Se publica el Instrumentum laboris del Sínodo para los jóvenes

Se celebrará en octubre

Se publica el Instrumentum laboris del Sínodo para los jóvenes

Esta mañana ha tenido lugar en Roma la conferencia de presentación del Instrumentum laboris de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos cuyo tema es: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional» (3-28 octubre 2018).

(Vatican.news/InfoCatólica) En la presentación han intervenido el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos; Mons. Fabio Fabene, Subsecretario; P. Giacomo Costa, S.I., Secretario Especial de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y Don Rossano Sala, S.D.B., Secretario Especial de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

El documento presentado, describe las variedades, las esperanzas y las dificultades de los casi 2 mil millones de jóvenes, entre 16 y 29 años, un cuarto de la humanidad del mundo entero. Estructurado en tres partes: reconocer, interpretar y elegir, trata de ofrecer las justas claves de lectura de la realidad juvenil, basándose en diversas fuentes, entre las cuales, un Cuestionario en línea que agrupa las respuestas de más de 100 mil chicos.

Qué quieren los jóvenes de la Iglesia

¿Qué es lo que quieren los jóvenes de hoy? Pero, sobre todo, ¿qué buscan en la Iglesia? En primer lugar desean una «Iglesia auténtica», que brille por «ejemplaridad, competencia, corresponsabilidad y solidez cultural», una Iglesia que comparta «su situación de vida a la luz del Evangelio más que dar sermones», una Iglesia que sea «transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, accesible, alegre e interactiva». En fin, una Iglesia «menos institucional y más relacional, capaz de acoger sin juzgar previamente, amiga y cercana, acogedora y misericordiosa».

Tolerancia cero contra los abusos

Pero están también quienes a la Iglesia no le piden nada o sólo ser dejados en paz, considerándola un interlocutor no significativo o una presencia «fastidiosa o irritante». Y las razones de esta actitud crítica son los escándalos sexuales y económicos, sobre los cuales los jóvenes piden a la Iglesia que refuerce «su política de tolerancia cero contra los abusos sexuales dentro de las propias instituciones», la falta de preparación de los ministros ordenados, que no saben interceptar la sensibilidad de los jóvenes, y la fatiga de la Iglesia mismo de «dar razón de las propias razones doctrinales y éticas de frente a la sociedad contemporánea»

Las 7 palabras clave del documento

1.- Escucha: los jóvenes quieren ser escuchados con empatía, precisamente «allí donde se encuentran, compartiendo su existencia cotidiana» y desean que sus opiniones sean consideradas, buscan sentirse parte activa de la Iglesia, sujetos y no meros objetos de evangelización. Todos los jóvenes quieren ser escuchado, sin excluir a nadie, porque la «escucha es la primera forma de lenguaje verdadero y audaz que los jóvenes piden en voz alta a la Iglesia».

2.- Acompañamiento: los jóvenes piden se acompañados, a nivel espiritual, formativo, familiar, vocacional. Este acompañamiento no es, de hecho, una opción con respecto al deber de educar y evangelizar a los jóvenes sino un deber eclesial y un derecho de todo joven» que sirve para formar conciencias y libertad, a cultivar sueños pero también a «emprender pasos concretos en las estrecheces de la vida». Y en este marco el papel de la familia es central y sigue representando una referencia privilegiada en el proceso de desarrollo integral de la persona».

3.- Conversión: el tema de la conversión es tratado ampliamente en el documento sinodal: está el drama de jóvenes cristianos que «representan una minoría expuesta a la violencia y a la presión de la mayoría que pretende su conversión» como así también la solicitud de una «conversión sistemática» en el ámbito educativo para que todas las estructuras formativas y sus miembros inviertan más en la «formación integral» de manera que no se transmitan sólo contenidos, sino que se dé también testimonio «de madurez humana», para hacer que los jóvenes sean sujetos y protagonistas de su misma vida.

