Nuestro hijo era precioso, era perfecto

Ignasi, con una malformación craneo-encefálica, vivió 40 minutos… y ocho meses

«Cada uno tenemos una misión, más corta o más larga, pero siempre en manos de Dios. Ignasi tuvo una misión corta: una vida de ocho meses», los que duró «un embarazo lleno de amor y completamente intenso». El testimonio de sus padres, leído por la doctora Ana Martín Ancel, de la Unidad de Neonatología del hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, recibió el aplauso más largo del seminario internacional de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia.

(Alfa y Omega/InfoCatólica) Teníamos la visita de las 12 semanas de gestación, y en nuestra cabeza solamente había lugar para la ilusión de un segundo hijo. La doctora nos dijo: «Vuestro bebé viene con una malformación cráneo-encefálica por la que no podrá sobrevivir». En ningún momento nos sugirió que abortáramos, pero nos explicó todos los aspectos negativos, y que además implicaba un riesgo para la mamá. Podía parecer que el camino más lógico era detener el embarazo.

Nosotros no nos planteamos el aborto. Pero en el momento de darnos la noticia, tuvimos dudas. Pasada una semana [cuando teníamos cita para una segunda ecografía], teníamos claro que no abortaríamos, aunque con muchos miedos. Para nosotros, el apoyo de la familia y la comunidad parroquial -somos cristianos practicantes- fue fundamental. Al confirmarnos la noticia se nos vino el mundo abajo. No obstante, decidimos seguir, ya que es un hijo como cualquier otro.

Los médicos nos ofrecían hablar con pediatras de neonatología, y otros médicos para el apoyo psicológico. Vimos cómo nos mimaban, ya para nosotros eran momentos muy intensos. Teníamos una visita cada mes, y era cuando veíamos cómo Ignasi se movía e iba creciendo. Nos alegrábamos muchísimo.

Cada día, un beso de buenas noches

Nos planteamos un embarazo más intenso y diferente. Era un tiempo con este hijo, un tiempo corto pero para disfrutarlo. Todo lo que hacíamos era con él: si íbamos al cine, o al parque, contábamos siempre con cuatro. Le cantábamos canciones. Nuestro primer hijo le daba cada noche un beso de buenas noches... Le explicamos que «mamá está esperando a un bebé, que está malito, y que cuando nazca, se irá al cielo directamente». Él, mejor que nosotros, lo encajó perfectamente.

Compramos dos vestidos para Ignasi: uno para cuando naciera, y otro para la mortaja. De este modo, el que tuvo puesto durante sus pocos minutos de vida ahora lo tenemos como único recuerdo. Se trata de un pelele blanco, el color de los ángeles.

El día 28 de diciembre, tuve una gran pérdida de sangre, que nos hizo preparar la maleta, y poner los vestidos, un muñeco para Ignasi, y agua del Jordán para bautizarlo. Fueron momentos muy duros, ya que sentíamos qué significaba: Ignasi se iba. El parto fue estupendo. Ignasi lo hizo todo, nació y rompió todo pronóstico médico. La comadrona y la anestesista fueron estupendas: en el momento de nacer, se lo llevaron al box contiguo, para ponerle un gorro y evitar que nos quedáramos con la imagen de la malformación. Además, la comadrona fue muy rápida, y ese momento no se nos hizo largo. Se lo agradecemos mucho.

Le cogió el dedo a su padre

Nació vivo, y vivió 40 minutos. Josep lo bautizó. Le cantamos una canción, le explicamos todo lo que le habíamos querido, le dijimos que ahora él tenía mucho trabajo, ya que, desde el cielo, tenía que cuidarnos. Tenemos que decir que era precioso, que era perfecto. Ignasi cogió el dedo a su padre. Es un sentimiento difícil de explicar, como si nos agradeciera que no decidiéramos abortarlo, y nos dijera que él también nos quería y que siempre estaría con nosotros. En ese box, notamos una gran intensidad de amor. Estábamos como en una nube, disfrutando de esos últimos momentos, hasta que se murió en brazos de su madre.

