Los obispos católicos de Tierra Santa rechazan el plan  de Trump para lograr la paz entre Israel y Palestina

«Será fuente de mayor tensión»

Los obispos católicos de Tierra Santa rechazan el plan de Trump para lograr la paz entre Israel y Palestina

Los obispos católicos de Tierra Santa han criticado el «plan de paz» del presidente estadounidense Donald Trump para intentar cerrar el prolongado conflicto entre Palestina e Israel, y han asegurado que «no traerá ninguna solución, al contrario, será fuente de mayor tensión y con toda probabilidad y derramamiento de sangre».

(Aica) La Asamblea de ordinarios católicos de Tierra Santa difundió una declaración a raíz de la presentación del “plan de paz” del presidente estadounidense Donald Trump.

«Como hemos dicho varias veces en el pasado, estamos convencidos de que no se puede lograr ninguna propuesta o perspectiva seria sin el acuerdo de ambos pueblos, el israelí y el palestino. Estas propuestas deben basarse en la igualdad de derechos y la dignidad», sostienen los prelados.

Los obispos de la región señalan que la iniciativa presentada por el presidente de los Estados Unidos, sin embargo, «no cumple estas condiciones».

«Ignora la dignidad y los derechos de los palestinos. Debe considerarse una iniciativa unilateral, ya que respalda casi todas las demandas de una parte, Israel, y su programa político. Por otra parte, este plan no tiene realmente en cuenta las justas demandas del pueblo palestino por su patria, sus derechos y la dignidad de su existencia», escriben.

Asimismo, expresan su deseo de ver los acuerdos previamente concluidos entre las dos partes «respetados y mejorados sobre la base de la completa igualdad en humanidad entre los pueblos».

«Llamamos a las Iglesias de todo el mundo a rezar por la Tierra Santa, a trabajar por una verdadera justicia y paz, y a ser la voz de los desamparados», concluyen.

Declaraciones del patriarca emérito de Jerusalén

El patriarca emérito de Jerusalén, arzobispo Michel Sabbah, hace un llamamiento a Europa y Rusia: «Las puertas de la esperanza quen han sido cerradas por los Estados Unidos, deben ser reabiertas por Europa y Rusia. Ellos saben qué hacer. Ha llegado el momento».

«Esperamos que tengan el verdadero coraje de trabajar para salvar esta tierra y sus dos pueblos«, escribió el 29 de enero en las columnas de Abouna.org, un sitio de noticias católico jordano.

El plan de paz hace amplias concesiones a Israel, por ejemplo, reconociendo la anexión de los asentamientos que el Estado judío ya ha establecido en territorio palestino.

En el documento también se reconoce la soberanía israelí sobre el Valle del Jordán, una zona ya ocupada de la Ribera Occidental, que con el tiempo se convertiría en la frontera oriental de Israel.

Además, el plan garantiza que Jerusalén seguirá siendo »la capital indivisible de Israel y propone la creación de una capital del Estado palestino en las afueras de Jerusalén oriental.

10 comentarios

Saulo
El mundo está bajo el poder del maligno
31/01/20 10:12 AM
Luis López
Hasta que no exista el reconocimiento definitivo por el mundo árabe del Estado de Israel, y simultaneamente, y el reconocimiento por Israel de un Estado Palestino soberano con fronteras dignas (con devolución de territorios ocupados) y seguras, el status actual de Jerusalén no debería tocarse.

