Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María: «Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia»
Inmaculada del espejo, Murillo

8 de diciembre

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María: «Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia»

San Anselmo explica bellamente que «Dios es el padre de las cosas creadas; y María es la madre de las cosas recreadas. Pues Dios engendró a aquel por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquel por quien todo fue salvado»

(InfoCatólica) Del Oficio de Lecturas de la Solemnidad

Carta del apóstol san Pablo a los Romanos 5, 1 12-21

Hermanos: Así como por un solo hombre entró el pecado en el mundo y, por el pecado, la muerte, y, de este modo, la muerte pasó a todos los hombres, dado que todos han pecado. Porque ya antes de la promulgación de la ley existía el pecado en el mundo, y sin embargo no puede imputarse pecado si no hay ley; vemos, empero, que, de hecho, la muerte reinó ya desde Adán a Moisés sobre todos los que pecaron, aun cuando su transgresión no fue en las mismas condiciones en que pecó Adán, el cual era figura del que había de venir.

Sin embargo, con el don no sucedió como con el delito, pues, si por el delito de uno solo murió la multitud, ¡con cuánta mayor profusión, por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, se derramó sobre todos la bondad y el don de Dios! Ni fueron los efectos de este don como los efectos del pecado de aquel único hombre que pecó, porque la sentencia que llevó a la condenación vino por uno solo, en cambio, el don, partiendo de muchas transgresiones, lleva a la justificación.

Así pues, decía, si, por la falta de uno solo, la muerte estableció su reinado, también, con mucha mayor razón, por causa de uno solo, de Jesucristo, reinarán en la vida los que reciben la sobreabundancia de la gracia y el don de la justificación.

Por consiguiente, así como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo procura a todos la justificación que da la vida. Y como por la desobediencia de un solo hombre todos los demás quedaron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos quedarán constituidos justos.

La ley, ciertamente, fue ocasión de que se multiplicasen los delitos, pero donde abundó el pecado sobreabundó la gracia, para que así como reinó el pecado produciendo la muerte, así también reine la gracia dándonos vida eterna por Jesucristo, Señor nuestro.

De los sermones de san Anselmo, obispo (Sermón 52: PL 158, 955-956)

El cielo, las estrellas, la tierra, los ríos, el día y la noche, y todo cuanto está sometido al poder o utilidad de los hombres, se felicitan de la gloria perdida, pues una nueva gracia inefable, resucitada en cierto modo por ti ¡oh Señora!, les ha sido concedida. Todas las cosas se encontraban como muertas, al haber perdido su innata dignidad de servir al dominio y al uso de aquellos que alaban a Dios, para lo que habían sido creadas; se encontraban aplastadas por la opresión y como descoloridas por el abuso que de ellas hacían los servidores de los ídolos para los que no habían sido creadas. Pero ahora, como resucitadas, felicitan a María, al verse regidas por el dominio y honradas por el uso de los que alaban al Señor.

Ante la nueva e inestimable gracia, las cosas todas saltaron de gozo, al sentir que, en adelante, no sólo estaban regidas por la presencia rectora e invisible de Dios su creador, sino que también, usando de ellas visiblemente, las santificaba. Tan grandes bienes eran obra del bendito fruto del seno bendito de la bendita María.

Por la plenitud de tu gracia, lo que estaba cautivo en el infierno se alegra por su liberación, y lo que estaba por encima del mundo se regocija por su restauración. En efecto, por el poder del Hijo glorioso de tu gloriosa virginidad, los justos que perecieron antes de la muerte vivificadora de Cristo se alegran de que haya sido destruida su cautividad, y los ángeles se felicitan al ver restaurada su ciudad medio derruida.

¡Oh mujer llena de gracia, sobreabundante de gracia, cuya plenitud desborda a la creación entera y la hace reverdecer! ¡Oh Virgen bendita, bendita por encima de todo por tu bendición queda bendita toda criatura, no sólo la creación por el Creador, sino también el Creador por la criatura!

