Card. Müller: el muro se puede debatir, pero las vidas de los niños no

Valora las opciones de las elecciones en Estados Unidos

Card. Müller: el muro se puede debatir, pero las vidas de los niños no

El Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe señala los temas fundamentales que están en juego en las elecciones presidenciales y la diferencia cualitativa entre unas cuestiones y otras según la doctrina católica.

(Breitbart News/InfoCatólica) En una entrevista concedida a Breitbart News, el cardenal Müller, antiguo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ofreció sus opiniones sobre los puntos cruciales de las próximas elecciones presidenciales norteamericanas. En el ámbito nacional, según el cardenal, «en las próximas elecciones están principalmente en juego las vidas de los no nacidos, así como de los ancianos y los enfermos, frente a los que promoverían el aborto y la eutanasia».

En ese sentido, el cardenal señaló que, «según la doctrina católica, no todas las cuestiones tienen el mismo peso» y recordó la distinción clásica entre actos intrínsecamente malos, que no se pueden aprobar en ninguna circunstancia, y cuestiones prudenciales, que constituyen «opciones políticas legítimamente diferentes» y sobre las que puede haber desacuerdos entre católicos de buena fe.

«Algunas cuestiones se pueden debatir legítimamente, como el muro de la frontera con México, pero no las vidas de los niños no nacidos sin ser cómplices de su asesinato. La ley moral prohíbe categóricamente matar a niños que están en el seno de sus madres, a niños discapacitados después de su nacimiento y a los enfermos y ancianos». Igualar esas cuestiones sería «comparar peras y manzanas. El derecho a la vida es tan fundamental que no puede igualarse a otras cuestiones políticas».

En ese sentido, el cardenal señaló que él se oponía a la aplicación de la pena de muerte para los culpables de delitos graves, pero explicó que «la pena de muerte para asesinos no puede compararse al asesinato de niños inocentes». Por lo tanto, «hay que evaluar fundamentalmente a los candidatos según si reconocen plenamente y están dispuestos a defender los derechos humanos, empezando por el derecho a la vida», de modo que «un candidato que no se oponga claramente al aborto y a la eutanasia no puede ser elegido por una persona que crea en Dios y especialmente por un católico, porque el aborto es un crimen horrible contra la vida de la persona y contra Dios».

Para el cardenal Müller, hay «tres puntos decisivos» en estas elecciones norteamericanas: «en primer lugar, el sí a la vida contra el aborto; en segundo lugar, la libertad de religión contra la generalización de la ideología de género; y, en tercer lugar, la misión de los Estados Unidos de defender la democracia y los derechos humanos contra las dictaduras».

En relación con este último punto, el purpurado señaló que la «rivalidad entre los Estados Unidos y la China comunista no es una competición deportiva por el primer o segundo puesto como superpotencias, sino entre las alternativas irreconciliables de democracia y dictadura». También afirmó que «el lema America first [Estados Unidos ante todo o en primer lugar] está justificado y es evidente para cada norteamericano. El Presidente y el Congreso se eligen para servir al bien común de los ciudadanos y del país en conjunto».

Aunque el cardenal no nombra a los partidos Demócrata y Republicano ni a los candidatos Biden y Trump, parece claro que sus afirmaciones tienden a favorecer al Presidente Trump. En efecto, este se ha distinguido por políticas de defensa del derecho a la vida de los no nacidos y por su rivalidad política y comercial con China, mientras que el partido Demócrata ha hecho del aborto libre uno de sus principios fundamentales. En cuanto a la ideología de género, la diferencia es menor, porque ambos candidatos parecen estar a favor de los llamados «derechos LGTB», pero, a diferencia de su oponente, el Presidente Trump es favorable a que la libertad religiosa no se supedite a esos supuestos derechos.

