Polonia sempre fidelis

Mons. Gadecki: «El bautismo de Mieszko I es el evento fundacional en la historia de Polonia»

«El bautismo de Mieszko I es el evento fundacional en la historia de Polonia. El acontecimiento fuente de la identidad y la espiritualidad de nuestro pueblo. Evento del que nuestra nación puede cosechar abundante inspiración y motivación». Así lo dijo el presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, el arzobispo Stanislaw Gadecki en la homilía de la Santa Misa con la participación de la Conferencia Episcopal de Polonia en la catedral de Poznan.

(InfoCatólica) La Eucaristía en el 1050 aniversario del bautismo polaco fue presidida por el Cardenal Pietro Parolin. A continuación publicamos el texto de la homilía.

Polonia semper fidelis. 1050 aniversario del bautismo de Polonia (Catedral de Poznam - 04/15/2016).

El bautismo de Mieszko I es el evento fundacional en la historia de Polonia. El acontecimiento que es fuente de la identidad y espiritualidad de nuestra nación, y del que podemos cosechar abundante inspiración y motivación para nuestras vidas.

Junto con ello, habiendo considerado ayer en Gniezno el significado de este Sacramento, hoy queremos dar un paso adelante para reflexionar sobre la Fe, que es una consecuencia directa del Bautismo. Queremos detenernos brevemente en tres cuestiones; la fidelidad que es una consecuencia del bautismo de San Pablo; el bautismo de Mieszko I, y nuestra fidelidad a las promesas del Bautismo.

1. El bautismo de Pablo

La escena del arrepentimiento y la aceptación del bautismo por Saulo explican en primer lugar, de una manera muy sencilla pero muy profunda, por qué la persona se bautiza.

Saulo, con la intención de capturar fugitivos, se encuentra al mediodía cerca de los muros de Damasco con Cristo. «Cuando todos - habla de este hecho el mismo Pablo - caímos al suelo, oí una voz que me decía en hebreo: »Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Difícil te es dar coces contra el aguijón«. »¿Quién eres, Señor?« - le pregunté. Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate y ponte en pie, porque me he manifestado a fin de que seas servidor y testigo de lo que has visto. Yo te defiendo ante el pueblo y ante los gentiles, a los cuales yo te envío, para que abras sus ojos y se conviertan de las tinieblas a la luz, de la potestad de Satanás a Dios. Para que por la fe en Mí, reciban el perdón de pecados y herencia entre los santos »(Hechos 26,14-18). Por lo tanto, una persona recibe el bautismo con el fin de convertirse en un ministro y testigo de Cristo, para abrirles los ojos a Dios, para que reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santos - este es el objetivo principal y, al mismo tiempo, la tarea de la evangelización, a la que nos obliga el bautismo.

Estas tareas del misionero, el hombre no es capaz de cumplirlas hasta el final, sin la cruz. Tenemos la evidencia de este sufrimiento, con el que se encontró Pablo durante su actividad misionera, y cuyo final fue la cruz: «Por los Judíos cinco veces fui golpeado y he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas, una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio, un día y una noche en el fondo del mar. Con frecuencia durante los viajes, corrí peligros en ríos, peligros a causa de ladrones, peligros de parte de falsos hermanos, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en el trabajo y cansancio, a menudo en vigilia, con hambre y sed, frecuentes ayunos, sufrí frío y desnudez, por no hablar de mi angustia diaria por la preocupación por todas las Iglesias »(2 Tesalonicenses 11,24-28).

La radical fidelidad a Cristo - no junto a la cruz, no a pesar de la cruz, sino gracias a la cruz – condujo a Pablo a un éxito sin precedentes en la evangelización, y que él mismo afirma: «Desde Jerusalén, en todas las direcciones hasta Iliria, cumplí el anuncio del Evangelio de Cristo. Con todas las fuerzas me empeñé en asegurar que anunciaran el nombre de Cristo donde aún no se conocía, no para construir sobre los cimientos puestos por otra persona»(Rm 15,19-20). Estos éxitos apostólicos fueron principalmente el resultado de su lealtad personal y dedicación total a Cristo. «Ni la muerte, ni la vida, [...] nada es capaz de separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 8.38).

