El estudio se hizo solo a la élite del lobby gay

Mark Regnerus advierte que el estudio australiano a favor de la adopción por homosexuales es una manipulación

El experto de la Universidad de Texas (Estados Unidos) Mark Regnerus, autor de uno de los más importantes estudios sobre el tema, criticó las «serias debilidades metodológicas» del Estudio Australiano de Salud Infantil en Familias del Mismo Sexo, desarrollado por científicos de la Unviersidad de Melbourne y presentado recientemente, que pretende validar la adopción por parte de parejas homosexuales. El estudio se hizo solo a la élite del lobby gay en el país y se basaba en auto-informes de los encuestados.

(ACIPrensa/InfoCatólica) El estudio, que ha recibido amplia cobertura y celebración en la prensa secular, concluye que los hijos de parejas del mismo sexo «les va bien en la mayoría de medidas de salud y bienestar infantil, y demuestran mayores niveles de cohesión familiar que las muestras de población».

Diversos medios de comunicación acogieron el estudio con titulares a favor de la adopción gay. El Washington Post de Estados Unidos, por ejemplo, tituló «Los niños de parejas del mismo sexo son más felices y más saludables que sus pares, muestra estudio».

Sólo se analizó a la élite LGTB

Sin embargo, Mark Regnerus, autor de un importante estudio que reveló que los niños criados por parejas homosexuales enfrentan mayores dificultades en su vida adulta, con una muestra de tres mil personas, advirtió que la investigación australiana «solo estudia las vidas y experiencias de la élite LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales)».

En un artículo publicado en el sitio web Public Discourse, de The Witherspoon Institute, titulado «¿Es la paternidad homosexual mejor para los niños? El nuevo estudio australiano no nos lo puede decir», Regnerus criticó, entre otras cosas, que la muestra no fue aleatoria.

«Ellos saben que una muestra aleatoria es mejor, pero citan ‘limitaciones de costos’ y ‘limitaciones de dificultades de investigación’ para justificar su decisión de usar una muestra conveniente», dijo.

«No acuso de mala voluntad al equipo de investigación; la recopilación de datos no es una tara simple. No impugnaré las motivaciones del autor y sus colaboradores. Esas varían ampliamente, y cada uno tiene sus propias. No me importa la fuente de financiamiento. Pero el estudio merece algunos comentarios críticos», apuntó.

Mala metodología

Regnerus criticó la metodología del estudio, en el que se reconoce que «la muestra conveniente fue reclutada usando técnicas de reclutamiento tradicionales y online, accediendo a padres atraídos por el mismo sexo a través de medios informativos, eventos comunitarios y grupos comunitarios. Trescientos nueve padres elegibles contactaron a los investigadores».

El científico estadounidense advirtió que «esta no es la forma de construir un sentido de hogar homosexual promedio con niños. Comparar los resultados de una muestra tan inusual con la de una muestra basada en la población es simplemente ciencia sospechosa Y puedo estar diciéndolo muy suavemente».

Regnerus advirtió que «hasta que los científicos sociales decidan hacer el difícil, caro trabajo de localizar padres atraídos por el mismo sexo (como sean definidos), a través de estrategias de muestreo basadas en la población, aleatorias (…) simplemente no podemos saber si afirmaciones como ‘sin diferencia’ o ‘más felices y saludables que’ son verdaderas, válidas y sobre el objetivo».

«Esta muestra no aleatoria refleja a aquellos que activamente buscaron participar en el estudio, con motivaciones personales y políticas incluidas. En un ambiente tan cargado, el público –incluyendo jueces y los medios de comunicación– harían bien en exigir diseños de investigación de mejor calidad, no solo resultados que ellos aprueben».

Los encuestados sabían de la importancia política del estudio

El investigador destacó que otra razón para ser escéptico con el estudio australiano es que los participantes, «padres informando sobre la vida de sus hijos, están al tanto de la importancia política del tema de estudio, y un número desconocido de ellos ciertamente se inscribieron por esa misma razón».

«Como resultado, es poco sensato confiar en sus auto-informes, dado el alto riesgo de ‘sesgo de conveniencia social’, o la tendencia a retratarse a uno mismo (o aquí, al hijo de uno) como mejor de lo que ellos realmente son».

Regnerus criticó además que el estudio australiano «incluye muchos niños nacidos en formas comparativamente nuevas» como son la tecnología de reproducción asistida y los vientres de alquiler, que no suman en el caso de Estados Unidos ni el 1 por ciento de los niños nacidos al año.

Exclusión de los que no son ricos

«En este estudio, como en mucho del movimiento a favor del matrimonio homosexual, el público es dirigido solo hacia las vidas y experiencias de la élite LGBT. Aquellos con medios más modestos están desaparecidos en acción».

A pesar de los estudios «defectuosos», Regnerus cuestionó «¿qué sabemos con confianza (sobre los niños criados por parejas homosexuales)?».

