Dr. Jorge Becker Valdivieso

«Lo único cierto es que en un aborto provocado, ocurre la muerte intencionada de un individuo de la especie humana»

Jorge Becker Valdivieso es médico Cirujano, Ginecólogo obstetra, especializado en Medicina Materno fetal y un reconocido experto en Terapia Fetal invasiva. Actualmente es Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Regional de Talca (Chile) lugar donde formó, como proyecto universitario, con la Universidad Católica del Maule, el único centro del sistema público de salud del país sudamericano para terapia fetal endoscópica.

(Portaluz) Conoce de primera fuente la verdad sobre el aborto en España y Chile (país donde hasta la fecha es ilegal provocar la muerte de seres humanos en gestación). Estos conocimientos y argumentos de razón si fueren efectivamente considerados (para el bien común) por las autoridades políticas de su país, provocarían el inmediato retiro del proyecto de ley sobre aborto que Michele Bachelet y sus seguidores pretenden.

En entrevista concedida a revista Credo de Chile, en su edición impresa especial «Los muertos no callan», el doctor Becker analiza y deja en evidencia las que califica como mentiras de los promotores del aborto.

Dr. Becker: ¿Existe concordancia entre lo que se establece en los proyectos de ley de aborto y lo que establecen los hechos biológicos?

Las leyes son creadas por el ser humano para regular las sociedades, y eso es bueno siempre y cuando ellas vayan de acuerdo al bien común. Sin embargo, los hechos biológicos son descubiertos por el ser humano a través de la ciencia y no pueden ser cambiados por las leyes.

Hay hechos biológicos que son indiscutibles y que actualmente están ampliamente estudiados por la ciencia. Uno de ellos es el inicio de la vida, que tiene especial relevancia cuando estamos hablando de una acción que va a terminar con la vida de individuos de nuestra especie. La fecundación es un evento muy especial, es la única circunstancia en seres vivos sexuados donde se unen dos células diferentes y con carga genética distinta, dando origen a otra célula también diferente de las dos anteriores, posteriormente ocurrirán infinitas divisiones celulares a lo largo de la vida de este individuo recién formado que es diferente a sus padres, pero ahora manteniendo el genoma que se originó en la fecundación. Este hecho biológico no es un invento de alguna creencia religiosa ni de un partido político ni una corriente filosófica, es un evento que ocurre de manera natural día a día en las especies sexuadas, por eso llama profundamente la atención que algunos no reconozcan que en la fecundación se inicia la vida de un individuo de una especia sexuada, en nuestro caso un embrión humano, que no es una cosa, no es un perro, no es un gato, repito: es un embrión de la especie humana.

Este embrión desde un inicio sigue una serie de eventos predeterminados y propios de la especie, es decir no es un montón de células a las que súbitamente le aparecen extremidades y cabeza y adquiere forma de ser humano. Todos esos eventos se repiten siempre de igual forma en todos los embriones a contar de la fecundación y son hechos conocidos en el mundo científico ampliamente estudiados sobre todo en los procesos de fecundación in vitro donde se sabe hora a hora cómo se desarrolla un embrión humano.

La interrupción legal del embarazo (ILE en España) , interrupción voluntaria del embarazo (IVE en Francia),o como en el caso de los países ingleses, Termination of pregnacy, cuya abreviatura es TOP, sonando casi elegante, son juegos de palabras que están asociados a la implementación de la ley de aborto para no hacerlo tan duro, el punto está en que nadie habla de matar ni del inicio de la vida, porque eso dificulta conseguir una Ley de Aborto y suena terrible ante la opinión pública.

Pero no se debe olvidar que lo único cierto en un aborto provocado, legal o ilegal, porque debemos tener claro que el aborto por muy legal que sea sigue siendo algo provocado y premeditado, es que ocurrirá la muerte intencionada de un individuo de la especie humana y eso no tiene discusión.

¿Cuáles son los argumentos científicos que esgrimen los pro aborto?

