En el 2016 no habrá ni una sola ordenación sacerdotal

El arzobispo de Sevilla pide a sacerdotes, religiosos y seminaristas que se impliquen en la pastoral vocacional

El arzobispo de Sevilla, Mons. Asenjo Pelegrina, ha remitido una carta a los sacerdotes, religiosos, seminaristas y monjas contemplativas de la archidiócesis en la que solicita su implicación en la pastoral vocacional de la diócesis, que se concrete en nuevas vocaciones para los seminarios mayor y menor. El arzobispo constata en esta carta las dificultades que ha tenido a la hora de cubrir todos los destinos pastorales para el próximo curso. Unas dificultades que se mantendrán en los dos próximos cursos, «pues en el año 2016 no tendremos ninguna ordenación presbiteral», apunta el prelado.

(SIC/InfoCatólica) El número de solicitudes de ingreso en ambos Seminarios para el próximo curso 2014-2015 es pequeño, y por ello mons. Asenjo solicita «un sprint final en estos meses de verano para redondear el número de solicitudes para el próximo curso en ambos Seminarios».

Redoblar esfuerzos en el ámbito parroquial

Mons. Asenjo reitera la importancia de la pastoral vocacional en el ámbito de las parroquias, e implica también a los seminaristas en esta tarea vocacional: «En nuestras manos está despertar la inquietud vocacional, que es una prioridad pastoral para el futuro de la Iglesia», afirma.

En esta línea, el prelado sostiene que «el testimonio de vuestra vida entregada, alegre, sencilla y entusiasta al servicio de Dios y de los hombres puede ser una invitación tácita para que nuestros niños, adolescentes y jóvenes puedan preguntarse: ¿Qué es lo que Dios quiere de mí?». Monseñor Asenjo se implica personalmente en esta tarea y se pone a disposición de los sacerdotes y seminaristas que lleven a cabo tareas vocacionales: «contad también con la disponibilidad de los obispos para recibiros a vosotros o a los jóvenes que nos queráis enviar».

Agradecimiento a los sacerdotes

Aprovecha la carta para agradecer a los sacerdotes su «vida sacerdotal fiel y vuestra entrega incondicional al servicio de los fieles en todos los flancos de la pastoral parroquial. Los sacerdotes –añade- sois nuestros necesarios e imprescindibles colaboradores en el pastoreo de la grey que el Señor ha encomendado a nuestro ministerio episcopal». El arzobispo reitera su gratitud hacia el clero sevillano, y deja constancia del «afecto, la amistad y aprecio sincero de vuestros obispos y la certeza de nuestra oración por vosotros».

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

6 comentarios

Monachus
En desacuerdo con Mons. Asenjo. La pastoral vocacional debe trabajarse en las familias, que son los semilleros de vocaciones. Que el ejemplo del sacerdote es importante, de acuerdo. Pero si se quiere potenciar una pastoral vocacional hay que coordinarse con la Delegación de familia. Se pueden preparar mil campañas, mil vídeos o mil charlas, pero lo importante son unos padres que, con su ejemplo de fe, presenten a sus hijos los diversos caminos vocacionales.

A este respecto, al de los diversos caminos vocacionales, se haría mucho bien a la Iglesia si se mostrara por parte de todos los implicados la belleza de TODAS las vocaciones. Desde las diócesis parece que sólo hay esfuerzos en mostrar la vocación sacerdotal o la religiosa como posibles vocaciones. ¿Para cuándo un día diocesano dedicado a la vocación matrimonial? No me refiero al día de la familia, que tiene un matiz distinto. ¿Y para cuando una campaña firme y decidida en pro de la vocación diaconal? ¿Han oído alguna vez en la misa pedir por los diáconos en la oración de los fieles? Y no hablemos si hay alguno "perdido" que desea ser ermitaño o virgen consagrada. ¿Quién se acuerda de todos ellos?

