El Papa Francisco convoca a un «Año de San José»

Se podrá ganar indulgencia plenaria

El Papa Francisco convoca a un «Año de San José»

Con la Carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre), el Pontífice recuerda el 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal y, con motivo de esta ocasión, a partir de hoy y hasta el 8 de diciembre de 2021 se celebrará un año dedicado especialmente a él.

(Agencias/InfoCatólica) Con motivo del 150 aniversario de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia Universal, el Papa Francisco aprobó este martes 8 de diciembre la Carta Apostólica Patris corde, con el objetivo de «que crezca el amor a este gran santo, para ser impulsados a implorar su intercesión e imitar sus virtudes, como también su resolución»

El Santo Padre ofrece en este documento algunas reflexiones personales sobre la «figura extraordinaria» de San José, «tan cercana a nuestra condición humana».

En la Carta Apostólica, el Pontífice destaca que San José estuvo «siempre dispuesto a hacer la voluntad de Dios manifestada en su ley y a través de los cuatro sueños que tuvo».

Subraya también que «tuvo la valentía de asumir la paternidad legal de Jesús, a quien dio el nombre que le reveló el ángel».

Recuerda que «para proteger a Jesús de Herodes, permaneció en Egipto como extranjero. De regreso en su tierra, vivió de manera oculta en el pequeño y desconocido pueblo de Nazaret, en Galilea, lejos de Belén, su ciudad de origen, y de Jerusalén, donde estaba el templo».

«Después de María, Madre de Dios, ningún santo ocupa tanto espacio en el Magisterio pontificio como José, su esposo», hace hincapié el Santo Padre.

El Papa Francisco ofrece en su Carta Apostólica una reflexión sobre San José como padre amado, padre en la ternura, padre en la obediencia, padre en la acogida, padre de la valentía creativa, padre trabajador y padre en la sombra.

Padre amado

Francisco subraya que «la grandeza de san José consiste en el hecho de que fue el esposo de María y el padre de Jesús».

«Por su papel en la historia de la salvación, san José es un padre que siempre ha sido amado por el pueblo cristiano». También recuerda que «como descendiente de David, de cuya raíz debía brotar Jesús según la promesa hecha a David por el profeta Natán, y como esposo de María de Nazaret, san José es la pieza que une el Antiguo y el Nuevo Testamento».

Padre de la ternura

Según enseña francisco en esta Carta Apostólica, «Jesús vio la ternura de Dios en José». «José nos enseña que tener fe en Dios incluye además creer que Él puede actuar incluso a través de nuestros miedos, de nuestras fragilidades, de nuestra debilidad. Y nos enseña que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca. A veces, nosotros quisiéramos tener todo bajo control, pero Él tiene siempre una mirada más amplia».

Padre de la obediencia

El Papa señala que «así como Dios hizo con María cuando le manifestó su plan de salvación, también a José le reveló sus designios y lo hizo a través de sueños que, en la Biblia, como en todos los pueblos antiguos, eran considerados uno de los medios por los que Dios manifestaba su voluntad».

«José estaba muy angustiado por el embarazo incomprensible de María», recuerda el Obispo de Roma, pero «con la obediencia superó su drama y salvó a María».

Tras huir a Egipto para salvar a la Sagrada Familia de la maldad de Herodes, «José esperó con confianza y paciencia el aviso prometido por el ángel para regresar a su país».

«Y cuando en un tercer sueño el mensajero divino, después de haberle informado que los que intentaban matar al niño habían muerto, le ordenó que se levantara, que tomase consigo al niño y a su madre y que volviera a la tierra de Israel, él una vez más obedeció sin vacilar».

De esa manera, «en la vida oculta de Nazaret, bajo la guía de José, Jesús aprendió a hacer la voluntad del Padre».

Padre en la acogida

«José acogió a María sin poner condiciones previas», afirma el Pontífice. «Confió en las palabras del ángel».

«José deja de lado sus razonamientos para dar paso a lo que acontece y, por más misterioso que le parezca, lo acoge, asume la responsabilidad y se reconcilia con su propia historia».

En ese sentido, «la acogida de José nos invita a acoger a los demás, sin exclusiones, tal como son, con preferencia por los débiles, porque Dios elige lo que es débil».

