Mons. Schoeffer: modelo sacerdotal para esta hora de tinieblas

Mons. Schoeffer: modelo sacerdotal para esta hora de tinieblas

Más que nunca, los sacerdotes debemos acudir a su auxilio ante el dueño de la mies (Mt 9, 38) en esta lacerante, y en extremo necesaria, purificación de la Iglesia.

Gracias a Dios, la Iglesia está llena de santos sacerdotes que a lo largo de estos dos mil años contribuyeron a darle su más bello rostro. Desde San Pedro y San Pablo, hasta San Juan Bosco, o nuestro San José Gabriel del Rosario (Cura) Brochero; pasando por San Agustín –a quien celebramos hoy-, Santo Tomás de Aquino, San Francisco de Sales, San Ignacio de Loyola, San Pío de Pietrelcina, y tantísimos otros. ¡Una auténtica escuadra de valientes y lúcidos soldados de Cristo Rey; que, en la eternidad, a las órdenes del Rey de reyes y Señor de señores (Ap 19, 16), siguen intercediendo por su amadísima Iglesia! ¡Estará postergado en este tiempo su descanso eterno, con tantas horas extras para pedir al Supremo Pastor (1 Pe 5, 4) por las víctimas de los malos pastores…!

Más que nunca, los sacerdotes debemos acudir a su auxilio ante el dueño de la mies (Mt 9, 38) en esta lacerante, y en extremo necesaria, purificación de la Iglesia. Su ejemplo de pastores todo terreno, siempre dispuestos a más y más sacrificios y renuncias por el cuerpo místico de Cristo, debe sostenernos y retemplar nuestro espíritu en este tiempo del poder de las tinieblas (Lc 22, 53).

Quiero presentar, en estas horas de penumbras, un luminoso modelo; bien cercano y contemporáneo. El de un sacerdote, como tantos otros de todas las diócesis –incluidas Roma y Washington-; congregaciones e institutos religiosos, que jamás saltaron a los medios de comunicación y que, precisamente, por no haberse envuelto en ningún escándalo nunca dieron que hablar al gran público. De esos sacerdotes a los que no puedo calificar de santos –la autoridad para ello la tiene solo el Sumo Pontífice-; pero de los que sí puedo afirmar que buscaron sin pausa serlo, para la mayor gloria de Dios. Y que murieron en olor de santidad; como hasta hace unos años se decía. Me refiero a nuestro inolvidable Mons. Jorge Schoeffer, de cuyo fallecimiento se cumplirán cinco años el próximo 4 de enero de 2019; fecha en la que bien podría su diócesis de origen, San Isidro, iniciar su causa de beatificación.

En el capítulo De la mano de Dios, haciendo dedo hacia el Cielo, en mi libro Católico, periodista y sacerdote, publicado en 2014, escribí de él que pertenecía a esa estirpe de hombres que están siempre; especialmente cuando más se lo necesita. Y que parecía ubicarse más allá de cualquier límite de tiempo y espacio; casi al borde de la bilocación o de la multilocación… En una de las crónicas que se escribieron por su pascua se dijo que solo Dios podía hacerlo descansar. Y fue así, efectivamente. Pocos días antes de su muerte fuimos a visitarlo al Hogar Marín, de San Isidro –donde residió en sus días finales- con el hoy padre Carlos Reyes Toso; y, por cierto, no paró un instante aun en el almuerzo y en la sobremesa de evangelizar. Todo y todos para él eran motivo para anunciar a Jesucristo; nuestro único Salvador. Todo en él hacía referencia a Dios; y a su obra de amor para cada uno. Tenía la delicadeza de las almas elegidas, que siempre saben reconocer los dones ajenos; y los alientan y promueven para la mayor gloria del Señor.

Su estilo verdaderamente único e irrepetible no siempre era bien entendido. Incluso en curas de distintas vertientes solía despertar incomprensiones; pues era, de los pies a la cabeza, políticamente incorrecto. No buscaba el aplauso del mundo sino el triunfo de Cristo Rey. No buscaba endulzar los oídos con sociología o psicología sino anunciar y dar testimonio de Jesús; con todas sus exigencias. No buscaba ser el centro; vivía en total referencia a Cristo, su único centro.

Lo tuvimos en nuestra Arquidiócesis de La Plata varios años, casi hasta el día de su fallecimiento. Como provicario general de Mons. Héctor Aguer no tenía, obviamente, una parroquia a su cargo. ¡Toda la Arquidiócesis era su parroquia! Director Espiritual del Seminario, era asesor nombrado o de hecho de cuanta institución eclesial lo requiriera. Iba de aquí para allá en micros, autos de alquiler, o haciendo autostop (o dedo, como lo llamamos popularmente en Argentina). Jamás se podía saber en qué momento descansaba; pues aun después de jornadas extenuantes, iba al Servicio Sacerdotal de Urgencia (para atender a enfermos y moribundos en las madrugadas), o a visitar ancianos (preferentemente sacerdotes o religiosas) y familias cristianas.