Todas las vocaciones son necesarias para la Iglesia, todas son don de Dios. La pastoral vocacional debe ser integradora, no excluyente. Den un repaso por las delegaciones de pastoral vocacional de distintas webs diocesanas y verán lo que les digo. Sólo hay esfuerzos en pro de las vocaciones al seminario o a la vida religio
5/07/14 8:59 AM
TH
a Monachus;
La vida consagrada y la vocación sacerdotal, pues ambas exigen la virginidad consagrada o celibato constituyen una vocación especial en la Iglesia. Ni el Nuevo Testamento ni los Padres de la Iglesia hablan de una vocación especial al matrimonio, pues es o debería de ser lo más común. Jesús habla de "eunucos por el Reino de los Cielos". El hecho de utilizar esta palabra indica que la vocación a la virginidad o celibato exige una renuncia a algo muy importante y de la naturaleza, pero por un bien superior que es el Reino de los Cielos. Además, lea prácticamente cualquiera de los Padres de la Iglesia y todos están de acuerdo en la importancia de la virginidad y el hecho de que es un estado de vida superior al matrimonio, aunque no que un religioso o sacerdote sea necesariamente más santo que un casado.
5/07/14 4:52 PM
Monachus
Olvida Ud., TH, que he hablado también en mi anterior comentario de otras formas de vida consagrada que también son olvidadas: diaconado, anacoretas, vírgenes consagradas.

Y con respecto a lo que Ud. dice del matrimonio pues no puedo estar más en desacuerdo. Ya empieza ésta con el Gen que nos habla de esta vocación sobrenatural al amor matrimonial y siguen los numerosos pasajes de loa al matrimonio, imagen de la alianza de Dios con su Pueblo, etc (Tob, Os, Is,...). Y en NT también hay numerosos pasajes con referencias matrimoniales: Jn 2, Jn 4 , Mt 19 Y ya sabemos de sobra toda la teología matrimonial, sin ir más lejos, de san Juan Pablo II. Puedo poner mil textos de la doctrina eclesial, pero pondré uno que debe bastar (FC 11): La Revelación cristiana conoce dos modos específicos de realizar integralmente la vocación de la persona humana al amor: el Matrimonio y la Virginidad. Tanto el uno como la otra, en su forma propia, son una concretización de la verdad más profunda del hombre, de su «ser imagen de Dios».

Y te pondré otra del Catecismo (1620), que se completa con una cita de san Juan Crisóstomo que puede mirar: "Estas dos realidades, el sacramento del Matrimonio y la virginidad por el Reino de Dios, vienen del Señor mismo. Es Él quien les da sentido y les concede la gracia indispensable para vivirlos conforme a su voluntad . La estima de la virginidad por el Reino y el sentido cristiano del Matrimonio son inseparables y se apoyan mutuamente".
5/07/14 7:40 PM
Roberto
Es que el problema de raíz (que es el que no se ataja)son los sacramentos de iniciación (Bautismo, Eucaristía, Confirmación)que a la mayoría del personal no le sirven para casi nada, ni van acompañados de experiencia profunda de Dios,ni te integran en la comunidad de fe, ni se sabe lo que suponen y significan realmente.

Pero en fin, sigamos año tras año tras año haciendo mas de lo mismo..................

TH :

No se si el matrimonio es superior o inferior a la vida consagrada pero te aseguro que vivirlo cristianamente y vocacionalmente tiene "tela marinera", y que está planteado (como sacramento) para una minoría social. Otra cosa es que la mayoría (cada vez menos, por cierto)pasen por el "aro" del sacramento. Pero muchos no saben bien donde se meten. Para vivirlo como sacramento se precisa un nivel de exigencia y formación bastante sólida
5/07/14 9:53 PM
MariCarmen
Claro que a los ojos de Dios (y así debería ser para Su Iglesia), los cuatro estados de vida son importantísimos y aún más amadísimos IGUALMENTE. Uno no es más que el otro, lo único que diferencia a un sacerdote, de una religiosa, de uno casado y de uno que vive en soltería es precisamente la VOCACIÓN, es decir, el LLAMADO.
Se debería de trabajar en la mies del Señor al fin que hubiera santos sacerdotes, santas religiosas, santos solteros y santos matrimonios! Pero es solo Él quien dona la vocación, el resto,lo hacemos los hombres. Ojalá y actuemos para el Reino, o sea, para el bien de los hermanos y sobretodo para dar Gloria a Él.
6/07/14 2:16 AM
Sarto
Lo que no dice Mons. Asenjo es que tiene muchos curas muy jóvenes en oficinas episcopales sin cargo pastoral alguno, "liberados". Su mismo secretario no ha pisado parroquia ¿necesita que su chófer sea un cura? Tampoco parece muy adecuado que su problema sea del número... Tampoco se mete en el porqué de la crisis de la Iglesia. No obstante rezaremos por las vocaciones.
6/07/14 10:17 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.