2.El bautismo de Mieszko

¿Algo similar se puede decir de la fidelidad a las promesas del bautismo en el Príncipe Mieszko I?

Por un lado, ciertamente no. El bautismo es diferente en muchos aspectos del bautismo de Pablo. Saulo antes del bautismo era un hombre de profunda fe en el único Dios. Había recibido una formación religiosa en las mejores escuelas judías. Se convirtió en un incansable apóstol de los gentiles y, finalmente, sufrió el martirio por Cristo. Nada de eso se puede decir de Mieszko. El punto de partida fue probablemente un seguidor de muchos dioses. No conocemos su formación intelectual, espiritual, o el mundo de sus valores. Tampoco se puede hablar de su repentina conversión y la iluminación. Más bien al contrario, por lo que se lee en la Crónica alemana de Thietmar; Crónica polaca de Gallus y la Crónica Checa de Kosmas y otros registros (Anuario de Malopolska; Código szamotulski; Código Lubin, Código de Königsberg; Anuario Trask, Anuario Sedziwoj, Polonia Crónica, Crónica Mierzwy; Crónica polaco-Silesia; Chronicle príncipes polacos), sabemos que el proceso de conversión del príncipe fue lento y supuso una preparación más larga.

Y, sin embargo, a pesar de esto, es imposible negar el éxito de Mieszko en la evangelización, como resultado de su fidelidad - por la cruz. Era sin duda, mucho más modesta que la de Pablo, pero no menos persistente. La primera etapa de su conversión al cristianismo - dice el prof. Krzysztof Ożóg - y renuncia al paganismo se produjo a riesgo de su propia muerte. Ciertamente, la expresión de su fidelidad era el apoyo a los misioneros que fueron a las ciudades principales, donde se convocó al pueblo y se enseñaron las verdades fundamentales de la fe y de la moral cristiana. El príncipe tuvo que hacerse cargo de las necesidades materiales de los recién nacidos en el Estado en el seno de la Iglesia. Con sus recursos se erigieron templos y equipado los principales castillos de la monarquía. Mieszko también hizo traer el clero necesario para el imperio, para construir nuevas iglesias, para celebrar dignamente la liturgia y todo lo que ayude a los fundamentos de la fe. Hacia el final de su vida, fue apoyado y rodeado del cuidado de la iglesia emergente en su país. Inculcó el culto de San Pedro Apóstol, que encontró su máxima expresión en la consagración de la catedral más antigua de Polonia en Poznan. A través de este acto, hizo hincapié en el vínculo con la Iglesia y la Santa Sede.

El fortalecimiento de las relaciones entre el gobierno polaco y el papado fue trascendental, y esto lo demuestra un documento llamado Dagome iudex, del año 991, emitido por la Santa Sede.

Seguramente esto le costó al príncipe muchas dificultades, pero debido a ellas los Polacos adquirieron valores hasta entonces desconocidos o incluso rechazados, y de este modo su propio lenguaje, sus ideas políticas y religiosas, la cultura material, adquirieron una dimensión superior, pues se produjo un enraizamiento en culturas más antiguas y mejores que ya habían recibido la fe cristiana (prof. Jacek Kowalski). Y aunque la fidelidad de los gobernantes bautizados fue diferente de la fidelidad del apóstol Pablo, sin embargo -como dice Dante- no podemos dudar de la universalidad de su visión. Soñaba con una Polonia potente y fiel, como la que después de mil años sigue existiendo:

«..y así, pues, Dios le abrió, de gracia en gracia

la vista a la futura redención;         

y él en ella creyó, y no toleraba

la peste de su antiguo paganismo;

y reprendía a las gentes perversas.«

(Dante, Paraíso, XX, 127-129)

