El Papa recibe y publica el Documento Final del Sínodo sobre los Jóvenes
Congregación General del 27 de Octubre de 2018 que aprueba el Documento Final | © VaticanNews

Tres partes, doce capítulos, ciento sesenta y siete parágrafos y 60 páginas

El Papa recibe y publica el Documento Final del Sínodo sobre los Jóvenes

Presentado al Santo Padre el Documento final sobre el tema «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». El texto fue aprobado por los dos tercios del Aula, la tarde del 27 de octubre.

(VaticanNews) El texto fue aprobado por los dos tercios del Aula, la tarde del 27 de octubre. El Documento ha sido entregado en las manos del Papa, que luego, ha autorizado su publicación.

Según el resumen facilitado por VaticanNew, es el episodio de los discípulos de Emaús, narrado por el evangelista Lucas, el hilo conductor del Documento Final del Sínodo de los Jóvenes. Leído en el Aula en voces alternas por el Relator General, Card. Sérgio da Rocha, los Secretarios Especiales, Padre Giacomo Costa y Don Rossano Sala, junto con Mons. Bruno Forte, miembro de la Comisión para la Redacción del texto, el Documento es complementario al Instrumentum laboris del Sínodo, del que retoma la división en tres partes. Acogido con aplausos, el texto -dijo el Cardenal da Rocha- es «el resultado de un verdadero trabajo de equipo» de los Padres sinodales, junto con los demás participantes en el Sínodo y «en modo particular con los jóvenes». El Documento contiene, pues, los 364 modos, es decir, las enmiendas, que se han presentado. «La mayoría de ellos -añadió el Relator General- fueron precisos y constructivos».

«Caminaba con ellos»

En primer lugar, pues, el Documento final del Sínodo examina el contexto en el que viven los jóvenes, destacando sus puntos de fuerza y sus desafíos. Todo comienza con una escucha empática que, con humildad, paciencia y disponibilidad, permita dialogar verdaderamente con la juventud, evitando «respuestas pre confeccionadas y recetas ya preparadas». Los jóvenes, intactos, quieren ser «escuchados, reconocidos, acompañados» y desean que su voz sea «considerada interesante y útil en el campo social y eclesial». La Iglesia no siempre ha tenido esta actitud, reconoce el Sínodo: a menudo los sacerdotes y los obispos, sobrecargados por muchos compromisos, tienen dificultad para encontrar tiempo para el servicio de la escucha. De ahí la necesidad de preparar adecuadamente a los laicos, hombres y mujeres, que sean capaces de acompañar a las jóvenes generaciones. Además, ante fenómenos como la globalización y la secularización, los chicos se encaminan hacia un redescubrimiento de Dios y de la espiritualidad, y esto debe ser un estímulo para que la Iglesia recupere la importancia del dinamismo de la fe.

La escuela y la parroquia

Otra respuesta de la Iglesia a las interpelaciones de los jóvenes proviene del sector educativo: las escuelas, universidades, colegios, oratorios, permiten una formación integral de los chicos, ofreciendo al mismo tiempo un testimonio evangélico de promoción humana. En un mundo donde todo está conectado - familia, trabajo, tecnología, defensa del embrión y del migrante - los obispos definen como irremplazable el papel que desarrollan las escuelas y universidades, en donde los jóvenes transcurren mucho tiempo. En particular, las instituciones educativas católicas están llamadas a afrontar la relación entre la fe y las exigencias del mundo contemporáneo, las diferentes perspectivas antropológicas, los desafíos científicos y técnicos, los cambios en las costumbres sociales y el compromiso por la justicia. La parroquia también tiene su papel: «Iglesia en el territorio», necesita volver a pensar su vocación misionera, porque a menudo es poco significativa y poco dinámica, especialmente en el ámbito de la catequesis.

Los migrantes, paradigma de nuestro tiempo

El Documento sinodal se detiene luego en el tema de los migrantes, «el paradigma de nuestro tiempo» como fenómeno estructural y no como emergencia transitoria. Muchos migrantes son jóvenes o menores no acompañados que huyen de la guerra, violencias, persecuciones políticas o religiosas, desastres naturales, pobreza, y terminan siendo víctimas del tráfico, de las drogas, abusos psicológicos y físicos. La preocupación de la Iglesia es sobre todo por ellos -dice el Sínodo- en la perspectiva de una auténtica promoción humana que pase a través de la acogida de los refugiados y prófugos, y sea punto de referencia para los muchos jóvenes separados de sus familias de origen. Pero no sólo: los migrantes -recuerda el Documento- son también una oportunidad de enriquecimiento para las comunidades y sociedades a las que llegan y que pueden ser revitalizadas por ellos. Resuenan pues, los verbos sinodales «acoger, proteger, promover, integrar», indicados por el Papa Francisco para una cultura que supere la desconfianza y los miedos. Los obispos piden también un compromiso mayor en el garantizar a quien no querría migrar, el derecho efectivo de permanecer en su propio país. La atención del Sínodo se dirige también a las Iglesias que son amenazadas, en su existencia, por las migraciones forzadas y las persecuciones sufridas por los fieles.

Compromiso firme contra todo tipo de abuso. Luz en la verdad y pedido de perdón

Luego hay una amplia reflexión sobre los «diferentes tipos de abusos» (de poder, económicos, de conciencia, sexuales) cometidos por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos: en las víctimas --se lee en el texto- causan un sufrimiento que «puede durar toda la vida y que ningún arrepentimiento puede remediar». De ahí el llamamiento del Sínodo a «un firme compromiso a la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar de la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación». Por lo tanto, será necesario erradicar aquellas formas -como la corrupción o el clericalismo- en las que se injertan estos tipos de abusos, contrarrestando también la falta de responsabilidad y transparencia con la que se han gestionado muchos casos. Al mismo tiempo, el Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que «tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal», porque ayudan a la Iglesia «a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión». «La misericordia, de hecho, exige justicia». No deben olvidarse, sin embargo, los numerosos laicos, sacerdotes, consagrados y obispos que se dedican cada día, con honestidad, al servicio de los jóvenes, quienes pueden ofrecer realmente «una ayuda preciosa» para una «reforma de envergadura histórica» en este ámbito.

