«El Estado dirá qué es una iglesia», asegura un pastor metodista

Grupos religiosos minoritarios protestan contra la nueva ley de «iglesias» en Hungría

Decenas de grupos religiosos en Hungría deberán redefinir su situación después de que, según la nueva ley de Iglesias, tachada por muchos de discriminatoria, pierdan ese rango y tengan que empezar a funcionar como asociaciones. El pastor metodista de la Hermandad Evangélica de Hungría, Gábor Iványi, que durante el comunismo abandonó su «iglesia materna» por la lealtad de ésta hacia el régimen, ve ahora excluida a su congregación de la lista de confesiones que el Gobierno reconocerá.

(Efe) La ley "es discriminatoria, ya que el Estado dirá qué es una iglesia", afirmó el pastor en un encuentro con la prensa extranjera, tras agregar que "tarde o temprano también dirá quién es Dios"

Las nuevas reglas, impuestas por el Ejecutivo conservador del partido Fidesz, que deberán ser aprobadas en las próximas semanas, pueden obligar a confesiones a reducir o abandonar sus actividades sociales.

La nueva ley, modificada ya varias veces, reconocerá 31 confesiones (cristianas, judía y musulmana, entre otras), tras las protestas que se produjeron cuando se divulgó el proyecto, que solo admitía a 17 iglesias.

Las demás confesiones deberán solicitar su reconocimiento, que se concederá mediante un proceso que concluye con una votación parlamentaria.

El Gobierno, por su parte, afirma que ha querido poner fin a una situación caótica, con más de 380 iglesias registradas en un país de 10 millones de habitantes, argumentando que en muchos casos se trata de "iglesias mercantiles" o grupos que se aprovechan de los incentivos tributarios y de ventajas de financiación.

Sea como sea, decenas de iglesias menores perderán ahora su estatus y también los apoyos financieros que utilizaban para asumir actividades oficiales de beneficencia, como el mantenimiento de hogares para niños pobres o para personas sin techo. La Hermandad Evangélica atiende, por ejemplo, a unas 6.000 personas que necesitan ese apoyo, asegura Iványi.

Un grupo de pequeñas iglesias cristianas, en un comunicado conjunto, solicita ahora ayuda al Tribunal Constitucional y a organizaciones internacionales por considerar que la ley viola el principio de la libertad de culto, ya que las que pierden el estatus "deberán integrarse en otra iglesia", si quieren seguir funcionando como tales.

Las congregaciones no reconocidas por la nueva ley deberán demostrar 100 años de funcionamiento internacional o 20 años en Hungría, presentar mil firmas autentificadas de sus devotos y lograr el apoyo de la comisión parlamentaria de Derechos Humanos y el voto favorable de dos tercios de los diputados, o sea prácticamente del partido Fidesz, que tiene esa mayoría en el Parlamento.

Este último punto es el más criticado, no solo por las confesiones húngaras, sino también por toda la oposición, desde la izquierda hasta la extrema derecha.

"La política no tiene nada que ver con estos asuntos", afirmó ante la prensa internacional Tímea Szabó, vicepresidenta de la comisión de Derechos Humanos, tras precisar que con este sistema será imposible evitar decisiones políticas.

A su vez, Iványi, que durante el régimen comunista tuvo que practicar el culto ilegalmente y fue uno de los fundadores de la revista clandestina "Beszélö", resaltó que el rechazo a su iglesia tuvo "motivaciones políticas" por haber criticado al Gobierno actual cuando se publicó el primer borrador de esta ley. El pastor adelantó que llevarán el caso hasta las máximas instituciones europeas.

En este sentido, una delegación de la Comisión Europea para la Democracia a través del Derecho, conocida como "Comisión de Venecia", está estos días en Hungría para analizar, entre otros asuntos, la nueva ley de Iglesias y publicará sus observaciones a mediados de marzo.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

6 comentarios

Juan Stuse
Eso es un gobierno de verdad.
24/02/12 10:19 AM
Ignasi Garrido
Aunque no me haga mucha gracia el hecho que el estado intervenga en temas de religión, bien mirado, a mi la ley no me parece del todo mal. Hay que empezar a reconocer que es necesario algún mecanismo que determine cuando una comunidad es Iglesia, religión o secta. Francia y muchos países civilizados lo hacen y no me parece mal.
24/02/12 12:02 PM
clavel
¡ Jesús, qué celo tienen esa Comisión Europea para la Democracia !. ¡ Hay que ver cómo se mueven para lo que les gusta !. En cambio para los pobres niños asesinados a millones al año en el vientre de sus mamás, en Europa...¡ que si quieres arroz, Catalina !. Pero si es que esto es un cachondeo en toda regla, hombre.
24/02/12 12:18 PM
Enrique G. B. A.
La iglesia católica húngara, en su primado, o en su Conferencia Episcopal: ¿qué opina?.
24/02/12 1:05 PM
eremita
Bueno, parece que de pronto, el interpretar correctamente Dignitatis Humanae toma importancia coyuntural... súmamente interesante.
24/02/12 3:44 PM
luismi
No olvidemos que el Gobierno Hungaro es el que está poniendo en practica una legislación más restrictiva contra el aborto, y por tanto más cercana a la dignidad humana, que ha de respetar al ser desde concebido hasta su muerte natural. Animo al Gobierno Hungaro y que Dios les bendiga, que bastante sectas pululan por el mundo.
24/02/12 6:38 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.