El Papa reafirma la autoridad eclesial de los obispos

«Ningún carisma dispensa de la referencia y la sumisión a los Pastores de la Iglesia»

Al recibir en Castelgandolfo a los obispos que ha nombrado durante este año, Benedicto XVI explicó que los prelados deben acoger los carismas que el Espíritu Santo suscita para la santificación de la Iglesia y que ninguno de estos está dispensado de la «referencia y sumisión a los pastores de la Iglesia». El Papa invitó a los obispos a renovar la adhesión a Jesucristo e intensificar la comunión con el sucesor de Pedro y los demás obispos.

(Aci) El Papa aseguró que los obispos están invitados a «renovar la profesión de vuestra fe sobre la tumba del Príncipe de los Apóstoles, y vuestra adhesión confiada a Jesucristo con el impulso de amor del mismo apóstol, intensificando los vínculos de comunión con el Sucesor de Pedro y con los hermanos obispos».

n el marco del curso promovido por la Congregación de los Obispos, que se organiza desde hace diez años para reflexionar sobre distintos aspectos del ministerio episcopal, Benedicto XVI señaló que el obispo “no es un hombre solo, sino que está insertado en aquel ‘corpus episcoporum’ que se transmite desde su origen apostólico hasta nuestros días ligándonos a Jesús”.

Por ello, animó a los prelados a que vivan cotidianamente la fraternidad episcopal, para obrar en comunión con el Papa y los hermanos en el episcopado, “tratando de cultivar, asimismo, la amistad con ellos y con vuestros sacerdotes”.

Sobre la acogida de los carismas que suscita el Espíritu Santo, el Papa indicó que “los obispos tienen el encargo de vigilar y obrar para que los bautizados puedan crecer en la gracia y conforme a los carismas que el Espíritu Santo suscita en sus corazones y en las comunidades”.

“El don fundamental que estáis llamados a alimentar en los fieles es el de la filiación divina, que es participación de cada uno en la comunión trinitaria. El Bautismo, que constituye a los seres humanos ‘hijos en el Hijo’ y miembros de la Iglesia, es la raíz y la fuente de todos los demás dones carismáticos”.

“Con vuestro ministerio de santificación –prosiguió– educáis a los fieles a participar cada vez más intensamente en el oficio sacerdotal, profético y real de Cristo, ayudándolos a edificar la Iglesia según los dones recibidos de Dios, de forma activa y corresponsable”.

“Efectivamente, debemos tener siempre presente que los dones del Espíritu, ya sean extraordinarios o sencillos y humildes, se dan siempre gratuitamente para la edificación de todos. El obispo, en cuanto signo visible de la unidad de su Iglesia particular, tiene el deber de unificar y armonizar la diversidad carismática en la unidad eclesial, favoreciendo la reciprocidad entre el sacerdocio jerárquico y el sacerdocio bautismal”.

El Santo Padre exhortó a los prelados a “acoger los carismas con gratitud para la santificación de la Iglesia y la vitalidad del apostolado”, subrayando que “la acogida y la gratitud hacia el Espíritu Santo son inseparables del discernimiento que es propio de la misión del obispo, como reafirmó el Concilio Vaticano II, que confió al ministerio pastoral el juicio sobre el carácter genuino de los carismas y su ejercicio ordenado, sin extinguir el Espíritu, pero examinando y manteniendo lo que hay de bueno en ellos”.

“Por eso, debe quedar claro que ningún carisma dispensa de la referencia y la sumisión a los Pastores de la Iglesia”, añadió.

El Papa dijo luego que para el ministerio episcopal es necesario “alimentar con atención la vida espiritual”, ya que, como afirma la exhortación apostólica “Pastores gregis”, el obispo “se vuelve ‘padre’ porque es plenamente ‘hijo’ de la Iglesia” y “estos dos aspectos inseparables lo llaman a crecer como hijo y pastor tras las huellas de Cristo, de modo que su santidad personal manifieste la santidad objetiva recibida con la consagración episcopal”.

Finalmente Benedicto XVI afirmó que “con la santidad de vuestra vida y la caridad episcopal seréis ejemplo y ayuda para vuestros sacerdotes, que están llamados a edificar con vosotros la Comunidad con sus dones, sus carismas y el testimonio de su vida para que en la comunión la Iglesia dé testimonio de Jesucristo a fin de que el mundo crea”.

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

4 comentarios

Leo
Sabias palabras de nuestro papa.

Si se le hiciera caso la unidad en la Iglesia sería perfecta.
15/09/11 9:34 PM
José Fernández Tamames
O, lo que es lo mismo, la Iglesia no es la suma de los carismas. En la Iglesia está el deposito de la Revelación, la Tradición Apóstolica, a través de la cual la persona se encuentra verdaderamente con Dios Padre en su Hijo, desvelando el misterio del Amor de Dios. Los carismas, luego, posteriormente, hacen notar un aspecto del Evangelio. En su especialidad está su limitación: no puede ser una llamada universal.
15/09/11 10:09 PM
violeta lópez
Cristo fundó la Iglesia y quiso que los fieles nos siguiéramos y supiéramos hermanos, partícipes de la condición de hijos de Dios y responsables de una misión común.El Señor dispuso que la Iglesia fuera una comunidad estructurada,en la que hubiera diversidad de ministerios, carísimas y tareas.
17/09/11 5:40 PM
violeta lópez
y por eso estableció el ministerio Episcopal osea los Obispos sucesores de los Apóstoles con su Cabeza que es el Obispo de Roma sucesor de Pedro.
17/09/11 5:45 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.