De invariable sotana o traje eclesiástico; sobretodo y bufanda, aun en épocas veraniegas, parecía que las temperaturas oficiales no le hacían mella. O, si se quiere, como andaba de aquí para allá, sin límites de horarios, ni extensiones geográficas, ningún bajo registro térmico lo tomaba por sorpresa. Su hermana llegó a decir que era atérmico; y que, hasta en eso, rompía todos los moldes…

Los años acrecientan su figura, y el conocimiento de sus múltiples y, con frecuencia, insólitos apostolados: jóvenes que cuentan haberse confesado con él en la madrugada, en su coche, luego de hacerlo subir, a la salida de un hospital; monjas de la zona rural que veían emerger su figura, de noche, en medio del campo, para dar la Unción a un moribundo; aquel conductor de un vehículo, a quien le pidió que lo llevara por pocas cuadras, y con quien terminó en la provincia de Entre Ríos, en la casa del niño curado por intercesión de la entonces beata Maravillas de Jesús. Y, por supuesto, su devoción de tiempo completo a Santa Teresita del Niño Jesús; a quien tanto hizo conocer desde su parroquia de San Isidro.

Pobre y bien austero, sin embargo tenía siempre algunos pesos para dejar con sobria discreción en los bolsillos de seminaristas, religiosos o cualquier otro necesitado. Se encargaba de reunir todos los ornamentos que fuesen necesarios para los seminaristas más pobres. Y hasta tenía la delicadeza, días antes de las ordenaciones sacerdotales, de concurrir a los hogares de los futuros presbíteros; para ponerse a disposición de sus padres, y felicitarlos por haber dado una vocación a la Iglesia. Por supuesto, también les explicaba cómo sería la celebración; y los contactaba con otros padres de sacerdotes, para que recorrieran juntos el próximo camino…

Una anécdota que lo pinta de cuerpo entero, y que lo muestra bien lejos de cualquier paralizante respeto humano, fue cuando en septiembre de 2010, luego de la beatificación del Cardenal Newman, en Inglaterra, llegó tarde para tomar su avión de regreso a la Argentina. Nadie sabe cómo hizo pero la nave lo esperó ¡en la cabecera de la pista de partida! ¡Se me voló el tiempo hablando de Jesús!, fue su espontánea respuesta a la sorprendida tripulación…

Aquel 23 de diciembre de 2013, de nuestro encuentro final, nos dijo al hoy padre Reyes Toso, y a mí: No lo olviden nunca: todo buen Sacerdote debe tener cerca enfermos y pobres; penitentes, y un convento de religiosas para atender. Todo lo demás viene solo

Efectivamente, todo lo demás viene solo porque el Señor jamás se deja ganar en generosidad. Y vendrá, se quiera o no, renuncien o no los que deberían hacerlo, una auténtica renovación del clero. De toda esta inmundicia –como bien lo sostenía el gran poeta argentino, Leopoldo Marechal-, al igual que en el laberinto, solo se saldrá por lo alto. Con la mirada solo puesta en Aquel que debe reinar hasta poner a todos los enemigos debajo de sus pies (1 Cor. 15, 25). Incluidos, por supuesto, aquellos con grandes responsabilidades en la Iglesia…

+ P. Christian Viña

Cambaceres, martes 28 de agosto de 2018.

San Agustín, Obispo y doctor de la Iglesia.

 

19 comentarios

Santiago Lanus
En efecto Padre Cristian, soy de la Diócesis de San Isidro, ex-seminarista, y he conocido a este gran Sacerdote destacado entre el clero. Gracias por su artículo en su honor.
Dios y la Virgen lo bendigan!
www.pueblodemaria.com
29/08/18 12:15 PM
Hna.Ma.Graciela
Hermoso articulo. Lo pinta de cuerpo entero. ¡Cuántas anécdotas tenemos todos los que tuvimos la dicha, no solo de conocerlo, sino de poder dialogar, confesarnos con él, celebrar la Eucaristía!. Somos de esas comunidades privilegiadas de religiosas que atendía. Tuvimos la gracias de visitarlo en el Hogar Marìn, pocos días antes de su partida.su vida y su partida fue testimonio de pobreza, de entrega, de alegría, de buen humor, en fin, de un sacerdote enamorado de su Esposa la iglesia y de Aquel que dio la vida por ella. Felicitaciones Padre por este hermoso articulo.
29/08/18 10:53 PM
Dennis
Jaja Santiago Lanús! Te recuerdo.
Yo tb lo conocí mucho... traté de seguir sus caminos pero me quede con su espíritu .
Creo que nos hizo muchísimo bien.
Los del colegio Marín siempre lo recordaremos,
Termino con un verso de M. Menapace:
“No tengas miedo a la poda
Cuando es verde tu madera
Yo no busco lo que saco
Me interesa lo que queda”


