Se debe ayudar a los divorciados pero con el límite impuesto por los sacramentos

El cardenal Ouellet advierte del «grave deterioro» de la familia por «la legislación contraria a valores tradicionales»

El cardenal canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, ha advertido este jueves del «grave deterioro» que padecen desde hace décadas el matrimonio y la familia por «una legislación contraria a los valores tradicionales de la institución familiar, promovida por grupos de presión aprovechando la mentalidad relativista predominante».

(EP/InfoCatólica) El cardenal Ouellet ha pronunciado la lección magistral del acto de apertura del Año Judicial Eclesiástico de Valencia, que ha presidido el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro. Asimismo, han asistido autoridades institucionales, judiciales, académicas y eclesiásticas, entre otras.

El prefecto de la Congregación para los Obispos ha subrayado que la Iglesia «no ha dejado de seguir con preocupación creciente una evolución de costumbres y modos de vida que se alejan de la vivencia transmitida por la revelación bíblica y la tradición cristiana». En esta línea, ha resaltado la importancia de que los «pastores» de la Iglesia realicen «una reflexión e iniciativas innovadoras».

Para el prelado, «tradición no significa inmovilismo», sino «progreso y cambio» y, al respecto, ha abogado por «una pastoral renovada del matrimonio y la familia. Así, considera que se debe «repensar toda la pastoral de la Iglesia a partir de la familia».

El cardenal canadiense, quien se ha referido a la familia como «Iglesia doméstica», ha destacado que «las parejas que han permanecido fieles a pesar de todos los vientos contrarios deben curar a las personas heridas por los fracasos en el amor y ayudar a las familias en situación irregular que ahora sí aspiran a una vida de gracia auténtica».

Entre estas personas, ha citado a los divorciados vueltos a casar, que «son todavía numerosos, pero van disminuyendo debido a los acontecimientos actuales que afectan al matrimonio como un valor social y a la pérdida del significado mismo del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer».

Así, en cuanto a los divorciados vueltos a casar, el presidente de la Pontificia Comisión para América Latina considera que la Iglesia debe «acoger calurosamente su disponibilidad para un camino de conversión, penitencia y crecimiento espiritual». Cree que «se les debe ayudar a restablecer su vida de unión con Cristo, pero con el límite impuesto por la verdad de los sacramentos de la Iglesia».

También ha hecho referencia a que hoy en día «muchas personas no se casan, se limitan a convivir» y, sobre este asunto, ha indicado que «una pastoral de la misericordia debe preocuparse, en primer lugar, de salvar al hombre y a la mujer del temor a entregarse», ya que considera que «esto obstaculiza en gran medida cualquier búsqueda de felicidad».

En otro momento de su intervención, el cardenal ha señalado que se debe denegar el acceso al matrimonio y reconocer la nulidad del mismo «si los contribuyentes no se reconocen ya como miembros de la Iglesia», es decir si se manifiestan «incrédulos».

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

10 comentarios

Maru Tadeo
En DF México, nos hacen falta sacerdotes dispuestos, como dijo el Papa, salir a evangelizar, como zona rosa, zona de mucho pecado...es necesario ante gobierno de izquierda = gays, aborto y van por marihuana... PERDICIÓN. RECUPERAR EL NÚCLEO FAMILIAR, LOS VALORES...
28/03/14 7:15 AM
rastri
el cardenal ha señalado que se debe denegar el acceso al matrimonio y reconocer la nulidad del mismo «si los contribuyentes no se reconocen ya como miembros de la Iglesia», es decir si se manifiestan «incrédulos».
___________

Incrédulos hacia las enseñanzas de la Iglesia, se entiende.