La familia «Iglesia doméstica»

Otros temas presentes en el Documento tienen que ver con la familia, principal punto de referencia para los jóvenes, primera comunidad de fe, «Iglesia doméstica»: el Sínodo recuerda, en particular, el papel de los abuelos en la educación religiosa y en la transmisión de la fe, y advierte sobre el debilitamiento de la figura paterna y de los adultos que asumen estilos de vida «juveniles». Además de la familia, para los jóvenes cuenta mucho la amistad con sus coetáneos porque les permite compartir su fe y ayudarse mutuamente en su testimonio.

Promoción de la justicia «contra la cultura del descarte»

El Sínodo se detiene seguidamente, en algunas formas de vulnerabilidad de los jóvenes en diversos ámbitos: en el trabajo, donde la desocupación juvenil empobrece a las jóvenes generaciones, socavando su capacidad de soñar; las persecuciones hasta la muerte; la exclusión social por razones religiosas, étnicas o económicas; la discapacidad. Frente a esta «cultura del descarte», la Iglesia debe hacer un llamamiento a la conversión y a la solidaridad, convirtiéndose en una alternativa concreta a las situaciones de malestar. En el lado opuesto, no faltan en cambio los ámbitos en los que el compromiso de los jóvenes se expresa con originalidad y especificidad: por ejemplo, el voluntariado, la atención a los temas ecológicos, el empeño en política para la construcción del bien común, la promoción de la justicia, para lo cual los jóvenes piden a la Iglesia «un compromiso firme y coherente».

Arte, música y deporte, «recursos pastorales»

También el mundo del deporte y de la música ofrece a los jóvenes la posibilidad de expresarse lo mejor posible: en el primer caso, la Iglesia les invita a no subestimar las potencialidades educativas, formativas e inclusivas, de la actividad deportiva; en el caso de la música, en cambio, el Sínodo se centra en su ser «un recurso pastoral» que interpela también a una renovación litúrgica, porque los jóvenes tienen el deseo de una «liturgia viva», auténtica y alegre, un momento de encuentro con Dios y con la comunidad. Los jóvenes aprecian las celebraciones auténticas en las que la belleza de los signos, el cuidado de la predicación y el compromiso comunitario hablen realmente de Dios»: por tanto, se les debe ayudar a descubrir el valor de la adoración eucarística y a comprender que «la liturgia puramente expresión de sí misma, sino una acción de Cristo y de la Iglesia». Las jóvenes generaciones, además, quieren ser protagonistas de la vida eclesial, aprovechando sus propios talentos, asumiéndose responsabilidades. Sujetos activos de la acción pastoral, ellos son el presente de la Iglesia, deben ser animados a participar en la vida eclesial, y no obstaculizados con autoritarismo. En una Iglesia capaz de dialogar de una manera menos paternalista y más directa, de hecho, los jóvenes saben ser muy activos en la evangelización de sus semejantes, ejerciendo un verdadero apostolado que debe ser apoyado e integrado en la vida de las comunidades.

«Se abrieron los ojos»

Dios habla a la Iglesia y al mundo a través de los jóvenes, que son uno de los «lugares teológicos» en los que el Señor se hace presente. Portadora de una sana inquietud que la hace dinámica -- se lee en la segunda parte del Documento - la juventud puede estar «más adelantada que los pastores» y por eso debe ser acogida, respetada, acompañada. Gracias a ella, de hecho, la Iglesia puede renovarse, sacudiéndose de encima «la pesadez y lentitudes». De ahí el llamado del Sínodo al modelo de «Jesús joven entre los jóvenes» y al testimonio de los santos, entre los cuales hay muchos jóvenes, profetas de cambio.

Misión y vocación

Otra «brújula segura» para la juventud es la misión, don de sí mismo que conduce a una felicidad auténtica y duradera: Jesús, en efecto, no quita la libertad, sino que la libera, porque la verdadera libertad es posible sólo en relación con la verdad y la caridad. Estrechamente ligado al concepto de misión, está el de vocación: cada vida es una vocación en relación con Dios, no es fruto de la casualidad o un bien privado que se gestiona por sí mismo -afirma el Sínodo- y toda vocación bautismal es una llamada a la santidad para todos. Por eso, cada persona debe vivir su propia vocación específica en cada ámbito: profesión, familia, vida consagrada, ministerio ordenado y diaconado permanente, que representa un «recurso» que debe ser desarrollado plenamente aún.

El acompañamiento

Acompañar es una misión que la Iglesia debe llevar a cabo a nivel personal y de grupo: en un mundo «caracterizado por un pluralismo cada vez más evidente y una disponibilidad de opciones cada vez más amplia», buscar junto con los jóvenes un recorrido específico para hacer elecciones definitivas es un servicio necesario. Destinatarios son todos los jóvenes: seminaristas, sacerdotes o religiosos en formación, novios y jóvenes esposos. La comunidad eclesial es lugar de relaciones y ámbito en el cual, en la celebración eucarística, uno es tocado, instruido y sanado por el mismo Jesús. El Documento Final destaca la importancia del sacramento de la Reconciliación en la vida de fe y anima a los padres, enseñantes, animadores, sacerdotes y educadores a ayudar a los jóvenes, a través de la Doctrina Social de la Iglesia, a asumir responsabilidades en el campo profesional y socio-político. El desafío en sociedades cada vez más interculturales y multirreligiosas es indicar en la relación con la diversidad, una ocasión de enriquecimiento mutuo y comunión fraterna.