En realidad no existen argumentos científicos, existen sólo mitos que han sido repetidos hasta el cansancio para convencer a las sociedades que el aborto es algo necesario y bueno, en los cuales se apoyan los proyectos abortistas.

Cualquiera puede meterse a internet y leer la historia de Bernard Nathanson, conocido como «el rey del aborto», que desarrolló una táctica que ha sido implementada en todos los países para lograr su legalización. Él se reconoce como responsable de 75.000 abortos legales en EEUU, de los cuales 5.000 los hizo él personalmente, incluyendo a uno de sus hijos (le hizo un aborto a una mujer que era su pareja y estaba embarazada de él). Bernard Nathanson cuenta toda su historia en un libro, «Abortando en Estados Unidos» (Aborting America).

Allí él narra que en la década de los ochenta, cuando se masificó la ecografía a nivel mundial (el mundo) se dio cuenta de que estaba matando seres humanos, es decir, cuando realizaba ecografías advirtió que ese niño se movía, que estaba vivo, que tenía latidos, algo que hoy parece obvio pero que era más desconocido antes de la irrupción de la ecografía. Y fue así como entendió qué era realmente lo que estaba haciendo y se transformó en uno de los grandes detractores del aborto, dedicando el resto de su vida a ello. Falleció el año 2011, dedicando sus últimos días a realizar campañas contra el aborto.

Él explicó cómo lo hizo en EEUU, para lograr tener una ley de aborto. Para aprobarla no se necesita más que seguir una táctica, que se ha hecho sistemáticamente en todos los países hasta lograr la legalización.

Esta táctica consiste en:

Apoderarse de los medios de comunicación para mentir descarada y repetidamente, aumentando las cifras del aborto clandestino y de mortalidad materna por esta causa. Este primer paso ocurre hace años en Chile. Es totalmente obvio que nadie puede saber cuántos abortos clandestinos hay en un país, porque son ilegales y es imposible que alguna institución lleve cuenta de abortos clandestinos, pero los partidarios de la ley de aborto se han dedicado a inventar una cifra que habla de 100.000 a 150.000 abortos al años en Chile. Estas cifras son un invento, obtenido de una forma absolutamente subjetiva, no tienen ningún sustento real y obviamente impactan si consideramos que en nuestro país hay 250.000 partos al año, es decir, de acuerdo a esos números abortarían al menos un 30% de las mujeres que se embarazan.

En relación a la cifra de mortalidad materna por aborto clandestino, los grupos pro aborto suelen decir que mueren miles de mujeres al año por aborto clandestino (en Chile) y que hay una desigualdad social porque las mujeres ricas no se morirían al hacerse abortos «limpios» en clínicas privadas, lo que desvía la atención transformando el supuesto aborto terapéutico en un problema social que no tiene ninguna relación, es decir, juna nueva forma de confundir aún más a la opinión pública.

El tema de la mortalidad por aborto clandestino es una falsedad absoluta. Chile ostenta el orgullo de tener una de las mortalidades maternas más bajas del mundo, y la segunda de toda América siendo superado sólo por Canadá. En Chile hay 250.000 partos al año, y mueren desgraciadamente alrededor de 40 mujeres de esas 250.000, por problemas del embarazo, parto y post parto. De esas 40 sólo una a dos mueren por aborto en general, es decir estamos hablando de aborto espontáneo o provocado, por lo tanto epidemiológicamente el aborto provocado ilegal no tiene ningún peso en la mortalidad materna. En conclusión, el aprobar una ley de aborto no producirá una disminución de la mortalidad materna porque la inmensa mayoría de esas pocas mujeres que fallecen por embarazo lo hacen por otras causas muy diferentes del aborto ilegal. Así, repitiendo, falsas cifras de mortalidad materna, pretenden justificar la ley de aborto como la solución a un problema de salud pública, que en realidad no existe.