No es un tema en definitiva que deban resolver sólo Israel y EEUU. Sería un error monumental hacer algo así. Los obispos tienen más razón que un santo.
31/01/20 10:38 AM
jota137
No recuerdo ningún plan de paz para esa región ( que NO es Palestina) que hayan apoyado los obispos católicos, cuya feligresía es en su totalidad árabe. Ninguno. Y van ocho.
31/01/20 12:10 PM
Rafa
jota137:
En efecto, el acuerdo de Oslo era un buen acuerdo si de verdad los palestinos hubieran querido la paz. Les hubiera otorgado el 90% del territorio que reclamaban, excepto Jerusalén. Pero el estatus de Jerusalén podría haberse modificado en un futuro si la zona finalmente se pacificara. Por ejemplo, si en un plazo de 25 ó 30 años (una generación) el territorio se hubiera pacificado (como pasa en los condados del Ulster bajo soberanía británica) no creo que el estatus se hubiera mantenido, sobre todo por la presión internacional sobre el gobierno israelí. Lo que pasa es que a los gobiernos palestinos les interesa perpetuar el conflicto porque continúan recibiendo millones de euros de la UE para sus clientelas y que en nada favorece al pueblo palestino. En mi opinión, es lamentable que la jerarquía católica se alinee con los palestinos sin ningún sentido crítico sobre su responsabilidad en la situación.
31/01/20 1:03 PM
Ricardo
Leyeron el documento? Han comprendido? Como pueden decir que no respeta la “dignidad” de los Palestinos? Ahora, y cual es el plan de ustedes que por dos mil años no les a funcionado? Corresponde a los palestinos responder a su debido tiempo, no a ustedes.
31/01/20 2:11 PM
luis
Problema sin solución. Sin entrar en temas escatológicos, ninguna de las dos partes aceptaran ningún acuerdo, ya que será vendido como un fracaso para una de ellas y eso ningún político, ni ninguna sociedad lo asumiría, porque seria su final.
Paz y Bien
31/01/20 6:07 PM
Gabriel Araceli
La gran oportunidad para la paz y las existencia de los dos estados surgió con el liderazgo del Presidente de EE.UU. Clinton y el Primer Ministro israelí Isaac Rabin. Prácticamente se atendían todas las reclamaciones palestinas. Arafat se negó en rotundo, no se atrevía a presentarse ante los grupos terroristas palestinos e Irán con un acuerdo que reconociera la existencia de Israel. Clinton que había albergado grandes esperanzas porque era un buen y justo acuerdo, teniendo en cuenta que la historia es la que es, no tiene marcha atrás y el Estado de Israel llegó en 1947 para quedarse, concluyó: "Arafat es un hijo de". Está claro que la actitud de los obispos no difiere mucho de la de ese hijo.
31/01/20 6:08 PM
Pat de Argentina
Cuando escuchen hablar de "Paz y Seguridad" esten preparados porque de repente vendra la ruina sobre ellos y no escaparan.(1 Tesalonicenses 5)
31/01/20 8:30 PM
Compatriota
La Iglesia no debe meterse en temas opinables.
Una vez más, una autoridad eclesiástica, en este caso el Arzobispo de Jerusalén, actúa sin respeto a un Plan que trata de allanar el camino para un futuro de paz entre Israel y Palestina. ¿Acaso han presentado un Plan alternativo? ¿Acaso han olvidado que las autoridades palestinas se niegan al reconocimiento mutuo y al establecimiento de unas fronteras seguras?¿Acaso han exigido a la ONU que asuma el papel de pacificador y protector de los Santos Lugares? ¿Acaso ven compatible su exacerbada crítica con los abrazos ecuménicos a los líderes religiosos de ambas comunidades?
Comprendo que cualquier católico de aquellas tierras sienta especial cariño por los más débiles, es decir por los palestinos, pero la Caridad debe ser con todos y la justicia debe basarse en la verdad y en la historia de un territorio, donde nunca hubo una nación soberana Palestina y ahora puede crearse desde el respeto a una nación Israel reconocida internacionalmente.
A veces parece que quieren negar a Trump el reconocimiento de sus esfuerzos por la paz. A diferencia de sus antecesores, no ha iniciado ninguna guerra y ha promovido campañas eficaces a favor de la vida, la familia y el bienestar de su pueblo, frente a otros poderes globalistas que promueven los falsos derechos del aborto, la eutanasia, el género, las migraciones y las ”primaveras” islamistas ...
31/01/20 11:57 PM
Pedro de Torrejon
El problema tal cuál está planteado es un problema eterno y sin solución. ; porque el Islam quiere la eliminación de Israel ; y viceversa.

La Verdadera Solución sería la conversión de Israel a su Rey y Mesias ; una Solución en Cadena. ... Solamente Jesucristo puede traer la Paz entre los hijos de Abraham ; cuándo el Verbo Encarnado tome posesión de Jerusalén cómo la " Ciudad del Gran Rey ". .
1/02/20 10:19 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.