No a moralismos y falsas indulgencias, sí a la corrección fraterna

El Sínodo promueve, por tanto, un acompañamiento integral centrado en la oración y en el trabajo interior que valora también la aportación de la psicología y de la psicoterapia, en cuando están abiertas a la trascendencia. «El celibato por el Reino» -- se exhorta -- debe ser entendido como «un don que debe ser reconocido y verificado en la libertad, la alegría, la gratuidad y la humildad», antes de la elección final. Se busque acompañantes de calidad: personas equilibradas, de escucha, fe y oración, que se han medido con sus propias debilidades y fragilidades y que, por ello sean acogedoras «sin moralismos ni falsas indulgencias», sabiendo corregir fraternalmente, lejos de actitudes posesivas y manipuladoras. «Este profundo respeto -- se lee en el texto -- será la mejor garantía contra los riesgos de plagio y abusos de cualquier tipo».

El arte del discernimiento

«La Iglesia es el ambiente para discernir y la conciencia -- escriben los Padres sinodales -- es el lugar donde se capta el fruto del encuentro y de la comunión con Cristo»: el discernimiento, a través de «una confrontación regular con un guía espiritual», se presenta, por tanto, como un trabajo sincero de conciencia, «sólo puede entenderse como una auténtica forma de oración» y «requiere el valor de comprometerse en la lucha espiritual». La prueba de las decisiones tomadas es la vida fraterna y el servicio a los pobres. De hecho, los jóvenes son sensibles a la dimensión de la diaconía.

«Se fueron sin demora»

María Magdalena, primera discípula misionera, sanada de sus heridas, testigo de la Resurrección, es el icono de una Iglesia joven. Los esfuerzos y la fragilidad de los jóvenes «nos ayudan a ser mejores, sus preguntas -- se lee -- nos desafían, las críticas son necesarias porque muchas veces a través de ellas la voz del Señor nos pide conversión y renovación». Todos los jóvenes, incluso aquellos con diferentes visiones de vida, sin excepción, están en el corazón de Dios. Los Padres subrayan el dinamismo constitutivo de la sinodalidad, es decir, caminar juntos: el final de la Asamblea y el documento final son sólo una etapa, porque las condiciones concretas y las necesidades urgentes son diferentes entre países y continentes. De ahí la invitación a las Conferencias Episcopales y a las Iglesias particulares a continuar el proceso de discernimiento con el fin de desarrollar soluciones pastorales específicas.

Sinodalidad, estilo misionero

«La sinodalidad» es un estilo de misión que nos anima a pasar del yo al nosotros y a considerar la multiplicidad de rostros, sensibilidades, proveniencias y culturas. En este horizonte hay que valorar los carismas que el Espíritu dona a todos, evitando el clericalismo que excluye a muchos de los procesos de toma de decisiones y la clericalización de los laicos que frena el impulso misionero. La autoridad -- es la esperanza -- se vive en una perspectiva de servicio. Sinodal también sea el enfoque del diálogo interreligioso y ecuménico, orientado al conocimiento mutuo y a la ruptura de prejuicios y estereotipos, así como a la renovación de la vida comunitaria y parroquial para acortar la distancia entre los jóvenes-Iglesia y muestre la íntima conexión entre la fe y la experiencia concreta de vida, debe ser también sinodal. Se formalizó la petición reiterada en el Aula de establecer, a nivel de las Conferencias Episcopales, un «Directorio de pastoral juvenil en clave vocacional» que pueda ayudar a los responsables diocesanos y a los agentes locales a cualificar su formación y su acción «con y para los jóvenes», ayudando a superar una cierta fragmentación de la pastoral de la Iglesia. Reafirmada la importancia de la JMJ, así como la de los centros juveniles y de los oratorios que, sin embargo, deben ser replanteados.

El desafío digital

Hay algunos desafíos urgentes que la Iglesia está llamada a asumir. El Documento Final del Sínodo trata de la misión en el entorno digital: parte integrante de la realidad cotidiana de los jóvenes, una «plaza» donde pasan mucho tiempo y donde se encuentran fácilmente, un lugar esencial para llegar e involucrar a los jóvenes en las actividades pastorales, la web presenta luces y sombras. Si, por un lado, permite el acceso a la información, activa la participación sociopolítica y la ciudadanía activa, por otro, presenta un lado oscuro -- el llamado dark web -- en el que se encuentran la soledad, la manipulación, la explotación, la violencia, el cyberbulismo y la pornografía. De ahí la invitación del Sínodo a habitar en el mundo digital, promoviendo las potencialidades comunicativas con vistas al anuncio cristiano, y a «impregnar» de Evangelio sus culturas y dinámicas. Se espera que se creen Oficinas y organismos de cultura y evangelización digital que, además de «fomentar el intercambio y la difusión de buenas prácticas, puedan gestionar sistemas de certificación de los sitios católicos, para contrarrestar la difusión de noticias falsas sobre la Iglesia», emblema de una cultura que «ha perdido su sentido de la verdad», fomentando la promoción de «políticas y herramientas para la protección de los menores en la red».

Reconocer y valorar a la mujer en la sociedad y en la Iglesia

El documento evidencia también la necesidad de un mayor reconocimiento y valoración de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, porque su ausencia empobrece el debate y el camino eclesial: hay una urgente necesidad de cambio por parte de todos -- se lee -- incluso a partir de una reflexión sobre la reciprocidad entre los sexos. Se espera que «haya una presencia femenina en los organismos eclesiales a todos los niveles, incluso en las funciones de responsabilidad» y que «haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado». «Es un deber de justicia» -- afirma el documento -- que encuentra su inspiración en Jesús y en la Biblia.