3. NUESTRO BAUTISMO

De hecho a partir de ahora, ya que el bautismo del príncipe Mieszko y el bautismo de Polonia también comenzó a dar batalla por la lealtad en nuestra tierra natal. Esta dramática batalla entre la verdad y la mentira, entre bien y el mal, entre la belleza y la fealdad, entre la ética y el pecado; entre la libertad y la esclavitud, los valores y antivalores, el sentido y el absurdo, la vida y la muerte, la existencia y la nada. San Agustín (+ 430), presentó de manera sintética, en forma de una lucha mutua entre dos bandos. »Entonces un doble amor - escribe - estableció un doble objetivo: el amor propio, hasta el punto del desprecio de Dios, ha establecido el estado de la gravedad (civitas Terrena); el amor a Dios, incluso hasta el desprecio del bien propio, establece un estado de los cielos «(De Civitate Dei, XIV, 28).

Juliusz Slowacki describe esta lucha de una manera muy personal:

»El sufrimiento y tormento de mi corazón /

Continuó en la lucha con un montón de demonios /

Sus armas y escudos de luz solar /

Y la serpiente llena de traición ... «(Rey-Espíritu. Rapsod primero. Canción I).

a. En la historia de esta guerra espiritual para obtener la victoria, no es suficiente creer en Dios, sino que se debe ser fiel a él. Si se acepta la verdad sobre Cristo y se le confía nuestras vidas, no puede haber una contradicción entre lo que creemos y cómo vivimos. En realidad no se trata tanto de reconocer a través de un acto puramente intelectual, sino más bien de asimilarse en una dinámica espiritual que penetra en lo más profundo de nuestro ser. La verdad se transmite no sólo a través de la enseñanza formal, - aunque esto es importante - sino gracias al testimonio de la vida recta, fiel y santa (.. Cf .. Benedicto XVI, El testimonio de fidelidad habla más que las palabras - Vigilia de oración en Hyde Park antes de la beatificación Londres - 18.09.2010).

Un ejemplo de esta fidelidad - que no pasó por alto la cruz - fue el primer »polaco« mártir, San Adalberto: según el Primado Stefan Wyszynski: »San Adalberto, cuando se encontró en Żuławy tuvo la oportunidad de escapar de la muerte, pero no lo hizo. [...] Él volvió a los gentiles, y reanudó el trabajo del Evangelio. Fue expulsado de sus tierras por la fuerza, porque él dio su vida por aquellos que quieren quitarle la vida. «Lo mismo ocurrió con los primeros mártires polacos» (Benito, Juan, Mateo, Isaac y Christine).

De particular importancia en la historia de los fieles polacos es San Estanislao, que «luchó la militancia del rey. [...] El orden militar no valoraba la vida humana o la vida familiar. [...] El Pastor de Cracovia miraba con un corazón dolido. Amonestó al rey: ¡no es lícito que lo hagas! Vuélvanse padres, esposos e hijos de los brotes de la familia, y no habrá paz ni orden en la patria. Pero el rey y su corte no escucharon [...]. El obispo Stanislaw »cayó bajo la espada«, precisamente porque era un profeta del Rey de paz que defendió la primacía de la persona, la familia y sus necesidades ».

«En los momentos más difíciles de las guerras y levantamientos hay obispos exiliados y sacerdotes, hombres y mujeres realmente consagrados a las personas que sufren, con lo que se renuncia a toda comodidad y a todos los hermanos y hermanas de su tierra natal pero esto muestra sabiamente el camino hacia la libertad» (Carta de Francisco al cardenal. Pietro Parolin en el 1050 aniversario del bautismo de Polonia).

