La memoria de San Pablo VI se celebrará el 29 de mayo en toda la Iglesia

Aniversario de su ordenación sacerdotal

La memoria de San Pablo VI se celebrará el 29 de mayo en toda la Iglesia

El Decreto se dispone también que, «esta nueva memoria debe inscribirse en todos los Calendarios y Libros litúrgicos para la celebración de la Misa y de la Liturgia de las Horas; los textos litúrgicos que han de ser adoptados, adjuntos al presente decreto, deben ser traducidos, aprobados y, tras la confirmación de este Dicasterio, publicados por las Conferencias de Obispos».

(VaticanNews/InfoCatólica) El Decreto publicado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, con fecha 25 de enero de 2019, fiesta de la Conversión de san Pablo, apóstol establece:

«Considerando la santidad de vida de este Sumo Pontífice, testimoniada por sus obras y palabras, teniendo en cuenta la gran influencia ejercida por su ministerio apostólico para la Iglesia diseminada por toda la tierra, el Santo Padre Francisco, acogiendo las peticiones y los deseos del Pueblo de Dios, ha dispuesto que la celebración de san Pablo VI, papa, se inscriba en el Calendario Romano General, el 29 de mayo, con el grado de memoria libre»

Asimismo, en el Decreto se dispone que, «esta nueva memoria debe inscribirse en todos los Calendarios y Libros litúrgicos para la celebración de la Misa y de la Liturgia de las Horas; los textos litúrgicos que han de ser adoptados, adjuntos al presente decreto, deben ser traducidos, aprobados y, tras la confirmación de este Dicasterio, publicados por las Conferencias de Obispos».

29 de mayo, fecha de su ordenación presbiteral

Se ha elegido el día 29 de mayo -- explica el Card. Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos -- fecha de su ordenación presbiteral en 1920, ya que el 6 de agosto, día de su nacimiento para el cielo, es la fiesta de la Transfiguración del Señor. «Si el santo es aquel que, haciendo fructificar la gracia divina en las obras, conforma su propia vida a Cristo, Pablo VI lo hizo respondiendo a la vocación a la santidad como bautizado, presbítero, obispo, Sumo Pontífice, y ahora contempla a Dios cara a cara». Siempre subrayó que «solo en la búsqueda sincera de Dios, hecha con la oración, con la penitencia y con la metánoia de todo el ser, se pueden asegurar los verdaderos éxitos de la vida cristiana y apostólica, y poner en práctica la primera y siempre viva llamada del Señor a la santidad.

Pablo VI: tendré la Iglesia madre de la caridad

En 1931, siendo presbítero, cuando ya había comenzado su servicio a la Santa Sede, después de haber escrito que no quería «ninguna regla, ninguna añadidura extraordinaria» que distinguiera su vida cristiana de la forma normal, agregó que quería cultivar «un particular amor por lo que es esencial y común en la vida espiritual católica. Así --escribía Pablo VI-- tendré la Iglesia madre de la caridad: su Liturgia será la regla preferida para mi espiritualidad religiosa». Y meditando sobre el «imitamini quod tractatis», extraía del misterio de la Eucaristía la consecuente necesidad de la «inmolación de su propia vida donde fuera», indicándola como «la misa en la vida» unida al «semper gratias agentes» (Apuntes en los ejercicios espirituales en Montecasino).

El apóstol valiente del Evangelio en la Oración Colecta

Junto al decreto -- precisa el Card. Sarah -- se publican los textos que se insertarán en los Libros litúrgicos (Calendario, Misal, Liturgia de las Horas, Martirologio). La oración colecta hace resonar lo que Dios ha llevado a cabo en su fiel servidor: «has encomendado el cuidado de tu Iglesia al papa san Pablo, apóstol valiente del Evangelio de tu Hijo», y le pide: «haz que, iluminados por sus enseñanzas, podamos cooperar contigo para difundir en el mundo la civilización del amor». Aquí se resumen las características principales de su pontificado y de su enseñanza: una Iglesia, que pertenece al Señor (Ecclesiam Suam), dedicada al anuncio del Evangelio, como recordó en la Evangelii nuntiandi, llamada a testimoniar que Dios es amor.

Las lecturas bíblicas para la Misa y el Oficio

Asimismo, el Card. Sarah señala que en el Decreto se indican también las lecturas bíblicas para la Misa, elegidas del Común para los papas, y, como lectura para el Oficio de lecturas, algunos párrafos de la homilía que pronunció en la última Sesión pública del Concilio, el 7 de diciembre de 1965, sintetizado en el tema: Para conocer a Dios necesitamos conocer al hombre. Pablo VI vivió, antes y después de ser papa, mirando constantemente a Cristo, de quien sintió y proclamó la necesidad para cada hombre. Lo había manifestado en su primera Carta pastoral como Arzobispo de Milán titulada, con una expresión de san Ambrosio: Omnia nobis est Christus.