Una vez se murió, nos trasladaron a una habitación, y en este momento estábamos muy tranquilos. Nos dejaron tres horas para velarlo, junto con nuestros padres, hermanos, nuestro primer hijo (que tenía dos años y medio), y un sacerdote amigo.

Por un error burocrático, pudimos inscribirlo en el libro de familia, lo que para nosotros también fue un regalo. El entierro fue el 30 de diciembre, día de la Sagrada Familia. Todas las fechas fueron para nosotros muy significativas, vimos que nada es por casualidad. Tenemos un sitio donde sabemos que está el cuerpo de Ignasi, y donde podemos rezar.

Hemos vivido y todavía vivimos un tiempo de duelo, que no ha sido nada fácil. No hay ni un día en que no nos acordemos de él. Nuestro hijo mayor nos ha ayudado mucho. Su alegría, su naturalidad, su madurez en este aspecto, nos ha consolado en muchas ocasiones. Tenemos un tercer hijo [de un año]. El mayor siempre dice que tiene un hermano en el cielo, y otro aquí.

Cada uno tenemos una misión, que a veces no entendemos y que puede ser más corta o más larga, pero siempre en manos de Dios. Ignasi tuvo una misión corta: una vida de 8 meses. El embarazo fue lleno de amor y completamente intenso. Teníamos que aprovechar todo el tiempo que Dios nos concedía la compañía de esta vida tan hermosa. Estamos convencidos de que tenemos un ángel en el cielo y que nosotros hemos tenido la suerte de estar con él: se llama Ignasi.

