Ante la muerte

Ante la muerte

Recuerdo en este punto lo que me dijo un sacerdote, que sabía que iba a morir a las pocas semanas: «A mí me importa muchísimo lo que piense de mí Dios, algo lo que yo pienso de mí, nada lo que opinen los demás».

Noviembre es un mes especialmente dedicado a los difuntos. Leemos en «Misericordia et Misera» del Papa Francisco en el número 15: «El momento de la muerte reviste una importancia particular. La Iglesia siempre ha vivido este dramático tránsito a la luz de la resurrección de Jesucristo, que ha abierto el camino de la certeza en la vida futura». Creo que son palabras que hemos de tener muy presentes cuando reflexionemos sobre esta cuestión.

Si hay algo que es indiscutible, es que nos vamos a morir. Aunque gocemos de buena salud, es algo que pronto o tarde nos va a suceder. El año pasado, por primera vez en mi vida, tuve que pasar por el quirófano. Pude afrontarlo con bastante serenidad, porque no pude por menos de pensar, que aunque yo me quiera a mí mismo, está claro que Dios y la Virgen me quieren todavía más. Es decir, estoy en buenas manos, y si no hago el idiota, puedo estar tranquilamente convencido que lo que me va a suceder, aunque sea morirme, es lo mejor para mí.

Recuerdo en este punto lo que me dijo un sacerdote, que sabía que iba a morir a las pocas semanas: «A mí me importa muchísimo lo que piense de mí Dios, algo lo que yo pienso de mí, nada lo que opinen los demás». Es indudable que el recuerdo de la muerte nos lleva a actuar de modo diverso. Por ejemplo en España hace pocos días ha iniciado su tramitación la Ley de Ideología de Género. En la primera votación, sólo hubo dos votos en contra, uno, de un diputado de un pequeño Partido que sólo tiene un diputado. El otro, el de un diputado al que le preocupa mucho más Dios por su enfermedad que la disciplina de Partido.

Me gusta mucho esta frase de Paul Ricoeur: «lo específico del cristiano es la esperanza». Por ello el cristiano sí sabe lo que sucede después de la muerte, porque la Resurrección de Jesucristo es una de las verdades de fe más importantes del Cristianismo Pero es evidente que podemos preguntarnos: ¿la resurrección de Cristo, tiene algo que ver conmigo? A esto nos contesta San Pablo. «no queremos que ignoréis la suerte de los difuntos, para que no os aflijáis como los que no tienen esperanza» (1 Tes 4,13). Y es que la resurrección de Jesucristo es prenda, señal y garantía de mi propia resurrección. Y es que la muerte, por muy desagradable que sea, es sin embargo también la llave que nos abre la puerta de la felicidad eterna. La esperanza de ir al cielo nos consuela, reconforta e incluso nos llena de alegría. Cualquiera de nosotros tiene la experiencia que cuando fallece una persona con frecuencia su último gesto en su rostro es un gesto de alegría y paz, como un dulce sueño, expresión que con frecuencia hemos notado en tantos fieles difuntos. Y es que, como se dice en el Antiguo Testamento: «La vida de los justos está en manos de Dios» (Sab. 3,1) y en el Salmo 116,15: «Preciosa es a los ojos de Yahvé la muerte de sus santos», sin olvidar lo que dice el Nuevo Testamento en el Evangelio de San Mateo 25,34-35 cuando Jesús afirma: «Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer…».Y es que como dice el Prefacio Primero de la Misa de difuntos: «Porque la vida de los que en Ti creemos, Señor, no termina, se transforma, y al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo».

Sabemos esto, creemos esto, pero también nosotros hemos de repetir lo que los Apóstoles le dijeron a Jesús: «Señor, auméntanos la fe» (Lc 17,5).

Sin embargo, también a veces, uno se queda aterrado de la descristianización de nuestra Sociedad. Hace unos años, una conocida Revista preguntó a bastante gente conocida sobre cómo le gustaría morirse. La mayor parte respondió: «Rodeado de mis familiares y amigos». Sólo hubo tres personas que dieron la respuesta correcta y cristiana: «en gracia de Dios»

                 

Pedro Trevijano, sacerdote

 