Cuerpo, sexualidad y afectividad

El Documento se detiene sobre el tema del cuerpo, de la afectividad, de la sexualidad: ante los avances científicos que plantean cuestiones éticas, fenómenos como la pornografía digital, el turismo sexual, la promiscuidad, el exhibicionismo en línea, el Sínodo recuerda a las familias y a las comunidades cristianas la importancia de hacer descubrir a los jóvenes que la sexualidad es un don. A menudo la moral sexual de la Iglesia se percibe como «un espacio de juicio y condena», mientras que los jóvenes buscan «una palabra clara, humana y empática» y «expresan un deseo explícito de confrontación sobre cuestiones relacionadas con la diferencia entre la identidad masculina y la femenina, la reciprocidad entre hombres y mujeres, la homosexualidad». Los Obispos reconocen el esfuerzo de la Iglesia por transmitir en el contexto cultural actual «la belleza de la visión cristiana de la corporeidad y de la sexualidad»: es urgente buscar «caminos más apropiados, que se traduzcan concretamente en la elaboración de caminos formativos renovados». «Es necesario proponer a los jóvenes una antropología de afectividad y sexualidad capaz de dar el justo valor a la castidad» para el crecimiento de la persona, «en todos los estados de vida». En este sentido, es necesario prestar atención a la formación de agentes pastorales creíbles y maduros desde el punto de vista afectivo-sexual. El Sínodo constata también la existencia de «cuestiones relativas al cuerpo, a la afectividad y a la sexualidad que requieren una elaboración antropológica, teológica y pastoral más profunda, que debe llevarse a cabo de la manera más adecuada y en los niveles más adecuados, desde lo local hasta lo universal». Entre ellas surgen las relacionadas con la diferencia y la armonía entre la identidad masculina y femenina y las inclinaciones sexuales. «Dios ama a cada persona y también a la Iglesia al renovar su compromiso contra toda discriminación y violencia por motivos sexuales». Igualmente -- continúa el Documento -- el Sínodo «reafirma la importancia antropológica decisiva de la diferencia y de la reciprocidad entre hombre-mujer y considera reductivo definir la identidad de las personas a partir de su orientación sexual». Al mismo tiempo se recomienda «fomentar» los «caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas», de «personas homosexuales». En estos caminos las personas son ayudadas a leer su propia historia; a adherirse libre y responsablemente a su propia llamada bautismal; a reconocer el deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad; a discernir las mejores formas de alcanzarla. De esta manera ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia «el don de sí».

Acompañamiento vocacional

Entre los otros desafíos señalados por el Sínodo está también el económico: la invitación de los Padres es a invertir tiempo y recursos en los jóvenes con la propuesta de ofrecerles un período destinado a la maduración de la vida cristiana adulta que «debe permitir un alejamiento prolongado de los ambientes y de las relaciones habituales». Además, mientras esperamos un acompañamiento antes y después del matrimonio, se alienta la creación de equipos educativos, incluyendo figuras femeninas y matrimonios cristianos, para la formación de seminaristas y personas consagradas, también con el fin de superar las tendencias al clericalismo. Se requiere una atención especial en la acogida de los candidatos al sacerdocio, que a veces tiene lugar «sin un conocimiento adecuado y una relectura profunda de su historia»: «la inestabilidad relacional y afectiva, y la falta de raíces eclesiales son signos peligrosos. Descuidar las normas eclesiales a este respecto -- escriben los Padres sinodales -- constituye un comportamiento irresponsable, que puede tener consecuencias muy graves para la comunidad cristiana».

Llamados a la santidad

«Las diversidades vocacionales -- concluye el Documento Final del Sínodo de los Jóvenes -- están reunidas en la única y universal llamada a la santidad. Lamentablemente, el mundo está indignado por los abusos de algunas personas de la Iglesia, más que animado por la santidad de sus miembros», por eso la Iglesia está llamada a «un cambio de perspectiva»: a través de la santidad de tantos jóvenes dispuestos a renunciar a la vida en medio de la persecución para permanecer fieles al Evangelio, puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico.

El regalo del Papa a los participantes del Sínodo

Finalmente, como recuerdo del Sínodo de los Jóvenes, el Santo Padre ha regalado a todos los participantes una baldosa de bronce en bajorrelieve que representa a Jesús y al joven discípulo amado. Se trata de una obra del artista italiano Gino Giannetti, acuñada por el Estado de la Ciudad del Vaticano, emitida en sólo 460 ejemplares.

50 comentarios

Hermenegildo
¿Qué es eso de que los jóvenes quieren una liturgia "viva y alegre"? ¿Acaso la liturgia de la Iglesia está muerta y es triste? El que lo vea así tiene un problema porque no ha entendido nada.
27/10/18 10:06 PM
Trabucaire
Hay frases ambiguas realmente inquietantes.
27/10/18 10:14 PM
Saulo
Dios es nuestro padre y nos mandó a su Hijo, un abrazo.
27/10/18 10:18 PM
Jordi
"El texto fue aprobado por los dos tercios del Aula"

Ante el peligro de que este documento, si contiene errores u omisiones, sea convertido en Magisterio ordinario, hay que hacer referencia a una serie de pequeños detalles sin importancia:

- Los Padres sinodales no llegan a 270, sobre un total de 5300 obispos que hay en toda la Iglesia Católica. Son un 2% del total, faltando el 98% restante.