Padre de la valentía creativa

La valentía creativa, explica Francisco, «surge especialmente cuando encontramos dificultades. De hecho, cuando nos enfrentamos a un problema podemos detenernos y bajarlos brazos, o podemos ingeniárnoslas de alguna manera. A veces las dificultades son precisamente las que sacan a relucir recursos en cada uno de nosotros que ni siquiera pensábamos tener».

Por eso, aunque «el Evangelio no da ninguna información sobre el tiempo en que María, José y el Niño permanecieron en Egipto. Sin embargo, lo que es cierto es que habrán tenido necesidad de comer, de encontrar una casa, un trabajo».

«No hace falta mucha imaginación para llenar el silencio del Evangelio a este respecto. La Sagrada Familia tuvo que afrontar problemas concretos como todas las demás familias, como muchos de nuestros hermanos y hermanas migrantes que incluso hoy arriesgan sus vidas forzados por las adversidades y el hambre».

«A este respecto, creo que san José sea realmente un santo patrono especial para todos aquellos que tienen que dejar su tierra a causa de la guerra, el odio, la persecución y la miseria».

Padre trabajador

Hay un aspecto de San José que tradicionalmente se ha destacado, y es «su relación con el trabajo».

«San José era un carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo».

Esa identificación de San José con el trabajo digno se hace hoy más necesaria que nunca: «En nuestra época actual, en la que el trabajo parece haber vuelto a representar una urgente cuestión social y el desempleo alcanza a veces niveles impresionantes, aun en aquellas naciones en las que durante décadas se ha experimentado un cierto bienestar, es necesario, con una conciencia renovada, comprender el significado del trabajo que da dignidad y del que nuestro santo es un patrono ejemplar».

Padre en la sombra

El Papa destaca que José es para Jesús «la sombra del Padre celestial en la tierra: lo auxilia, lo protege, no se aparta jamás de su lado para seguir sus pasos».

«Nadie nace padre, sino que se hace. Y no se hace sólo por traer un hijo al mundo, sino por hacerse cargo de él responsablemente. Todas las veces que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto sentido ejercita la paternidad respecto a él».

Francisco explica que «en la sociedad de nuestro tiempo, los niños a menudo parecen no tener padre. También la Iglesia de hoy en día necesita padres».

En ese ámbito, el Papa recuerda otro apelativo que recibe José, el de «castísimo».

«No es una indicación meramente afectiva, sino la síntesis de una actitud que expresa lo contrario a poseer. La castidad está en ser libres del afán de poseer en todoslos ámbitos de la vida. Sólo cuando un amor es casto es un verdadero amor. El amor que quiere poseer, al final, siempre se vuelve peligroso, aprisiona, sofoca, hace infeliz».

José «fue capaz de amar de una manera extraordinariamente libre. Nunca se puso en el centro. Supo cómo descentralizarse, para poner a María y a Jesús en el centro de su vida».

Indulgencia en el «Año de San José»

Para obtener la indulgencia plenaria, se precisa en el Decreto, se deberán cumplir las condiciones prescritas por la Iglesia para tal efecto: confesión sacramental, comunión eucarística y rezar por las intenciones del Santo Padre.

Las modalidades en las cuales se concederá la indulgencia plenaria en el Año de San José que comienza hoy son las siguientes:

«Se concede la indulgencia plenaria a cuantos mediten al menos durante 30 minutos la oración del Padre Nuestro, o participen en un Retiro Espiritual de al menos una jornada donde se realice una meditación sobre San José».

«Aquellos que sobre el ejemplo de San José realicen una obra de misericordia corporal o espiritual podrán igualmente conseguir el don de la indulgencia plenaria».

«Para que todas las familias cristianas se sientan estimuladas a recrear el mismo clima de íntima comunión, de amor y de oración que se vivía en la Sagrada Familia, se concede la indulgencia plenaria por el rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios».

«Podrá conseguir la indulgencia plenaria aquel que confíe cotidianamente sus actividades a la protección de San José y cada fiel que invoque con la oración la intercesión del Artesano de Nazaret para que, quien se encuentre a la búsqueda de empleo, pueda encontrar ocupación y que el trabajo de todos sea digno».

«Se concede la indulgencia plenaria a los fieles que reciten las Letanías a San José (para la tradición latina), o el Akathistos a San José, entero o al menos una parte (para las tradiciones bizantinas), u otra oración a San José propia de otras tradiciones litúrgicas por la Iglesia perseguida ad intra y ad extra y para el alivio de todos los cristianos que padecen alguna forma de persecución».

