Papa Francisco: «Donde no hay honor para las personas mayores no hay futuro para los jóvenes»

Catequesis sobre la familia dedicada a los abuelos

Papa Francisco: «Donde no hay honor para las personas mayores no hay futuro para los jóvenes»

Los abuelos fueron los protagonistas de la audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro. Prosiguiendo con la catequesis sobre la familia, el Papa dedicó la de hoy a la problemática condición actual de los ancianos, «los abuelos», advirtiendo de que la próxima será más positiva y tratará de la vocación que corresponde a esta etapa de la vida.

(VIS) Gracias a los avances de la medicina, observó el Santo Padre, la vida se ha prolongado y el número de ancianos se multiplica, pero la sociedad no se ha adaptado a esta realidad y no les da ni el lugar que deben ocupar ni tiene en consideración su fragilidad y su dignidad. «Mientras somos jóvenes -dijo- se nos induce a ignorar la vejez, como si se tratara de una enfermedad que hay que evitar; después, cuando envejecemos, especialmente si somos pobres y estamos enfermos y solos, experimentamos las lagunas de una sociedad basada en criterios de eficiencia que, en consecuencia ignora a los ancianos».

Citando la frase de Benedicto XVI cuando visitó una residencia para personas mayores: «La atención a los ancianos es la prueba de una civilización», el Pontífice exclamó: «¡Una civilización sale adelante si respeta la sabiduría de los ancianos! Al contrario, una civilización donde no hay lugar para los ancianos o donde se les descarta porque crean problemas ...lleva en sí el virus de la muerte».

Presentan a los ancianos como una carga

En una época que en Occidente se considera como el siglo del envejecimiento, dada la disminución de la natalidad y el aumento de la población anciana, este desequilibrio interpela a toda la sociedad y sin embargo, señaló el Papa, «la cultura del lucro insiste en presentar a los viejos como una carga, un "lastre". No sólo no producen, sino que son una carga, en resumen hay que descartarlos. Y descartarlos es pecado. No se osa decirlo abiertamente pero se hace. ¡Hay algo vil en este acostumbrarse a la cultura del descarte! Pero nosotros estamos acostumbrados a descartar a la gente. Queremos eliminar nuestro miedo galopante de la debilidad y la vulnerabilidad; pero al hacerlo, aumentamos en los ancianos la angustia de que no se les soporte y se les abandone».

Francisco recordó a este propósito que durante su ministerio en Buenos Aires tuvo al alcance de la mano esta realidad:

«Los ancianos están abandonados, y no sólo en la precariedad material. Están abandonados en la incapacidad egoísta de aceptar sus límites que reflejan los nuestros, en las muchas dificultades que deben superar para supervivir en una civilización que no les permite participar, expresar su opinión, ni ser referentes según el modelo consumista de que "sólo los jóvenes pueden ser útiles y disfrutar". En cambio estos ancianos deberían ser, para toda la sociedad, la reserva de sabiduría de nuestro pueblo. ¡Con qué facilidad se adormece la conciencia cuando no hay amor!».

En la tradición de la Iglesia «hay un bagaje de sabiduría que siempre ha sostenido una cultura de cercanía a los ancianos y una disposición para el acompañamiento afectuoso y solidario en esta parte final de la vida. Esta tradición hunde sus raíces en la Sagrada Escritura». Por eso «» Hay que despertar el sentido colectivo de gratitud, de aprecio, de hospitalidad, que haga sentir a los ancianos parte vital de su comunidad. Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres, que recorrieron antes que nosotros nuestras mismas calles, que vivieron en nuestra misma casa y lucharon por una vida digna. Son hombres y mujeres, de quienes hemos recibido mucho. Los ancianos no son algo ajeno. Los ancianos somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente, de todas formas, aunque no lo pensemos».