4.- Discernimiento: es una de las palabras mayormente presentes en el Documento, entendido como «estilo de una Iglesia en salida», para responder a las exigencias de los jóvenes. El discernimiento debe ser ofrecido a las jóvenes generaciones como «instrumento de lucha» que los haga capaces de reconocer «los tiempos de Dios» y «no desaprovechar» sus inspiraciones y su «invitación a crecer». Discernimiento que es un «don y riesgo» porque no es inmune al error, pero enseña a los jóvenes la disponibilidad a sumir decisiones que cuestan.

5.- Desafíos: discriminación religiosa, racismo, trabajo precario, pobreza, migraciones forzadas y trata: son muchos los desafíos que deben enfrentar los jóvenes de hoy, y muchos de ellos, explica el Instrumentum Laboris, son generados por fenómenos de exclusión, por la «cultura del descarte», por un uno impropio de las nuevas tecnologías digitales tan difusivas pero también arriesgadas por el fenómeno del «Dark web» que pueden generar.

6.- Vocación: a este respecto el Documento evidencia la visión reductiva del término «vocación», ya que la pastoral vocacional es entendida como una actividad finalizada sólo al reclutamiento de sacerdotes y religiosos. Por ello, surge la necesidad de volver a pensar la pastoral juvenil vocacional para que sea «de amplio respiro». De hecho cada joven tiene su vocación que puede ser expresada en varios ámbitos: familia, estudio, profesión, política… convirtiéndose en «un eje de integración de todas las dimensiones de la persona».

Con respecto las vocaciones sacerdotales la Iglesia está llamada a reflexionar porque es innegable su preocupación por la disminución del número de los candidatos, y esto hace necesario – señala el Instrumentum – una reflexión renovada sobre la vocación al ministerio y una pastoral vocacional que sepa hacer sentir la fascinación de la llamada de Jesús a transformarse en pastores de su rebaño»

7.- Santidad: el Documento sinodal concluye con una reflexión sobre la santidad, porque esta debe ser propuesta como «horizonte accesible a todos los jóvenes». La juventud es un tiempo de santidad, y como todos los santos nacieron jóvenes, la narración de su vida puede permitir a los chicos de hoy que cultiven la esperanza para que «con coraje – como escribe el Papa Francisco en la oración final del Documento – tomen la vida en sus manos, apunten a las cosas más bellas y más profundas y conserven siempre un corazón libre».

 

Texto del Instrumentum Laboris (italiano)

27 comentarios

Fer
Influencia marxista: "juventud VS adultez". Falsa antítesis hegeliana. Pobres contra ricos; mujeres contra hombres. Mala filosofía equivale a pésima teología.
19/06/18 7:37 PM
Claudius
Muchas flores, pero lo fundamental es lo que quiere DIOS: " YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA ". Nos pide un comportamiento de acuerdo a los MANDAMIENTOS, y el cumplimiento que se encierra en una sóla frase : " el que quiera venir en pos de MI, que coja su CRUZ y me siga ". Nos faltan Santos y muchos Sacerdotes como Jerzy Popiełuszko.

Hay que envangelizar, formando a las personas, pues es una guerra intelectual contra el vacio y simplicismo de los medios de comunicación como del mundanal ruido y lo que vale que la PALABRA de JESUCRISTO.

Si quieres saber lo que DIOS espera de ti: MIRA LA VIDA DE LOS SANTOS. aprenderas y con garantías.

La ayuda de los laicos en estos momentos es "imprescindible", o diriamos inexcusable. Y un tema muy pendiente: ¡¡¡ REZAR EL ROSARIO ¡¡¡, nos lo pidieron en las apariciones de FATIMA ( Señora del Rosario ) y en LOURDES.
19/06/18 7:55 PM
Lector
Todo un peñazo de proporciones sinodales.
19/06/18 8:04 PM
Fede
El marxismo --a partir de abstracciones y reduccionismos-- inventa falsos opuestos, para justificar luchas de poder y consideraciones fragmetarias de la realidad.

La "juventud" no es una "categoría ontológica". El individuo, el hombre, es el mismo en todas las etapas biológicas de su existencia. Por ende, sus necesidades espirituales no cambian.