Dios entregó a María su propio Hijo, el único igual a él, a quien engendra de su corazón como amándose a sí mismo. Valiéndose de María, se hizo Dios un Hijo, no distinto, sino el mismo, para que realmente fuese uno y el mismo el Hijo de Dios y de María. Todo lo que nace es criatura de Dios, y Dios nace de María. Dios creó todas las cosas, y María engendró a Dios. Dios, que hizo todas las cosas, se hizo a sí mismo mediante María; y, de este modo, volvió a hacer todo lo que había hecho. El que pudo hacer todas las cosas de la nada no quiso rehacer sin María lo que había sido manchado.

Dios es, pues, el padre de las cosas creadas; y María es la madre de las cosas recreadas. Dios es el padre a quien se debe la constitución del mundo; y María es la madre a quien se debe su restauración. Pues Dios engendró a aquel por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquel por quien todo fue salvado. Dios engendró a aquel sin el cual nada existe; y María dio a luz a aquel sin el cual nada subsiste.

¡Verdaderamente el Señor está contigo, puesto que ha hecho que toda criatura te debiera tanto como a él!

7 comentarios

Pedro Amate
Oh inmensa muchedumbre, que no se puede contar.

Eres tan numerosa,como la arena del mar.

Oh Celestial Princesa,que en el Cielo éstas, vestida del Sol,la Luna por pedestal.

Tu eres la Esposa de Dios,fiel y leal ; que supiste decir Sí a la voz Celestial.

Olvidaste tu pueblo,y la casa paternal ; el Dios de Israel,de Ti,prendado está .

Has concebido en tu vientre, la Palabra de Verdad ; al Verbo Divino,que llevas con humildad.

Llevas bajo tus pies a la descendencia de Ismael,hijo de Abraham, luz que de noche,alumbra tu pedestal.

Por corona,doce estrellas, que brillan ,como el cristal ; son las doce Tribus del Israel Celestial.

! Ciudado ,Mujer Preciosa, que el el Cielo sola no estás ; a tu lado hay un Dragón ,que es el diablo y Satanás.

Siete cabezas tiene,listas para devorar,al fruto de tu vientre que a Luz vas a dar.

El Dragón no te asusta ; porque Tu segura estás.

El Hijo de tus entrañas, Yave lo arrebatará ; se hará fuerte y poderoso como el León de Juda.

Con sus garras poderosas, al Dragón vencerá. Y Tu siempre serás dichosa ; Jerusalén Celestial.