Esta afirmación, de por sí, anula la validez de todos los matrimonios entre cónyuges de diferentes filosofía teológica "cristianocatólica" hasta ahora reconocidos. Siempre y cuando los hijos fueren educados en la religión Católica.
28/03/14 10:10 AM
vicente
El cardenal no dijo exactamente eso. Dijo que hay que profundizar en el supuesto de nulidad por falta de fe puesto que según se pueda comprobar dicha falta de fe se puede ver afectado el libre consentimiento necesario para la.verdad del sacramento. Juan Pablo II inició esta reflexión y Benedicto XVI también habló del tema. Es el quid de la cuestión de todo este tema. Fue una conferencia excelente.
28/03/14 12:39 PM
solodoctrina
El Cardenal habla de reconocer la nulidad del matrimonio «si los contribuyentes no se reconocen ya como miembros de la Iglesia», es decir si se manifiestan «incrédulos».

Yo no sabía que el matrimonio puede anularse por una situación subjetiva sobreviniente en los contrayentes. Falta de fe en este caso. ¿y qué pása si la fe vuelve, el matrimonio será válido de nuevo?

Agradezco si alguien puede aportar informacion sobre esto, para no caer en la confusión doctrinal, tendencia notoria en algunos eclesiáticos en estos tiempos y que nos afecta a los fieles que debemos ser guiados por ellos.
28/03/14 1:19 PM
carlos
perdonen, no quiero corregir al Eminente Cardenal

En lugar de valores tradicionales diría Valores VERDADEROS, conformes a DIOS:

A Cristo por Maria con el Papa.
28/03/14 5:38 PM
Ezequiel
solodoctrina creo que el cardenal se refiere a que si el sacerdote se da cuenta antes que se casen que no hay fe en los contrayentes entonces no debe administrar el sacramento a los mismos.
28/03/14 5:58 PM
Precisando conceptos
El matrimonio de los cristianos ha sido ELEVADO a la dignidad de sacramento, pero no cambiado en su forma sustancial, en su esencia. No es un matrimonio distinto al natural, sino el mismo.

Por eso, el requisito para que un matrimonio sea valido es que ambos contrayentes incluyan en su consentimiento (en realidad, no excluyan) el elemento principal y las dos propiedades esenciales del matrimonio, los tres bona de San Agustin: bonum prolis (apertura a la procreacion), bonum fidei (fidelidad) y bonum sacramenti (indisolubilidad).

En la practica, hoy si alguien no es creyente ortodoxo (no light) en muy dificil que la indisolubilidad forme parte de su vision del matrimonio. Es mucho mas probable que comparta la vision divorcista que predomina en la sociedad.
28/03/14 6:13 PM
solodoctrina
Ezequiel

Debe decirse que mi duda surge a partir de una interpretación que el periodista hace de las palabras del Cardenal Ouellet. Habría que ver qué dijo textualmente el canadiense.

Concuerdo con usted, si en vez de hablar de "nulidad" del matrimonio, como lo informa el periodista, hubiese dicho "impedirse" el futuro matrimonio "si los contrayentes no se reconocen ya como miembros de la Iglesia".

Desde ya le digo que si esto es lo que ha dicho el Cardenal, la Iglesia tiene las herramientas jurídicas para poner esos impedimentos. Es decir, el Cardenal no dijo nada que no estuviese previsto, nada nuevo bajo el sol; pero otra cosa es que ellos se apliquen a pesar de ser evidente su necesidad en casos cada vez más numerosos.
28/03/14 8:30 PM
solodoctrina
a Precisando conceptos

Es bien visible que estamos ante una situación actual de "dureza de corazón" en torno al matrimonio, tal lo arguye Jesús al recordar la actitud de Moisés permitiendo el divorcio.

Pero esta solución, no es la que Dios quiere para los hombres; ya sabemos cuál es: el hombre no debe separar lo que Él ha unido.
28/03/14 8:37 PM
mercedes
no entiendo el párrafo que dice. en cuanto a los matrimonios vueltos a casar. alguien me lo aclara.conozco a muchos que son muy buenos y llevan una vida cristianas, solo que ellos saben, que no pueden comulgar.educan a los nuevos hijos en la iglesia.tuvieron problemas en el anterior matrimonio.que se les puede aconsejar
29/03/14 6:05 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.