«Un poco frágiles somos todos, los ancianos. Algunos, sin embargo, son particularmente débiles, muchos están sólos y marcados por la enfermedad. Algunos dependen de los cuidados indispensables y de la atención de los demás. ¿Daremos por ello un paso atrás?¿Los abandonaremos a su suerte? - se preguntó Francisco- .Una sociedad sin proximidad, donde la gratuidad y el afecto sin contrapartidas - incluso entre extraños - van desapareciendo, es una sociedad perversa. La Iglesia, fiel a la Palabra de Dios, no puede tolerar estas degeneraciones. Una comunidad cristiana en la que la proximidad y la gratuidad no se considerasen indispensables, perdería su alma».«Donde no hay honor para las personas mayores -concluyó- no hay futuro para los jóvenes».

9 comentarios

María de los Ángeles
Esta catequesis es muy hermosa, igual que la de hace unos días donde el Papa hablaba sobre la explotación laboral. Me agrada mucho todo lo que ha venido diciendo, son verdades clarísimas.
También recomiendo leer la entrevista que se le ha hecho al cardenal Sarah en aleteia. ¡Es una joya!.
Bendiciones.
4/03/15 5:12 PM
Tito Livio
con Hezbolla o su acabarán perseguidos como en Siria.
4/03/15 5:32 PM
Fran Salvadoreño
la perdida de valores morales y cristianos de las denominadas "sociedades avanzadas" han hecho que se vea a las personas de edad como "cargas" y el individualismo y materialismo hace que terminen abandonados por sus hijos o nietos.
4/03/15 6:44 PM
Eyda Sucre
Me gusto mucho este tema de los ancianos. Tuve la bendicion de tener a mi madre hasta el final a sus 94 anos. A veces no era facil pero trate de que se sintiera lo major possible. Espero poder tener estas mismas atenciones cuando me llegue el momento, por eso pido a todos paciencia y amor para ellos. Aqui en Panama todavia tenemos esas buenas costumbres.
4/03/15 10:41 PM
Jose Luis Martinicorena Garcia
Con la cruz de San Andres
Llegué a los 83
Para llevar la Cruz de Cristo
Cuento con Francisco
J.L.M.
4/03/15 10:45 PM
VICTORIA GUAMAN
Los Seres Humanos debemos amar, respetar a nuestros ancianos, ellos son fuente de sabiduria donde acudimos por un sabio consejo.No olvidemos que todas las personas vamos por el mismo camino, empezar desde ya con el ejemplo
5/03/15 3:39 AM
marta navarro de Argentina
Me encanta que nuestro pontificio sea asi la verdad es la única persona que habla con esa sinceridad ojala muchos de nuestros gobernantes se contagien un poquito del PAPA FRANCISCO el si es un gran ejemplo conocí al PAPA FRANCISCO en mar del plata y siempre fue asi humilde y de palabras muy sinceras DIOS LO PROTEJA SIEMPRE Y LA VIRGEN LO CUBRA CON SU MANTO
5/03/15 12:19 PM
Blanca
Cuidé a mi madre enferma de Alzheimer 15 años hasta que un derrame cerebral le envió al Cielo y ahora estoy cuidando de mi padre que sufrió hace dos años cuatro trombos cerebrales y le han hecho totalmente dependiente teniendo que hacerle todo. No me pesa estar cuidando de ellos renunciando a la búsqueda de trabajo (estaba en paro) cada día es un regalo para mi poder cuidarlo y como le digo muchas veces me estoy llevando la mejor herencia...verle así necesitado veo más fácilmente a Dios en mi padre como lo fue con mi madre doy muchas gracias a Dios por poder cuidarles dándoles mucho amor
8/03/15 6:02 PM
mercedes
es cierto lo que dice el papa. se abandona al anciano, tenemos una sociedad que no quiere nada con ellos. que pena verlos solos. aqui en este pais, casi todos estan en poder de personas extranjeras.por un sueldo les atienden. que pena, que pena que pena
25/03/15 5:38 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.