Adios “chamigo”....
31/08/18 1:02 AM
Juan Pablo Chevallier-Boutell
Conocí a Jorge Schoeffer en el verano de 1956 misionando en La Patagonia Ese año entraba al Seminario. Luego lo vi en varías oportunidades: un testimonio de celo apostolico como he visto pocos. Siempre confiaba en la Divina Providencia
31/08/18 1:35 AM
Maria Fernanda Prota
Padre Cristian: muy buena y exacta su pintura sobre el Padre Jorge, nosotros lo conocimos cuando era capellán del colegio Marín donde iban mis hermanos. Un santo sacerdote, un ejemplo siempre sirviendo a los demás, su servicio no tenía horario. Siempre dispuesto para lo que se lo necesitaba. Su vida fue un permanente testimonio. Muchas gracias por recordarlo con tanto cariño
31/08/18 3:05 AM
Pancha Schoeffer
Estimado P. Christian Viña
Muchisimas graxs por el artículo.
Tan cierto todo lo que allí dice. Cuando Conocí más profundamente la vida de San .. Cura Brochero, permanentemente se me venía a la cabeza Jorge haciendo dedo en lugar de ir en burro.
Lo compartí obviamente con mis otros hermanos y sobrinos y amigos
Todos emosionados y agradecidos.-
Gracias y que Dios lo siga bendiciendo de la mano de María de Guadalupe
PANCHA
MUY CIERTO 'ADIOS CHAMIGO'
31/08/18 4:08 AM
Dennis
Jaja Santiago Lanús! Te recuerdo.
Yo tb lo conocí mucho... traté de seguir sus caminos pero me quede con su espíritu .
Creo que nos hizo muchísimo bien.
Los del colegio Marín siempre lo recordaremos,
Termino con un verso de M. Menapace:
“No tengas miedo a la poda
Cuando es verde tu madera
Yo no busco lo que saco
Me interesa lo que queda”


