¿De dónde saca el cardenal Marx la idea de que «No puede haber normas»?

¿De dónde saca el cardenal Marx la idea de que «No puede haber normas»?

Si «hacemos todo» lo que la Iglesia ha enseñado coherentemente, sabemos que hay ciertamente normas, lo que significa que no podemos inventarnos una doctrina cuando nos convenga. ¿Es consciente el cardenal Marx de esto?

El cardenal Reinhard Marx ha provocado una polémica al sugerir la idea de que los pastores puedan bendecir a las parejas del mismo sexo. Según la Agencia de Noticias Católica, el cardenal Marx «dijo al servicio radiofónico del estado de Baviera que 'no puede haber normas' sobre esta cuestión. En efecto, la decisión de si una unión homosexual debería ser bendecida por la Iglesia, es algo que debería depender de cada sacerdote o colaborador pastoral y según cada caso particular, afirmó el prelado alemán.»

Ha habido algunas discusiones sobre el ambiguo significado de sus palabras. Pero no es el primer prelado alemán que se adentra en este territorio: el obispo Bode, vicepresidente de la conferencia episcopal alemana, exigió discutir tales bendiciones hace un mes.

La afirmación del cardenal Marx de que «no puede haber normas» es sorprendente. De acuerdo con la constante tradición de la Iglesia católica, el Pueblo de Dios puede determinar con certeza que hay cosas que se deben hacer y otras no, y así se puede hacer un juicio cierto en materia moral, sacramental, canónica y teológica. Y la prohibición de la bendición de las parejas gay es una de esas certezas.

Como el arzobispo Charles Chaput dijo ayer «ningún rito de bendición como éste sancionaría un acto moralmente prohibido, sin importar la sinceridad de las personas que buscan tal bendición. Dicho rito socavaría el testimonio católico de la naturaleza del matrimonio y la familia. Confundiría y llevaría al error a los fieles. Y tal bendición dañaría la unidad de nuestra Iglesia, porque no podría ser ignorada ni responder a ella con el silencio».

Así que seguramente le corresponde al cardenal Marx explicar por qué «no hay normas» en este caso. Pero no da una sola razón para esta revolucionaria postura.

Un desprecio en general por las «normas» no es un buen signo. El comienzo real de la Reforma, a mi entender, no fue el hecho de que Lutero colgase sus tesis en la puerta de la iglesia, sino otra cosa que ocurrió en Wittenberg, Alemania, tres años más tarde: la quema de los libros de derecho canónico el 10 de diciembre de 1520. El hecho de arrojar dichos libros a las llamas significaba que Lutero estaba negando a la Iglesia el derecho a legislar y a enseñar, en favor de la supremacía de la conciencia individual.

Los católicos creen en la supremacía de la conciencia, pero seamos claros con respecto a lo que esto significa. Reconocemos las enseñanzas de la Iglesia como algo que debemos aceptar en conciencia, y es esto, entre otras cosas, lo que nos hace católicos. Nosotros «obedecemos el gran mandato de Cristo también, que es el fundamento de la autoridad de la enseñanza de la Iglesia: Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado« (Mt 28, 19-20a)

Si «hacemos todo» lo que la Iglesia ha enseñado coherentemente, sabemos que hay ciertamente normas, lo que significa que no podemos inventarnos una doctrina cuando nos convenga. ¿Es consciente el cardenal Marx de esto? Quizás vea motivos para el cambio en lo que algunos llaman «el paradigma del cambio de Amoris Laetitia». Pero la Iglesia no hace cambios de paradigma en la doctrina. Lutero lo hizo. Y Lutero terminó saliéndose de la Iglesia.

Fr. Alexander Lucie-Smith

Traducido para InfoCatólica por Ana María Rodríguez

Publicado origintalmente en el Catholic Herald

18 comentarios

maru
Muy bien dicho Fr. Alexander. Dios lo bendiga!!!
9/02/18 9:42 AM
Jordi
Parece inocente Mn. Alexander Lucie-Smith: es el "seréis como dioses" bajo el principio supremo de la "misericordia", el Dios te ama tal como eres.