7 comentarios

antonio
Esta mas que claro, lo del muro es simplemente , control de la inmigracion, no pasan los delincuentes Estados Unidos, lo otro es indebatible, generaciones de personas asesinadas, eso es un aborto. Indebatible, generaciones de personas, que nacen y no naceran jamas!1que pueden llegar, desarrolldas a la salvación, todos debemos a agradecer, a Dios tener una madre que nos trajo al mundo. Clarisimanete es una lucha, entre el MUNDO enemigo de Dios,Satanas y sus huestes, se esta llegando a formar parte de los elegidos.
La Opción claramente es Donald Trump, por eso se lo ataca,, sin consideración, en general , todos los medios del Mundo, en manos de George Soros, el Grupo de Bilderberg, el NOM, lo siguen atacando con todo.

Kamala Harris el infanticio ACI PRENSA, se lee en 10 minutos. Biden es un abortero, .

Black, LIve Matter se lee Cardenal Napier, negro, atacar a la familia occidental es decir a Norotros.

Gracias a Donald Trump y su administración, el proyecto Manhattan que acelera, aparecen las vacunas contra el coronavirus, Moderna y Otras, con Director Tecnico que acelera, los procedimientos, se silencia.

El Remdesivir inevstigación de Anthony Fauci, en abril de este año, se desconoce, con dinero de su administración.

Wall Street en alza, con puestos de trabajo y empresas, que lo dan..


Que la Reasantisima Virge Maria ayude a Donal Trump y su gestion.
6/10/20 5:07 PM
Arturo
La palabra de Dios no es debatible.
6/10/20 5:33 PM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Oremos con confianza y perseverancia para que Donald Trump sea reelecto. Los niños por nacer nos lo agradecerán. Y no sólo ellos, sino también todos los que no queremos que el Nuevo Orden Mundial se salga con la suya.
6/10/20 6:13 PM
Generalife
La vida es un derecho.No es debatible.
Lo del muro es otra historia,es verdad que un pais tiene que tener fronteras pero......De todas formas si no me equivoco lo empezó Obama
6/10/20 7:35 PM
Fernando Cavanillas
Magnífico, de acuerdo de nuevo con el Cardenal Müller.

Sólo una cosa me chirría un poco viniendo de un Cardenal... eso de que Estados Unidos (país al que respeto y admiro mucho) sea el adalid de de defender la "democracia" y los "derechos humanos" contra las "dictaduras".

Creo que en la lucha contra China son clarísimamente la opción menos mala (siempre que gane Trump), pero ¿quién les dio la tecnología, las redes comerciales, la experticia, el know-how y la libertad de acción a los chinos comunistas tan sólo porque en ese momento les interesaba?. Siempre la hipocresía calvinista.

Es como en la lucha contra Hitler... entraron en la guerra para salvar a su socio y aliado el imperio británico (no para llevar la democracia a ningún sitio), y para ello se aliaron con Stalin, un canalla incluso peor que Hitler. Le ayudaron tanto que se convirtió en una superpotencia mundial. Luego a combatir a la URSS porque era un gran peligro. De nuevo el bando menos malo.

No creo que el millón de filipinos que mataron cuando nos quitaron el territorio (hace apenas un siglo) pensaran que les llevaban la democracia y los derechos humanos. Tampoco las decenas de dictaduras que sembraron por todo el tercer mundo durante la guerra fría... En fin, que respeto mucho al país, pero que hay frases que chirrían.

Son democracia al interior, pero internacionalmente funcionan más como un imperio (dólar, intervenciones militares, CIA, globalismo, Internet etc, etc). Las cosas como son.
7/10/20 11:40 AM
Oscar Alejandro Campillay Paz
La idea de que el pueblo realmente decide con su voto que autoridad asume en el sistema partidocratico, es una mera ilusión.
Bendiciones.
8/10/20 3:41 AM
Paul en California
Una gran bendición que la Iglesia tenga un cardenal tan sólido como Muller, porque aquí en nuestro país son todos políticamente muy correctitos y no tienen pantalones para hablar con claridad. Que Dios permita que en cada país haya al menos un obispo que sea hombre y no se esconda para defender la verdad. Dios lo bendiga cardenal Muller.



8/10/20 4:49 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.