La Ascensión del Señor a los cielos

Hoy celebramos

La Ascensión del Señor a los cielos

Llegando al final de la Cincuentena Pascual se alegra la Iglesia con la solemnidad litúrgica de la Ascensión. En ella se afirma nuestra fe en Cristo: «resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre». En la Ascensión nos promete el Señor enviarnos desde el Padre al Espíritu Santo.

(Guillermo Juan Morado/InfoCatólica) La liturgia de la solemnidad de la Ascensión nos invita a la alabanza y al gozo: «Pueblos todos, batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo; porque el Señor es sublime y terrible, emperador de toda la tierra» (Salmo 46).

La Ascensión evoca un movimiento de subida, de elevación. La primera elevación de Jesucristo es la subida a la Cruz: «Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí» (Juan 12,32). En la Cruz, Jesús es el sacerdote y la víctima que ofrece su vida al Padre intercediendo por todos los hombres. Él se puso en nuestro lugar para vencer, con su obediencia, nuestra desobediencia; con su amor incondicional nuestra resistencia al amor, nuestro pecado.

La elevación de la Cruz anuncia la elevación de la Ascensión. El Señor completa así, cuarenta días después de su Pascua, su éxodo; su tránsito de este mundo al Padre. Su humanidad, desfigurada y humillada en el Calvario, es ahora una humanidad exaltada y glorificada que entra de manera irreversible en la vida y en la felicidad de Dios; es decir, en el cielo.

El momento de subida es correlativo a un momento de descenso: «Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre» (Juan 3,13). El Hijo de Dios que bajó del cielo en su Encarnación, sin dejar de ser verdaderamente Dios, se hizo, para siempre, verdaderamente hombre. Su cuerpo humano y su alma humana, unidas a la única Persona del Verbo, entran definitivamente en gloria de Dios. Y allí, el Señor sigue ejerciendo permanentemente su sacerdocio, ya que está vivo para interceder a favor nuestro (cf Hebreos 7,25).

Para nosotros esta solemnidad es, además de un motivo de alegría, un motivo de esperanza y de compromiso. La esperanza es «estar junto a Cristo», en quien nuestra naturaleza humana ha sido tan extraordinariamente enaltecida que participa de la misma gloria de Dios. Y el compromiso es colaborar para que el reino del Mesías, entronizado a la derecha del Padre, se extienda en este mundo mediante el anuncio y la realización de la salvación por la palabra y los sacramentos.

Estamos en Mayo, un mes mariano por excelencia. María fue la tierra santa donde el Verbo plantó su tienda entre nosotros. Ella fue la primera que se dejó atraer por el amor de Cristo alzado en el mástil de la Cruz. Ella, la primera redimida, es también la primera criatura que, por su gloriosa Asunción, está ya, con su cuerpo y con su alma, con Cristo en el cielo. Como la Iglesia naciente, también nosotros nos unimos a María a la espera de Pentecostés, para recibir el don del Espíritu Santo. Amén

 

Publicado originalmente por Guillermo Juan Morado, "La Ascensión", el 3.05.2008

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

12 comentarios

Leoncio
Algunos lo celebramos siguiendo el Evangelio y la Tradición, el jueves pasado.
13/05/18 5:39 PM
Mariana
La Resurrección, la Ascención y la promesa divina de nuestra propia resurrección es de tal trascendencia que modificó el concepto de hombre que tenían los griegos en tiempos de Cristo.

Desde la resurrección, el concepto de "hombre" incluye la inmortalidad del alma y el destino del hombre a ejemplo de Cristo.

Sin el hecho histórico de la Resurrección y la Ascención, "vana sería nuestra fe".
13/05/18 8:20 PM
Luis López
El Señor ascendió a los Cielos, pero nunca se fue. De hecho cuando vivió como hombre en la tierra estaba en un espacio y un tiempo determinado. Ahora ya no, ahora cualquiera puede encontrarle; a Él, al mismo Jesús que pasó por el mundo haciendo el bien. Se quedó con nosotros en la Iglesia, en la plenitud de los Sacramentos.

Y desde ahí -principalmente en la Eucaristía- sigue haciendo lo mismo que cuando bajó al mundo: amarnos y salvarnos.
13/05/18 9:29 PM
Felicitas
Tenemos un futuro con tal plenitud de vida que ni ojo vio, ni oído oyó lo que Dios tiene preparado para aquellos que le aman...
Podemos imaginar lo más bello y nos quedaremos cortos, como nos enseña nuestra buena Madre, la Iglesia.
Fe, Esperanza y Caridad.
¡Qué 3 virtudes tan trascendentes para todos!
Señor, aumenta nuestra fe.
2/06/19 11:33 AM
PEDRO
Buena reflexión, Y poco que añadir. En cuanto a la Eucaristía, es el mayor regalo, y nada menos que su Cuerpo y su Sangre que se contiene en la Sagrada Forma.

En cuanto al CIELO, ¿ existe ?, pues claro que sí, y alli junto al Creador gozaremos trillones de trillones de años, sin final, pues el Cielo esta fuera del tiempo. Y cada minuto - por precisar algo - sera diferente al siguiente. Y todo esa felicidad es con "plenitud". Pero es dificil describir el Cielo con palabras humanas, pero hay un avance:

" “Ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó por la mente de ninguna mujer, de ningún hombre, lo que tiene Dios preparado para los que le aman ".