- Por España han ido tres obispos, que sobre un total de 117, representan ni el 3% del total, faltando el 97% de los demás.

- Los tres obispos españoles han sido sólo elegidos por la Conferencia Episcopal Española: su presidente Blázquez y dos de ellos son de Logroño, el emérito Omella y el titular actual, los dos también dirigentes de la CEE

- Este sínodo ha pretendido ser la representación de los dos mil millones de jóvenes que hay en el mundo, de entre 16 a 29 años, cosa increíble

- siempre manda, por encima del sinodo y del Pontífice, lo que dice la verdad de las Escrituras y de la Tradición, pues ellos sólo son administradores
27/10/18 10:18 PM
Albert L
Gris Burocracia eclesial.
27/10/18 11:03 PM
Anacoreta
Estando por medio Mons. Bruño Forte, es para echarse a temblar teniendo en cuenta las ambigüedades y cursilerias sesentayochista-setentera que hay en el documento. Parece que las neuronas no dan para más y hay una escasez de madurez. Triste realidad.
Si le presento ese documento a jóvenes universitarios seguro que diran: pero tú, de que vas. Triste realidad. En fin, es lo que hay. Se percibe el vacío de contenido. Pues allá sus eminencias Ilustrísimas. Para ese viaje no necesitaban alforjas.
27/10/18 11:05 PM
Eiztarigorri
Un repliegue táctico que sin embargo, deja minas en su retirada, como no podía ser de otro modo, para preparar el regreso. El vocabulario es la jerga masónica clerical de los años 60 que tan buenos resultados ha dado. Germa Mazuelo Leyton recordando al Doctro Plinio Corea de Oliveira explica las tras fases del proceso de manipulación lingüística. Parece mentira que algunos sigan cayendo. El referente del Sínodo no es Dios, ni la Revelación sino el "hombre" en el sentido masónico del término. Hace tiempo que mucha gente cuando escucha hablar del hombre cree que se refiere al "prójimo" y todas esas cosas. Y no, se trata de un eufemismo muy bien empleado para referirse al hombre abstracto como el dios de si mismo como un nuevo Prometeo.
27/10/18 11:07 PM
Luis
Utiliza un lenguaje mas peligroso y ambiguo que Amoris laeticia

No me gusta el resultado del Sinodo, ordenacion de mujeres, un lenguaje ambiguo, utiliza palabras como identidad en vez de sexo, la palabra sinodal, clericalismo.

Se van a replantear los “oratorios”, habla de falsos moralismos, esta espantoso, nada claro!
27/10/18 11:17 PM
Trabucaire
No se habla de La Revelacion de Dios y de su voluntad aqyi. Es profundamente antropocentrico
27/10/18 11:32 PM
Veritas
Por lo menos esta vez sólo son 60 páginas de bla bla bla.

Todo esto es un bodrio. El Sínodo habla en nombre de los jóvenes en una patochada que nadie puede creerse porque todos sabemos que la jóvenes ni participan ni se enteran. Los pocos llamados ha sido para instrumentalizar los.

Y hay varias cosas infumables y contrarias a la fe.

Una cosa es la violencia y otra la discriminación. Como que la Iglesia condena cualquier discriminación por tendencia sexual si la homosexualidad es un pecado contra natura y de los 4 que "claman al cielo" y defiende en todos los textos que las leyes civiles deben adecuarse al Evangelio?

En todos los estados católicos de siempre ha estado discriminada la homosexualidad, porque no puede ser de otra forma.
28/10/18 12:05 AM
Tyto Alba
¿Alguien podría explicarme qué quiere decir exactamente el "con respecto" en eso de: que «haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado».

A mí, la verdad todas esas frases (el 90% de las citas aquí) que se han puesto de moda en el "mundo", que son palabrería vaniíocua, que no quieren decir nada o lo quieren decir todo o pueden querer decir cualquier cosa..... la verdad es que me dan un yuyu que tira pa'trás...
28/10/18 12:18 AM
Percival
Jordi: Ya antes de este Sínodo, a semanas de distancia, se había redefinido de modo inquietante la autoridad de la Asamblea en terreno magisterial. Ahora lo que salga "va a Misa", simplemente porque lo ha aprobado el Papa, sin importar para nada la representatividad numérica de los Obispos (o de los jóvenes consultados).
Dicho de otro modo: "democracia contemporánea" (donde parece que sí, pero no; o para atenernos más al Evangelio "en otro tiempo se dijo, pero yo les digo...", aunque no se trate de Cristo).
En Venezuela sabemos una tira de este estilo.
28/10/18 12:29 AM
Percival
Y otra cosa: creo que saliendo el texto, así en bloque, como el pan reciente de horno, no hará falta Exhortación Apostólica. Lo que no se entiende muy bien en esta noticia es lo de "complementario al Instrumentum laboris". ¿Será que se puede acudir a uno u otro al gusto del lector?
Ya aparecerán interpretaciones de todos los colores. Hermoso...
28/10/18 12:33 AM
Néstor
"Al mismo tiempo se recomienda «fomentar» los «caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas», de «personas homosexuales». En estos caminos las personas son ayudadas a leer su propia historia; a adherirse libre y responsablemente a su propia llamada bautismal; a reconocer el deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad; a discernir las mejores formas de alcanzarla. De esta manera ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia «el don de sí»".

Poco claro. No explicita, en lo que se lee aquí por lo menos, la valoración moral necesariamente negativa que la Iglesia y la moral natural hacen de los actos homosexuales ni la necesidad de conversión también en este campo, y de hecho no aclara, en lo que aquí se lee, si se trata de homosexuales activos o no.