Existe una sola norma suprema, inflexible y rigurosa: "si soy dios, lo que yo digo es divino". Nada más. Es muy simple.

Es también cuando, en el futuro, el Anticristo tomará el lugar de Dios y se hará llamar Dios. Otra vez el "seréis como dioses".
9/02/18 12:44 PM
Jose A Gallardo
No podemos cambiar lo establecido por Dios ni para bien ni para mal apoc.22:19 y necesitamos leer Romanos 1:18-30
9/02/18 2:25 PM
José Luis
«Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo [...], Tú que estableciste normas en tu Iglesia con tu Palabra bienhechora. Desde el principio tú predestinaste un linaje justo de Abraham; nombraste príncipes y sacerdotes y no dejase sin ministro tus santuario» (Pontifical Romano: Ordenación de Obispos, presbíteros y diáconos. Ordenación de Obispo. Oración de la Ordenación, 47). (Catecismo de la Iglesia Católica, 1541b)
9/02/18 3:50 PM
Jordi
Jose A. Gallardo, no comprendes el nuevo paradigma: dame un atenuante, pon misericordia... y todo vale.
9/02/18 5:54 PM
Fred Emil
La bendición no la da una persona, es más ningún padre, sacerdote o pastor está llamado a casar a una pareja eso es una cultura qué se ha hecho una norma pero no hay base bíblica y la bendición está en tener amor el uno con otro o no dice la palabra < Amaras a tú prójimo cómo a ti mismo > Entonces si nosotros los heterosexuales hemos socavado la familia con nuestros ejemplos de infidelidad, éste es el producto de nuestra cosecha.

----

LF:
San Ignacio de Antioquía, epístola a San Policarpo, también obspo, primeros años del siglo II:

Es apropiado que todos los hombres y mujeres, también, cuando se casan, se unan con el consentimiento del obispo, para que el matrimonio sea según el Señor y no según concupiscencia.

Como puede ver, su tesis se da de torta con la de uno de los grandes mártires que fue discípulo directo de los apóstoles.
10/02/18 12:22 AM
Rafa
Afortunadamente todavía hay sacerdotes y seglares coherentes. En la iglesia hay normas. Hay una cosa que hay que entender y que los ultraateos no entienden. La iglesia no pude adaptarse a las normas depravadas de la sociedad, ahora es este tema, que será lo siguiente ¿un matrimonio entre un perro y un hombre?¿la poligamia? Cuando alguien ingresa en la iglesia, es la persona que entra la que debe amoldarse a las normas de la iglesia y no al revés. Para entenderlo, ¿usted iría en pijama a una entrevista de trabajo? seguramente le apetecerá pero sabe que no puede hacerlo. Señores en la iglesia hay normas, en el trabajo, en las relaciones humanas también aunque no nos gusten. La anarquía es un bulo.
10/02/18 9:48 AM
José Díaz
Se me ocurre proponer que un cardenal pierda el capelo y la condición de tal cuando incurra en herejía. El cardenalato no es un sacramento, no imprime carácter y responde al propósito de ayudar al Papa, cuyo principal cometido es el de confirmar a sus hermanos en la fe, según la palabra del Señor a Pedro. Si un cardenal dice y propone cosas contrarias a la fe, deja de cumplir la función de su rango. Por tanto, tendría que dejar de ser cardenal. ¿No quiere el Santo Padre reformar la Curia? Pues aquí va mi propuesta. Se podría comenzar a aplicar con el cardenal Marx, que tanto honor hace a su apellido. Bendiciones de Cristo y de María Inmaculada
10/02/18 3:21 PM
carmelo
reglas masonicas..
11/02/18 2:05 AM
Teodoro Mora C.
Si no hay normas, entonces, como quedamos.?
11/02/18 2:54 AM
Eck
No ha de haber normas, muy bien cardenal Marx, estoy de acuerdo con usted. Yo no pago el impuesto eclesiástico y no debe haber normas que me impidan acceder a los sacramentos. Si no hay normas para el matrimonio ¿por qué ha de haberlas para pagaros y obedeceros a ustedes? Lo dice Dios en la Biblia, es cuestión de interpretación y no había grabadoras, porque sois obispos y cardenales, somos adultos en la fe y estamos en contra del clericalismo; porque somos de la iglesia, bueno los demás no lo son (cristianismo anónimo, etc) y no pagan: igualdad ya; lo dicen los mandamientos de la iglesia, deben evolucionar y no quedarse en el medievo.
11/02/18 2:55 PM
Francisco de México
Juan Evangelista llama a Jesús en el capítulo primero "Palabra" o "Verbo". Es porque vino a explicarnos con normas válidas por siempre, dado que son divinas.