En la posguerra, sobre todo durante el período estalinista, el testigo fue el Primado Wyszynski, que se convirtió en un prisionero. No se puede ignorar la terrible tortura por parte de las autoridades a este sacerdote. Y sin embargo - gracias a la fidelidad a la cruz - a pesar de la gran campaña de las autoridades y el acoso administrativo y fiscal, la Iglesia se movilizó en 1966 junto a todos los polacos para celebrar el milenio del bautismo de Polonia. En ese momento, los obispos polacos - con valentía - en un gesto de reconciliación, se acercaron a los sacerdotes y fieles en Alemania, a partir de un diálogo difícil y necesario de reconciliación entre las naciones.

Por encima de todo, sin embargo, una medida de la fidelidad a la Iglesia son las decenas de santos polacos y beatos clérigos y laicos, así como testigos a menudo desconocidos de la fe. «La Iglesia - escribe el Papa Francisco en su carta al cardenal Pietro Parolin en el 1050 aniversario del bautismo de Polonia - ascendió a la dignidad del altar en numerosos hijos e hijas de la tierra polaca, que en varias ocasiones demostraron las virtudes cristianas o se adornaron con la palma del martirio. Con una lista muy larga, nos gustaría mencionar por su nombre a los que han vivido en nuestro tiempo, y son venerados en todo el mundo: a saber, San Maximiliano María Kolbe, sacerdote franciscano y mártir, que demostró su servicio en el holocausto de la caridad; Santa María Faustina Kowalska, una virgen que realmente se preocupaba por la revelación del misterio de la Divina Misericordia y San Juan Pablo II, el Papa que mostró sin descanso a todas las naciones al Salvador del hombre» (ibidem).

b Incluso hoy en día - cuando nos separa más de 40 generaciones del nacimiento por el bautismo – se necesita nuestra lealtad, se necesita una cruz. «Hoy en día - dijo Francisco - experimentar la paradoja del mundo globalizado en el que vemos tantas casas de lujo y edificios de gran altura, pero cada vez menos calor del hogar y la familia; muchos proyectos ambiciosos, pero poco tiempo para vivir lo que se ha logrado; muchos sofisticados medios de entretenimiento, pero más y más profundo vacío en el corazón; un montón de diversión, pero poco de amor; tanta libertad, pero poca autonomía ... Cada vez más personas que se sienten solos, pero también a los que están llenos de egoísmo en la melancolía, de la violencia destructiva y la esclavitud del placer y el dios dinero »(Fidelidad, verdad y amor. Francisco al comienzo del Sínodo, el Vaticano 04/10/2015).

No se debe pensar que los cristianos pueden permitirse el lujo de simplemente continuar con sus negocios, ajenos a la enorme crisis de fe que afectó a nuestra sociedad, o incluso esperar que el legado de la fe, a través de siglos de cristianismo, continúe inspirando y configurando el futuro de esta sociedad. Sabemos que en tiempos de crisis y de ebullición Dios llama a grandes santos y profetas, para renovar la Iglesia y la comunidad cristiana; confiamos en su providencia y rogamos que siga guiándonos. Sin embargo, todos y cada uno de nosotros está llamado en su forma de vida, a contribuir a la difusión del Reino de Dios por los valores evangélicos en esta vida (cf .. Benedicto XVI, El testimonio de fidelidad habla más que las palabras. Vigilia de oración en Hyde Park antes de la beatificación. Londres - 18.09.2010).

Todo se puede hacer, siempre y cuando los polacos en realidad permanezcan fieles a Dios. El recurso más conmovedor de la observancia encontrar la primera carta que el Papa Juan Pablo II dirigió a los polacos después de su elección al trono de Pedro: «Les suplico fidelidad como la que habéis demostrado a Cristo y su cruz, la Iglesia y sus pastores. Les pido que se opongan a todo lo que ofende a la dignidad humana y degrada la moral de una sociedad sana; que a veces puede incluso poner en peligro su existencia y el bien común, y que podría disminuir su contribución a la riqueza común de la humanidad, de las naciones cristianas, la Iglesia de Cristo »(Mantener la fidelidad a Cristo y su Cruz, la Iglesia. Carta al Papa polaco Juan Pablo II después de su elección a la Sede de Pedro, Vaticano - 10/23/1978).