Lo de "personas homosexuales", además, suena a encasillar a las personas en una categoría ontológica que no existe. Existen el varón o la mujer, las tendencias sexuales que tienen pueden ser conformes o no a su naturaleza, adecuadas o no a su sexo biológico, pero no los hacen ser una tercera cosa.

Saludos cordiales.
28/10/18 12:56 AM
Juanjo
Hay una frase interesante, pero creo que se corre el riesgo de no entenderla correctamente.

La juventud puede estar más adelantada que los pastores -dice el documento.

Algo parecido se lee en la Sagrada Escritura: "super senex intelexi", pero no hay que olvidar la continuacion de la frase "quia mandata tua quaesivi".

Según la Escritura la única razón por la que un joven está más adelantado que lis ancianos es porque cumple lis mandamientos.
28/10/18 1:00 AM
Razumikin
Demos gracias a Dios por esta renovación de la Iglesia, por esta apertura, muchos serán los frutos puesto que El guia a la Iglesia eligiendo al Pastor adecuado para cada tiempo.
28/10/18 1:19 AM
Clara
Un documento muy ordenadito para seguir al mundo, y si es al Orden Mundial mejor, pero para seguir a Jesucristo me parece que muy vacío . ¡Pobres jóvenes!
28/10/18 1:27 AM
Anastasia
El documento dice"....ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia «el don de sí».....dice, sin excluir...cuál es el don de sí de un homosexual???
28/10/18 1:29 AM
Antonio
Un documento sobre los jóvenes que omite mencionar, al menos una vez, a la joven de Nazaret no parece Católico. ¿Nada hay que aprender de esta joven virgen? ¿del joven José, su esposo? ¿del joven Jesús, obediente y sujeto a sus padres?
Parece que la familia de Nazaret no es ejemplo para la juventud actual, según el criterio de estos obispos sinodalizados que sinodalizan sin ton ni son.
Pobre y triste documento que poco aporta y exhibe las miserias de sus redactores.
28/10/18 1:54 AM
Héctor R
Espero que en Infocatolica nos informe y nos de una luz para entender el documento final porque parece que hay (al menos en las noticias por ahora) algunos puntos ambiguos
28/10/18 1:59 AM
Maritza Regalado
Esto me quedo en duda. Que haya Participacion de la mujer......«haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado».
28/10/18 2:05 AM
Mario Uriarte
Jordi,
una corrección fraterna y matemática:
270 obispos de un total de 5300 representa un 5.1% y no un 2%, es decir, asistió 1 de cada 20 obispos al sinodo aproximadamente.
28/10/18 2:40 AM
Hermano Nelson Maria
Todo lo que contiene este documento es esencialmente lo que el Señor Jesus nos encomendó realizar desde la Sagrada Escritura. Pidamosle al Espiritu Santo que le de a su Iglesia La fuerza necesaria para llevarlo a cabo sin tardanzas.
28/10/18 4:35 AM
Gedeon
El magisterio pontificio que muestra este resumen, tiene un lenguaje vacuo y falso, de este tipo de magisterio se puede afirmar una cosa y la contraria... enhorabuena a sus inspiradores, redactores etc...
28/10/18 6:10 AM
hornero (Argentina)
Jordi: usted ofrece una precisión de información y reflexión de fundamental importancia, pues este Sínodo no es expresión del pensamiento y del sentir de los obispos de la Iglesia sino de un pequeño número de ellos. Puede afirmarse sin mayor dificultad que se ajusta a las normas propias del poder mundial: integrado de modo selectivo y minúsculo, trama ocultamente un programa pre-establecido y calculado en los votos necesarios para su aprobación; los dos tercios no lo son de la totalidad de los obispos de la Iglesia (5300) sino sólo del 5% (corrijo el 2%) del total= 270 presentes, es decir, 180 obispos (= 3,33% del total de obispos de la Iglesia) han decidido en representación de los 5300 que constituyen la Iglesia.
Es una maniobra propia de la minoría absoluta que representa el poder mundial o NOM. Pero, lo que importa no es tanto el grado ínfimo de representación, sino la intención solapada con que viene siendo conducida de hecho la Iglesia por la masonería. Cada vez se pone más en evidencia que el anticristo ha puesto sus pies dentro del Templo de Dios, sólo falta que se manifieste plenamente. Para lo cual debemos prepararnos con la oración, la vida cristiana y especialmente mediante nuestra consagración a nuestra Madre. Así estaremos preparados para participar, cada uno según los designios de Dios, en esta batalla final que ya libran las milicias angélicas al mando de San Miguel Arcángel bajo la Conducción de María hasta la victoria final y decisiva sobre satanás.
28/10/18 8:18 AM
Joven universitario católico
Veo el documento correcto, pero, la verdad, a mí no me dice nada. Me siento un poco decepcionado. El lenguaje del texto es vácuo, poco claro y, personalmente, un poquito pedante. El texto en general no me dice nada. Algunas frases me desconciertan. Veo mucha "sociología" y poco Cristo.

En cualquier caso, doy gracias al Papa, a los padres sinodales y a todos los participantes por haber dedicado un sínodo a atender el problema de los jóvenes.


