Aborto: Ahora, más que nunca, guerreros de la vida

Aborto: Ahora, más que nunca, guerreros de la vida

El llamado debate –nunca más impropia esta palabra, pues la vida no se discute, se defiende- sobre el aborto en Argentina ha dejado bien en claro que ahora, más que nunca, debemos ser guerreros de la vida

María, una muy pobre feligresa de una de mis parroquias, cuando el gobierno promovió la legalización del aborto, me pidió entre lágrimas que jamás dejase de defender a los más frágiles; y que no permitiese que se utilizara a las mujeres pobres para promover el crimen abominable de los niños por nacer. «María y Madre comienzan del mismo modo –le contesté-. Quedate tranquila, hija, yo soy sacerdote del Hijo que María tuvo la felicidad y la valentía de tener. Y que me manda a ser soldado de la Vida en abundancia (Jn 10, 10). Solo para Él trabajo; y mi única candidatura es al Cielo».

El llamado debate –nunca más impropia esta palabra, pues la vida no se discute, se defiende- sobre el aborto en Argentina ha dejado bien en claro que ahora, más que nunca, debemos ser guerreros de la vida; que el propio Cristo nos regaló con su muerte y resurrección. Los resultados de la votación en el Senado –donde el líder de los abortistas llegó a confundir a David con Moisés-, entonces, hay que tomarlos como circunstanciales. La aritmética legislativa –bien lo sabemos- con excesiva frecuencia no respeta las más básicas normas morales. Por eso, para ella, lo que ahora es bueno puede ser malo en cualquier momento; y lo que ahora es malo puede ser bueno en la próxima renovación legislativa. Especialmente si el verde del dólar hace sentir su peso; como quedó recientemente demostrado.

¿Debemos festejar, entonces, que el Senado rechazó la ley del aborto? Ciertamente que sí, y con auténtico entusiasmo. Pero, al mismo tiempo, no debemos dormirnos en los laureles que, claro está, no supimos conseguir. Pues, por encima de cualquier triunfalismo, hay que pedirle al Señor: no nos glorifiques a nosotros, glorifica solamente a tu Nombre (Sal 115, 1).

Pasado este combate debemos comprender que la batalla continúa. Porque estamos, ni más ni menos que ante la batalla final (Ap 20, 7 – 10); que, como queda visto, tendrá como uno de sus principales blancos al matrimonio y a la familia.

Debemos preguntarnos, también, qué hemos hecho para llegar a esta situación. ¿No habrá llegado el momento de una auténtica revolución moral, que cambie las estructuras institucionales, y que coloque en el gobierno a los auténticamente virtuosos, que sepan defender en serio la vida y la familia; y, en consecuencia a la Patria?

Queda en claro, de cualquier modo, que después de este 8 de agosto de 2018 ya nada será igual. Los sacerdotes hemos visto, llenos de gozo, el despertar del gigante dormido de los laicos que, guiado por no pocos de nosotros, sus padres, demostró su mayoría de edad; y su firme voluntad de jugarse por Aquel que hace nuevas todas las cosas (Ap 21, 5). Hemos visto, también, que podemos argumentar en defensa del niño por nacer con razones científicas, jurídicas, geopolíticas, sociológicas, y psicológicas; y demostrar que el fundamento teológico asume a todas ellas y les da su absoluta plenitud. Y que Dios no niega absolutamente ninguna libertad auténtica, sino que es el último garante de la verdadera libertad.

Ha quedado en claro, asimismo, que el ataque exterior sufrido por Argentina por las multinacionales del aborto, y los mandamases financieros del Nuevo Orden Mundial, acentuó notablemente la así llamada grieta que nos divide como país. Que, por supuesto, es muy lamentable. Pero mucho más penosos son la masacre de los niños por nacer; y el abismo definitivo, infinitamente más profundo que esta grieta, que separa al Cielo del infierno (Lc 16, 26).

Ha quedado en claro, igualmente, que nos espera una enorme labor para educar a nuestros niños y jóvenes, particularmente, en una nueva cultura de la Vida, en la que ningún hijo de Dios sea visto como descartable. Y que todos los argentinos tomemos definitivamente conciencia de nuestra dignidad; que no está en liquidación ni secuestrada por los poderes del dinero, al servicio del exterminio de los pobres, y no de la pobreza.

Claro que sí, la ola celeste llegó para quedarse. Hoy ha tomado carta de definitiva ciudadanía entre nosotros. Que ese celeste, que la Virgen María regaló a la Argentina, brille para siempre en nuestro suelo. Llegue, en esta hora, también, nuestro abrazo fraterno y emocionado a los cristianos de distintas comunidades eclesiales, a los creyentes de otras religiones y a los hombres de buena voluntad, que codo a codo comparten con nosotros la causa provida. Y nosotros, los católicos, con humildad y sin complejos, mayoría en Argentina, sintámonos honradamente abanderados de esta causa. Auténtica vanguardia de una mayoría que, gracias a Dios, dejó de ser silenciosa…

+ Padre Christian VIÑA

Cambaceres, 9 de agosto de 2018.

