Nota sobre la mundanización de la Iglesia

Ayunar en orden a compartir nuestros bienes con los pobres es bueno y santo pero la razón más plena y bíblica del ayuno no es solucionar un problema social.

El hecho de que tantos se sientan casi obligados a explicar el ayuno en clave de ayuda humanitaria parece ser signo de algo más profundo. Parece que poco a poco nos quieren matricular a todos en la “ICA,” la Iglesia Católica ACOMPLEJADA, que necesita demostrarle a todos, una y otra vez, que los católicos no vamos a ser una cuerda disonante en la “música” que hoy deleita al mundo. Se cumple así lo que dijo San Pablo: “vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos” (2 Timoteo 4,3).

Ya que el Papa Francisco ha advertido numerosas veces sobre la tentación y los peligros de la mundanización, conviene apuntar aquí algunas señales que nos ayudan a despertar a esa realidad nefasta para la fe:

(1) Eliminar las palabras incómodas del Evangelio, empezando por pecado, arrepentimiento, conversión y salvación.

(2) Ocultar sistemáticamente lo que concierne al sacrificio redentor de Cristo. Y por ello: disminuir o hacer desaparecer términos como Cruz, Sangre, sacrificio, sacramentos, abnegación, valor incomparable del martirio.

(3) Presentar la vida cristiana como un conjunto de “ideales” que pueden servir de inspiración, modelo o guía pero que son eso: ideales y por tanto no se le pueden exigir a nadie. Lo cual implica que no hay una diferencia real entre lo bueno y lo malo sino una serie infinita de grados y matices, una escala en la que todos cabemos y que por lo tanto hace aceptables, en cierta medida, todos los comportamientos.

(4) Privilegiar algunos pecados por encima de los demás. Los pecados “privilegiados,” o pecados con corona, tienen un régimen especial. Son tratados con delicadeza, eufemismos, circunloquios, sonrisas de profunda empatía, gestos de comprensión frente a lo inevitable. Ejemplo: la esclavitud de seres humanos en el siglo XVII; las prácticas homosexuales en el siglo XXI. Como lógica consecuencia, otros pecados son presentados en cambio como lo peor de lo peor, por ejemplo, la corrupción política o el daño ecológico. Este tipo de faltas, que pueden ser muy graves, están sobredimensionadas en algunos sermones actuales, que quizás quieren caer bien en los oídos de los que ya piensan de ese modo.

(5) Disculparse una y otra vez de las mismas fallas del pasado, cometidas por cristianos católicos a lo largo de los siglos. Como si cada discurso hubiera que empezarlo SIEMPRE pidiendo perdón por Galileo, la inquisición, la Matanza la Noche de San Bartolomé, el abuso sexual a menores, el daño causado a culturas aborígenes. Sin quitar importancia a las fallas graves allí sucedidas, uno ve que esos reconocimientos por parte nuestra no encuentran una contraparte por parte de los ateos, los protestantes, los comunistas o los que han perseguidos sistemáticamente la religión.

(6) Justificar, tácita o explícitamente, la existencia de la Iglesia solo en la medida en que es una institución humanitaria que resuelve problemas sociales y ayuda a una convivencia pacífica entre todos. por algo el Papa Francisco ha tenido que explicar más de una vez que la Iglesia no es una ONG.

(7) Abandonar en las nieblas del agnosticismo–endulzado con matices generalísimos sobre la misericordia divina–los temas propios de la vida eterna y las postrimerías.

(8) Tener siempre a mano una serie de etiquetas y caricaturas para descalificar a todos los que pretendan hablar del Evangelio con un lenguaje que recuerde la radicalidad, la santidad o aquello de que no vale nada el mundo entero si uno pierde su alma. Las etqietas preferidas serán: fariseos, rigoristas, legalistas, preconciliares, cruzados y sobre todo: “nostálgicos de una Cristiandad ya superada.”

La buena noticia es que hay acciones prácticas que uno puede hacer para quitarle fuerza a la mundanización de la Iglesia.

(1) Si uno compra libros del autor espiritual de moda, que nunca habla de redención ni del valor de la Sangre de Cristo, uno está fortaleciendo la mundanización. Si en cambio uno busca y compra autores clásicos, de probada virtud y doctrina, está haciendo un bien a la Iglesia.

(2) Si uno va a la película que todo el mundo está viendo, y que contiene blasfemias y lenguaje sacrílego, uno es parte de la mundanización de la Iglesia y está fortaleciendo a los enemigos de Cristo.

