Artículos de Benedicto XVI en InfoCatólica

Benedicto XVI

Joseph Aloisius Ratzinger. Teólogo y 265.° papa de la Iglesia católica

Santo Domingo de Guzmán: maestro de oración

Son, por tanto, nueve los modos de orar según santo Domingo…

San Lorenzo de Brindis, doctor de la Iglesia

Está enterrado en Villafranca (España). Tenía una memoria prodigiosa desde su infancia y hablaba 6 idiomas: francés, alemán, griego, siríaco, hebreo e italiano, su lengua materna. Defendió la fe católica por toda Italia y Austria (de donde fue expulsado por los protestantes. También se enfrentó a los turcos y predicó en gran parte de Europa.

San Buenaventura, teólogo

San Buenaventura, «Doctor seráfico»

San Buenaventura, biógrafo de San Francisco

Santo Domingo de Guzmán

Este gran santo nos recuerda que en el corazón de la Iglesia debe arder siempre un fuego misionero, que impulsa incesantemente a llevar el primer anuncio del Evangelio y, donde sea necesario, a una nueva evangelización: de hecho, Cristo es el bien más precioso que los hombres y las mujeres de todo tiempo y de todo lugar tienen derecho a conocer y amar.

San Anselmo de Canterbury, el «doctor magnífico»

Catequesis del Papa Benedicto XVI sobre San Anselmo: «'doctor magnífico', porque cultivó un intenso deseo de profundizar en los misterios divinos, pero plenamente consciente de que el camino de búsqueda de Dios nunca se termina, al menos en esta tierra»

San Pedro Damián, «servidor de los servidores de la cruz de Cristo»

Catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres de la Iglesia. De San Pedro Damián dijo « Consagró todas sus energías espirituales y físicas a Cristo y a la Iglesia, permaneciendo siempre, como le gustaba definirse, 'Petrus ultimus monachorum servus', 'Pedro, último siervo de los monjes'».

San Beda el Venerable, «doctor anglorum»

Catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres de la Iglesia. De San Beda dijo «san Beda enseña que los sacramentos de la iniciación cristiana convierten a cada fiel 'no sólo en cristiano sino en Cristo', pues cada vez que un alma fiel acoge y custodia con amor la Palabra de Dios, imitando a María, concibe y engendra nuevamente a Cristo».

La «Escala del paraíso» de san Juan Clímaco

Catequesis de Benedicto XVI sobre los grandes escritores de la Iglesia de Oriente y Occidente en la Edad Media. Sobre san Juan Clímaco y su obra: la Escala, obra escrita por un monje eremita que vivió hace mil cuatrocientos años, ¿puede decirnos algo a los hombres de hoy?

San Isidoro de Sevilla

Catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres de la Iglesia. «Sentía un gran deseo de contribuir a la formación de un pueblo que encontraba por fin su unidad, tanto en el ámbito político como religioso, con la conversión providencial de Hermenegildo, el heredero al trono visigodo, del arrianismo a la fe católica»

San Ambrosio de Milán

Catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres de la Iglesia, De San Ambrosio destacó, que «es evidente que el testimonio personal del predicador y la ejemplaridad de la comunidad cristiana condicionan la eficacia de la predicación»

San Cirilo de Alejandría, «custodio de la exactitud»

Catequesis de Benedicto XVI sobre los Padres y Doctores de la Iglesia. De San Cirilo dice que fue un incansable y firme testigo de Jesucristo, Verbo de Dios encarnado, subrayando sobre todo la unidad.

San Atanasio

Catequesis de Benedicto XVI sobre los grandes escritores y maestros de la Iglesia de Oriente y Occidente en la Edad Media: Sí, hermanos y hermanas, tenemos muchos motivos para dar gracias a san Atanasio. Su vida, como la de san Antonio y la de otros innumerables santos, nos muestra que «quien va hacia Dios, no se aleja de los hombres, sino que se hace realmente cercano a ellos»

San Ireneo de Lyon, «Doctor unitatis»

El Evangelio predicado por san Ireneo es el que recibió de san Policarpo, obispo de Esmirna, y el Evangelio de san Policarpo se remonta al apóstol san Juan, de quien san Policarpo fue discípulo.

San Justino, el más importante de los Padres apologistas

En conjunto, la figura y la obra de san Justino marcan la decidida opción de la Iglesia antigua por la filosofía, por la razón, más bien que por la religión de los paganos. De hecho, los primeros cristianos no quisieron aceptar nada de la religión pagana.

San Bernabé, apóstol

Bernabé, en el momento de las primeras conversiones de los paganos, comprendió que había llegado la hora de Saulo, el cual se había retirado a Tarso, su ciudad. Fue a buscarlo allí. En ese momento importante, en cierta forma, devolvió a Pablo a la Iglesia; en este sentido, le entregó una vez más al Apóstol de las gentes.

Judas Iscariote y Matías

Catequesis de Benedicto XVI sobre los apóstoles: «De aquí sacamos una última lección: aunque en la Iglesia no faltan cristianos indignos y traidores, a cada uno de nosotros nos corresponde contrarrestar el mal que ellos realizan con nuestro testimonio fiel a Jesucristo, nuestro Señor y Salvador»

Santo Tomás apóstol

Catequesis de Benedicto XVI sobre los apóstoles

Felipe el Apóstol

La Cátedra de San Pedro, don de Cristo a su Iglesia

¿Cuál fue, por tanto, la «cátedra» de san Pedro? Elegido por Cristo como «roca» sobre la cual edificar la Iglesia (cf. Mt 16, 18), comenzó su ministerio en Jerusalén, después de la Ascensión del Señor y de Pentecostés. La primera «sede» de la Iglesia fue el Cenáculo, y es probable que en esa sala, donde también María, la Madre de Jesús, oró juntamente con los discípulos, a Simón Pedro le tuvieran reservado un puesto especial.