Además, «para reafirmar la universalidad del patrocinio de San José sobre la Iglesia, además de dichos motivos, la Penitenciaría Apostólica concede la indulgencia plenaria a los fieles que reciten cualquier oración legítimamente aprobada o acto de piedad en honor de San José».

«Por ejemplo, ‘A ti, oh, San José’, especialmente desde el 19 de marzo hasta el 1 de mayo, en la Fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, en el Domingo de San José (según la tradición bizantina), el 19 de cada mes y cada miércoles, día dedicado a la memoria del Santo según la tradición latina».

El Decreto finaliza especificando que «en el actual contexto de emergencia sanitaria, el don de la indulgencia plenaria se extiende de forma particular a los ancianos, a los enfermos, a los agonizantes, y a todos aquellos que por motivos legítimos se encuentran imposibilitados a salir de casa, a los cuales, con el alma libre de todo pecado y con la intención de cumplir, en cuanto sea posible, las tres condiciones habituales, en su casa o donde les retiene su enfermedad, reciten un acto de piedad en honor a San Joseé, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con fe a Dios los dolores y sufrimientos de la vida».

 

34 comentarios

Atilio de Argentina
Gracias Santo Padre por este bendito regalo. San Jose, maestro de vida interior, Ruega por nosotros.
8/12/20 3:09 PM
Luis Fernando
Gran noticia.
8/12/20 3:37 PM
pacomio
San José, PROTEGE a la Santa Iglesia.
8/12/20 4:35 PM
Spes
Se parece a la última petición de las letanías a la Virgen,,,,por los migrantes.
Año de San José,,,para ayudar a los migrantes .
8/12/20 5:44 PM
Albert L
Esto sí que me gusta.
8/12/20 5:55 PM
Adrián Ferreira
Muy muy bien. Super contento con la noticia. Excelente! Muchas gracias Papa Francisco
8/12/20 6:23 PM
Nicodemo
Glorioso señor San José, ruega por nosotros por favor y muchas gracias por cuidarnos e interceder por nuestras necesidades.
8/12/20 6:30 PM
Almudena1
Pero que alegria mas grande, Bendito sea!!
8/12/20 7:46 PM
viktiko
Gracias Papa Francisco, excelente decisión. Hoy más que nunca los hombres, y sobre todo los que somos padres en estos tiempos, necesitamos un modelo como san José que con su ejemplo nos dé aliento para llevar nuestras familias y nuestros hijos por los senderos de la salvación.
8/12/20 7:48 PM
M. Virginia
Dios bendiga esta decisión y nos otorgue abundantes gracias de conversión!!
8/12/20 9:29 PM
Daniel Ricardo Muñoz
Cuando niño en mi Escuela primaria me enseñaron a invocar a San Jose.. especialmente para pedirle una buena muerte...hoy lo sigo haciendo y me alegra mucho esta peticion del Santo Padre para q este gran Santo interceda en este.mundo de hoy
8/12/20 10:09 PM
Juan Pablo B.
Hermoso .

Gracias Santo Padre Francisco .
8/12/20 10:23 PM
Nova
Muchas gracias, Santidad! Falta hace...
8/12/20 10:29 PM
Nelson Maria
Agradecemos al Santo Padre por este hermoso regalo para la iglesia universal. Quiera Dios sea San Jose el patron de todos los que le servimos en la Iglesia. Hoy mas que nunca es un extraordinario modelo a seguir.
8/12/20 11:02 PM
J. Pereira
Vida muy dura habrá tenido San José en Egipto. No había seguros estatales soportados por los súbditos egipcios para garantizar la vida de los extranjeros. Solo la caridad ajena, la gracia de Dios - que en aquellos tiempos aún era creída - y el trabajo duro.
8/12/20 11:03 PM
enrique Cheli Pedraza
Rogamos, Oramos e Imploramos
, para recordar, tener bien presente y sin olvidar , encomendarnos a san José , Custodio de la Sagrada Familia ,en vistas a que el morir nos encuentre en "estado de gracia" a Familiares, Amistades y Conocidos y se les advierta a tiempo por su intercesión , a quienes , se hallan en situaciones, que, contradicen la Voluntad de Dios, irrespetando los Mandamientos , y, corren el riesgo por toda una eternidad de hipotecar su futuro escatológico postmortem, por estar seducidos, obnubilados y esclavizados por ilusiones sin futuro y nadie les haya sugerido
" prospectivamente" visualizarse:" sub specie aternitatis"...

