Arzobispo de Santa Cruz, Bolivia

Mons. Gualberti recuerda que para ser un buen gobernante hay que escuchar a Dios y las necesidades del pueblo

Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, dio la clave para ser un buen gobernante, en una homilía predicada en la Basílica Menor de San Lorenzo.«Salomón entiende bien que un gobernante necesita sabiduría para escuchar a Dios y al pueblo: Escuchar a Dios, para discernir entre el bien y el mal, según los criterios de Dios y no los humanos. Escuchar al pueblo para responder a sus necesidades, para servirlo y para juzgarlo con equidad e imparcialidad, no para dominarlo o explotarlo al estilo de los reyes de entonces».

(Iglesia Viva/IntoCatólica) Mons. Sergio Gualberti reitero las palabras de Salomón en el pedido que realiza a Dios: «Concede a tu servidor un corazón que escuche para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal».

El arzobispo puntualizó «Estaría muy bien en los labios y en el corazón de todos nosotros, pero sobre todo de nuestros gobernantes, autoridades y de los candidatos a las próximas elecciones, para que sean verdaderos servidores del bien de todo el pueblo».

Al concluir la homilía el Prelado agradeció a Dios el llamado que hace a ser parte de su Reino y pidió proclamar las palabras del salmo: «El Señor es mi herencia: yo he decidido cumplir tus palabras. Para mi vale más la palabra de tus labios que todo el oro y la plata».

 

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

3 comentarios

mario j Fernandez
Valiente mensaje.
Apoyemos a Mons Gualberti
30/07/14 12:25 AM
Roberto
Lo de escuchar al pueblo está muy bien, el problema es cuando ese pueblo está tan dividido se dan tantas sensibilidades contrapuestas, tantas cosmovisiones contradictorias y formas de ver la vida y la realidad que no coinciden ¿a quién hacer caso? ¿a quién contentar? (es el caso de España, por ejemplo)

El pluralismo puede ser enriquecedor, pero también fuente de tensiones y conflictos. El gobernante se ve ahí en continuos problemas para tomar decisiones que nunca van a ser a gusto de todos.
30/07/14 9:48 AM
María de Córdoba (Argentina)
El problema no es la diversidad de planteos de la sociedad civil, del sector privado o de quien fuera. Pueden armar estrategias de gobernabilidad y buscar acuerdos, pero el Estado es el que decide. El gobernante de hoy sabe que sus decisiones no van a ser del agrado de todos. Hay infinidad de instancias de formación política, entre ellas el Instituto de Gobernalidad de Catalunya que es reconocido a nivel mundial en temas como este, definición de políticas públicas en función de las necesidades reales del pueblo, etc. El problema es que no buscan el Bien Común.

Por qué no sucede esto? Porque han desterrado a Dios de sus vida, tienen el corazón corrupto, viven en incoherencia con la Fe que dicen tener y debieran profesar. Muchos políticos y gobernantes se dicen católicos pero viven en manifiesto pecado mortal, o cumplen en lo que les parece y conviene, o promueven leyes contrarias a Dios, a la Fe y la Moral. Viven una fe "a la carta", propia de tibios y cobardes, de falsos y de apóstatas que mantienen una fachada para "atraer" el voto de los católicos ignorantes que ni siquiera conocen los valores no negociables, sobre los cuales no debería haber voto ni apoyo alguno al político o partido que fuere por parte de los católicos.

Y de los católicos tibios y mundanos, que deciden su voto por el rédito que tendrá su sector, su trabajo, o porque el candidato es más popular e incluso porque es más atractivo(sí, aunque pueda causar risa)
31/07/14 1:36 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.