Instamos a que se vote siguiendo los criterios de una conciencia informada

Declaración de los Obispos de la COMECE ante las Elecciones de 2014 al Parlamento Europeo

Como obispos de la COMECE (Comisión de conferencias episcopales de la comunidad europea), sentimos que es nuestro deber ofrecer orientación al votante europeo en la formación de su conciencia, y queremos hacerlo poniendo de relieve los temas que son importantes, para evaluarlos a través del prisma de la Doctrina Social Católica.

(Iglesia Actualidad/InfoCatólica) Entre el 22 y el 25 de mayo de este año, se celebran las elecciones al Parlamento Europeo. El resultado configurará dicha institución durante los próximos cinco años y tendrá importantes consecuencias para aquellos a quienes les corresponda liderarla durante este periodo.

Es esencial que los ciudadanos de la UE participen en el proceso democrático emitiendo su voto en dicha jornada electoral. A mayor participación, mayor fortaleza del nuevo Parlamento.

El período preelectoral ofrece al conjunto de la sociedad europea una oportunidad para debatir las principales cuestiones socioeconómicas que darán forma a la Unión en los próximos años.

Como obispos de la COMECE (Comisión de conferencias episcopales de la comunidad europea), sentimos que es nuestro deber ofrecer orientación al votante europeo en la formación de su conciencia, y queremos hacerlo poniendo de relieve los temas que son importantes, para evaluarlos a través del prisma de la Doctrina Social Católica.

Aunque nos dirigimos en primera instancia a los ciudadanos de la UE que son católicos, esperamos que nuestro consejo también pueda recibirse favorablemente por todos los hombres y mujeres de buena voluntad, interesados por el éxito del proyecto europeo. Esperamos que nuestra voz sea escuchada también por aquellos que buscan ser elegidos como miembros del Parlamento Europeo.

Comenzaremos haciendo algunas consideraciones generales:

1. Votar es un derecho y un deber de todo ciudadano de la UE. Millones de ciudadanos jóvenes votarán por primera vez: algunos de ellos cursan sus estudios, otros trabajan, pero muchos, por desgracia, están desempleados. Instamos a nuestros jóvenes a hacer oír su voz participando en el debate político y, sobre todo, votando.

2. Es importante que los aspirantes por primera vez al Parlamento Europeo o los que buscan renovar su escaño sean conscientes de los daños colaterales de la crisis económica y bancaria que comenzó en 2008. El Papa Francisco ha llamado públicamente la atención sobre la difícil situación de los pobres y vulnerables, de los jóvenes y personas discapacitadas, sin olvidar a aquellos que han sido empujados a la pobreza por la reciente crisis. El número de «nuevos pobres» está creciendo a un ritmo alarmante.

3. El mensaje cristiano es de esperanza. Creemos que el proyecto europeo está inspirado en una visión noble de la humanidad. Los ciudadanos, las comunidades e incluso los estados-nación deben ser capaces de dejar de lado sus intereses particulares en la búsqueda del bien común. La exhortación del Papa Juan Pablo II Ecclesia in Europa publicada en 2003 versaba sobre la esperanza, y la Iglesia se acerca al reto europeo con la firme confianza en un futuro mejor.

4. La templanza es una de las virtudes naturales que se encuentra en el corazón mismo de la espiritualidad cristiana. Una cultura de la moderación debe ser la fuente de inspiración de la economía social de mercado y de la política medioambiental. Tenemos que aprender a vivir con menos, pero por la misma razón, hemos de hacer lo posible para que los que viven en una pobreza real accedan a un reparto más justo de los bienes.

Por otro lado, hay áreas específicas de las políticas de la UE respecto de las cuales nos gustaría dirigir la atención de nuestros conciudadanos:

1. Es importante que el progresivo movimiento hacia la unidad en la UE no sacrifique el principio de subsidiariedad, pilar básico de la familia única de estados-nación que constituye la Unión Europea, ni ponga en peligro las tradiciones históricas que existen en muchos de los estados miembros.

2. Otro de los pilares de la Unión, que es también un principio básico de la Doctrina social católica, es la solidaridad, que debe gobernar las políticas en todos los niveles de la UE, entre las naciones, las regiones y grupos que constituyen la población. Tenemos que construir un mundo diferente, presidido por la solidaridad.

3. Es esencial recordar que todos los ámbitos de las políticas socioeconómicas se han se sustentar es una visión del hombre arraigada en un profundo respeto a la dignidad humana. La vida humana debe ser protegida desde el momento de la concepción hasta el de la muerte natural. La familia, como célula básica de la sociedad, debe gozar también de la protección que necesita.

4. Europa es un continente en movimiento y la migración –dentro de sus fronteras y la procedente del exterior – tiene impacto sobre la vida de los individuos y la sociedad. La UE tiene una frontera exterior común. La responsabilidad de la recepción e integración de los inmigrantes y solicitantes de asilo debe ser compartida proporcionalmente por los estados miembros. Es de vital importancia que el tratamiento de los inmigrantes en cada punto de entrada de la UE sea humano, que sus derechos humanos sean respetados escrupulosamente, y que, posteriormente, se haga todo lo posible, también por parte de las Iglesias, para asegurar su integración con éxito en la sociedad de acogida.

