Mons. Leo Cushley recuerda a sus fieles que tienen el deber de ir a Misa todos los domingos

Si no van, deben confesarse antes de volver a comulgar

Mons. Leo Cushley recuerda a sus fieles que tienen el deber de ir a Misa todos los domingos

En una carta pastoral por la solemnidad de Corpus Christi, Mons. Leo Cushley arzobispo de San Andrés y y Edimburgo, hizo hincapié en la importancia de cumplir con el precepto de la misa dominical.

(CNA/InfoCatólica) «Es cierto que muchas personas piensan que el domingo es solo parte del fin de semana, un bienvenido descanso de la rutina habitual, y tal vez un día para actividades familiares o deportivas», dijo Mons. Cushley en la carta.

«Naturalmente, es bueno relajarse y dedicar tiempo a estas cosas, pero nuestra cultura ha olvidado en gran medida que el domingo es una fiesta semanal debido a su significado como el día santo cristiano», continuó.

Mons. Cushley enfatizó la importancia de asistir a la misa dominical. Señaló que perderse una Misa debido a circunstancias extraordinarias, como una enfermedad, es aceptable, pero en circunstancias normales, «asistir a Misa el domingo es una obligación solemne y vinculante».

«Si fallamos deliberadamente en este asunto, es un pecado grave y debemos confesarnos antes de recibir la comunión nuevamente», dijo. El domingo, nuestro día de descanso semanal, muestra a la gente de Dios que el verdadero cumplimiento de todo solo se encuentra en el Creador, explicó el arzobispo Cushley. Es un «reflejo terrenal del propio descanso eterno de Dios», cuando a las personas se les recuerda que «la vida tiene un objetivo más elevado que la supervivencia física o el beneficio económico».

Sacrificio de la Misa, anticipo del cielo

Mons. Cushley también destacó la importancia de la Eucaristía, asegurando que el Sacrificio de la Misa es un «anticipo del cielo» que nos permite «hacer un bien real y duradero en el mundo». Sin el poder de la Misa, no solo estamos aislados del misterio de la gracia, sino también de Cristo y la comunidad, dijo.

El prelado exhortó a los padres a llevar a sus hijos a misa todos los domingos como un buen ejemplo de vivir la fe católica. «No hay nada mejor que puedas hacer por ellos que llevarles a encontrarse con el Señor Jesús vivo en la misa todas las semanas», dijo Cushley, agregando que «si les enseñas así a buscar el Reino de Dios primero, puedes asegúrate de que Él los bendecirá de todas las maneras que esperas».

Mons. Cushley también alentó a los fieles de su archidiócesis a hacer de su obligación dominical una prioridad sobre otros compromisos, diciendo que los católicos deben colocar a Cristo en la Eucaristía por encima de todo lo demás:

«Venir a Misa solo cada dos semanas, u ocasionalmente, no es ser fiel a su Nuevo Pacto. Sin duda, no podemos tratar a Cristo nuestro Salvador como una opción entre otras para elegir a nuestra conveniencia», dijo. «Por lo tanto, les insto, hermanos y hermanas, a que elijan asistir a la misa dominical, que sea una prioridad y que traigan a otros con ustedes».

8 comentarios

Macabeo
Lo increíble de esta noticia es precisamente eso: que sea noticia recordar lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica.
7/06/18 10:36 AM
maru
Muy bien por la aclaración que hace este.obispo.. Hay personas q no.van a misa los domingos y luego, cuando se tercia, comulgan sin confesar. Esto, es enseñar el Catecismo.
7/06/18 10:39 AM
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Macabeo dice: "Lo increíble de esta noticia es precisamente eso: que sea noticia recordar lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica".

De acuerdo con su comentario.
7/06/18 1:08 PM
Javier
Por Dios!!!!
7/06/18 2:58 PM
Fernando Martín López Avalos
Es una maravillosa catequesis, que expone puntualmente la doctrina católica sin consideraciones de lo políticamente correcto. Sin embargo, es necesario acotar que, como en muchas parroquias se reinventa la liturgia, es preciso buscar una iglesia en donde se celebre la Santa Misa dignamente. En el caso de nuestra familia, fueron mis propios hijos quienes pidieron buscar una nueva opción. Actualmente, vamos a la Eucaristía en Rito Tridentino. Es una celebración hermosa, es el pulchrum en sentido estricto. Es de una solemnidad tal que estremece, porque es estar a las puertas mismas de la eternidad. El sacerdote no dice chistes, no altera la liturgia, no hay mujeres u hombres que falten al pudor, a la modestia. Las homilías tienen un 100% de ortodoxia, sin opiniones particulares del cura en turno.
Cuando salimos a vacaciones, sufrimos mucho por esto. Honestamente, preferimos no ir a la Santa Misa porque en la playa son un verdadero desastre. Sabemos que pecaremos más yendo que no asistiendo. La iglesia más cercana con la Misa Tridentina se encuentra a 100 kilómetros de distancia. Ojalá que muchos sacerdotes celebraran de acuerdo a las rúbricas.
7/06/18 6:03 PM
Alba
El que no va a misa, se hace esclavo de este mundo!.
8/06/18 8:16 AM
YH
Es precepto, el precepto obliga gravemente, y faltar al precepto es pecado.
Me sorprende que un Arzobispo tenga que llegar al punto de recordar a los feligreses algo tan básico como eso.

El modernismo alejó a los fieles, y de lo que quedó: lo convirtió en "zombies". Esto ya es un hecho.
8/06/18 5:21 PM
Jaume
Si uno no tiene ganas de ir a misa, debe ir para llevar a la misa a
su ángel de la Guarda, que se lo agradecerá infinito. Si te gusta la idea, dilo.
8/06/18 6:46 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.