Se analizan dos posibles milagros por su intercesión

Avanza la causa de beatificación del Siervo de Dios Jorge Gottau

El obispo de Añatuya, Mons. Adolfo Uriona FDP, hizo público que la Congregación para las Causas de los Santos, en Roma, evalúa dos sanaciones adjudicadas a la intercesión del siervo de Dios Jorge Gottau, primer obispo de esta diócesis santiagueña. Consultado por el apoyo del papa Francisco –que promovió la causa siendo arzobispo de Buenos Aires-,Mons. Uriona respondió: «Por el momento lo único que podemos esperar es su apoyo moral y espiritual; ya nos dijo que sigamos adelante».

(Aica) Monseñor Uriona comentó que existen dos gracias que están en análisis, y de una de ellas se conocen los detalles, ya que se trata de un niño que está saliendo de una gravísima enfermedad. «Son dos personas de Buenos Aires que han rezado y han recibido una gracia especial y que la estamos estudiando», confirmó el prelado, parte actuante en la causa de beatificación abierta a monseñor Gottau.

El obispo añatuyense detalló la gracia adjudicada a su predecesor: «Se trata de un niño que estaba con una enfermedad bastante importante en el norte del Gran Buenos Aires. Un grupo de misioneros que viene a esta diócesis desde 2006 le llevó una estampita, la familia rezó por él, y ahora está saliendo de este cuadro gravísimo. Esto lo estamos estudiando».

Monseñor Uriona no descartó que en el interior de la diócesis de Añatuya haya algún otro caso que no se conozca, ya que «mucha gente está aislada y ni siquiera conoce la ciudad, pero puede que haya rezado por él o le haya pedido alguna gracia».

Dar a conocer su persona y su obra

«Por eso estamos promoviendo su vida y obra para que la gente lo conozca más, e incluso estamos promoviendo una peregrinación a su tumba, para que su figura sea conocida, y la gente pueda pedirle alguna gracia –explicó el obispo-. Los que lo han conocido, los más viejos, tienen una imagen impresionante de él, pero me parece que los jóvenes todavía no lo conocen demasiado, hay que hacerlo conocer para que se le pueda rezar. Hay que rezar para que la causa vaya para delante y también para que él interceda».

El obispo Uriona recordó que la figura de monseñor Gottau es muy conocida en Buenos Aires, donde consiguió numerosos benefactores para su causa, y que la campaña también tendrá un fuerte impulso en la capital federal y en la provincia de Buenos Aires.

Consultado por el apoyo del papa Francisco –que promovió la causa siendo cardenal arzobispo de Buenos Aires-, monseñor Uriona respondió: «Por el momento lo único que podemos esperar es su apoyo moral y espiritual; ya nos dijo que sigamos adelante».

Monseñor Gottau: su vida

Jorge Gottau nació en la localidad bonaerense de Esteban Gascón el 23 de mayo de 1917, hijo de José Gottau y Juliana Bahl, familia de la cual salieron 10 hermanos. A los 12 años ingresó en el seminario menor de los Padres Redentoristas en Bella Vista, y desde allí soñó, como san Alfonso María de Ligorio, dedicar su vida al servicio de los más necesitados.

En 1938 hizo sus votos religiosos en la Congregación del Santísimo Redentor. Trasladado a Villa Allende, Córdoba, completó sus estudios de Filosofía y Teología.

El 19 de octubre de 1942 recibió el orden del presbiterado. Su primera misa la celebró en la localidad de Santa Teresa, en La Pampa. Se desempeñó como párroco en la localidad bonaerense de Darregueira y en 1956 fue electo superior provincial de los Padres Redentoristas de la Argentina.