El prestigio, la importancia, las riquezas, el poder, los honores, los triunfos, y todo lo demás, pasarán, y es más nadie - en la segunda generación - se acordara de nosotros. Pero en el CIELO, DIOS nos amará " individualmente", a cada uno de los que se salven.

Cuidado, pues te juegas la Felicidad Eterna, a cambio de un poco de nada en esta vida, si te equivocas y eliges el mundo o la carne, hablando claro.
2/06/19 11:43 AM
Abel anton
¿Que señor?
2/06/19 12:40 PM
Pedro Luis Reyes Lebrón
Estamos en junio, no en mayo, como dice el último párrafo. Deben editar la publicación del 2008 y adaptarla al 2019. ¡Buena Fiesta!
2/06/19 1:02 PM
Pedro 1
Hace unos años, el sacerdote Andrés Torres Queiruga escribió que hay que hacer un "cambio en la visión del mundo, que, desdivinizado, desmitificado y reconocido en el funcionamiento autónomo de sus leyes, obliga a una re-lectura de los datos. Piénsese de nuevo en el ejemplo de la Ascensión : tomada a la letra, hoy resulta simplemente absurda." Y añadió que "tomar a la letra las apariciones, la “tumba vacía” o la ascensión no es en nuestros días posible, pues desgraciadamente tales relatos resultarían absurdos".

Hace unos días un sacerdote de mi diócesis ha escrito en la página de su parroquia: "La Ascensión del Señor, más allá de confusiones mitológicas, se inscribe en la interna dinámica de toda la Historia de la Salvación".
Este señor es adepto de Torres Queiruga , a quien tiene por "el teólogo español más importante del postconcilio". Además, es arcipreste revalidado por el nuevo obispo y profesor del instituto teológico. ¿Y a personas como estas va parte de la asignación tributaria a favor de la Iglesia?
2/06/19 7:41 PM
Pedro Amate
Se encarnó, para no desencarnarse nunca más. Y ascendió a los Cielos para quedarse con nosotros definitivamente y para siempre.

" Tomad,y comed todos de él ; porque este Pan es Mi Cuerpo .Tomad y bebed todos de él ; porque le este Vino es Mi Sangre. Les faltaba el Espíritu Santo ,y lo recibieron el día de Pentecostés.

La resurrección de Jesucristo, consiste en pasar de un cuerpo físico ,a un Cuerpo Místico ,y la ascensión a los Cielos ; a recibir el Nombre que está sobre todo nombre, ( Jehová ),y a ser encumbrado en lo más alto de los Cielos : Él es el Rey de reyes ,y el Señor de los señores ; el Rey del Universo Creado.

Que el Señor nos dignifique a toda la raza humana.
2/06/19 9:09 PM
enrique Cheli Pedraza
...1
/ Oramos, a fin de tener presente, que mientras los apóstoles y discípulos y mas de 500 fieles , miraban fijamente al cielo, hacia donde vieron elevarse a Jesús, durante su Ascensión al tiempo, que una nube lo ocultó de sus miradas , se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Hombres de Galilea, ¿qué hacen ahí mirando al cielo? Este que ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá como lo han visto subir al cielo". (Hechos de los Apóstoles 1, 3-11)
3/06/19 12:49 AM
enrique Cheli Pedraza
...2
Impetramos,para no olvidar, al celebrar el misterio de la Ascensión del Señor,q,el Reino de los Cielos es nuestra meta y responder a la Voluntad de Dios,aquí en la tierra,el camino,q se nos invita a seguir,recorrer y transitar a través de la escalera de los 10 Mandamientos,q,nos conducen al cielo para estar por toda una eternidad en el Paraíso y pedir,q, cuando nos llegue la hora de subir y presentarnos al Padre para rendir cuentas de nuestra vida,hechos y palabras,tenga compasión de nosotros,Familiares,Amistades y Conocidos,al tanto de la advertencia de Jesús" Nadie va al Padre, sino, a través Mío",y“q Dios quiere,q, todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad y conozcan a Jesucristo,el único mediador entre Dios y los hombres( 1 Timoteo 2:4) y“ En ningún otro hay salvación;porque, no existe ni hay otro nombre bajo el cielo,dado a los hombres, por el cual podamos alcanzar la salvación ." (Hechos 4:12).

3/06/19 12:55 AM
enrique Cheli Pedraza
...3
O sea:una vez mas recordamos,q ni Moisés;ni Buda;ni Mahoma; tampoco ningún otro,q,pretenda suplantar,substituir y reemplazar “ usurpadoramente”a Jesús el Cristo,desviando,equivocadamente “ satánica,diabólica y demoniacamente”la Revelación del Dios Uno y Trino,está la salvación,y,q con la Ascensión,Cristo,se ha acercado más a nosotros, a través de un nuevo modo de presencia,siendo,la Ascensión una fiesta de esperanza,pues con El una parte,la primicia de nuestra humanidad,está con la Santísima Trinidad,y,nosotros hemos subido al Padre con tal esperanza y promesa y en la Ascensión,celebramos la subida de Cristo al Padre y nuestra futura ascensión.
3/06/19 1:07 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.