12 comentarios

Tito España
Muchas gracias, Padre, por recordarnos estas verdades de fe y, por tanto, tan evidentes.
13/11/17 4:02 PM
José Miguel
Muchas gracias por recordárnoslo, padre, es muy frecuente ahora que hasta en las misas de cuerpo presente el sacerdote diga que el difunto ya está en el cielo, que hay que celebrar su vida y agradecer a Dios por esa persona pero de pedir que Dios tenga misericordia de su alma, de eso nada. Bendiciones.
13/11/17 4:46 PM
Charo
Gracias por recordarnos todo esto, padre. Es un gran consuelo cuando ya te vas haciendo mayor y se te van muriendo las personas que más quieres, escuchar palabras como la suya.
14/11/17 10:47 AM
Oscar
Y no piensa en el purgatorio?
Porque los peores sufrimientos en la tierra, no son nada comparado con los del purgatorio.
Supongo que no se creerá que se va a ir directo al cielo.
A mi me mosquea mucho esta actitud de tanto cura, reflejada luego en los funerales: como el muerto va al cielo, para qué rezar por él si no pensamos que le espera una penosisima estancia en el purgatorio.
15/11/17 4:20 PM
Pub
Oscar. Comparto tu comentario. El 99,9 % de los que se salvan, y me quedo corto, han de pasar una temporada más o menos larga sufriendo las inimaginables penas del Purgatorio. Y de esto, ni una palabra en las pocas predicaciones sobre el más allá que se hacen en la Iglesia, en general sosas, edulcoradas al gusto de la blandengue fe actual, para no incomodar al personal. Atrévanse a leer las visiones de Santa Catalina de Génova, de María Valtorta y otras místicas para saber la tremenda realidad de lo que nos espera a los que consigamos salvarnos, que esa es otra.
16/11/17 12:21 AM
Luis Fernando
Eso de que la inmensa mayoría de los salvados pasarán mucho tiempo en el purgatorio tiene la misma veracidad que afirmar exactamente lo contrario.
16/11/17 8:44 AM
maru
Me uno a lo q dicen Oscar y Pub. Realmente no sé, no sabemos, cuanto estaremos en el purgatorio, pero lo que síes cierto , es q estaremos y en los funerales siempre oigo decir al sacerdote lo mismo:''q el difunto esta ya gozando de la gloria de Dios'' , es decir, eliminamos por completo el purgatorio, como si todos fuésemos perfectos, santos e irreprochables, cuando sabemos que no es así. El mismo catecismo de la Iglesia Católica, habla del purgatorio como de un lugar de purificación antes de gozar eternMente con el Señor.
16/11/17 2:07 PM
Oscar
Hay cantidad de testimonios de santos, beatos, que hablan del purgatorio, cantidad, interesentisimo todo, y todos coinciden, el paso por el purgatorio es casi obligado para el común de los mortales, y para mucho beato y venerable tambien, aunque no sea mas que unas horas (que por su dureza pueden sentirse como años, Daniele Natale, y otros muchos). El lumen gloriae nada mas morir, asegurado solo para los mártires.
Y es normal, los pecados veniales también tienen que purgarse, los cometemos todos los días, no crucificamos a Jesucristo, pero es un insulto, y es comprensible que no los satisfagamos todos en la tierra. Por no citar los pecados mortales, que se consideraba - se puede creer o no - que se penaba 7 años de purgatorio por cada pecado mortal arrepentido. Pues pongámonos a echar cuentas.
He leido a Bruno en su ultimo post una respuesta de que no está prohibido pensar que el difunto haya ido al cielo. Pero no me parece la mas ajustada a los testimonios de tantos santos.
Hace nada un cura me decía lo mismo: no sabemos la santidad del difunto, puede ser que esté en el cielo. Bueno, diría que esa es la postura mas terrenal, pero menos caritativa con el difunto. A menos fe, mas preocupacion con los asistentes al funeral y menos por el difunto: qué fácil es mandarlo al cielo directamente, pero qué poca gracia le hará al difunto si está penando en el purgatorio.
17/11/17 9:41 AM
Oscar
Mi anterior comentario iba para Luis Fernando, que él se añade lo de pasar mucho tiempo en el purgatorio. Pero aquí nadie menciona cuánto tiempo, ni mucho ni poco, sino que habrá paso por el purgatorio, y aunque sean unas horas, su dureza se siente como años.
17/11/17 9:43 AM
Luis Fernando
Yo es que creo en la eficacia de las indulgencias, que están al alcance de todos hoy en día.
17/11/17 10:35 AM
Oscar
Es que mas se piensa en el purgatorio, más se acude a las indulgencias para liberar almas de alli, y para uno mismo, por la cuenta que nos trae. Las indulgencias que yo sepa siempre han estado al alcance de todos, y pagar misas por los difuntos siempre ha estado a la orden del día... pero ahora como los curas mandan los difuntos directamente al cielo, no hace falta pagarles misas, ni preocuparse mucho por usar uno mismo las indulgencias, total, iré al cielo directo..

----

LF:
Siempre han estado al alcance desde que se instituyeron. Pero no había tantas ni llegaban a tanta gente como ahora. Por una mera cuestión logística, si se quiere.

El tema es que resulta bastante "fácil" librarse del purgatorio. Otra cosa es que los fieles lo hagan.
17/11/17 11:07 AM
Pub
Aprovechando el tema, recordemos que la Iglesia concede indulgencia plenaria, aplicable a los difuntos, a todos los que visiten a Jesús Sacramentado durante media hora, recen el santo Rosario en la Iglesia o en familia, o hagan media hora de lectura de la Sagrada Escritura, siempre con las condiciones acostumbradas,claro. Con tanta facilidad, ¿no es criminal no intentar sacar un alma del Purgatorio cada día, dada la facilidad que tenemos para ello?
18/11/17 7:47 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.