Lo que sabemos, indicó, es que «la paternidad homosexual es rara. Menos del 2 por ciento de los estadounidenses encajan en esa descripción. Entre los hogares homosexuales que quieren niños, la población más apta para la reproducción asistida –mujeres educadas, blancas– es actualmente el grupo demográfico menos interesado en tener niños».

Otra cosa conocida con certeza por los científicos sociales, dijo, es que «los niños van mejor en un ambiente de estabilidad en el hogar» y recordando su estudio sobre «nuevas estructuras familiares», Regnerus apuntó que «la estabilidad estaba largamente ausente cuando un niño ya adulto reportó una relación de padres homosexuales».

«Por lo tanto, sus experiencias de vida (de los niños criados por padres homosexuales) eran, en promedio, notablemente más desafiantes que aquellas de sus pares con padres y madres casados. Algunos críticos sintieron que esta era una comparación ‘injusta’. Pero si la realidad social es injusta, no hay mucho que cualquier sociólogo pueda hacer al respecto».

Sin embargo Regnerus expresó su preocupación porque «en una nación que parece estarse convirtiendo rápidamente en una gran escuela secundaria, la evidencia parece ya no importar más. Solo las alianzas importan».

«En mi corta carrera legal, vi al juez Bernard Friedman de la Corte Distrital de Estados Unidos desechar mi Estudio de Nuevas Estructuras Familiares y los análisis de datos de mis colegas de censos de Estados Unidos y Canadá, prefiriendo parecer moderno en sus cenas, tirando nuestra evidencia bajo el bus en vez de responder a ella», recordó.

Para leer el artículo completo, en inglés:

http://www.thepublicdiscourse.com/2014/07/13451/

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

7 comentarios

Néstor
Ja! La muestra no fue aleatoria por "limitaciones económicas". ¡Brillante, así se hace la ciencia!!:)
11/07/14 1:35 PM
Fran
Asi es el occidente apostata y moderno. pones cualquier cosa al gusto de los lobbies gay y seguro que te ganas aplausos de todos lados. Pero lo pones en contra y seguro te cae bullying de todas partes. Vaya ahora resulta que la naturaleza nos condiciono para que de lo mismo que a un niño lo crie un padre y una madre a que se crie de cualquier manera.
11/07/14 3:22 PM
Borja
No creo que sea cuestión de "cualquier manera" Fran. Hay niños criados solo por el padre, la madre, la madre y la abuela, etc. Aunque no es el marco perfecto esos niños se crían y la ley obviamente no lo impide.
Podemos preguntarnos si es mejor que un niño esté en una familia gay o en un centro de adopción o piso de acogida donde su referente son unos pocos educadores (en el caso concreto que yo conozco educadoras, todo mujeres).

¿Saldrán los niños con graves taras por ello? ¿Es preferible a que tengan una familia de referencia aunque sea homosexual?
En el piso que yo conozco, lo que demanda cada chaval sobre todo es tu atención, tener una persona para él o ella.

Yo no me voy a posicionar; también encuentro pegas; soy cristiano pero mi duda me parece razonable.
11/07/14 5:23 PM
Gerardo
No es la primera vez que realizan la manipulación de elegir quien si y quien no puede participar en el estudio. En Estados Unidos la corte rechazo estudios parecidos a ese.
Borja:
Los estudios no consideran entre los malos efectos la influencia moralmente negativa que padecerá el adoptado. No consideran ese efecto porque opinan que la tendencia hacia el mismo sexo, es buena y natural.
La desviación sexual entre los adoptados es bastante común, al menos en los testimonios que he escuchado de personas que crecieron en esas condiciones.
11/07/14 7:49 PM
Francisco
La ciencia debe estar al servicios de la verdad y no de la política.

Desgraciadamente hoy, presupuestos públicos destinan enormes recursos a la ciencia que les sirve por lo que no debemos confiar ciegamente en todo lo que los medios nos presenten como científico.

En este caso, la crítica del Sr. Regnerus es muy válida.
11/07/14 8:32 PM
mario
Desde que fue publicado el estudio muchos ya habían advertido sobre la deficiente metodología y lo calificaron como un montaje tendenciosos al servicio de la causa LGBT.
Cabe aclarar a Borja que es totalmente diversa la situación en una familia donde sólo esté presente alguno de los padres, por la causa que sea donde no hay actos contrarios a la naturaleza humana, que el ambiente de una pareja homosexual cuya relación se fundamenta en una distorsión de su realidad sexual natural.
11/07/14 9:21 PM
Fran
exacto Gerardo. Estos estudios parten de que la homosexualidad es algo bueno, normal, deseable y natural.
Borja: la familia ideal para todo niño o niña es donde papa y mama esten presentes, amandose y responsabilizandose de los hijos. es cierto muchos se crian con solo uno de los padres, o los abuelos, con un tio, con el hermano mayor, o al final de cuentas en un orfanato, pero estas son situaciones accidentales.
11/07/14 9:31 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.