Tan santo fue el párvulo Domingo Savio, como el anciano Padre Pío. Así la púber María Goretti, cual la geriátrica Madre Teresa. Santificándose todos mediante los mismos medios idénticos: los sacramentos de la Iglesia Católica.

Cuidado con el "reduccionismo antropocéntrico-materialista" (del marxismo), que excluye la vida de gracia.
19/06/18 8:06 PM
Rafa
¿Me equivoco o no veo a Cristo por ningún lado? No sé si este discurso puede atraer a alguien.
19/06/18 8:07 PM
Lector
Rafa, a Cristo es verdad que no se le ve mucho: unas 20 menciones en todo el largo y moroso documento. A María, mucho menos: apenas 3 ó 4 alusiones.
¡Pero albricias: el Papa Francisco, mano a mano con el Señor, sale otras 20 veces!
19/06/18 8:35 PM
Wilfred
La santidad para lo último, ya si eso por si a alguien le quedan ganas de rezar algo después del tostonaco insufrible de verborrea anterior.
19/06/18 8:40 PM
Horacio Castro
Rafa, sí se equivoca. Además de esencialmente el documento linkeado, se nombra a Cristo más de 20 veces y al Evangelio (Vida de Nuestro Señor Jesucristo) más de 15.
19/06/18 9:15 PM
milton
El Sínodo de 2018 solo buscará implementar los planes de los prelados progresistas que envejecen y ansían concretar antes de morir el gran proyecto de auto-demolición eclesiástica en el que estuvieron trabajando durante los últimos 50 años.
19/06/18 9:26 PM
Roberto Ibarra
La verdad es que no se entiende mucho un Sínodo para tratar el tema de la juventud. Gracias a Dios, la juventud es una limitación que se pasa con los años...
19/06/18 9:47 PM
Guillermo PF
El documento utiliza por primera vez la expresión LGTB.
Y sin comillas.
19/06/18 10:51 PM
David
Guillermo, ni cien mil sínodos pueden cambiar lo que dice la Revelación sobre la homosexualidad.
Es antinatural.
19/06/18 11:52 PM
Guillermo PF
David, tú lo has dicho: revelación.
Bastantes comportamientos completamente antinaturales pasan sin embargo por oficiales.
Todo lo que está en la naturaleza es natural. Hasta el volcán de Guatemala y sus víctimas.
20/06/18 12:42 AM
Juana de Arco
Mucho tilín y pocas paletas! La Iglesia y sus hijos estamos aquí para llevar almas al Cielo y punto! Todo lo demás, puro bla, bla, bla!
20/06/18 12:57 AM
Luisfer
Y leyendo los comentarios de este tema, todavía se sorprenden de que la juventud pase de religión y de la Iglesia?
Se intenta que llegar a los jóvenes y lo único que leo son quejas y pegas y más pegas de gente que probablemente desprecia la juventud porque ni la recuerda. Con esa actitud van a atraer a muchos jóvenes, a montones... Sigan esperando sentados. Eso sí, bien cómodos, sin mover un dedo. Y luego a quejarse de que sí masones, prensa roja, ideología de género... En fin, quejarse y destruir. Sigan, sigan que ya ven lo bien que va la cosa.
Con gente tan colaboradora y entusiasta como ustedes, todos esos grupos conspiradores de los que hablan no tienen ni que moverse. Les están haciendo el trabajo gratis.
20/06/18 1:09 AM
Francisco Javier
De la mano con Francisco al desastre
20/06/18 1:51 AM
David
Luisfer, todos, absolutamente todos hemos sido jóvenes.
No es que no nos guste la juventud. Lo que no nos gusta es que se use a los jóvenes como vil excusa para seguir destruyendo la fe y la moral católica.
De eso va este sínodo.
20/06/18 2:21 AM
Azorado
¿Y los numerosos jóvenes que pidieron una mayor libertad para tener acceso a la misa en latín?
¿Esos no cuentan?
20/06/18 3:17 AM
josep
ayudemos a los jóvenes a encontrarse con el Señor y a hacer el bien.
20/06/18 7:38 AM
Rafa
Lo siento. No había visto el link, sólo el resumen, donde se cita a Jesús una vez.
20/06/18 7:39 AM
rastri
Lo que quieren los jóvenes es menos disciplina moral -moralina- y más tolerancia al discernimiento a sus pasiones de juventud; la sexualidad.