Por Josep y Marta en Alfa y omega

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

20 comentarios

Lucrecia
Gracias por transmitirnos esa gran fe, sus vidas y sus palabras ayudarán a tantos y tantas a no olvidar q Dios está en nosotros y con nosotros; Dios les bendiga a los 5!
12/07/14 10:13 PM
Inés (Argentina)
¡Qué relato emocionante y ejemplar!. Cuanta falta hacen hoy en día familias como ésta. Esos padres no tienen un ángel en el cielo, ya tienen un Santo, porque ese niño bautizado se fue directamente a los brazos del Señor y de la Vigen. ¡Qué alegría habrá habido en el cielo cuando él llegó. Mi admiración y como católica mi agradecimiento a esos padres y a su hermanito.
12/07/14 10:30 PM
Jorge
Hola
Leí todo él texto de esta historia dé vida y muerte u me pareció una dulzura todo lo qué vivo esta flia.
Los felisito por tener esa madurezs y decisión.
12/07/14 10:41 PM
Jorgesth
Soy un abuelo de ya 78; lo narrado me conmovió. Quiera Dios que sea ejemplo para muchos matrimonios "cristianos" que no obran tan de acuerdo con Cristo, a pesar de haber sido instruidos.
12/07/14 11:55 PM
Alf_3
¿Por qué asesinarlos cando están enfermitos, antes de nacer?
¿Querrán asesinarlos después de nacer, en un futuro no lejano?
¿Hasta dónde llegará tu paciencia, Señor?
13/07/14 12:38 AM
virgilio soares
Solo quiero decirles una palabra: Felicitaciones.
13/07/14 1:48 AM
GABRIELA
Mucho bien hacen estos relatos. Tuve la gracia de saber de una situación igual que vivió una vecina. Quedó embarazada y supo que su hija venía con anancefalia. La noticia conmovió a toda la familia, pero quisieron llegar hasta el final. Esperaron a la niña los ocho o nueve meses (no me acuerdo bien con mucho amor. Nació, toda la familia estuvo acompañando, la bautizaron le dieron todo el amor posible y murió. Esto me conmovió profundamente y cada vez que puedo lo cuento. Siendo católicos tuvieron esa fortaleza que sólo Dios da.
13/07/14 2:22 AM
Salvador Pérez Alayón
Sí, todos tenemos un por qué y una misión en la vida. Ignasi nos lo ha dicho muy bien. Por eso, nadie puede interrumpir el nacimiento de una vida, ni tampoco el tiempo que esa vida necesita para cumplir su misión. Sólo a Dios le pertenece.
13/07/14 4:35 AM
Soledad de Gutiérrez
Doy gracias a Dios por el gran ejemplo que nos dan testimonios como este, me ha emocionado mucho. SI A LA VIDA. Dios y la Virgen los bendiga y nos mande muchas familias como esta.
13/07/14 6:11 AM
Esther
El testimonio de esta familia nos llena de mucha esperanza.
Como "cristianos practicantes" tienen coherencia entre la fe y la vida.
Esto viene a ser la gran diferencia entre los cristianos tibios y aquellos que son obedientes a las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia.
Dejemos que: "La realidad filial de Jesús se encarne en nuestra humanidad".
13/07/14 6:37 AM
Joaquín
Enhorabuena y felicidades, ánimo !!! Que Ignasi interceda por todos desde el Cielo.
13/07/14 7:25 AM
Juan Mariner
Hace unos meses tuve un debate sobre el aborto de niños que se prevén con discapacidad futura con dos compañeros de trabajo; los dos estaban a favor del aborto en estos casos, y yo, en contra; uno de ellos, al final, va y me suelta: "Eres un buen hombre...". Por lo menos uno de mis compañeros reconoció la MALDAD de sus argumentos en favor de no limitar la "libertad" de los padres por tener que atender a un hijo discapacitado.
13/07/14 12:59 PM
Griselda Aguilar
Que hermoso testimonio. Ojala muchos médicos pudieran entenderlo,y no proponer el aborto inmediatamente como única salida..benditos sean hermanos y si pueden ayuden a tantas madres que se sienten desorientadas en casos como este...bendiciones los saludo en Cristo y Maria Santisima
13/07/14 2:06 PM
Ma Dolores Espinosa Montes
Gracias por compartir este bello testimonio , es un ejemplo para algunas mujeres que viniendo sus Bebes sanos deciden abortar
13/07/14 2:49 PM
Mario Jose Fernandez Navarro
Ignasi, tus papas me arrancaron lagrimas sentidas al relatar tu historia muy humana muy bella, Dios les bendice por este acto de AMOR y gran valor... vos feliz en el cielo.
13/07/14 3:08 PM
hornero (Argentina)
Cuando las tinieblas parecen cubrirlo todo, irrumpen estas luces del cielo que iluminan la tierra con esplendores de esperanza; reaniman nuestros abatimientos y desconciertos. Son hermanos que no se dan por vencidos por el mundo y sus oráculos. Son verdaderas columnas que mantienen erguida a la Iglesia de Cristo comunicando con su testimonio de Fe, Esperanza y Caridad. Son una proa que hiende las aguas tempestuosas que nos rodean y nos dicen: ¡naveguemos mar adentro! Que Dios los bendiga.
13/07/14 4:36 PM
SIMON- D.U.E. (JUBILADO)
¡Que Dios, les recompense por el testimonio que han dado en favor de la vida, a pesar de saber que el neonato venía con una malformación cráneo encefálica.! Son un ejemplo para toda la humanidad. Que Dios les bendiga siempre, en este mundo y cuando lleguen a la casa del Padre.! ¡AMÉN!
13/07/14 8:25 PM
Daisy
SOLO DIOS ES EL UNICO Q DA Y QUITA LA VIDA. EL hace una historia con cada uno de nosotros y Uds.le dieron la oportunidad a este bebé de nacer.Dios los bendiga.
14/07/14 10:57 PM
maria
¡Bendito sea Dios y benditos estos Padres que saben hacer su
Voluntad...He llorado de emoción...¡Eso se llama ser Cristiano
y Católico...
14/07/14 11:49 PM
arturo mayorga cateula
En el norte argentino, se celebra la fiesta del Angelito, cuando muere un chiquito, en los pequeños pueblos, donde casi todos lo
s habitantes son Indios se hace una fiesta con presencia de los padres y se los felicita (esto lo considero muy duro) porque su Angelito ahora esta jugando con el NIÑITO DIOS y cuidando a sus padres y hermanos. USTEDES, ademas de una gran formación católica han pùesto de manifiesto un gran amor y fortaleza matrimonial y un amor como padres inigualabñe. DIOS y la SANTISIMA VIRGEN los seguiran amparando siempre. De todo corazón les agradezco su ejemplo y sentereza.
17/07/14 5:11 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.