28/10/18 8:26 AM
hornero (Argentina)
«Iglesia en el territorio», necesita volver a pensar su vocación misionera".
Si la Iglesia no asume el hecho de su crisis interna que se manifiesta patéticamente cada día más, no está en condiciones de planificar su acción en ninguno de los ámbitos que le competen.
"...ante fenómenos como la globalización y la secularización, los chicos se encaminan hacia un redescubrimiento de Dios y de la espiritualidad, y esto debe ser un estímulo para que la Iglesia recupere la importancia del dinamismo de la fe".
Pero, si estos hechos son tratados como "fenómenos", como hechos meramente de orden natural, sin advertir que son la consecuencia de una inteligencia diabólica que dirige la ciencia, la técnica, la economía y la política mundial hacia un objetivo concreto: la demolición del orden cristiano, la oposición a la plena instauración del Reino de Dios entre nosotros, conforme al mandato de Cristo, que es combatido violentamente por el demonio, si no se comprende esto, no se comprende nada en absoluto de la situación de la Iglesia y del mundo.
Estamos en guerra, en el combate final y decisivo contra el demonio. Los documentos que emita la Iglesia en las condiciones presentes deben ser concebidos en virtud de las extremas circunstancias que vivimos, por lo tanto deben tener el carácter de “partes de guerra”, no de inocuos planes imaginados fuera del contexto de la realidad. Una Iglesia despistada se engaña a si misma, con frases publicitarias que sólo sirven para allanar el camino
28/10/18 8:50 AM
Adsertor
¿Tan pronto y ya empezamos a lanzar amenazas alarmistas, críticas...?

Aquí huele a santidad.

Señor ten piedad
28/10/18 9:33 AM
Oscar
Hermenegildo: piden el retorno a la Misa Tridentina, fuente de toda alegria y vida en la tierra. Hay que leer entre lineas: a la ancianidad bailonga sinodal, no se les puede mentar la Tridentina porque se les acaba la discoteca
28/10/18 9:44 AM
Molo.
Saludos cordiales, después de todo lo vivido y manifestado en este Sínodo Otoñal la baldosa de regalo obra de Gino GIANNETTI ha sido una jarra de agua helada...Jesús en abrazo a un joven "[email protected]". ¿Por qué no tomar la libertad de añadir un chico y una chica en este abrazo de despedida y de nuevos comienzos...? Una imagen vale más que mil.
28/10/18 10:00 AM
longinos
Totalmente de acuerdo con Joven Universitario Catolico
Para este viaje no hacian falta tantas alforjas....
28/10/18 11:07 AM
Hermenegildo
Óscar: yo entiendo todo lo contario. Pienso que, con lo de la liturgia "viva" y "alegre", pretenden seguir avanzando en la revolución litúrgica postconciliar.
28/10/18 11:25 AM
Cordobés
A mí el documento final, al menos en la primera lectura, me parece bastante aceptable. Algunas cosas, incluso me parecen necesarias. No entiendo las alarmas. Esperemos la exhortación apostólica del papa Francisco, que sí será magisterio ordinario.

No obstante, metiendo el dedo en la llaga, parece que los miedos de muchos, algunos obispos incluidos, no son la sinodalidad, ni la ortodoxia de las afirmaciones, ni la pastoral juvenil. Son miedos al propio papa. Pero como no se atreven a declararlo hereje ni ilegítimo, lo hacen con críticas encubiertas. Pues aclárense, o el papa es un okupa ilegítimo de la Sede de Pedro, o bien es un hereje, o es el papa de la Iglesia Católica. Porque si efectivamente es el papa de la Iglesia, sucesor de Pedro, tiene potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente. O como señalara la Pastor Aeternus en el canon del capítulo tercero:

Pues eso, comunión efectiva y afectiva, o no se es católico. Así de simple.
28/10/18 11:33 AM
Ikari
Jordi el problema de ese argumento es que si cuenta con la aprobación del papa independientemente de cuantos obispos hayan participado y de estos cuantos lo hayan votado. Me parece que en si, el documento no es vinculante aunque seguro se le dará mucha difusión. Llegué a ver publicado en una librería católica el documento del pasado sínodo de la familia (del que salió Amoris Laetitia) pero nunca he visto publicado un documento de los sínodos de los pontificados anteriores y tampoco veo razón para hacerlo.
Más peligroso que el documento final del sínodo, que ya de si puede ser inquietante, es el documento que emitirá el papa a partir de este, que suele salir como exhortación apostólica.
28/10/18 12:14 PM
hornero (Argentina)
Concluyo - Una Iglesia despistada se engaña a si misma, con frases publicitarias que sólo sirven para allanar el camino al enemigo.
Si el Papa y los obispos no comprenden el carácter dramático que vive la Iglesia, como ya lo expuso Benedicto XVI, y se refugian en ensueños adormecedores, despertarán ante los estruendos, sí, o sí.
28/10/18 12:22 PM
Jordi
Tyto Alba: ¿Alguien podría explicarme qué quiere decir exactamente el "con respecto" en eso de: que «haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado».

No significa absolutamente nada, porque es un concepto teologico indeterminado, dado que es un concepto fluido y líquido, carente de una fuerte definición de los elementos que lo componen.

Será determinado a posteriori por la autoridad en las normas de desarrollo, de la manera en que discrecionalmente y arbitralmente más le convenga, por criterios de oportunidad.

Esta proposición solamente es una premisa, y luego posteriormente, a través de otras normas jurídicas, se sentarán las conclusiones que les dé la gana.

Hay que estar, por lo tanto, atento a la Escritura, a la Tradición y el Magisterio vivo de la Iglesia, junto con los 10 loci theologici.
28/10/18 12:24 PM
Jordi
Mario Uriarte: "Jordi, una corrección fraterna y matemática: 270 obispos de un total de 5300 representa un 5.1% y no un 2%, es decir, asistió 1 de cada 20 obispos al sinodo aproximadamente."

Muchas gracias. Me parece que, después de mirar los títulos de los padres sinodales, el sinodo solo tiene 217 obispos, patriarcas y cardenales, desglosados en 167 obispos y patriarcas y 57 cardenales-obispos, s.e.u.o.

En la Iglesia hay 224 cardenales, divididos en 124 cardenales electores y 100 cardenales no electores

En el mundo hay 5304 obispos, y España tiene 117 obispos.

