da cada día en toda la Creación... la "consubstanciación" protestante es un retorcido concepto en relación a un trozo de pan y un vaso de vino que no valen nada en sí mismos, sólo son meros ingredientes de un teatro simbólico.
9/02/21 6:53 PM
Margalith
Perdone, Pablo, ¿el fundamento teológico de la comunión del cónyuge protestante reside en el carácter unitivo y sacramental del matrimonio?. ¿Acaso no se juzga a cada uno por sus actos? Quiero decir, si yo me condeno mi esposo también y si me salvo él también. Pues cada cual es juzgado individualmente y si uno toma el Santísimo Cuerpo de Cristo en pecado y sin saber lo que realmente es y din tratarlo como lo que realmente es, será castigado por ello, sea casado o soltero.
9/02/21 8:05 PM
Jorge Cantu
Tantas vueltas al asunto para evitar decir la verdad con todas sus letras: si no eres católico en gracia de Dios no puedes recibir a Cristo sacramentado. Lo que ustedes tienen por 'cena del Señor' no les duele compartirlo con los indignos porque en realidad no vale nada.
9/02/21 11:27 PM
Juan Argento
En el caso de los protestantes se aplica literalmente 1 Cor 11,29: "El que come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe juicio sobre sí mismo."

Es necesario "discernir el Cuerpo" de Cristo en tres planos:

1. Discernir el Cuerpo físico de Cristo sustancialmente presente en las especies consagradas, (el cual, como el cuerpo de cualquier ser humano viviente, está informado por su alma, la cual, en el caso de Cristo, está unida a su divinidad). Los protestantes no cumplen esto, los católicos, ortodoxos y miafisitas sí.

2. Discernir el Cuerpo Místico de Cristo reunido para celebrar la Liturgia, el cual debe ser la unica Iglesia fundada por Cristo. Solo los catolicos cumplen objetivamente esto.

3. Discernir que los otros fieles congregados en la asamblea litúrgica son tambien miembros del Cuerpo Místico de Cristo y deben ser estimados y tratados como tales, lo cual es de hecho el punto que dio pie a San Pablo a escribir ese pasaje de su carta: "¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada?" (1 Cor 11,22b).
10/02/21 12:18 AM
Igor
La SANTA EUCARISTÍA es el MAYOR DE NUESTROS SACRAMENTOS; los luteranos y las miles de iglesias de garaje que han surgido desde el cisma de occidente no creen que Jesús está en CUERPO, ALMA Y DIVINIDAD en la HOSTIA CONSAGRADA, por lo tanto no deben comulgar nunca jamás hasta que se conviertan. Ahora bien muchos católicos ligth comulgan en pecado mortal y se hacen los de la vista gorda, esa clase de católico hace más mal que los luteranos. Comulguen en estado de gracia y con la mayor reverencia, solemnidad, respeto y espiritualidad posibles. 1 Corintios 11-29 : Porque Dios va a castigar al que coma del pan y beba de la copa sin darse cuenta de que se trata del cuerpo de Cristo.
10/02/21 12:25 AM
Virginiano
"Y DE PASO SE LO EXPLICA A LOS OBISPOS CATÓLICOS ALEMANES" Todavía me estoy riendo, enhorabuena al redactor.
10/02/21 2:32 AM
Aufer a nobis
No he leido el texto completo del cardenal. Pero si la noticia recurre a los argumentos más sólidos del texto, cabría inferir que entonces falta lo fundamental por decir. A saber: 1. Los luteranos no tienen sucesión apostólica, por lo tanto sus ministros no confeccionan válidamente el Santo Sacramento. 2. No creen en la presencia real de Cristo en la eucaristía. Entonces, ¿para qué dar tantas vueltas????
10/02/21 3:57 AM
irma
Cuál es el asunto de fondo?, protestantes que quieren comulgar junto a sus cónyuges que son católicos?. Pues entonces ¿ es un deseo de compartir con el esposo/a , una práctica religiosa? O ¿ es que creen realmente en la presencia real de Nuestro Señor en la Eucaristía? Porque de ser así, entonces deben aceptar todas las otras verdades de la Iglesia Catolica, es decir, los 7 sacramentos que ella tiene y entre estos, el sacramento de Reconciliación, indispensable para recibir la Santa Eucaristía, y el orden sacerdotal, es decir, que sólo los obispos y el presbítero ordenado por un obispo de la Iglesia Católica, puede consagrar y donde se produce el milagro de la Transustanciación, que es la escénica y centro de nuestra fe. Si el cónyuge cree esto, entonces hágase Católico aceptando toda la doctrina y preceptos de nuestra fe y así podrá participar plenamente de todas las riquezas y gracias que tiene la Única y Verdadera Iglesia que instituyó Nuestro Señor

10/02/21 1:40 PM
maru
El cardenal Koch, también podría haberle dicho que, aparte de que los luteranos no creen en el ministerio ordenado, tampoco creen en la transustanciación, que es lo más importante, claro que para ello, tiene que haber ministros ordenados.
10/02/21 3:03 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.