«La fidelidad a las raíces no significa una copia mecánica a los patrones del pasado. La fidelidad a las raíces es siempre creativa, lista para entrar en lo más profundo, abierto a nuevos retos, sensible a los signos de los tiempos». Se expresa también en el interés por el desarrollo de la cultura nativa, en el que la historia cristiana estuvo presente desde el principio. La fidelidad a las raíces significa, sobre todo, la capacidad de construir vínculos orgánicos entre los valores eternos que tantas veces se han demostrado en la historia, y los desafíos del mundo moderno, entre la fe y la cultura, entre el Evangelio y la vida »(Juan Pablo II, construyamos una Polonia fiel a sus raíces. Cracovia, 10,07 .1997. Discurso de despedida en el aeropuerto de Balice).

Esta fidelidad creativa no es igual para cada ser humano. Puede ser transmitido lo específico cristiano pero en un formato específico. Jean Vanier escribió: «Los que no tienen identidad, no tienen tierra» y no profesa valores claros, quien no puede abrirse realmente a los demás. No van a ser capaces de dar, porque no saben realmente lo que son, lo que quieren y lo que tienen que hacer.

Los que no tienen una clara conciencia de sí mismos, sino que se centran en sí mismos y su grupo, escondidos detrás de paredes sólidas, están convencidos de su rectitud, y juzgan y condenan a los que no perciben el mundo tal como ellos, se enfrentan al riesgo de asfixia o el deseo de causar conflictos.

Los que tienen su propia identidad y están abiertos a los demás, se convertirán gradualmente en personas capaces de compasión. Es gente de la paz interior, capaz de escuchar y acercarse a la bondad, la paz y la unidad. A través de su capacidad se construye la comunión; ayudar a los demás es vivir más plenamente su humanidad y unirse en amistad (J.Vanier, cada persona es la historia sagrada, Poznan 1999, 165-166).

CONCLUSIÓN

Al final de la reflexión de hoy, me gustaría dar sinceramente las gracias al Santo Padre Francisco ha comunicado a todos los polos gratitud, felicitación y aliento y por su participación espiritual en nuestras celebraciones del 1050 aniversario del bautismo de Mieszko I.

Virgen Santa, que eres brillante en Czestochowa y brillas en la puerta de la Aurora! Encomendamos el destino de nuestro país, todos y cada uno de los sitios del país y del extranjero. Madre del Redentor, concédenos seguir la fidelidad a nuestros compromisos bautismales. No permitas que - como decía Santa Teresa de Jesús - debido a las dificultades perdamos el valor:

Nada te turbe;

nada te espante;

todo se pasa;

Dios no se muda,

la paciencia todo lo alcanza.

(Santa Teresa de Ávila, Nada te turbe) 

Traducido por InfoCatólica. Publicado originalmente en la web de la Conferencia Episcopal de Polonia.

InfoCatólica cuenta con tu ayuda, haz clic aquí

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

2 comentarios

gloria Arbeláez de Silva
¡Que homilía! Me ha llevado a una realidad más profunda,cómo vivo la voluntad de DIOS,y la fidelidad-por la cruz. El Cardenal Pietro,nos invita a ser coherentes con la Palabra,porque cada uno está llamado a la Santidad. El mundo me atrapa y me absorbe,y vuelvo la mirada hacia ese Padre de Amor,y revisó mi proyecto de vida,para ajustarlo al proyecto que DIOS tiene sobre mí. Porque todo lo que hay en el mundo,los malos deseos de la naturaleza humana,la codicia de los ojos y el orgullo de las riquezas no procede del Padre,sino del mundo y el mundo pasa con sus codicias;pero quien cumple la voluntad de Dios permanece por siempre. 1 Juan,16-17. Buscando ser mejores cada día,para alcanzar la meta. Paz en el Señor
23/04/16 6:04 AM
Luz
Polonia un modelo de fidelidad!
24/04/16 8:00 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.