¿De donde saca Marx que no hay normas? De su cabecita, de su corazón o de alguna otra parte de su cuerpo..... pero no del Evangelio ni de la tradición.
11/02/18 3:41 PM
Anorgi
Sinceramente yo alucino, estamos viviendo una era de intensa confusión. Pienso, no sé si erróneamente, que de esta situación solo se podría salir convocando un Concilio que clarificara la doctrina.
13/02/18 12:35 AM
Miguelón
Eso de que no puede haber normas, viniendo de donde viene es toda una barbaridad. Otra cosa es el asunto de las bendiciones: Si se trata de bendecir a una pareja del mismo sexo, pues... en mi parroquia se bendicen animales por San Antón. Yo mismo acabo de comprar nuevo coche y mi Párroco lo bendijo a petición mía. Si se trata de bendecir la unión, entonces sería una barbaridad más .
13/02/18 12:01 PM
esteban gonzalez
Creo haber escuchado que la iglesia no rechaza a los homosexuales sino al pecado ,al hedonismo a la promiscuidad ,la mentira , la conducta violenta , al odio.
eso nos hace mal a todos . Si un heterosexual es infiel a su esposa y promiscuo ,etc , hace daño con su conducta , lo mismo un homosexual , el ser humano debe madurar en el amor y este es siempre generoso piensa en el bien del otro , es sacrificado ... Esta es la eterna batalla contra el mal y para luchar necesitamos
una bendicion sin la ayuda de Dios perdemos.-
15/02/18 7:47 AM
Fernando Caceres
Esteban, Marx no propone bendecir a los hombres que siendo homosexuales buscan el arrepentimiento y la reconciliación con Jesucristo. Lo que el propone es bendecir las "uniones homosexuales", es decir que bendice la homosexualidad, y contradice la Sagrada Escritura.
No seamos ingenuos, esto es terrible, y no sólo eso, sino que es un paso previo a sacramentalizar un matrimonio entre homosexuales, luego vendrán toda clase de perversiones. Matrimonios múltiples, con animales, con muertos, con alienígenas y con demonios.
La Iglesia jamás ha rechazado al pecador, todo lo contrario. La Madre Iglesia acoge a aquel que comete actos homosexuales, homicidio, robo, calumnia, gula, pereza, ira, etc etc..., pero siempre lo guía hacia el arrepentimiento, hacia la conversión, la santidad y el amor a Dios y a guardar sus mandamientos.
Vivimos en un tiempo oscuro en el que debemos aferrarnos a la Tradición constante de la Iglesia y buscar los pocos pastores fieles a Jesús y la Virgen, aquellos que todavía alzan la voz gritando solitarios en el desierto, como por ejemplo Monseñor Athanasius Schneider.
16/02/18 3:25 PM
Jesús
Excelente artículo. Lo voy a divulgar entre todos los católicos fieles o no, para que se den cuenta hasta donde ha llegado el veneno de AMORIS LAETITIA. El Cardenal Marx, hace tiempo que no tiene conciencia de su papel en la Iglesia.
16/02/18 11:28 PM
Belia Félix Díaz
Si la Iglesia hubiese sido fundada por hombre y siguiera las tendencias humanas, hace mucho tiempo que hubiese desaparecido. ¿ Para que se ofreció nuestro Señor como cordero, si podía haber aceptado, El como Dios todos los pecados del hombre? ¿La muerte de Juan el Bautista, no fue por gritarle al rey Herodes su pecado, acaso le pidió permiso o disculpas por hacerlo? llena esta la historia de la Iglesia de mártires que prefirieron la muerte antes de aceptar traicionar a su Señor o contaminarse con el pecado.
19/02/18 1:21 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.