En un segundo paso, Nathanson indicó que para concientizar a un país a favor del aborto, se debe ridiculizar a la Iglesia Católica, que es el gran obstáculo contra la aprobación del aborto, y aprovechar para esto el haberse apoderado de los medios de comunicación, diciendo que los católicos quieren el aborto, pero la jerarquía católica lo impide. Para ello, según el mismo Nathanson, se deben manejar las encuestas y así los católicos pensarán que ellos mismos están a favor del aborto y terminarán aceptándolo como una verdad. Esto también ocurre en Chile, cuando uno habla con católicos ya justifican el aborto bajo ciertas circunstancias y atacan a su jerarquía por ‘retrógrados’ sin entender que el problema de fondo es que estamos hablando de matar seres humanos.

El último paso es ignorar cualquier estudio científico que diga que la vida se inicia con la concepción y ridiculizar a los investigadores que afirmen esto, situación que hoy es imposible desconocer porque hay evidencia médica clara al respecto.

Una vez que los abortistas consiguen convencer a la sociedad de los puntos anteriores, la consecuencia fatal es obtener la ley de aborto, y así es como se ha hecho en todos los países del mundo, y también en Chile.

¿En qué etapa de este proceso descrito por usted para acostumbrar al público con el aborto, se encuentra hoy la sociedad chilena, uno de los últimos bastiones pro vida del mundo?

Aquí estamos con anestesia total. Las autoridades repiten que hay que legislar porque éste es un problema gravísimo de salud pública, en base a mentiras reiteradas. A eso se ha agregado el eslogan de la desigualdad donde las mujeres ricas lo tendrían más fácil para abortar, por lo tanto se está planteando que el derecho a matar un hijo además tiene un componente basado en la igualdad social, o sea, ya vamos saliendo del tema médico con lo que va quedando más claro el objetivo final: aborto libre a demanda. Lo que falta ahora es que, si sale la ley, en dos generaciones más vamos a considerar el aborto como algo normal. Cuando las hijas de las mujeres que abortaron empiezan a tener hijos ahí ya está institucionalizado. Pasa a hacer parte de la vida familiar, «mi mamá se hizo un aborto, por lo tanto yo también me lo voy a hacer». Eso es así en todo el mundo.

Se dice que va a venir una ley muy restrictiva y a esas alturas, demoran 10 a 15 años, ya tienen a toda una sociedad convencida de que eso es lo correcto. Desde el minuto en que se aprueba una ley de aborto, lo que la ley permite es «bueno», obvio si es legal, entonces el aborto pasa a ser correcto, sin castigo, por lo tanto aceptado por la sociedad. Con eso ya se entra en un punto sin retorno, donde la vida de un ser humano antes de nacer no tiene valor.

¿Qué piensa usted del Proyecto del ejecutivo chileno?

El proyecto enviado por la Dra. Bachelet deja interrogantes importantes ya que si bien reconoce que la constitución defiende la vida propone que esto debe ponderarse con los derechos de la mujer donde obviamente sale perdiendo el hijo. Ahora, desde el punto de vista práctico llama la atención que habla de riesgo vital materno presente y futuro lo que obviamente abre la puerta a cualquier cosa, en el caso de inviabilidad fetal nuevamente entramos en la discusión sobre qué enfermedades fetales cumplen realmente esa condición. En ambos casos no se menciona edad gestacional para abortar lo que implícitamente permite el feticidio. En cuanto al aborto por violación llama poderosamente la atención que no implica el inicio de un proceso legal por ese delio. Si uno es malpensado se podría prestar para usar la ley abiertamente como método de control de natalidad. Por lo tanto es otro proyecto más que parece restrictivo en el papel pero que permite mucho más en la realidad, es decir igual que en todos los países con aborto legal.