8/12/20 11:47 PM
Lucía Martínez
¡Qué alegría! ¡Qué inmensa bendición!
Gracias Papa Francisco.
9/12/20 1:57 AM
Jesse Manzano
Muy esperanzador. Me recuerda la visión en Fátima en donde San José bendice al mundo.
9/12/20 4:46 AM
Jk
Excelente.
9/12/20 9:57 AM
Juan Pablo B.
Hermoso .

Gracias Santo Padre Francisco .
9/12/20 2:24 PM
Vladimir
Como un sol que se va imponiendo a la oscuridad, así es José: cada día se va mostrando más y más su esplendente luz, en la conciencia de la Iglesia. Algunos han querido frenar un poco este ascenso, porque piensan que le quita singularidad a María Santísima. La verdad es que las "maravillas" que Dios ha obrado en María, no impiden que las haya hecho también en otros y, sobre todo, en su Santísimo Esposo José. No es necesario hacer comparaciones entre María y José: a cada cual Dios le otorgó las gracias necesarias para la importante y delicada misión que debía cumplir. a ella para ser la Madre del Verbo Encarnado y a él para brindarle a ese mismo Verbo, el servicio de su Paternidad.
9/12/20 2:31 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Néstor R: lo puedes buscar en Aciprensa bajo el título:
"El Papa convoca un Año de San José: Así se puede obtener la indulgencia plenaria".
Bendiciones
9/12/20 3:03 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Pidámosle a San José, Patrono de la Iglesia Católica, que interceda por nosotros, para que nos mantengamos siempre fieles a Ella.
9/12/20 3:13 PM
Juan L
Néstor R, este es el título del decreto:
Decreto de concesión del don de indulgencias especiales con ocasión del Año de San José, convocado por el Papa Francisco para celebrar el 150 aniversario de la proclamación de San José como Patrono de la Iglesia universal , 08.12.2020

Googlea y te tiene que aparecer un link de press.vatican.va
No te puedo mandar el link porque me lo toma como spam.
9/12/20 5:38 PM
Vivi
Esto me gustó mucho. Por esta línea debe ir La Iglesia.
9/12/20 6:20 PM
WALDEMIR GARCIA
Gran noticia llena de bendiciones para la Santa Iglesia Católica.
Viva San José!

Nestor R.
La concesión de indulgencia plenaria es mediante Decreto de la Penitenciaría Apostólica.
9/12/20 6:27 PM
Edmon
Oh, glorioso San José, que fuistes fiel a la voluntad del Señor, concédeme la gracia de la conversión en mi vida y ayudame alejarme de todo aquellas cosas que no son agradables a los ojos del creador. 🙏🏻
9/12/20 7:58 PM
Javidaba
Un gozo digno de los mejores Misterios. ¿Será este año jubilar el designado para profundizar en la Vocación de San José, y descubrir los dones divinos a su persona?.
Corríjaseme si yerro, pero a mi entender:
- Desde la Ascensión de Jesucristo al cielo, en la Trinidad de Personas, hay ya Dos naturalezas. La naturaleza humana de Jesús, no añade nada al Eterno Misterio Trinitario, pues esa naturaleza humana, procede de Acto Trinitario Creador. La Naturaleza Humana de Jesús, es Dios en la Unidad de Persona.
- El Símbolo Atanasiano, el Quicumque, en el punto 33, dice :"32...unus est Christus. 33 Unus autem non conversione divinitatis in carnem, sed assumptione humanitatis in Deum. ", que traducido da: "... Uno es Cristo. Uno, no por conversión de la divinidad en carne, sino por asunción de la humanidad en Dios. Parece claro que refrenda la Duplicidad de Naturalezas humana y divina en la intimidad Triinitaria, por un "movimiento" u "operación" de Asunción.
- ¡Caramba!, como sean aplicables los principios teológicos "lo que Jesús es por naturaleza, en María es gracia", y "María sigue siempre y en todo a Jesús", como la naturaleza humana de Jesús, la ha adquirido por Asunción, del dogma de la, también Asunción, de la Virgen en cuerpo y alma a los cielos, ¿no está indicando que nuestra Madre está ya intrinitarizada?. ¡Ojo!, por ello la Virgen no convierte la Trinidad en Tetranidad, no es "diosa", ni lo pretende, ni nos interesa, ni tampoco le hace falta a Ella siendo como es Madr
10/12/20 12:20 AM
Rafael
Un recordatorio, que sabemos todos. La Sagrada Familia huyó a Egipto por la persecución de un poderoso, el rey Herodes. No por necesidad, por buscar trabajo, etc.