5. Somos custodios de la creación y debemos profundizar en nuestra decisión de respetar y alcanzar los objetivos de emisión de CO2, promover! el! entendimiento internacional sobre el cambio climático, comprometernos a adoptar un enfoque más ecológico e insistir en que la sostenibilidad (es un elemento fundamental de cualquier política de crecimiento o desarrollo.

6. La libertad religiosa es característica fundamental de una sociedad tolerante y abierta. Esta libertad incluye el derecho a manifestar las propias creencias en público. Damos la bienvenida a las Directrices de la UE sobre la promoción y protección de la libertad de religión y de creencias, y esperamos que el nuevo Parlamento Europeo intensifique su labor en este importante asunto.

7. Apoyamos todas las medidas destinadas a proteger la consideración del domingo como el día común de descanso semanal.

8. En los próximos cinco años el cambio demográfico tendrá un impacto profundo en la vida de la UE. Abogamos, en nombre de nuestros ciudadanos mayores, por conseguir el nivel y la calidad en la atención a la que tienen derecho, pero también pedimos políticas que creen nuevas oportunidades para los jóvenes.

La Unión Europea se encuentra en un momento decisivo. La crisis económica, provocada por el colapso bancario de 2008, ha tensado las relaciones entre los estados miembros, ha cuestionado el principio fundamental de la solidaridad en toda la Unión, ha traído consigo el aumento de la pobreza para un gran número de ciudadanos, y ha frustrado las perspectivas de futuro de muchos de nuestros jóvenes. La situación es dramática, y para muchos, incluso trágica. Nosotros, obispos católicos, pedimos que el proyecto europeo no se ponga en riesgo ni se abandone por las dificultades de la presente situación. Es esencial que todos nuestros políticos, candidatos y todas las demás partes implicadas contribuyamos constructivamente a modelar el futuro de Europa. Todos tenemos demasiado que perder si el proyecto europeo descarrila.

Es esencial que todos los ciudadanos europeos vayan a las urnas en las elecciones del 22 al 25 de mayo. Como obispos instamos a que se vote siguiendo los criterios de una conciencia informada.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

10 comentarios

Yolanda
Pues esto es como no decir nada o es como para volver loco al electorado católico: lo primero que hacen es insistir en que se vote, decir que votar es un "deber" y luego dan orientaciones que son incompatibles con cualquier voto. Será que propugnan el voto en blanco, pero no lo quieren decir abiertamente. Así que, para esto, mejor se ahorraban sus orientaciones imposibles. Además, eso d que votar sea un "deber" no sé de dónde se lo han sacado.
23/03/14 11:31 AM
Pepito
Hecho en falta que digan claramente y sin pelos en la lengua que un católico no puede votar a ningún partido que legalice ningún supuesto de aborto, ni siquiera el de violación.

Creo que el Cógigo de Derecho Canónico debería reformarse para penar con excomunión no sólo a los políticos católicos que aprueban o no derogan pudiendo hacerlo leyes abortistas, sino también a todo fiel católico que vote a favor de un partido que admita cualquier supuesto de aborto legal.

El decir sí a la vida pasa por decir el más rotundo no a todo supuesto de aborto. No caben en esto medias tintas ni componendas.
23/03/14 2:31 PM
www.vecinosdefuenlabrada.blogspot.com
Yo si creo en la política y en el voto católico: Impulso Social es mi partido político.
23/03/14 3:20 PM
Fernando Laseca Rodriguez
Yo votaré porque es un obligación de todo ciuda-dano. Y votaré a Impulso social porque defiende la vida desde su concepción, defiende la familia y otros valores indiscutibles en cualquier sociedad bien organizada.
23/03/14 6:18 PM
jv
Bueno Yolanda casi estoy en todo de acuerdo con usted, porque lo único claro que ha dicho es que nos traguemos lo que dicen Al Gore y otros New Agers. Que tenemos Calentamiento Global; bueno no, que como de eso es obvia mentira, nada, pues le llamamos Cambio Climático y a seguir haciendo millonarios. Si por lo menos hubieran dicho polución y envenenamiento ambiental… pero mola más lo otro. En fin por lo demás eso, mareando el pato.
Yo hubiera preferido que callaran como hasta ahora.
23/03/14 7:20 PM
Alejandro Holzmann
En un mundo "sin esperanza y sin Dios en el mundo" (Ef 2, 12) es deber de los Pastores recordar a los hombres hemos sido convocados a "una sola esperanza" (Ef 4, 4), y que vivimos "aguardando la bienaventurada esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo" (Tit 2, 13).

Que lástima que al recordar que "el mensaje cristiano es de esperanza" los Obispos se limiten a manifestar su "firme confianza en un futuro mejor".
23/03/14 7:46 PM
Maestrazgo
Creo que Impulso Social es la opción más coherente.
23/03/14 9:00 PM
Trabis
El tema del respeto a la dignidad humana en el punto 3. Bueno, pues nada, es como decir. primero, subsidiariedad; segundo, solidaridad; tercero, no matar judíos; cuarto, acoger bien a los inmigrantes; quinto, cuidar el planeta...

Es una barbaridad, ¿verdad? La realidad es que entre los obispos también hay un nivel lamentable, todo hay que decirlo.
23/03/14 10:17 PM
Nerea
Voto en conciencia: IMPULSO SOCIAL
23/03/14 10:39 PM
Juan Mariner
Ya hace años que oímos esa cantinela de votar es un "deber": ¿a los niños mimados del "mal menor", de la derecha liberal?
24/03/14 10:20 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.