(3) Si uno sistemáticamente prefiere el arte religioso que disimula el dolor Cristo, por ejemplo con cruces del Resucitado, posiblemente está favoreciendo la idea de la entrega absoluta por la gloria del Padre y por nuestra salvación no es el camino propio de todo cristiano.

(4) Si uno guarda silencio cuando por enésima vez se recuerdan heridas o problemas de la Iglesia, de seguro uno está siendo cómplice del buenismo y la mundanización. Si uno en cambio reconoce con claridad lo que hay que reconocer pero además sabe bien y difunde bien lo que hoy se calla por medicridad y por complejo está haciendo una gran obra.

(5) Pero es sobre todo la vida nuestra, la de cada uno en su vocación y lugar, la que puede hacer la diferencia. Si somos expresión de la profundidad y extensión del reinado de Cristo podremos ser también testigos que con su vida y sus palabras proclamen: ¡Viva Cristo rey!

16 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Excelente artículo Padre.
Que tenga una santa Cuaresma.
¡Y que viva Cristo Rey!
14/02/18 10:06 PM
  
Josafat
Notó una aguda ausencia de reflexiones católicas sobre el sentido de la historia, el apocalipsis, la soledad posmoderna....esto hace que este campo haya sido tomado por filolefevbrianos o lefevbrianos que siempre acaban concluyendo con ataques a Roma.
14/02/18 10:30 PM
  
Adriana
A otra cosa a la que se le teme hoy día en homilías es decir la palabra diablo, demonio o satanás. Hace unos días sobre el Evangelio de la mujer pagana con una hija endemoniada y que se acerca a Jesús para que se la cure, el sacerdote de la parroquia a la que asistí, decía que realmente ese demonio simbolizaba el pecado, pero que no era demonio y con la típica referencia que están haciendo hoy día de que era la cultura de aquella época que veía demonios en todas las enfermedades. Que pena...
14/02/18 10:31 PM
  
Juan Pablo Lizcano
De acuerdo un análisis muy juicioso. Ahora bien creo que lo correcto es primero aceptar todo lo que ocurre dentro de la iglesia católica . Si el Papa Francisco, se equivoca y/o cualquier obispo, sacerdote, hacen lo mismo, tenemos que hablar, así después nos misericordeen, porque no resisten la sana doctrina, como veo la situación es más preocupante lo que vivimos dentro de la iglesia católica , que los que nos atacan desde fuera. No voy a callar lo que sucede, cueste lo que cueste. Viva Cristo Rey !
14/02/18 11:05 PM
  
Laura
Magistral fray Nelson, enhorabuena!!
15/02/18 12:49 AM
  
María-Ar
Un resúmen exelente!
+
15/02/18 4:27 AM
  
Amparo
La mundanización también en liturgia. En un pueblo de Valencia, España, cercano a la capital, el sacerdote (obviamente, no viste clergyman, sino de sport):
- Para de vez en cuando durante la Misa, coge su guitarra, se recoge alba y casulla y...a tocar !!!! Lamentable abuso litúrgico.
- No reza las preces, sino que, micrófono en mano, recorre el templo en busca de quien quiera lanzar espontáneamente sus peticiones personales.
- No dice homilías, suelta opiniones personales, algunas de dudosa ortodoxia.
- Introduce elementos no previstos en la liturgia.

El espectáculo es bochornoso, lamentable, triste y de funestas consecuencias sobre el alma de los asistentes a tales espectáculos circense-clericales. Seguramente lo hace con buena fe, pero también con mal criterio. El buen criterio es seguir estrictamente las rúbricas del misal y las instrucciones del IGMR.
15/02/18 8:45 AM
  
María
El demonio desde luego que existe porque existe el mal. Pero muchos sacerdotes son obtusos en no creer. El sentido común dice que los demonios que siempre andan revolviendo a los hombres en la época de Jesucristo estaban en legión más activos que nunca, porque el demonio no puede saber los designios de Dios (faltaría más), pero es cierto que como es un ser muy inteligente y el fue el responsable de la tentación de Adán y Eva, escuchó en el paraíso lo que Dios les dijo, y en su astucia se barruntaba que había llegado el tiempo preciso de la tan temida Redención del Hombre, luego no es nada extraño que anduviera más revuelto que de costumbre.
15/02/18 8:54 AM
  
maru
Fray Nelson, suscribo punto por punto todo lo que dice, ddsde ''la Iglesia Católica acomplejada'' hasta el final de su artículo. Es tristemente la realidad de la Iglesia hoy dia.
15/02/18 10:03 AM
  
Néstor
Muy bueno.