«El amor por Cristo es el amor por su Iglesia»

En una reflexión del 5 de agosto de 1963, un mes y medio después de su elección para la Cátedra de Pedro, escribió: «Tengo que volver al inicio: la relación con Cristo... que debe ser fuente de sincerísima humildad: «aléjate de mí; que soy un pecador...»; tanto en la disponibilidad: «os haré pescadores...», como en la simbiosis de la voluntad y de la gracia: «para mí la vida es Cristo ...». El amor por Cristo es el amor por su Iglesia. En Meditación ante la muerte, escribió con razón: «Ruego al Señor que me dé la gracia de hacer de mi muerte, ya próxima, un don de amor a la Iglesia. Podría decir que la he amado siempre y me parece haber vivido para ella y no para otra cosa».

Defensor de la vida humana, de la paz y del verdadero progreso

Fascinado por la figura y la actividad apostólica de san Pablo, cuando el Espíritu Santo lo señaló como sucesor de san Pedro, no escatimó sus energías al servicio del Evangelio de Cristo, de la Iglesia y de la humanidad, vista a la luz del plan divino de salvación. Defensor de la vida humana, de la paz y del verdadero progreso de la humanidad, como lo demuestran sus enseñanzas, quería que la Iglesia, inspirándose en el Concilio y poniendo en práctica sus principios normativos, redescubriera cada vez más su identidad, superando las divisiones del pasado y muy atenta a los nuevos tiempos: Iglesia de Cristo, que pone en primer lugar a Dios, el anuncio del Evangelio, incluso cuando se prodiga por los hermanos, para construir esa «civilización del amor» inaugurada por el Espíritu en Pentecostés.

El verdadero monumento lo construyó con su testimonio

En Algunas notas para mi testamento, Pablo VI escribió: «Ningún monumento para mí». Aunque en octubre de 1989 se le erigió un monumento en la catedral de Milán, el verdadero monumento lo construyó el mismo Pablo VI con su testimonio, con sus obras, con sus viajes apostólicos, con su ecumenismo, con su labor para la Nova Vulgata, con la renovación litúrgica y con sus múltiples enseñanzas y ejemplos, mostrando así el rostro de Cristo, la misión de la Iglesia, la vocación del hombre moderno y conciliando el pensamiento cristiano con las exigencias de la difícil hora en la cual tuvo que guiar, sufriendo mucho, la Iglesia.

13 comentarios

Sir Peter saint James
El papa de mi niñez y mi adolescencia. Le tenía cariño. Cuando crecí ví la desolación y el abandono que Europa dio a la fe, la sequía de vocaciones, la indiferencia por las formas dentro del mismo clero. Luego supe de la persecución hacia los que quisieron mantenerse fieles a la misa de siempre mientras que los infiltrados comunistas devastaban a los fieles con su teología de la liberación sin que Roma moviese un músculo. Ciertamente, no es santo de mi devoción.
7/02/19 11:42 AM
Javier
Sir Peter Saint James, en verdad eres un Sir para decir tan afablemente una realidad tan dura.
7/02/19 1:04 PM
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
Sir Peter, Paulo VI es un santazo y un excelente Pontífice, a pesar de sus dudas y quejas.

¿ Misa de siempre?- ¿ En qué parte del Credo está este artículo?.

La Misa de la Iglesia Latina HOY es el Rito Ordinario del Novus Ordo. Si la Iglesia, en el día de mañana, la quiere modificar, ello queda bajo su autoridad y responsabilidad.

Porque si siguiéramos su criterio, deberíamos celebrar la misa en la forma , modos, circunstancias y en el idioma en que la celebró Nuestro Señor en el Cenáculo.
7/02/19 1:05 PM
Juan Pablo B.
Así es Antonio .....
8/02/19 12:36 AM
Saverius
Antonio: La Misa de la Iglesia latina HOY es el rito romano en sus dos formas: ordinaria y extraordinaria (dice Summorum Pontificum).
Desconcertante su aversión por la Misa que durante siglos sirvió para evangelizar a las culturas más diversas y que fue el alimento espiritual de muchísimos santos.
Pero, a no dudar, que lo que el Señor instituyó con sus discípulos en el cenáculo, por su sacralidad se parecía más a la Misa tridentina que a los coros tachunda chunda, las panderetas, y la irreverencia, demasiado frecuentes, de las Misas Novus Ordo.
8/02/19 3:56 AM
Juanjo
Antonio de la Torre

Ciertamente el rito del la Misa puede organizarse de muchos modos, pero es evidente que algunos modos reflejan mejor que otros la realidad sobrenatural y son más eficaces par acercar las almas a Dios. Por los frutos los conoceréis.

Por ello no se entiende (cada vez menos) la animadversión de entonces (años 60-70) y de ahora contra el rito anterior.

Nadie ve objeciones por ejemplo en el rito mozárabe que se conserva en Toledo, ni en los ritos orientales de la Iglesia Católica.
Por otra parte, es frecuente oír a la jerarquía actual diciendo que los protestantes tienen una tradición religiosa que no tienen por qué abandonar (parece que ya no hace falta que se conviertan al catolicismo, en defensa de sus ritos y tradiciones). También parece que las otras religiones pueden ser camino de salvación, tan eficaces como la religión católica, y parece que sea bueno defender y mantener este pluralismo de tradiciones religiosas.