En el año 1961 la Santa Sede creó varias diócesis en el país, entre ellas la de Añatuya, en la provincia de Santiago del Estero. Para esta zona, que comprende la mitad de la provincia de Santiago del Estero, sobre la margen derecha del río Salado, pobre en recursos y medios, pero más aún era el panorama espiritual, se requería de un obispo de estilo misionero. Por ello el papa Juan XXIII, eligió a monseñor Jorge Gottau. El prelado recibió la consagración episcopal de manos del cardenal Antonio Caggiano en la parroquia porteña Nuestra Señora de las Victorias, de los Padres Redentoristas, el 26 de agosto de 1961. El 1 de octubre de ese mismo año se hizo cargo de la diócesis de Añatuya.

Al momento de asumir, el territorio diocesano contaba con siete parroquias y siete sacerdotes para atender a 120.000 habitantes desperdigados en 68.000 kilómetros cuadrados.

Al llegar a Añatuya, acompañado por el padre Emilio de Elejalde, recorrió toda la diócesis e inmediatamente se dedicó a conseguir recursos económicos y colaboradores para desarrollar una obra de envergadura en la región del chaco santiagueño.

Para su proyecto, monseñor Gottau recibió apoyo de varias diócesis de Alemania y de muchas parroquias de Buenos Aires y, además, cosechó agentes de pastoral en Europa y América Latina.

Durante los 31 años que estuvo al frente de la diócesis creó 15 nuevas parroquias y más de 200 capillas, con la colaboración de 30 sacerdotes, 150 religiosas y gran cantidad de religiosos y laicos.

También creó 26 centros educativos, primarios, secundarios, terciarios, agrotécnicos, centros de capacitación laboral, talleres y una escuela de educación especial, entre otras.

Además, durante su gobierno pastoral se crearon siete hogares, y promovió cooperativas y el denominado «Proyecto del Salado», que benefició a cientos de productores. Gestionó la construcción de canales y la construcción de aljibes y postas sanitarias.

Creó también un plan de viviendas para erradicar las viviendas rancho, en las que se reproducen las vinchucas que contagian el Mal de Chagas-Mazza. También creó delegaciones de Cáritas y comedores en todas las parroquias. Incluso se crearon tres radioemisoras, un centro deportivo y un centro cultural.

En 1970 creó la colecta nacional Más por Menos, destinada a ayudar a las diócesis más necesitadas del país, constituyendo una puesta en común de los bienes entre los cristianos argentinos para que los que tienen más ayuden a los que tienen menos.

Monseñor Jorge Gottau se despidió de Añatuya el sábado 19 de diciembre de 1992. Dejó la diócesis dos días más tarde, el 21 de diciembre, fecha en que el beato papa Juan Pablo II le aceptó su renuncia. Aquél día, en una emotiva ceremonia, fue nombrado «ciudadano ilustre» por el gobernador Carlos Mujica, en reconocimiento a su extensa labor realizada.

Monseñor Gottau falleció el 24 de abril de 1994, a los 77 años, en la ciudad de Buenos Aires. Actualmente, sus restos descansan en la catedral de Añatuya.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

4 comentarios

pacomio
¡¡¡qué buena noticia!!! Dios quiera que cuanto antes sea elevado a los altares este Obispo Católico que sirvió verdaderamente a la evangelización y a la caridad, sin ideologías perversas ni compromisos sospechosos. ¡¡¡Señor glorifica a tu Siervo!!!
7/07/14 7:41 PM
Bernardita
Un fruto elocuente de su obra episcopal ha sido indudablemente la precisa persona de su celoso y fidelísimo sucesor, Mons. Antonio Baseotto. Y ya sabemos que "de tal palo..."
8/07/14 4:49 AM
Juan de Alcaraz
Bendito sea Dios por este santo hombre. Que desde el cielo interceda ante Jesús para que Santiago del Estero se vea libre de tanta corrupción en el gobierno.
9/07/14 5:38 AM
oscar
Doy gracias a Dios por esta noticia,ya que lo recuerdo del Seminario Menor de Bella Vista,cuando él era Provincial de los PP. Redentoristas y conocía en parte su obra que ahora veo cuan grande fue y el Espirtú que lo guió
10/07/14 1:16 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.