Las cifras lo dicen todo, por la representatividad es más bien el sinodo de los Cardenales, junto con el hecho de que un sinodo nunca tiene competencia y capacidad para enseñar, según dijo Müller.
28/10/18 12:48 PM
Jordi
El enlace del Documento Final del Sínodo de los Jóvenes de Infocatólica no funciona.
28/10/18 1:40 PM
Maga
EL SINODO RECOMIENDA DAR MAS PODER A LAS MUJERES E INCLUIR A LOS HOMOSEXUALES. No es mio. Es el titular del final del Sinodo del ABC de hoy.
28/10/18 2:02 PM
Oscar
Hermenegildo: era una broma en plan ironico, pero aprovecho a decir la verdad sobre la Misa Tridentina. Dar dinero a la Iglesia para sinodalizarse? Mejor darlo a misiones concretas esto es una tomadura de pelo
28/10/18 2:50 PM
Hugo Lisboa
A los jovenes sinodales, lo que más les encanta en el Santo Padre es la simplicidad.
28/10/18 3:14 PM
María de las Nieves
El Sínodo debe reflejar una propuesta única y universal para todos los jóvenes Jesucristo Sumo Sacerdote ,Jesucristo Maestro y Profeta y Jesucristo Rey universal de todos los corazones,es el eje que debe vertebrar todo el Sínodo, para que los jóvenes inicien un camino de virtud y santidad ,aquí en este mundo y evangelicen con su Palabra y adhesión al Señor toda su vida cotidiana y extiendan este reinado de Cristo a lo social.
28/10/18 5:15 PM
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
No podré opinar hasta que no lea lo que parece un ladrillo soporífero de 60 páginas con vaguedades envenenadas y corta-pega de discursos socopolíticos, osea nunca, pero con lo husmeado aquí ya me da para pensar que Francisco no me ha decepcionado. Seguimos en lo mismo.

Una de las cosas que se aprende cuando por razones profesionales se leen documentos de no ficción es que todo lo que pasa de 15 páginas está hecho con la intención de engañar.
28/10/18 5:59 PM
Leonardo
¿Dónde quedó el kerygma cristiano, la denuncia del pecado como origen de todos nuestros males, y el llamado a la conversión? Éste documento parece redactado por una ONG que quiere quedar bien con todo el mundo, no le dice NADA RELEVANTE, ni a los jóvenes ni a nadie. Qué tristeza, un signo más de los tiempos que vivimos.
28/10/18 9:18 PM
Raquel D. Catequista
Me llama mucho es mucho... la atención que ni por las curvas...como dicen... aparece la Sagrada Familia. Parece que es lo adecuado para hoy.
JOVENES por generación expontánea' sin necesidad de Familia?

Y, les parece a los Sinodales... que es más ejemplo la Magdalena que la Virgen María.
Definitivamente: Este huevo tiene sal... masónica' NOM???
Es una colcha de ambigúedades, sumadas, desde el Vat Ii.....
A mi hijo, profesional, nole llamó nada de nada la atención. dijo que había que esperar... Mejores Tiempos!
28/10/18 10:32 PM
carmelo
la virgen María con 14 años, no la veo en el searc de ese documento. no se si leer...
28/10/18 11:19 PM
Tyto Alba
Jordi:

Gracias. Me lo temía.

Por eso decía que: "A mí, la verdad todas esas frases (el 90% de las citas aquí) que se han puesto de moda en el "mundo", que son palabrería vanílocua, que no quieren decir nada o lo quieren decir todo o pueden querer decir cualquier cosa..... la verdad es que me dan un yuyu que tira pa'trás... "
28/10/18 11:53 PM
F
Clara
Un documento muy ordenadito para seguir al mundo, y si es al Orden Mundial mejor, pero para seguir a Jesucristo me parece que muy vacío . ¡Pobres jóvenes!

Clara te felicito, sigue perfectamente al nuevo orden mundial, que se mueran los pobres, despoblar, el planeta, con idiotas utiles de todos, los colores.

El nuevo orden sugue a Hegel, una tesis, una antitesis, y una sintesis.
29/10/18 3:01 AM
Ignacio
Me parece un documento trabajado con sinceridad y realismo que evita esas frases tan teológicas que no las entienden si no los eruditos. Respecto a la aprobación, quienes asistieron fueron elegidos por las conferencias episcopales, por tanto ellos representan legítimamente a todos los obispos del mundo. Muchos dan a entender que deberían haber venido a Roma todos los obispos del mundo? El sínodo ha tenido un tiempo de preparación donde las conferencias episcopales y los religiosos pudieron discutir las propuestas que traerían al sínodo. No entiendo que pretenden muchos de ustedes manipulando esas cifras, el documento fue aprobado por la asamblea que representa a los obispos del mundo.
29/10/18 4:58 AM
Chimo de Valencia
Ignacio, que tú no entiendas las "frases tan teológicas" no quiere decir que no las entiendan los demás. El lenguaje cuanto mínimo es confuso y ambiguo, y si no lo es, peor todavía. A todo el mundo le sorprendería que en un congreso médico no quedara claro si algo es patológico o no lo es. Y si es enfermedad, que no quedara claro si se soluciona con una simple aspirina o con sesiones de quimioterapia, o que no hay que ser tan rigoristas con estas cosas. Pues si ahí se hablar de la salvación del cuerpo en estos sínodos se supone que se habla de la salvación del alma, que es más importante. Somos cuerpo y alma según la Doctrina y el Magisterio de la Iglesia. Y si estos señores no son católicos pues que se quiten el disfraz de eclesiásticos. Lo de este pontificado es inaceptable e inaguantable.
29/10/18 10:25 AM

Esta noticia no admite comentarios.