8/12/18 10:11 AM
Maricruz Tasies
Alabado sea Dios en la Virgen fecunda que engendró a su santo Creador.
8/12/18 11:40 AM
hornero (Argentina)
Pedro Amate: bella, verdadera y profunda poesía de alabanza a nuestra Madre.
"Dios es, pues, el padre de las cosas creadas; y María es la madre de las cosas recreadas. Dios es el padre a quien se debe la constitución del mundo; y María es la madre a quien se debe su restauración. Pues Dios engendró a aquel por quien todo fue hecho; y María dio a luz a aquel por quien todo fue salvado. Dios engendró a aquel sin el cual nada existe; y María dio a luz a aquel sin el cual nada subsiste.
¡Verdaderamente el Señor está contigo, puesto que ha hecho que toda criatura te debiera tanto como a él!" (cita del Sermón de San Anselmo).
¡Cuánto debemos alabar a María en esta celebración de su Inmaculada Concepción!. En este día venturoso el mundo tuvo un nuevo comienzo que lo conduciría a la recuperación plena de su salud perdida a causa del pecado original y a ser sobreelevado por la futura Encarnación del Verbo. Hoy se inicia la preparación silenciosa y oculta de nuestra futura Salvación. La creación es penetrada por la salud restaurada en María, es preparada para ser conmovida en lo profundo de su constitución ontológica por la obra de la Redención.Las Personas de la Santísima Trinidad producen hoy su Obra maestra destinada a ser Madre de Cristo y el Santuario de la Santísima Trinidad en que moran con más gloria y esplendor que sobre los coros angélicos y de bienaventurados. Hoy el Antiguo Testamento se inclina reverente ante la Concepción de María, Madre del Nuevo Testamento, en el qu
8/12/18 2:21 PM
hornero (Argentina)
Hoy el Antiguo Testamento se inclina reverente ante la Concepción de María, Madre del Nuevo Testamento, en el que aquel alcanza su cumplimiento. El Misterio de María se une íntimamente al Misterio de Cristo en virtud del carácter hipostático de la Maternidad de María. La Concepción Inmaculada de María eleva el Fiat de la Creación al plano del Fiat de la Encarnación hecho posible por el Sí de María. Las palabras son insuficientes para expresar el Misterio que hoy celebra la Iglesia. Es propicia esta celebración para pedir a nuestra Santísima Madre que disipe las tinieblas que oscurecen en muchos miembros de la Iglesia, Pastores, sacerdotes y fieles, su conciencia respecto del lugar eminente que le corresponde como Madre y Reina. La Iglesia no existe sin María, porque Cristo no existe sin Su Madre. Esta es la realidad que Dios quiso desde la eternidad para ejecutar su plan de la Redención y Salvación.
8/12/18 4:48 PM
Javidaba
Ave María Purísima
Dios Padre, hace a María Hija predilecta.
Pero también, Dios Padre hace a María Esposa, pues Ella es Madre del Único Hijo del Padre.
Dios Hijo, hace a María Madre suya... ¡claro está!.
Pero Dios Hijo, hace también a María "Esposa", pues en su filiación a Ella, se producen a la vez los Desposorios de Dios Hijo con la Naturaleza humana.
Dios Espíritu Santo, hace a María Esposa.
Pero haciéndola Esposa, la hace también Madre.
Resumiendo: La Santísima Trinidad es Mariana.
¿O no?.
9/12/18 7:00 AM
hornero (Argentina)
Javidaba: "Resumiendo: La Santísima Trinidad es Mariana". Esta verdad es absoluta y admirable, es la Obra mayor de Dios, por Ella ha creado su propio Santuario donde mora, dice S.L. de Montfort, con mayor majestad y gloria que sobre los querubines y serafines. Pero, desde tiempo atrás se ha oscurecido en la Iglesia la conciencia del lugar eminente que Dios ha asignado a su Madre, Madre y Reina de la Iglesia y de todos los hombres. Se reconoce que la Iglesia "hace agua por todas partes, como una nave que amenaza hundirse" (Benedicto XVI), y como lo dicen tantos fieles preocupados por los graves hechos que afectan en orden a la doctrina, a la liturgia, a la moral, a la presencia de la masonería en el Vaticano y demás ámbitos eclesiásticos, y una serie de anomalías que han paralizado la capacidad de evangelizar, de hacer crecer el Reino de Dios en la tierra, para lo cual Cristo instituyó su Iglesia. Pero la viña ha sido tomada por operarios que se han adueñado de ella, como de cosa que les pertenece. Al Dueño le han negado sus derechos de intervenir en la administración, así deciden por su cuenta lo que mejor responde a sus intereses personales; hasta se atreven a arrendarla a extraños. No obstante no se apela a María, que tiene todo el poder para vencer al enemigo que la oprime y demuele, todos claman "¡nos hundimos! ¡ven Señor Jesús!", pero rechazan aceptar que la Virgen sea quien está combatiendo por defenderla, a quien deben dirigirse pidiendo su intervención, reconocer que
10/12/18 3:17 PM
hornero (Argentina)
- No obstante no se apela a María, que tiene todo el poder para vencer al enemigo que la oprime y demuele, todos claman "¡nos hundimos! ¡ven Señor Jesús!", pero rechazan aceptar que la Virgen sea quien está combatiendo por defenderla, a quien deben dirigirse pidiendo su intervención, reconocer que es Ella quién ha recibido la misión de pisar la cabeza de satanás. María ha anunciado en Fátima: "Al fin Mi Inmaculado Corazón triunfará en el mundo". Y SERÁ, PESE A LOS QUE LA ELUDEN, LA HACEN CALLAR, O LA RECHAZAN.
13/12/18 3:45 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.