Saludos cordiales.
15/02/18 12:20 PM
  
Rafa
En mi opinión, el tema de fondo es creer o no, tener fe o no; y en esto es necesario la radicalidad, no caben las medias tintas. Si uno, por la gracia de Dios, está convencido de sus creencias, de que ser hijo de Dios y en consecuencia hijo de Su Iglesia es lo mejor que le ha podido ocurrir en su vida y es coherente, es difícil que se mundanice; si bien es cierto "que la carne es débil". Por eso hay que tratar a Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y a Su Madre, nuestra Madre, a diario: si al fuego no se le echan troncos para mantenerlo, se apaga.
Muchas gracias, Fr. Nelson
15/02/18 1:37 PM
  
Juan Mariner
La Iglesia Católica acomplejada, no; la jerarquía acomplejada, sí.
15/02/18 8:00 PM
  
Maria Alejandra
Muchas gracias, fray Nelson. Falta, al menos en mi caso, una buena formación. ¿Quién y dónde enseña hoy la sana doctrina?. Frente a una jerarquía eclesial "acomplejada", los laicos podríamos contribuir a la extensión del Reino de Dios, expandiendo buena semilla entre nuestras familias, amigos y allegados y enfrentándonos, con buenos argumentos, a los verdaderos fariseos. Pero a muchos nos falta la base. Estaría muy bien si esta web publicara un listado de libros y textos aconsejados a lo largo del tiempo por sus trabajadores y colaboradores y lo fuera actualizando. Serviría como complemento a los estupendos artículos de Infocatólica. Creo que nos ayudaría enormemente a muchos lectores. Dios le bendiga. ¡Viva Cristo Rey!

Nota de fray Nelson: Yo siempre recomiendo Catecismo de Juan Pablo II. Para mí sigue siendo una mina casi inexplotada.
15/02/18 9:25 PM
  
Maria Elizalde
¡Muchas gracias, Fray Nelson! De corazón. Cada día doy gracias a Dios, por sacerdotes como Vd. y supongo que en silencio habrá muchos más. Pero nos toca en lo próximo sufrir sacerdotes del "buenismo" a la deriva. Alguno se niega a obedecer y sigue en la Consagración con el "por todos", porque dice: La Iglesia sólo cambia a través de la desobediencia. La homilía de hoy... en un funeral, algo tenía bueno, pero principalmente teología horizontal, y la salvación... "aquí" no después. Bueno su deriva con los no milagros, la no virginidad de María... Con ésto último le dije en la sacristía que cómo podía decir eso? Respuesta: ¿Todavía estás ahí? Y claro, ridiculiza "tu ignorancia". Habla casi siempre enfadado y enfatiza la lectura del Evangelio... Siempre (ahora parece que está descansando) sobre todas las maldades de la Iglesia....
¿Qué hacer, aparte de sufrir? Rezar sí, y nunca suficiente, pero... Ultimamente, escuchándole a Vd. digo: Señor, haz en él tu Voluntad"... pero ufff
15/02/18 10:40 PM
  
Maria Alejandra
Muchas gracias, fray Nelson. Que Dios le bendiga.
16/02/18 8:06 PM
  
carmelo
no es licita ningua pasividad..
No es licita ninguna pasividad por el espíritu
1."Eliminar..": eso es falsear
2. Ocultar la actualizacion del sacrificio redentor"? Eso es falsear
3. "El cristianismo como un idealismo" o collage de familias.. es falsear
4." Privilegiar algunos pecados.." dar mal consejo. Jamás es licito aconcejar pecar aunque sea la menor opción moral.
5."Disculparse una y otra vez…" viéndolo como si encausa al odio incendiario. Eso es falsear, incendiar la casa, incrementar odio y división llamado a la ruptura percecucion..
6. “iglesia como medida humanitaria”.. es falsear máxime cuando deja de llamar a la conversión o renuncia su vocación de acoger el perdón sanador. es falsear
7. Al punto..
8. “las etiquetas y descalificar..” el evangelio es exigente, es renuncia, abstinencia, es someterse a la voluntad de Dios, es perder ante el plebiscito de Pilato, a la votación del sínodo de los Celotes, agnósticos…el evangelio es accion concreta..
en fin siempre verán al crucificado como un rígido de su doctrina hasta decer "no saben ellos lo que hacen" muy rigido.
Este ataque es muy continuo, porque no soportan ver que el Crucificado ha resucitado.
17/02/18 2:26 AM

Esta publicación tiene 3 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.