Lo que gusta a los jóvenes, "producto de su natural vitalidad", es el estar y gozar de un contacto en comunidad, donde todo sea un vivir en una constante y ruidosa primavera del ruidoso reír y cantar, sin que nadie les juzgue, moleste o amargue el derecho de su preciosa libertad con discursos de futura precariedad personal.


Lo que gusta, lo que quieren y esperan los viejos y los jóvenes; los que sin dolor en el vivir y sentir los desmanes de esta insegura vida, es que Jesús venga sí para salvarnos; más no con celestiales futuras promesas del espíritu; sino que venga sí en humano cuerpo, como Mesías, terrestre líder, vengador y exterminador de malos; esos los que diferentes en cultura y poder no concuerdan con ellos.


Lo que, como creyentes en grande mayoría, de los pensantes de este mundo quieren, es que Dios sea menos perfecto y excluyente Dios; y más tolerante e incluyente como humano pecador.
20/06/18 9:56 AM
Roberto
David:

"Que se use a los jovenes para seguir destruyendo la fe y la moral católica"

¿Tu lo ves así? Muy fuerte lo que dices. No veo por ninguna parte que este sínodo intente esto. Se puede estar de acuerdo o no con estilos, metodologias, medios, etc, pero utilizar a los jovenes no.
Y no olvidemos que los jovenes tienen otras dinamicas, puntos de vista, visiones, modos, son hijos de otra cultura, para bien y para mal, que de todo hay; aunque el Evangelio siempre es será el mismo, pero los modos históricos no. Que ya no estamos en los años 50-60-70, cuando nosotros éramos jóvenes. Que han cambiado muchas cosas ya; aunque por los comentarios que leo, todas para mal.
20/06/18 10:44 AM
Luis López
Ya tengamos 5, 10, 15, 20, 30, 40, 50, 60, 70 o 90 años, cada vez que asistimos a la Misa tradicional, nos sentimos eternamente jóvenes, pues lo primero que se nos recuerda es que "Dios alegra nuestra juventud".

Se avanzaría muchísimo con los jóvenes (de edad), si en las catequesis de primera comunión, se les enseñase de verdad a los jóvenes el significado, la grandeza, la belleza y la profundidad del Santo Sacrificio de la Misa, tal y como se celebró hasta fines de los años 60.

Porque las catequesis actuales -con dignas excepciones- parecen empeñadas en que las primeras comuniones sean las últimas de cada joven.
20/06/18 3:16 PM
Fernando
El Papa Francisco maneja la imagen, los medios, nada más. No es poco pero para los verdaderos fines de la Iglesia, muy poco. Par mi, profundiza en lo obvio y superficial. Muy lejos, pero muy lejos, de los testimonios de vida e intelectuales de un Juan Pablo II o Benedicto XVI. De ellos podemos tomar mucho, por eso, no hay excusas para no seguir adelante en la fe y en estos tiempos. Me parece, que lo de ahora, es humo, que pronto desaparecerá.
20/06/18 3:22 PM
Lector
Luisfer, llevo 30 años trabajando con adolescentes y jóvenes, y le aseguro que ni los de matrícula de honor aguantarían dos minutos del discurso marciano que revela ese documento. Y ni uno del febril papismo que le brota incontenible (20 cansinas invocaciones a Francisco, las mismas que a Cristo Nuestro Señor y el quíntuple que a la Santísima Virgen).
20/06/18 5:03 PM
Francisco Javier
Fernando: comparto su opinión. Y ojala que la voluntad de Dios sea que lo mas pronto.
20/06/18 6:36 PM
Veritas
Laetitia va?
21/06/18 3:16 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.