Adios “chamigo”....
31/08/18 7:13 AM
Ana Maria Calderón
Querido Padre Jorge. Cuando mi hijo entró al Seminario el primero en llamarme fue él para decirme que no perdíamos un hijo sino q ganábamos una gran familia y cuando mi hijo deja el Seminario también fue el primero en llamarme para decirme que estuviera tranquila que todo iba a estar bien!!! Gracias por describirlo y describir su vida con tanta exactitud, tanto cariño y tanto afecto
31/08/18 2:26 PM
Salvador Speroni
A través de mi encuentro - hacen muchos años - con el P. Jorge, tuve una de las experiencias más fuertes de Dios en mi vida... comentándola con Mons. Martín Fassi, hizo el comentario que sería conveniente recopilar otros testimonios a fin de iniciar una causa, si fuera esa la voluntad de Dios..
31/08/18 4:32 PM
Gregory
Muchas gracias por dar a conocer este testimonio de vida sacerdotal.
31/08/18 7:29 PM
Alfredo Ramos
Muchas cosas me vienen a la cabeza, muchas de las q cuenta este artículo, la gente q escribe del PadreJorge y todo lo q nos dejó a los q pasamos por el Colegio Marín. Mucho. Nos dejo su camino bien marcado el único q conduce a Dios y María, sus tres cocitas nada más y eran varias, ir a Luján con El, retiro espiritual, misionar, rezar el Rosario, levantarlo en el auto en cualquier lugar y hora, bajo la lluvia y dejarlo en la otra punta de la ciudad, cenas en casa de mis padres Jorge y Ana María, escucharlo, escuchaba, la mmwmoria, su poder de participación hasta dormido con una taza de té en la mano, verlo llegar a las horas menos pensadas a casa para celebrar algún aniversario o cumpleaños, una persona con un timbre de vos y una forma de expresarse tan especial. Se extraña a Jorge, especial y único.Gracias Señor.
1/09/18 3:51 AM
El de H.
Otra anécdota: estando en Jerusalén con Mons. Galán y otras personas, el P Schoeffer les dijo que sería bueno ir a visitar el cenáculo. "Pero Jorge!" dijo Mons. Galán "eso debe arreglarse con días de anticipación!" continuó "oíme, oíme" (dijo Schoeffer, era su muletilla) "vamos ahora a ver si podemos entrar..". Galán repuso "pero ,Jorge, estás loco, no tiene sentido ir ahora sin un permiso especial...!" pero a regañadientes y protestando lo siguieron, como para demostrarle su locura. Llegados a una callejuela, Schoeffer golpea y abre un "beduino" exclamando "Badre Gorge!"... Era el musulmán custodio del cenáculo... Nadie lo podía creer... ¡conocía a todo el mundo!
1/09/18 2:27 PM
María Dolores Lage Etcheberry
P. CHRISTIÁN.
Muchas gracias!
Doy gracias a Dios por el testimonio del P. Jorge! Primo de papá Teo Lage.
Jorge fue para mi testimonio de fe y amor a Cristo y a la Iglesia. Siempre en mis cumpleños listo para regalarme una estampa y libro nuevo de algún santo desconocido... y despertar el deseo sobre todo el de santidad. Ahora me doy cuenta de esto...
El amor a celebrar y a darnos catequesis de la liturgia en familia explicándonos el sentido del salmo como respuesta a la 1ra lectura... el valor de cantar el Aleluya... y después más grandes de las reformas en esta pata de la Iglesia wue aportó el Concilio Vaticano Ii.
En la caridad cuando necesitamos no mezquinó... no hubo calor, frío ni horario para experimentar su presencia activa.
Siempre listo para tomar un te y preguntarte como estabas en relación a tu vida personal y apostólica.
En su entierro me llamó la atención ver sacerdotes llorar como cuando uno llora al perder un Padre.
Soy consagrada y educadora. En El colegio donde trabajo la Misa semanal goza de uno de sus vasos sagrados: un cáliz. Le doy gracias a Dios de recordarlo y pedir su intercesión especialmente en este tiempo donde necesitamos testimonios que nos muestren que la santidad es posible en medio de la inestabilidad humana e histórica de ntra querida Argentina.
2/09/18 5:42 PM
Javier
Muy interesante, lo que aquí se dice sobre el Padre Schoeffer.
¡Muchas gracias!
Una pregunta: ¿cuáles eran los rasgos que pudieran describir su actividad evangelizadora en las calles?
3/09/18 7:13 AM
Mercedes Schoeffer
Hoy 5 Septiembre, 54 aniversario de la ordenación del P. Jorge. En nombre de su familia nuestro agradecimiento al P. Christian Viña por sus muy sentidas palabras describiendo la personalidad y sacerdocio de Jorge.
Una anécdota que muestra su total entrega al servicio de Cristo. Durante una breve estancia en mi casa en Madrid, quise invitarle a 1 concierto de música clásica, sabiendo que era gran melómano y disfrutaría de la buena música. Le consulté cuando le venía mejor, y no me dijo nada. Cercana la fecha de su partida, insistí sin comprender xq' no se decidía. Le pedí me diera 1 razón por la que no podía ir, y me contestó: "Agradezco tu invitación pero no estoy de vacaciones. Este es un viaje pastoral" Me quedé de una pieza.....
5/09/18 10:32 PM
Mercedes Schoeffer
Continúo (se me cortó conexión). Efectivamente su estadía en Madrid consistió en visitar cuanto convento u orden religiosa encontraba. Por la noche, compartimos largas charlas, eso sí, escuchando buena música.
6/09/18 1:53 PM
alba
Señor, danos buenos Sacerdotes, danos Sacerdotes Santos, danos buenos y Santos Sacerdote. Amén....
10/09/18 2:42 AM
ANTONIO I. MARGARITI BARAUT
Querido Padre Christian Viña: Todavía lo recuerdo vestido de paisano-periodista, en el viejo canal 3TV de Rosario. .
Aunque soy mucho mayor, me honro en llamarle Padre. Porque nos da un testimonio muy sensible de un sacerdote honró su vocación. Usted y su vida son para nosotros un generoso don que el Señor nos regala. Para compensar tanta podredumbre y defecciones en algunos pastores infieles y traidores. Pero así como Santo Tomás decía que "la corrupción de los mejores es lo peor", del mismo modo me atrevo a decirle que aquí, en la tierra "la integridad de los mejores es la excelencia". Y usted lo es. Me ha emocionado cuando describe a mons. Schöffer. En realidad usted nos está mostrando la intimidad y fineza de su espíritu. Por que ha podido apreciar tantas virtudes en el obispo fallecido. Gracias por su testimonio. Querido Christian, Usted nos ha confirmado en la Fe y animado a dar el buen combate. Nos ha renovado la confianza de que con el Señor todo se puede. Un abrazo desde ROSARIO. .
12/09/18 10:13 PM
Daniel Cortez Alaña.
"¿Pureza? —preguntan. Y se sonríen. —Son los mismos que van al matrimonio con el cuerpo marchito y el alma desencantada.
Os prometo un libro —si Dios me ayuda— que podrá llevar
este título: «Celibato, Matrimonio y Pureza»."
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei:"Camino", No. 120.
Me gustan las palabas del Padre Viña.
13/09/18 5:49 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.