Aquí los únicos obligados a abandonar su tradición han sido los católicos.
8/02/19 8:04 AM
Diego
La Constitución Sacrosanctum Concilium (del C. V. II) sobre la sagrada liturgia fue promulgada el 04/12/1963, después de obtener 2147 votos favorables, con 4 adversos y uno nulo. Muchos de los que después criticaron este documentos lo votaron en su momento. Es evidente que el problema no está en el texto del documento sino en una interpretación y aplicación errada y a veces maliciosa.
8/02/19 2:37 PM
Antonio de la Torre del Fin de la Tierra
Juanjo y Saverius , sigan Uds. con el Rito Tridentino. Yo seguiré con el Novus Ordo. Las apreciaciones que Uds. hacen sobre la superioridad del Tridentino son meramente subjetivas.

Los abusos de ciertos celebrantes no son culpa del Novus Ordo. Así como la soberbia del Cisma de Lefevre y las actitudes de sus seguidores no son culpa del Rito Tridentino.


La mayoría de los grandes santos, padres y doctores de la Iglesia, son de siglos muy anteriores a Trento. Con el criterio de Uds. hubiéramos debido seguir con la misa que elevó a un San Agustín, San Ambrosio, Santo Tomás, San Benito, San Gregorio Magno, San Buenaventura, San Gregorio VII, San Pedro Damián, Santa Catalina de Siena, San Martín de Tours, San Jerónimo, San Cesáreo de Arlés, Los Santos Monjes Odilón, Odón y Mayolo Cluniasences, San Beda, San Benito Aniano, etc.

Les recuerdo que en esas épocas primeras se comulgaba en la MANO. Sólo entrado el siglo XI o XII, se comienza a hacer común el comulgar únicamente en la boca. LEAN LAS OBRAS DEL CARDENAL BONA DEL SIGLO XVII ( PLENO TRENTO) SOBRE LA MISA. Me imagino que Uds. como buenos tradicionalistas la podrán leer, ya que doy por sentado que leen el Latín. Es una obra larga y muy completa.
Deus omnes ac omnia benedicat et In ómnibus Glorificetur Deus.

8/02/19 6:13 PM
Mariano
Dios colme de gloria a este Santo.
8/02/19 6:49 PM
JK
la misa Tridentina estuvo en toda la etapa mas gloriosa de la Iglesia. Evangelizacion y crecimiento. El pueblo y el sacerdote se mantenian de cara a Cristo tal como siempre habia sido.
el novus ordu desde su implantacion casi obligatoria mas bien ha caracterizado la etapa mas critica de la iglesia en su historia y ha dado paso a muchos abusos en la liturgia.
Por sus frutos juzguemos mejor.
8/02/19 8:04 PM
Tampoco es santo de mi devoción
Voy a cumplir ochenta... años! Fui catequista toda mi vida. Conocí y sufrí la desolación de la iglesia luego del Vat II sin Catequesis.... y en los colegios y parroquias la llamábamos CATE-CRISIS !!!
Leí los libros del Padre Luigi Villa, quien fue encargado de "defender la Iglesia" en palabras de Nuestra señora al Padre Pío, quien advirtió a Pio XII... sobre la infiltración marxista en la Iglesia... supe de la sesión en que "pararon" la canonización... y lloré la Sodomización de la igolesia...
No me pidan que crea... en su santidad, ni por las actitudes modernistas ... Sencillamente, Oro por La Iglesia! Espero que NO tenga que rezarle a Santo Lutero ( en lugar de a santo Tomás Moro), ni a San Camilo Torres, ( en lugar del P. Marianito...) Como están las cosas de cambiadas, no sabemos si nos va a tocar... Tanta AMBIGÜEDAD... !!!
8/02/19 8:11 PM
José Ignacio
Me entristece, que haya personas como ustedes: "Juanjo", "Saverius" y "Tampoco es santo...", y algún otro ignorante, como yo. Uno de sus/nuestros problemas, es que no saben interpretar textos en Latín; con lo cual, quedan descalificados para opinar -Frases policía, me parece que se llama en el argot bruto: ¡Callesé, .oño; qué no sabe de esto!-...
En mi ignorancia, me amarro a dos imágenes mentales:
1-"Han cambiado el agua de la pecera, sin que los peces nos hayamos dado cuenta"
2-"El rey está desnudo" (¿Habrá algún inocente -como los citados al principio- que se de cuenta?)
Pero como no se Latín, no me hagan mucho caso...
8/02/19 10:50 PM
MARIELA
Antonio de la Torre del Fin del Mundo.
¿Qué rito tridentino? Para asistir a la Misa Tridentina, hay que hacer malabarismos. No es fácil.
No ocurre lo mismo con la del Nuevo Orden.
Vamos, esa es mi experiencia.
9/02/19 1:38 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.