Memoria de Santa Teresa Benedicta de la Cruz.

 

15 comentarios

Ricardo
Exelente nota. Gracias por estas palabras
9/08/18 1:50 PM
Hector R
Bendito sea Dios Bendita sea su Santisima Madre Gracias Senor
9/08/18 3:07 PM
María de las Nieves
Le doy las gracias por lo que lo contesto a María y Madre su ser hijo y luchador cristiano ,eso tenemos que hacer todos ,hay una larga lucha y hay que introducir en las leyes civiles el estatuto biológico antropológico y jurídico ,el ser personal que comienza en la fecundación concepcion y no en la implantación uterina.
9/08/18 5:18 PM
Néstor
Excelente, Padre, muy bueno, Es verdad, Argentina ya no es la misma, ha sido un acontecimiento de gracia de la Virgen, y quiera Dios que se extienda a toda América.

Saludos cordiales.
9/08/18 5:19 PM
Néstor
En nuestro país no se llegó a confundir a David con Moisés, pero se avanzó más allá, cuando una legisladora pro-muerte dijo: "Como dijo San Agustín, hay que dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". :)!!!

Saludos cordiales.

----

LF:
Ja, ja, ja... Dinos el nombre de semejante legisladora.
9/08/18 5:28 PM
Néstor
Se trata de la honorable Constanza Moreira.

Saludos cordiales.
9/08/18 6:57 PM
Daniel
Fantástico!!. Viva Cristo Rey!, Argentina.
9/08/18 10:39 PM
Ricardo de Argentina
Padre, creo que para aprovechar este estado de movilización y santo entusiasmo colectivo, habría en primer lugar que intentar por vía judicial, que se deroguen todas las normas ilegales que permiten abortos de hecho en hospitales del Estado.
10/08/18 3:33 AM
crismu
Si la enjundia, la energía, las ganas de hacer las cosas, que mostraron los argentinos, las hubieran mostrado los mexicanos o los españoles, otro habría sido el trágico panorama de esas naciones.
10/08/18 4:43 AM
Ricardo de Argentina
¡Qué ridículos los senadores Pichetto y Moreira! Pretendieron pasar por conocedores de la Religión, pero demostraron en cambio que además de ignorantes son improvisados, ya que para lo que pretendían citar, hasta la Wiki les hubiese ayudado a evitarse el papelón.
En el caso de Pichetto la cosa es si se quiere más grave, porque se perfila como el candidato peronista a la presidencia para la próxima elección.

Es que los abortistas no tienen argumentos, sólo los motorizan las PRE$IONE$ externas, eso lo veo clarísimo y creo que el siguiente ejemplo lo puede ilustrar:
El argumento central de los abortistas, el que sostiene a todos los demás, es que el embrión o feto que ellos quieren matar NO ES una persona humana. Pero eso es insostenible porque las madres que buscan abortar, lo hacen justamente porque saben que se les viene encima algo que SÍ ES una persona humana. Caso contrario no abortarían.
10/08/18 8:40 PM
María-Ar
La guerra ya comenzó...
+
11/08/18 2:24 AM
Juan lopez
¿En todas las escuelas, institutos o universidades católicas hay una enseñanza sexual donde se explica que se debe de hacer para no quedarse embarazado a parte de la abstención del sexo?
Hay que empezar por la base y es enseñar a los futuros adultos a tener una responsabilidad en su sexualidad.
13/08/18 2:01 PM
juana castro
Les pido oraciones por Chile en donde sus pastores han sido tan maltratados por la prensa y tan injustamente calumniados. Para que el Senor les de la confianza y el valor que pareciera que han perdido.

Santa Maria ruega por nosotros
13/08/18 5:24 PM
Ricardo de Argentina
Juan lopez, ¿estás diciendo que quien tiene muchos hijos es un irresponsable? ¿Piensas que solamente son responsables los que rechazan los hijos que Dios les manda?
Si no eres católico se te comprende, pero deberías saber que es justamente al revés: son irresponsables quienes toman el sexo como diversión, lo cual es además un pecado llamado fornicación.
14/08/18 12:25 AM
Eduardo
A la luz de lo interpretado por la Iglesia, respecto de excomunión etc., como la interpretacion unilateral del Papa sobre el catecismo, me lleva a concluir que para remar mar adentro, estamos sin barquero ni rumbo.
14/08/18 9:23 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.