12 comentarios

Es triste que no queramos verlo. Igual que muchos no querían ver el horror de la esclavitud .
21/03/15 7:18 PM
Juan Mariner
Yo, como católico y español, siento vergüenza a la hora de comentar o tratar las leyes de aborto de otros países. Lo que no hemos sabido los españoles católicos arreglar en nuestro país, no lo vamos a arreglar en otros...
21/03/15 8:28 PM
Heller
Por algo la tierra tiembla en Chile. Hay hermanos nuestros y que son miles en ese país. Dios redoble la mentalidad de su mandataria.
21/03/15 8:55 PM
clavel
¡Releñe, cómo quiero muchos médicos así en España !.
21/03/15 8:59 PM
chizon
Un gran medico . En general el colegio medico no esta muy convencido con el proyecto.
22/03/15 12:07 AM
Horacio Castro
Con rigor científico: el aborto provocado es homicidio.
22/03/15 12:16 AM
asimo
De seguir así la tendencia, dentro de 20 años, Chile será un país ciento por ciento pro elección, como España.

En España el "antiabortismo" ya no pide penalización del aborto, sino nimiedades como "garantizar la objeción de conciencia de los médicos", "que los padres de una menor otorguen su consentimiento", "que se promueva la natalidad con ayudas gubernamentales", etcétera.
22/03/15 3:51 AM
SIMON D.U.E JUBILADO
Como cristiano, y como Sanitario, no puedo menos de estar en contra del Aborto, es un feticidio, cuando no un infanticidio, y un pecado ce Lesa Majestad, porque va contra el Autor de la Vida, que es Dios, mismo, Él creó ah hombre y a la Mujer, a su imagen y semejanza, hombre y mujer los creó, y le dotó, del poder de reproducirse y de multiplicar la vida, no les dio, el poder ni la potestad de quitarla, cuando a ellos les conviniera, eso es propio de los Lóbis de poder, y de los Estados Totalitarios, la vida es un Don, y nadie absolutamente es dueño de interrumpirla cuando le venga en ganas, por intereses inconfesables, que nada tienen que ver con la vida, estoy de acuerdo con la Doctrina de la Iglesia y con las tesis del Doctor Valdivieso, de todo esto, la culpa presuntamente la tienen las Leyes creadas por los hombres, no por Dios, que es el Autor de la Vida, (Génesis) Primeros Capítulos; el Aborto es infumable, y algo abyecto, sean cuales sean los adjetivos, y las manipulaciones que sean, no dejan de ser un Crimen de Lesa Majestad. ¡Que Dios les perdone a los Legisladores este pecado, porque la Naturaleza no les podrá perdonar, la naturaleza no perdona, Dios siempre, los hombres a veces, pero la naturaleza no perdona, nunca.! ¡AMÉN!
22/03/15 1:55 PM
Maria Angelica
Una tragedia en mi pais y no hay como contenerla !
Se ha instalado una mentalidad tal que los legisladores "católicos" dicen no saber cuando comienza la vida...
Es ua trajedia...Se creen dioses...
Dios se apiade de nosotros!
23/03/15 2:09 AM
Rafel gama
Si no fuera quien soy, diría lo que me dijo un amigo:"la madre de ella tendría que haber abortado,o,como dijo Monedero a Lagarde (cuando hio referencia ' que los de edad mueran' :preceda Vd. con el ejemplo
23/03/15 3:23 AM
J. Francisco Macias G
A pesar del gravisimo acto fratricida cometido por Cain, fue protegido con la marca que Yavhe, El Señor, le puso para evitar que nadie se tomara el atributo de quitarle la vida en venganza por el delito cometido, porque solo EL es el dueño de la vida, Cfr Gen 4, 15. Me pregunto, si el hombre siendo criatura cree que es mas grande que su creador arrogándose el derecho de decidir sobre la vida? Asimismo, pienso, qué sentirá un [email protected] o [email protected] al saber que para ganar una elección o cargo de poder tuvo que COMPRARLO con el compromiso de asesinar y derramar sangre de indefensos inocentes manchando así el sustento con que alimenta a su familia?,
23/03/15 7:51 AM
Fila. Ansaldi Iwanowski
Y como sea, voluntario o espontáneo, lo más importante es que la vida de esa persona abortada continúa eternamente, por lo que debemos ayudar a su papá y a su mamá a que puedan sostener el vínculo con su hijo/a.
4/04/15 3:08 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.