En gran medida sucede hoy lo mismo con los emigrantes. Que deben huir de sus países por obra de los poderosos de ambos lados.
10/12/20 2:51 AM
Javidaba
Sigo de mi anterior comentario...
... Ella siendo como es Madre de Dios, qué es más, ¿ser diosa, o Madre de Dios? Creo fundado decir que la Virgen es la Cuarta Persona en la Santísima Trinidad
La Naturaleza Humana de Cristo obra en la Trinidad como "Primicia de la humanidad salvada", siendo Naturaleza de varón, ¿quién mejor que la Virgen para "visibilizar" la salvación de toda la Humanidad? ¿Y San José?
Por Ley judía del Levirato el varón célibe más cercano a un marido fallecido sin hijos, casaría con la viuda, sin hijos también, asegurando así la descendencia del difunto
José y María estaban desposados, y antes de convivir, la vocación a castidad perfecta de José, le hacía "muerto a la generación", precisando de la fecundidad de un pariente próximo que le otorgara descendencia
Como "hermano" de San José, la obra del Espíritu Santo en la Virgen, 1º, concedió descendencia a San José, 2º, celebró con ello los esponsales de las Naturalezas divina y humana, y así, 3º, Revela el mismo Espíritu Santo que si en la procesión intratrinitaria aparecía infecundo, su Fecundidad en Ella “ad extra” no desmerece la Fecundidad intratrinitaria, y 4º, ¿qué mejor testimonio de la Fecundidad espiritual para los llamados en la Iglesia a consagrarse en celibato como San José?
Si esto es poco para que San José pueda ser contemplado como Quinta Persona en la Trinidad, será porque yo me equivoco, y doctores santos tiene la Santa Iglesia que me sabrán corregir, lo que aceptaré con reverente agr
10/12/20 8:33 AM
Vladimir
Estoy lejos de ser doctor, teólogo o algo parecido, pero pienso que, en estas materias, lo mejor es expresarse como lo hace la Iglesia, para no perderse ni confundirse. En vez de agregarle cuarta y quinta persona a la Trinidad, lo más prudente es hablar de Trinidad del Cielo, toda Divina (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y de Trinidad de la tierra, con una persona Divina y dos humanas (Cristo, María y José).
10/12/20 2:31 PM
Pilar
Vaya empanada que llevas Javi daba........!!!!!
Preciosa idea : año de San José.... ❤️❤️
10/12/20 4:17 PM
Javidaba
Pilar: Eso de "mi empanada" o algo parecido, pensaba yo mientras escribía... pero...
Vladimir: Tranquilo, que no es un dogma, ni yo soy teólogo, simplemente dejé volar las ideas con la libertad de los hijos de Dios, con motivo de que me enteré del Año Jubilar de San José, decretado por el Santo Padre, mientras leía en el Catecismo de la Iglesia Católica los puntos que tratan del artículo 12 del Credo "Creo en la vida eterna" (1020 y siguientes) y asociando ideas... está visto que habré de pediros disculpas por la "empanada".
Y ciertamente, tienes razón, con la Trinidad Divina, y la Trinidad de la tierra, hay suficiente, pero ¡caramba!, la Trinidad de la tierra, que tan íntima e intensamente vivió aquí con la Trinidad del cielo, hoy lleva casi dos milenios ya en la gloria... ¿habrá entre ambas Trinidades mutua vocación?, me pregunté, y haciendo caso a, creo que San Pablo quien nos invita a "mirar las cosas de arriba", pues "somos ciudadanos del cielo"... Y como la libertad en la Iglesia es plena...
Mas como parece que he sido imprudente, aceptad mis excusas, por favor.
11/12/20 5:06 AM
Javidaba
Vladimir:
Olvidé un detalle en mi anterior respuesta. Escribiste : "Trinidad del Cielo, toda Divina (Padre, Hijo y Espíritu Santo)".
Ciertamente es toda Divina, pues la naturaleza humana de Jesús ha sido divinizada, siendo como es criatura. Su Cuerpo Glorioso vive en la Persona del Hijo.
11/12/20 5:21 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.